Anciano entrega flores a mujer llorosa en el autobús, luego va al cementerio y desaparece - Historia del día

Georgimar Coronil
03 nov 2021
15:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

La historia de hoy trata de un hombre que entregó las flores que tenía destinadas para la tumba de su esposa a una mujer desconocida que estaba llorando.

Publicidad

Miguel y Adela llevaban 63 años de feliz matrimonio cuando un terrible accidente de tránsito los separó. Era una noche fría y la pareja volvía a casa de la fiesta de cumpleaños de su nieta cuando fue impactada por un carro que venía en dirección contraria.

Miguel tuvo la suerte de sobrevivir a la colisión, pero Adela se marchó a su morada celestial antes de poder llegar al hospital.

Cementerio. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Miguel quedó destrozado después de que Adela le dejara y, desde aquel fatídico día, la visitaba todos los fines de semana en el cementerio.

Cada domingo, el anciano se levantaba a las 8:00 de la mañana, se vestía, le compraba un ramo de sus flores silvestres favoritas y caminaba hasta la parada de autobús más cercana.

El hombre tenía más de 80 años y, desde aquel trágico accidente, no había podido recuperarse del trauma y prefería tomar el autobús para ir a todos sus destinos.

Un día, mientras iba en el transporte público para visitar a su esposa, le llamó la atención una mujer que sollozaba incontroladamente. Tenía unos veinticinco años y le recordaba a su hija.

Publicidad

Preocupado, decidió acercarse a ella. "Oye, ¿estás bien?", le preguntó suavemente.

Miguel se dio cuenta de que sus ojos estaban muy rojos cuando levantó la vista. Parecía alterada, y la hinchazón bajo sus ojos sugería que había estado llorando mucho.

"¡Oh, no! Estoy bien", dijo ella, secándose las lágrimas. Miguel se dio cuenta de que algo no iba bien por su expresión de angustia, así que preguntó con delicadeza: "¿Te importa que me siente aquí? Sé que no es de mi incumbencia, pero hablar de ello puede hacerte sentir mejor".

Publicidad

La mujer, con los ojos llorosos, le miró y finalmente asintió. Mientras Miguel tomaba asiento, se dio cuenta de que ella no dejaba de mirar el ramo de flores que tenía en las manos. "¿También te gustan estas flores? Son las flores favoritas de mi mujer. Hoy he quedado con ella".

Mujer con las manos en el rostro. | Foto: Pexels

Publicidad

Justo en ese momento, la mujer rompió a llorar una vez más. Perplejo ante su reacción, Miguel se disculpó. "Lo siento, ¿he dicho algo malo?".

"No, no es culpa tuya", sollozó la mujer. "En realidad, hoy es mi cumpleaños. Yo también quería que mi marido me comprara un ramo de flores, pero no tenía suficiente dinero para ello. Estamos pasando por un mal momento económico, y las cosas no están bien...".

Miguel observó el ramo en sus manos. Era el último que quedaba en la floristería, y nadie más en la zona tenía esas flores. ¿Debería dárselo? Tal vez la ayude a sentirse mejor. Pero a Adela le encantan estas flores. No podía decidirse.

Publicidad

La mujer interrumpió de repente los pensamientos de Miguel. "¡Lo siento, he estado hablando demasiado! Pero gracias por escucharme. Me siento mejor".

"Oh, no, no es un problema. Me alivia que te sientas mejor".

"Por cierto, esas flores son muy bonitas", añadió ella, señalando las que él tenía en las manos.

"En realidad, estas flores son para mi cita con mi esposa", explicó Miguel. "Ella me dejó hace unos años, pero voy a visitarla a su tumba cada fin de semana. Así que es casi como una cita para mí".

Publicidad

"¡No tenía ni idea! Lamento tu pérdida", se disculpó la mujer. "Sin embargo, debo decir que es realmente muy afortunada. Muy pocas mujeres tienen la dicha de encontrar un marido tan devoto".

Pareja. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sinceramente, me considero más afortunado porque no podría haber encontrado una pareja mejor", aclaró Miguel. "Adela era mi vida. No podía creerlo cuando me dejó. Ojalá pudiera contarte toda la historia de cómo nos conocimos, pero parece que acabamos de llegar a mi parada. Espero volver a verte... Sra..."

"Clara Díaz. Puedes llamarme Clara".

"Gracias por un tiempo maravilloso, Clara. Ha sido un placer hablar contigo. Por cierto, puedes llamarme Sr. Cárdenas", dijo, sonriendo mientras se levantaba para irse. "Oh, y sabes qué, puedes quedarte con esto", añadió, entregándole el ramo. "¡Que tengas un buen día!".

"Oh, no, son para tu esposa, no puedo llevármelas", protestó Clara, pero Miguel insistió y finalmente le entregó las flores.

Publicidad

"Muchas gracias, señor Cárdenas", respondió Clara, sonriendo. "¡Eres extremadamente generoso!".

El hombre le devolvió la sonrisa y salió del autobús. Clara miró por la ventana, esperando ver de nuevo a Miguel para despedirse de él, pero ya no estaba. Parecía que había desaparecido sin dejar rastro. Ahora mismo estaba aquí. ¿Adónde había ido? Estaba perpleja.

Esa noche, en su casa, Clara decidió reunirse con el Sr. Cárdenas el fin de semana siguiente para devolverle su generosidad. Así que cuando llegó el domingo, le preparó una tarta de manzana y salió a comprar una pequeña planta para colocarla cerca de la tumba de su esposa.

Publicidad

Fue al viejo cementerio y finalmente encontró una tumba con el apellido Cárdenas. Este debe ser el lugar de descanso final de la Sra. Cárdenas, pensó.

Ramo de flores. | Foto: Unsplash

Publicidad

Habían pasado varias horas, pero no había rastro del Sr. Cárdenas. Clara decidió sembrar la planta que había comprado y dejar una nota con su nombre y dirección para que, si el anciano se sentía solo, pudiera ponerse en contacto con ella y visitarla algún día.

Resulta que Miguel no apareció ese día porque estaba enfermo. Durante casi un mes, no pudo visitar a su mujer. Pero cuando por fin lo hizo, se alegró de ver que crecían flores cerca de su tumba.

Pensó que era un milagro que unas flores tan bonitas crecieran allí, y entonces vio la carta que Clara había dejado. Sacó la nota y empezó a leerla.

"Hola, Sr. Cárdenas", comenzaba la carta. "Gracias por las flores que me regalaste aquel día. Quería conocerte y darte las gracias, pero supongo que algo te impidió ir al cementerio. A partir de ahora, no tienes que preocuparte por la Sra. Cárdenas cuando no puedas acudir a tu cita. He sembrado esta planta cerca de ella para que siempre esté rodeada de sus flores favoritas y nunca se sienta sola.

Publicidad

"He dejado mi información de contacto y mi dirección detrás de la nota. Por favor, ven a vernos cuando te sientas solo. Eres como una familia para mí. Con amor, Clara".

Los ojos de Miguel se llenaron de lágrimas al terminar de leer la carta. Después de pasar un rato con Adela ese día, fue directamente a casa de Clara.

Desde ese día, Miguel se había convertido en un visitante habitual de la casa de Clara. Ella y su marido, Eduardo, lo trataban como si fuera su padre, y Miguel disfrutaba pasando tiempo con ellos y cuidando de sus hijos.

Flores y vela sobre una tumba. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La bondad genera bondad: Miguel consoló a Clara regalándole las flores de su mujer, y a cambio, ella plantó un pequeño jardín de flores para su esposa y lo aceptó como familia.

Los pequeños actos de bondad a veces pueden poner una sonrisa en la cara de alguien: La alegría en la cara de Clara cuando recibió las flores de Miguel es un bello ejemplo de ello.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com. 

Publicidad