Historias Inspiradoras

25 de noviembre de 2021

A 1 año de la muerte de su hijo, mujer aparece con un bebé en la casa de madre en duelo - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Después de la muerte de su hijo, Marissa perdió la esperanza de volver a ser feliz hasta que Nina llamó a su puerta. La joven tenía un bebé en sus brazos y sorprendió a la mujer al revelar el motivo de su visita.

Marissa estaba en su cocina, mirando uno de sus muchos álbumes de fotos y pensando en la vida. Hojeó cada página lentamente y suspiró profundamente, concentrándose en cada fotografía de su hijo, Carlos.

Había pasado un año desde su fallecimiento en un trágico accidente automovilístico. Pero ella todavía no lo había superado. Ya no lloraba al ver estas imágenes, pero el dolor era extremadamente fuerte.

Fachada de casa con coche de bebé parado al frente. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"No creo que me recupere nunca de esto", susurró Marissa en voz alta, frotándose la barbilla con una mano y pasando la página del álbum con la otra.

De repente, alguien llamó a la puerta. No esperaba a nadie tan temprano en la mañana. Cerró el álbum, se levantó de la mesa de la cocina y se dirigió a la entrada de su casa para ver quién había llegado.

Pensó que podía ser uno de sus vecinos que venía a pedir prestado algo. Todos eran amistosos en su vecindario.

Pero cuando Marissa abrió la puerta, una mujer joven estaba parada afuera. Ella estaba meciendo a un bebé abrigado en sus brazos y parecía impaciente. "¿Hola? ¿Le puedo ayudar en algo?", preguntó la mujer mayor, perpleja.

Publicidad

“¿Carlos Méndez está aquí? Lo estoy buscando”, respondió la joven. Marissa se estremeció al escuchar a otra persona decir el nombre de su hijo y se tomó un momento para recomponerse antes de responder.

"Lo siento. Ya no vive aquí '', murmuró en voz baja, mirando a su visitante con expresión de dolor, aunque la joven no se dio cuenta.

“Por favor, se lo ruego. ¿Puede decirme dónde vive? Necesito encontrarlo. Es crucial", insistió mientras el bebé en sus brazos se agitaba. Trató de calmarlo, pero probablemente el niño tenía hambre.

"¿Quieres entrar un momento? Soy Marissa. Puedes alimentar a tu bebé cómodamente dentro y podemos hablar”, dijo la mujer mayor y abrió completa la puerta invitando a la mujer para que pasara a su casa.

Publicidad

"¿Está segura? No quiero molestarla. Pero sí, Leo necesita comer. Gracias”, aceptó y entró.

Mujer cargando a un bebé. | Foto: Pexels

Publicidad

Marissa le dijo que se sentara en el sofá de la sala y fue a buscar un refrigerio. Cuando regresó, la madre sostenía a Leo contra su pecho de la manera más amorosa mientras amamantaba.

“Oh, realmente tenía hambre. Me recuerda a Carlos a esa edad”, comentó Marissa mientras sonreía. Pero se detuvo abruptamente, dándose cuenta de que esta era su primera sonrisa sincera desde la muerte de su hijo.

"Ah, entonces es la madre de Carlos. Soy Nina. Lamento no haberme presentado antes", dijo la joven en tono de disculpa. "Por favor, señora. Tiene que decirme dónde está. Tiene que conocer a su hijo. Me dejó hace un año cuando le envié una foto de mi prueba de embarazo. Necesito encontrarlo".

Publicidad

Los ojos de Marissa se encendieron y, de repente, tuvo problemas para respirar. Se puso una mano en el pecho, tratando de calmarse, pero a pesar de sus mejores esfuerzos, continuó hiperventilando.

Nina estaba diciendo algo, pero Marissa no podía oírla correctamente. Un millón de pensamientos pasaron por su cabeza. “Carlos es padre. Tengo un nieto ¿Es esto cierto? ¿Es esto un milagro?”. Ella entró en pánico.

Afortunadamente, su respiración se hizo más lenta después de unos minutos.

“¡Marissa! ¡Marissa! ¿Necesita que llame al 911? ¿Qué puedo hacer por usted?". La voz de Nina finalmente se registró, pero Marissa negó con la cabeza ante la pregunta de la joven.

Publicidad

"No, estoy bien ahora. Es solo que lo que dijiste fue sinceramente, demasiado sorprendente. No me lo esperaba", comenzó la mujer mayor. "Es como si me estuviera ahogando durante un año, y de repente, todo el aire entró rápidamente. No pude detenerlo".

"No entiendo", dijo Nina, sacudiendo la cabeza y mirando a Marissa con preocupación.

Mujer mayor. | Foto: Pexels

Publicidad

“Carlos murió hace un año, Nina. Fue atropellado por un camión”, reveló Marissa. Escuchó a Nina jadear de sorpresa pero continuó hablando.

“No había nada que los médicos pudieran hacer por él, y sus cosas también fueron destruidas. Creo que tenía su teléfono en ese momento. Mi hijo... mi hijo no habría abandonado sus responsabilidades. Tengo que creer eso".

"No puedo creer que se haya ido. Carlos y yo salimos en la universidad y hablamos sobre el futuro, pero no nos comprometimos con nada antes de encontrar trabajo. Me dijo que le encantaba vivir aquí y que quería ver si podía encontrar vacantes cerca de casa”.

“Bueno, él estaba aquí cuando me hice una prueba de embarazo. Le envié la imagen porque estaba emocionada, aunque asustada. Y bueno, pensé que debería saberlo antes de aceptar una oferta. Leyó el mensaje y vio la imagen, pero nunca respondió”, contó Nina.

Publicidad

“Llamé y llamé esa noche. Luego, todas las noches durante dos semanas. Pero nada. Pensé que había terminado conmigo”, continuó diciendo lo que ocurrió.

"¿Por qué no seguiste intentándolo?", preguntó Marissa.

“Mi embarazo se complicó. Me pusieron en reposo en cama durante cinco meses y tuve que dejar de trabajar. Para entonces, estaba muy enojada con Carlos porque no respondió ni llamó. Estaba decidida a hacerlo bien por mi cuenta”, señaló Nina.

La joven madre señaló que después del nacimiento de Leo, recordó que Carlos le contó sobre su deseo de asentarse en Santa Cruz, y tenía una vieja foto de él parado frente a su esta casa. “Manejé tratando de encontrarlo, y aquí estamos”.

Publicidad

Mujer con bebé en brazos. | Foto: Pexels

Nina abrazó a su bebé contra su pecho una vez que terminó de comer mientras las lágrimas corrían por su rostro. Marissa también estaba a punto de llorar porque su hijo había perdido la oportunidad de ser padre.

Publicidad

"Querida, lo siento mucho. Si hubiera sabido de ti, no te habría dejado pasar por esto sola", aseguró Marissa, agarrando unas servilletas y secándose las mejillas húmedas.

Las dos mujeres dejaron de llorar después de unos minutos, luego Marissa invitó a Nina a quedarse unos días. Ella le mostró los álbumes de fotos y ambas se dieron cuenta de que Leo se parecía mucho a su padre.

Fue una especie de felicidad agridulce. Finalmente, Nina pidió visitar la tumba de Carlos y presentar sus respetos, lo que a Marissa le pareció una idea conmovedora.

Unos días después, Marissa le preguntó a Nina si quería quedarse más tiempo. “Puedes quedarte aquí todo el tiempo que quieras. Puedo ayudarte a encontrar un trabajo y una casa, por supuesto, para que tengas tu privacidad. Es un gran distrito escolar”, comentó la mujer mayor.

Publicidad

Marissa estaba emocionada ante la perspectiva de estar cerca de su nieto. No esperaba la respuesta de Nina.

"Marissa, no puedo quedarme aquí", interrumpió Nina suavemente. “De hecho, conseguí un trabajo en la capital. Toda mi familia está ahí. Solo vine aquí buscando a Carlos. Pensé que necesitaba conocer a su hijo antes de que yo estuviera demasiado ocupada”.

“Pero quiero que seas parte de su vida. ¿Qué tal si nos mantenemos en contacto y nos visitamos? Puedes venir a mi casa cuando quieras y yo puedo viajar hasta acá en verano o en Navidad. Veremos cómo va".

Mujer con un niño. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Marissa sonrió y abrazó a la madre de su nieto. "Gracias cariño. Eres fabulosa. Sí, solucionemos las cosas. Estoy seguro de que a Leo le encantará venir aquí en verano”.

A pesar de la terrible noticia que recibió, Nina se alegró de haber venido. Su hijo ahora tenía otra abuela que lo amaba. La distancia sería un desafío, pero podrían resolverlo. También se alegró de saber que Carlos nunca la engañó. Se había ido de este mundo, pero al menos, quedaba una parte de él.

Pasó el tiempo y Marissa viajaba a menudo para ver a Leo. Estuvo allí con Nicole mientras su nieto iba creciendo. La mujer mayor también llenó decenas de álbumes nuevos con fotos, y aunque la pérdida de su hijo todavía pesaba en su mente, la sonrisa del pequeño Leo le quitó algo de dolor.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No asumas lo peor de las personas: Nina debería haberse esforzado más por encontrar a Carlos en lugar de pensar que él la había engañado y abandonado.

El tiempo puede curar todas las heridas: Marissa nunca superaría la pérdida de su hijo, pero la vida sigue de una forma u otra. Su nieto también fue un gran bálsamo para su alma.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad