A joven de 24 años no le permitieron abordar un vuelo porque su silla de ruedas era "demasiado pesada"

Vanessa Guzmán
26 nov 2021
18:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un hombre de West Bridgford con una discapacidad denunció a una aerolínea por prohibirle subir a un vuelo debido al peso de su silla de ruedas. No recibió ninguna disculpa por lo ocurrido.

Publicidad

Desde el momento en que le diagnosticaron parálisis cerebral, la familia de Brandon Aughton sabía que le esperaba un camino difícil, plagado de juicios y discriminación.

Sin embargo, nada podría haberlos preparado para su experiencia con un vuelo de Ryanair el 11 de octubre, que casi arruinó sus planes de vacaciones.

Publicidad

LA TERRIBLE NOTICIA

Al hombre de West Bridgford en Nottinghamshire que usaba una silla de ruedas, se le negó la entrada a su vuelo. Las personas a cargo del equipaje consideraron que su silla de ruedas era demasiado pesada.

Según Aughton, se puso en contacto con Ryanair días antes de reservar el vuelo para averiguar si podía viajar en su silla especial de 217 kg. Ante la respuesta positiva de la compañía aérea, procedió a planificar su viaje a Málaga.

Para su horror, mientras se registraba en el aeropuerto de East Midlands, se le informó que el personal no podía levantar su silla.

Publicidad

Por tal motivo, procedieron a negarle la entrada al avión cuando estaba a punto de abordar, alegando que su silla eléctrica era demasiado pesada. El piloto reiteró la desgarradora noticia, aconsejando al hombre discapacitado que optara por viajar en otro vuelo.

Publicidad

EVENTO INCOMPRENSIBLE

Aughton consideró extraño el incidente, ya que había volado con la misma aerolínea dos veces en su silla y nunca había sido rechazado.

Lo ocurrido lo dejó confundido y molesto. Fue incapaz de entender por qué esta vez había sido diferente. "Me molestó mucho porque he estado viajando con ellos durante dos años", explicó

Finalmente, la aerolínea le prohibió irse a las vacaciones de sus sueños después de varios meses de planificación.

Ser excluido del vuelo de Ryanair no fue el único obstáculo al que se enfrentó Aughton al intentar hacer su viaje planeado a Málaga. Su cuidadora, Orla Hennessy, que viajaba con él, recordó haber sido discriminada por un oficial de seguridad en la puerta.

Publicidad

Ella contó cómo el oficial miró a Aughton cuando llegaron al mostrador de aduanas y se negó rotundamente a dirigirse a él. “Vio a Brandon y dijo: 'No voy a hablar con él, voy a hablar contigo", señaló Hennessy.

Luego de ser excluidos del vuelo se encontraron con otro trato injusto. La cuidadora de Aughton explicó que un empleado del terminal aéreo los culpó por lo sucedido, acusándolos de dar información falsa sobre la silla de ruedas.

Publicidad

NADIE SE DISCULPÓ

Después de analizar la situación, se descubrió que tres departamentos diferentes de la aerolínea tenían la misma información, que coincidía con la proporcionada por Aughton y Hennessy.

Lamentablemente, nadie se acercó para disculparse con ellos, incluso después de confirmar que todos los datos proporcionados eran precisos.

La cuidadora expresó lo angustiada que estaba porque el hombre discapacitado no recibió una disculpa directa de Ryanair o del aeropuerto de East Midlands.

La agencia para la que trabajaba Hennessy también expresó su decepción por el trato injusto que recibió Aughton, diciendo: "Las personas que viven con discapacidades no deben enfrentar tales barreras".

Publicidad

Mientras tanto, las agencias involucradas rompieron su silencio sobre el incidente. Un portavoz de la compañía aérea expresó su tristeza por la experiencia de Aughton y agregó que siempre cumplen con sus responsabilidades para con los pasajeros discapacitados sin discriminación.

Publicidad

En un comunicado, el aeropuerto de East Midlands divulgó cuánto lamentaban que Aughton tuviera una experiencia tan desalentadora.

Explicaron cómo apoyaron a Brandon y su compañero a través de la terrible experiencia escoltándolos en vehículos especiales para regresar a la terminal después de que fueron rechazados.

El joven finalmente hizo el vuelo a Málaga sin problemas al día siguiente con una aerolínea diferente, utilizando una silla de ruedas manual, lo cual era inaceptable para sus necesidades como persona con parálisis cerebral.

Sin embargo, se entristeció al saber que se perdió 48 horas de sus vacaciones planeadas solo por su discapacidad. Además, debido a la ausencia de su silla eléctrica, carecería de movilidad durante sus tan anheladas vacaciones.

Publicidad