Hombre rico saca a sus 7 hijos del testamento y una mujer mayor sin hogar hereda todos sus bienes - Historia del día

Vanessa Guzmán
27 nov 2021
10:30
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

La historia de hoy trata sobre un hombre rico que quita a sus siete hijos de su testamento y da su herencia a una mujer sin hogar que le salvó la vida.

Publicidad

"¿Cómo puedes tratarnos así, papá? ¿Cómo no puedes dejarnos ni una décima parte de la propiedad?", dijo enfurecido el hijo mayor del Sr. Andrade, Henry.

El hombre mayor había dejado claras sus intenciones en su testamento después del funeral de su esposa. Todos sus hijos habían esperado recibir las acciones de la propiedad de su padre, pero Andrade los dejó a todos sorprendidos.

Mujer acostada sobre la nieve. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Como puedes ver, hijo. Eso es lo que decidimos tu madre y yo", explicó. "Ella esperaba que salieras adelante por tu cuenta y espero que no la decepciones".

"¡Bueno, papá, hubiera sido más fácil si no nos hubieras echado del testamento de esa manera!", replicó Andrés, el más joven de los hijos. "¿A quién le vas a dar toda esta herencia? Estoy bastante seguro de que no la donarías a la caridad. Entonces, ¿por qué no dárnosla a nosotros?".

"Verán, muchachos, nada de lo que digan me persuadirá de cambiar de opinión. Aún no he decidido quién será mi heredero. Pero dejen de preocuparse por lo que no están heredando y concéntrese en el trabajo para que tengan un buen futuro", aconsejó el Sr. Andrade.

Publicidad

"Veamos a dónde te lleva tu estúpida decisión, papá. ¡Todavía no puedo creer que mi madre haya apoyado algo tan estúpido!", refutó Henry con mucho enojo.

Todos los hermanos estaban descontentos con la decisión de su padre, lo miraron con severidad mientras salían de la habitación. Después de que se fueron, Andrade se dio cuenta de que su decisión de excluir a sus hijos de su testamento tenía aún más sentido ahora.

Cuando el padre de siete llegó a los Estados Unidos, no tenía más que unos centavos en el bolsillo. Quedó huérfano a los cinco años y no tenía a nadie que lo cuidara, por lo que tuvo que aprender a ser un hombre responsable desde muy joven.

Publicidad

Durante casi toda su vida adolescente, trabajó a tiempo parcial en restaurantes, tiendas y en cualquier lugar donde pudiera conseguir comida y dinero.

Cuando cumplió 21 años, decidió probar suerte para comenzar su propio negocio. Como no entendía cómo funcionaban las cosas, falló varias veces, perdiendo más de lo que había invertido y tuvo que volver a sus trabajos habituales.

Pero un día, finalmente funcionó. En el restaurante donde trabajaba, Andrade conoció a Roger, a quien le encantó su idea empresarial y decidió invertir en ella.

Publicidad

Hombre mayor. | Foto: Pexels

La marca de ropa de Andrade creció más rápido de lo que podría haber imaginado durante los próximos años, y sumar millones fue una tarea fácil. Luego, unos años más tarde, conoció a Rosa, que había venido a su oficina en busca de trabajo. Ella era viuda y tenía cuatro hijos.

Publicidad

Andrade se enamoró de ella y los dos decidieron casarse. Fueron bendecidos con trillizos un año después. El empresario tenía todo lo que podía desear de Dios.

Sin embargo, debido a que nada en la vida le había resultado fácil y sabía lo que implicaba la verdadera lucha, deseaba que sus hijos se hicieran un nombre de la misma manera que él.

Rosa finalmente estuvo de acuerdo con el punto de vista de su esposo, así que cuando estaban escribiendo su testamento, decidieron que ninguno de sus hijos recibiría herencia.

Pero, ¿quién sería entonces el heredero? “Quiero dárselo a alguien que lo aprecie, y mis hijos, que yo sepa, ¡nunca se molestarían en trabajar si tuvieran todo este dinero!”.

Publicidad

Perplejo por la situación, llamó a su abogado, pero ni siquiera él pudo encontrar una respuesta que satisficiera su inquietud.

Así que al final, se sentó con una hoja de papel, tratando de enumerar los nombres de los posibles herederos, pero pasaron varias horas y no se agregó ni uno solo a la lista.

Cansado de pensar, decidió dar un breve paseo. “Oh Dios, desearía que esto fuera fácil. Ya tengo 80. Antes de que me llames al cielo en unos años, quiero estar libre de estas responsabilidades materialistas. Por favor, ayúdame a encontrar a alguien que sea mi heredero”.

Era una tarde fría y estaba oscureciendo. Después de dar algunas vueltas por un parque, el Sr. Andrade decidió detenerse en un local cercano para tomar un café caliente. Al acercarse a la señal del paso de peatones, notó a una mujer sin hogar que pedía limosna.

Publicidad

Persona durmiendo en la calle. | Foto: Unsplash

Decidió acercarse a ella y ofrecerle dinero cuando de repente se sintió desorientado. Trató de hablar, pero no pudo, y todo a su alrededor parecía tambalearse.

Publicidad

Se vio obligado a sentarse en la acera y logró sacar su teléfono. Pero antes de que pudiera llamar a una ambulancia, la oscuridad lo envolvió y cayó en un sueño profundo sin poder pronunciar una palabra.

La dama sin hogar vio al hombre mayor y corrió a ayudarlo. Marcó el 911 a través de su teléfono y luego lo acompañó al hospital.

Cuando Andrade se despertó, ella estaba junto a su cama. "¿Se siente mejor ahora? Los médicos dijeron que tuvo un derrame cerebral", explicó ella mientras lo ayudaba a levantarse lentamente.

Publicidad

El Sr. Andrade asintió con la cabeza y agradeció a la dama su generosidad.

"¿Debo llamar a su esposa o hijos y hacerles saber que está aquí? Deben estar preocupados", sugirió.

El empresario le dijo que su esposa había muerto y le pidió que llamara a sus hijos, pero solo algunos de ellos respondieron a la llamada. Los que lo hicieron se preguntaron si estaba bien y le dijeron que se cuidara.

El padre de siete estuvo en el hospital durante tres días, pero ninguno de sus hijos fue a verlo. Solo esa pobre mujer sin hogar venía a visitarlo todos los días y lo cuidó hasta que fue dado de alta. Considerando que era una señal de Dios el haberla conocido, Andrade decidió entregar todos sus bienes a la pobre mujer.

Publicidad

Sin embargo, quería asegurarse de que no solo le estaba dando todo a alguien porque le había salvado la vida. Entonces, para compensar su amabilidad, la contrató como ayudante al principio, y la mujer lo impresionó con su arduo trabajo y dedicación.

Entonces, un día, el Sr. Andrade fue a la oficina de su abogado y transfirió todos sus bienes a la pobre mujer que le había salvado la vida.

La mujer no podía creer que había recibido la herencia de su jefe después de su muerte. Cada fin de semana, ella iba a su tumba y le agradecía por ser un ser humano tan generoso con ella.

Paramédicos dentro de ambulancia. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Ser amable no cuesta nada: La pobre vagabunda, sin esperar nada a cambio, ayudó al señor Andrade. Todos deberían intentar ser como ella.

Si haces el bien a los demás, también recibirás bondad a cambio: La mujer le salvó la vida al Sr. Andrade y luego recibió su herencia a cambio de su amabilidad.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad