Shutterstock
Fuente: Shutterstock

El día antes de su boda, novia recibe nota de felicitación de un hombre sin hogar - Historia del día

Mayra Pérez
30 nov 2021
23:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Lucía preparaba su boda en compañía de su madre Natalia cuando un vagabundo le entregó una nota. Rompió a llorar después de leerla y confrontó a su madre. Luego tomó una decisión que sorprendió a todos.

Publicidad

“No te preocupes, querida. Todo estará listo para tu GRAN día”, dijo la madre de Lucía, Natalia, y corrió a arreglar otro arreglo floral en el vestíbulo principal de la iglesia. 

Al día siguiente, Lucía caminaría por el pasillo hacia el amor de su vida, Teodoro, y no pudo evitar suspirar mientras miraba la alfombra blanca.

Indigente camina por una calle de la ciudad con un bulto a cuestas. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Años atrás, Natalia le había dicho a Lucía que su padre se había marchado y no quería tener nada que ver con ellos. A pesar de su insistencia, su madre se negó a responder preguntas o a revelarle a su hija su nombre.

Envidiaba a otras niñas y a sus padres en los eventos escolares, pero el día siguiente sería aún peor. No tenía a nadie que la acompañara hacia el altar. El padre de Teodoro se había ofrecido, pero Lucía no quiso aceptar. “Es lo que es,” pensó, resignada, y decidió seguir ayudando a su madre con los arreglos.

De pronto, Lucía sintió un golpecito en su hombro. Se dio la vuelta y vio a un hombre mayor muy sucio, con una chaqueta hecha jirones y un sombrero. Le entregó un trozo de papel sin decir una palabra y se alejó. 

Publicidad

“Espere, ¿qué es esto? ¿Quién es usted, señor? ¿Puedo ayudarle con algo?”, preguntó Lucía, pero el hombre se siguió alejando hasta desaparecer de la vista calle abajo.

Lucía frunció los labios confundida y decidió leer lo que había en la nota. Un momento después, comenzó a llorar, incapaz de creer su contenido.

“Querida, ¿qué es eso? ¿A quién le gritabas?”, quiso saber su madre y se asomó por encima del hombro para mirar la carta. Lucía apretó la mandíbula y acercó el papel a su cara. La mujer mayor se estremeció, sin entender la reacción de su hija.

“Un hombre entró y me entregó esta carta. Dice: “Felicitaciones por tu boda. Ojalá pudiera estar allí. Con amor, papá". "¿Te importaría explicar esto, mamá? ¡¿Mi papá es una persona sin hogar?!”, dijo cada vez más enojada. Todavía sostenía la carta en alto, pero Natalia se la arrebató de los dedos para echar un vistazo.

Publicidad

“No puedo creer esto…”, susurró la mujer mayor, tapándose la boca después de leerlo.

Rostro de una mujer muy joven. | Foto: Pexels

“¿Era ese realmente mi padre? ¡¿Ha estado viviendo aquí todo este tiempo y nunca me lo dijiste?!”, lloró Lucía. Su ira se convirtió en desesperación y las lágrimas comenzaron a fluir.

Publicidad

“Lucía, no sé qué decir. No vi al hombre, pero podría ser él”, tartamudeó Natalia.

“Me dijiste que mi padre se había ido y que ya no quería tener nada que ver con nosotros. ¡Ese hombre tenía una expresión de dolor y claramente vino aquí por una razón!”, gritó Lucía entre lágrimas, levantando el brazo y señalando la calle.

“¡No grites! ¡Permíteme que te lo explique!”, exclamó la madre. Lucía se secó algunas lágrimas y se cruzó de brazos, esperando lo que dijera su madre. 

“Cuando quedé embarazada, tu padre perdió su trabajo y no pudo encontrar nada en ese momento. Yo era la única que trabajaba y estaba sensible. Me cansé de ser el sostén de la familia mientras él se quedaba en casa todo el día, así que lo eché”.

Publicidad

“Eso realmente no explica nada”, respondió Lucía. “¿Por qué no se puso en contacto contigo de nuevo?”

“¡No lo dejé! No lo quería en mi vida. Estaba convencido de que sería mejor hacer las cosas sola que estar con una pareja inútil. Trató de hacerme cambiar de opinión varias veces, pero no lo escuché”. 

“Cuando solicité el divorcio, él no se presentó a las citas, por lo que el juez lo concedió fácilmente. Pensé que se había ido de la ciudad”, dijo Natalia, encogiéndose de hombros como si eso no significara nada.

Una mujer mayor hace un gesto hacia la cámara. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Es increíble! ¿Así que crecí sin un padre porque DECIDISTE ser madre soltera? ¡NO TIENE NINGÚN SENTIDO, MADRE!”, gritó Lucía, y su cara se puso roja de nuevo. “¿POR QUÉ ESTÁ SIN HOGAR AHORA?”

“¡Cállate, Lucía! ¡No puedes hablarme así! ¡Lo que hizo con su vida después de que lo eché es culpa suya! ¡No tiene nada que ver conmigo!”, dijo Natalia a su hija.

Lucía negó con la cabeza y salió corriendo. La mujer le gritó que volviera, pero no quiso escuchar. Todo lo que quería hacer era encontrar a ese hombre.

Corrió en la dirección general en la que él había desaparecido y miró a su alrededor con desesperación. Finalmente, reconoció la chaqueta hecha jirones cerca de una intersección y lo llamó. “¡Señor! ¡Señor! ¡Por favor, no te escapes! ¡Quiero hablar contigo!”

Publicidad

El hombre se volvió de mala gana y sus ojos apenas podían mirarla. Lucía puso una mano en su pecho, recuperando el aliento. “Leí la nota. Mi madre me dijo que nos dejaste y no querías estar con nosotras”, explicó Lucía, y comenzó a llorar de nuevo.

Los ojos del hombre también se llenaron de lágrimas y finalmente le habló por primera vez. “Eso no es cierto en absoluto. No quería irme, pero tu madre me obligó”, dijo entre lágrimas.

“¿Qué pasó? ¿Por qué no luchaste más duro o exigiste la custodia? ¡Cualquier cosa!”, cuestionó Lucía ferozmente.

Indigente sentado en el piso con una expresión triste. | Foto: Pexels

Publicidad

“No tenía dinero. Perdí mi trabajo y no pude encontrar nada. Cuando tu madre me echó, fue aún peor. Nadie contrataría a una persona sin una dirección. Estaba mentalmente devastado. Cuando tu madre se negó a dejarme verte después de que naciste, hice algunas cosas de las que no estoy orgulloso”, continuó el hombre lentamente. “No podía salir de ese agujero, y mucho menos pagar abogados”.

“No puedo creer que mi madre hiciera eso. Ni siquiera sé tu nombre”.

“Mi nombre es José. Pero Lucía, no quiero que te enojes con tu madre. Ella obviamente hizo todo lo posible para criarte. Mis problemas… mi situación es obra mía”.

Publicidad

“Me acerqué a ti ahora porque camino por la iglesia a menudo y te había visto a ti y a tu madre entrando y saliendo en las últimas semanas”, explicó José. “Supuse que te ibas a casar y querías decir algo”.

De repente, Natalia alcanzó a Lucía. “¡Ahí estás! ¡No puedes salir corriendo en medio de una conversación así!”, exclamó la mujer, y sus ojos se agrandaron al ver a José.

“Hola, Natalia”, dijo José, pero miró hacia abajo como si se avergonzara de su apariencia.

“José…”. Natalia respiró y comenzó a retorcerse las manos con torpeza. “Yo… no sé qué decir”. Ambos se quedaron quietos en un incómodo silencio.

Publicidad

Lucía sintió deseos de gritarle a su madre, pero no quería causar una gran pelea entre ellos. Por fin, rompió el incómodo silencio. “OK. Mamá, José, vayamos a mi casa. Vamos”, concluyó y agitó la mano para que la siguieran.

Cabina de un vehículo, manejado por una mujer. | Foto: Pexels

Publicidad

Sus padres no hablaron durante todo el viaje en auto hasta la casa de Lucía. Pero justo cuando llegaron, Natalia comenzó a disculparse. 

“Lo siento mucho, José. No debería haberte echado sin ninguna explicación. Todavía no tengo una. Lo hice pensando que era la mejor opción para Lucía y para mí”, justificó desde el asiento del pasajero del coche de Lucía.

“Está bien, Natalia. Ha pasado mucho tiempo”, respondió José desde el asiento trasero, y Lucía sonrió a su madre con lágrimas en los ojos.

“Bueno, ahora no es el momento de hablar del pasado. Mañana es mi boda, y mi papá necesita lucir increíble para acompañarme por el pasillo. Después de eso… bueno, ya veremos”, intervino Lucía. 

Publicidad

Lee también: Niña bien vestida escarba la basura del restaurante: el dueño la ve y la sigue - Historia del día

Natalia miró a su hija con sorpresa y sonrió. José dudó al principio, pero también sonrió. Teodoro, quien estaba esperando a Lucía, sonrió al conocer a José, aunque fue una gran sorpresa. Lo ayudó a asearse y le consiguió un esmoquin para el día siguiente.

Lucía nunca olvidará el momento en que apareció al final del pasillo sosteniendo el brazo de su padre. Todos se volvieron y sonrieron con asombro, especialmente sus damas de honor que pensaban que Lucía caminaría sola. 

Después de la boda, ella y su madre encontraron una vivienda y un trabajo para José. Lucía finalmente perdonó a Natalia por privarla de un padre después de ver lo arrepentida que estaba. 

Publicidad

Pareja camina hacia el altar. | Foto: Pexels

José también se disculpó por no haber hecho más en ese entonces y trabajó duro para volver a ponerse de pie ahora que estaba fuera de las calles.

Publicidad

Unos meses más tarde, conoció a su nieta, Viviana. El orgulloso abuelo sonrió mientras la sostenía en sus brazos, y Natalia arrulló a la bebé por encima de su hombro. Lucía no podría estar más feliz.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Puede que te arrepientas de tus acciones en algún momento. Natalia pensó que estaba haciendo lo correcto al echar a José, pero lo lamentó cuando volvió a verlo.

A veces, es mejor evitar una gran pelea. Lucía podría haber seguido gritándole a su madre por mantener a su padre alejado de ella. Pero vio el panorama más amplio y quería que avanzaran rápidamente por el bien de todos.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Niño desprecia a su abuela por darle regalos baratos hechos a mano - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad