Hombre rico tira a un cajón bolsa sucia de nueces que le dio abuela pobre y la abre tras su muerte - Historia del día

Vanessa Guzmán
04 dic 2021
18:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un hombre rico arroja la bolsa sucia de nueces que le trajo su abuela en un cajón y luego la olvida. Sin embargo, cuando la abre después de su muerte, no puede contener sus lágrimas.

Publicidad

"Estoy retrasado abuela. Perderé el vuelo. La veré en otro momento", dijo Sergio mientras se preparaba para irse. Trabajaba como científico de datos en una importante empresa en Nueva York y había viajado hasta Perú para visitar a su madre y su abuela en su pueblo natal.

El padre de Sergio había fallecido cuando él solo tenía 5 años y, desde entonces, su madre y su abuela lo criaron solas. Cuando estaba en la universidad, las visitaba a menudo los fines de semana, pero después de conseguir trabajo en otro país, sus visitas eran pocas y rara vez se veían.

Mujer mayor usando bastón. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Mientras se preparaba para dirigirse al aeropuerto ese día, su abuela lo detuvo y le dijo que tenía un regalo especial para él.

"¡Mira, mamá, amo a la abuela, pero no soy un niño! ¡La abuela necesita entender esto!", le expresó su descontento a su madre, Lilibet. Pero la mujer le explicó que su abuela se enfadaría si se marchaba sin aceptar su regalo, así que Sergio accedió a esperar.

Sin embargo, constantemente revisaba su reloj, cada vez más impaciente por perder el vuelo debido a la tardanza de la mujer mayor. "Lo siento, pero no podre esperar a la abuela. Si me retraso 5 minutos más, tendré que tomar un vuelo de conexión", dijo, recogiendo su equipaje.

Publicidad

Pero en ese momento, Elisa salió de la cocina. "Estoy aquí, sí, toma esto", precisó, entregándole una vieja bolsa hecha a mano llena de nueces.

"Te comes todas esas nueces. Este año compré muchas y guardé algunas para ti".

"¿En serio, abuela? ¿Querías que esperara por una bolsa barata de nueces? ¿Y qué pasa con esa bolsa? ¡La gente la usaba en los tiempos antiguos!". Sergio frunció el ceño. "Podría haberlas tomado en otra oportunidad. ¡Debido a estas estúpidas nueces, voy a llegar tarde!".

"Pero cariño..." Antes de que Elisa pudiera decir algo, Sergio la interrumpió.

Publicidad

"¡Sí, está bien, abuela! ¡Sé que dirás que las nueces son buenas para tu cerebro y todo! ¡Está bien, de acuerdo! ¡Ahora déjame ir!". Sergio la besó en la mejilla, abrazó a su madre y subió a un taxi hacia el aeropuerto.

Cuando llegó a casa, tiró descuidadamente la bolsa de nueces en el cajón de la cocina, preguntándose por qué su abuela hacía tanto alboroto por ellas.

Hombre mirando el reloj. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Cuánto cuestan estas nueces? Debe ser algo caro para la abuela, pero es un regalo tan barato para cualquiera, ¡para ser honesto!”. Se burló mientras cerraba la gaveta.

Al día siguiente, en la oficina, su abuela lo llamó para preguntarle si le gustaba su regalo. "¿Te gustaron las nueces, cariño? ¿No son increíbles?".

"Bueno, sí, abuela, estaban bien", mintió Sergio. "Compartí algo con mis vecinos. Estoy seguro de que a ellos también les gustaron".

"¿De verdad, cariño? ¡Oh, me alegro tanto de que te hayan gustado!", expresó Elisa encantada. "La próxima vez que vengas, te daré más, ¿de acuerdo?".

Publicidad

"¡Claro, abuela!", respondió Sergio, esperando que ella no lo tomara en serio. "Tengo que ir a una reunión, abuela, ¡así que te llamaré más tarde!".

"Claro, cariño", dijo Elisa y luego colgó el teléfono.

Unos días después, la mujer mayor volvió a llamar, pero Sergio no respondió. Sabía que era solo una llamada más para preguntarle por las nueces o si había comido o si estaba bien de salud. Puso su teléfono en modo silencioso y volvió al trabajo.

Las cosas siguieron así durante casi una semana y Sergio siguió ignorando sus llamadas. Un día, llamó a Lilibet y le dijo que le explicara a Elisa que no lo llamara con frecuencia porque él estaba trabajando en un proyecto y estaba muy ocupado.

Publicidad

Pero una semana después, se arrepintió de haber dicho eso. "Tu abuela está en el hospital, cariño", dijo Lilibet llorando por teléfono. "Se cayó por las escaleras esta tarde y no ha recuperado el conocimiento. Estoy muy preocupada por ella".

"¡¿Qué?! ¿Qué dijeron los médicos? La abuela estará bien, ¿verdad?", preguntó Sergio.

"¡Están diciendo que, si ella no recupera el conocimiento, podríamos perderla! No sé qué hacer, cariño. ¡Tengo miedo!", dijo la mujer llorando.

"Está bien, mamá, antes que nada, cálmate", la consoló Sergio. "Estaré allí lo antes posible. Tomaré el próximo vuelo, ¿de acuerdo? ¡Nada malo le va a pasar a la abuela!".

Publicidad

Mujer mayor hablando por teléfono. | Foto: Pexels

"Sí, cariño, por favor ven tan pronto como sea posible. No creo que pueda manejar todo por mi cuenta".

Publicidad

"No te preocupes, mamá. Estaré allí pronto", dijo Sergio, y colgó el teléfono. Pidió un permiso a su jefe y abordó el primer vuelo a Perú.

Cuando llegó al hospital, vio a su madre desconsolada fuera de la habitación de Elisa. "¡Mamá!". Sergio rompió a llorar. "Por favor, no llores. ¡La abuela se pondrá bien!".

"Yo también lo espero, cariño", contestó Lilibet. "No debí haberla dejado sola en casa. Es todo culpa mía, cariño. Es todo culpa mía".

"¡No mamá!", dijo Sergio mientras la abrazaba. "Fue solo un accidente. La abuela no nos dejará. Me prometió que me compraría nueces la próxima vez que viniera. No puede romper su promesa de esa manera".

Publicidad

Sergio esperaba que Elisa se recuperara pronto, pero al día siguiente, cuando el médico fue a ver cómo estaba, ella se había ido.

Sergio organizó el funeral y después de que todos se fueron, se llevó a su madre con él a Nueva York. Ya había dejado de pasar tiempo con su abuela, y no quería que ocurriera lo mismo con su madre.

Durante días intentó volver a su vida normal, pero no pudo. Se sentó solo en su habitación, llorando, maldiciéndose a sí mismo por ser un nieto terrible. “¡Ojalá hubiera contestado cuando llamaste! ¡Por favor, perdóname, abuela! ¡Por favor perdóname por lo que hice!”.

Un día, cuando estaba a punto de irse a trabajar, fue a la cocina a prepararse un café cuando se dio cuenta de algo. “¡Las nueces!”, Sergio corrió hacia el cajón donde había guardado la bolsa y la abrió.

Publicidad

Mujer hospitalizada. | Foto: Pexels

Cuando vio la bolsa llena de nueces, no pudo dejar de llorar. Su abuela había quitado las cáscaras y las había colocado en una serie de pequeñas cajas, cada una con un mensaje para él. Los ojos de Sergio se llenaron de lágrimas mientras leía los escritos.

Publicidad

"¡Que tengas un día maravilloso, cariño! Recuerda dos nueces al día de la abuela Elisa, mantiene alejada la mala salud", decía el primero. "Abre esto con una sonrisa porque la abuela te ama", decía otro. "Lo estás haciendo muy bien, cariño", rezaba el tercero. "¡Estoy orgullosa de ti!", tenía escrito otro.

Sergio no paraba de llorar por el bello gesto de su abuela. Desde ese año, a pesar de lo ocupado que estaba siempre, visitaba la tumba de su abuela una vez al mes y se comía un pastel de nueces junto al lugar donde reposaban los restos de Elisa.

Publicidad

“¡Ves, abuela! ¡Te compré un pastel de nueces! Lamento no haber pasado suficiente tiempo contigo, ¡pero quiero que sepas que te amo!”, manifestó.

Baúl lleno de nueces. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Actúa antes de que sea demasiado tarde: Sergio siguió culpándose a sí mismo por ser un mal nieto después de la muerte de Elisa. Las cosas hubieran sido muy diferentes si no hubiera sido tan frío con su abuela.

Los regalos pueden ser grandes o pequeños, pero los que vienen del corazón son los mejores de todos: Sergio se dio cuenta de esto cuando abrió el regalo de su abuela, pero ya era demasiado tarde para entonces.

Comparte esta historia con tus amigos, podrías ayudarlos a inspirarse a solucionar algún problema que los afecte. 

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad