Enfermera adopta a niña con necesidades especiales abandonada en hospital con pronóstico de 1 año de vida

Mayra
07 dic 2021
13:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

El corazón de una enfermera se rompió en pedazos cuando un médico la apartó de su hija. Ese terrible momento se quedaría grabado en su mente y lo reviviría en sus pesadillas.

Publicidad

En 2014, Nuria Pérez, enfermera que trabajaba en un hospital de Argentina, hizo una pregunta crucial a su familia que cambiaría sus vidas para siempre.

Sorprendentemente, ellos estuvieron abiertos a su sugerencia y, aunque vivieron muchas alegrías, al final todos quedaron con el corazón roto. Ese era un destino que sabían que se avecinaba, aunque no en ese momento.

La enfermera Nuria Pérez con la bebé Zoe. | Foto: Facebook.com/infopico

Publicidad

RODEADA DE AMOR

Todo comenzó en un día típico en el hospital en la sala de neonatología, cuando la enfermera se encontró con Zoe. La bebé de 2 meses había sido abandonada por sus padres.

La niña sufría de hidranencefalia, lo que significa que había nacido sin los hemisferios cerebrales. Aún más trágico, la esperanza de vida de Zoe se estimaba en un año.

Aunque había muchos bebés, esta pequeña le tocó el corazón a Nuria y ella decidió que quería iniciar el proceso de adopción. 

“Pensé: ‘si va a vivir una vida tan corta, sería bueno que tuviera una mamá, un hermano, abuelos, tíos y tías, primos, una casa, una cama, ropa y juguetes’”, expresó Pérez, según recoge Infobae.

Publicidad
Publicidad

Afortunadamente, su hijo de 9 años, el padre y toda la familia aceptaron con agrado la idea. La joven de 28 años llevó a Zoe a su hogar, donde podría pasar sus últimos momentos rodeada de amor.

Milagrosamente, Zoe no solo pudo superar su primer año, sino que llegó a su quinto cumpleaños, demostrando ser una luchadora de principio a fin.

El camino fue desafiante, ya que la bebé necesitaba cuidados intensivos constantemente. Sin embargo, a la madre de Zoe no le importó, y se aseguró de cubrir todas las necesidades de su hija.

Publicidad

DECISIÓN DIFÍCIL

Lamentablemente, una mañana de agosto de 2019, el momento que la familia había temido se hizo realidad. La madre llevó a la niña de 5 años al hospital por problemas respiratorios, y tuvo un paro cardiorrespiratorio. 

Publicidad

“El médico me ordenó que me fuera y yo me negué, diciéndole que no la iba a dejar sola. Me trató mal; me agarró del brazo y me empujó contra una mesa", recordó la enfermera.

Entonces, Nuria tuvo ante sí una decisión que ningún padre debería tener que tomar: ¿quería resucitar a su pequeña o dejarla ir?

Finalmente, tomó una difícil decisión y pidió a los médicos que no resucitaran a Zoe, sabiendo que no quería que su hija continuara viviendo con un dolor intenso.

Todos tenemos opiniones diferentes sobre la reanimación; sin embargo, esta madre actúo basándose en su amor desinteresado por su vulnerable niña.

Publicidad

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.