Viuda descubre que secretaria de esposo falsificó testamento para heredar sus bienes - Historia del día

Georgimar Coronil
08 dic 2021
22:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Emma fue estafada por la secretaria de su esposo, quien falsificó un testamento para heredar todos los bienes de Juan.

Publicidad

"Hora de la muerte, 2:41 p.m.", dijo la Dra. Quintero. Estaba a punto de abandonar la clínica cuando recibió en la emergencia a Juan Montero. El paciente había entrado en parada cardíaca y todos los intentos de reanimación resultaron fallidos. 

"Avisa a su familia", dijo la doctora a una de las enfermeras. 

Urna. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Emma, la mujer de Juan, estaba en la cocina preparando el desayuno cuando recibió la llamada. Al escuchar que su esposo había muerto, la mujer de 30 años sintió que algo en ella se rompía.

Emma había querido mucho a Juan a pesar de que era adicto al trabajo. Había intentado varias veces que se quedara en casa con ella y su hija, pero él se había empeñado en ampliar su negocio. 

La mujer lloró cuando bajó a recoger el cuerpo de su marido y volvió a hacerlo cuando tuvo que explicarle a su hija que su padre ya no volvería a casa. 

El funeral se celebró unas semanas más tarde, y Emma empezó a pensar en la forma de seguir adelante. La empresa de su esposo valía varios miles de dólares, y pensó que eso les permitiría a Mia y a ella alimentarse el tiempo suficiente.

Publicidad

Sin embargo, las cosas no salieron según lo previsto. Pocos días después del funeral, la secretaria de Juan vino a ver a Emma. La mujer se presentó como Elena.

"Estoy aquí para contarte algunas cosas que no sabías sobre tu marido", dijo. 

Mujeres conversando. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Qué quiere decir?", preguntó Emma. 

"Bueno, para empezar, no estaba de viaje de negocios cuando falleció, estaba conmigo". 

"¿Qué?", exclamó Emma. 

"Sí, de hecho, se estaba preparando para divorciarse de ti porque me amaba cuando murió, y por eso estoy aquí para contarte el cambio de... planes". 

"¿Planes?", dijo Emma. 

"Sí, eso significaría que su empresa es legítimamente mía para heredar y quiero que la cedas".

Documento. | Foto: Pixabay

Publicidad

"Pero es nuestro único medio de supervivencia", dijo Emma. "¿Tienes pruebas de todo lo que dices?".

Elena prometió conseguirlas y, unos días después, la viuda recibió una llamada de su abogado. Al parecer, Juan había dejado un testamento, pero había cedido todos sus bienes a su secretaria.

Emma se sorprendió. Lo único que pudo hacer fue reconocer el testamento y volver a su ciudad natal con su madre, que estaba encantada de recibirla. 

Publicidad

"Siento mucho lo de Juan, querida", consoló la mujer a su hija. 

"Está bien mamá, está bien", dijo Emma.

Comenzó a vivir con su madre y tomó pequeños trabajos en la ciudad mientras cuidaba a su hija. Un día, se encontró con un viejo compañero de clase, Daniel, mientras atendía mesas en un restaurante.

Pareja conversando. | Foto: Pexels

Publicidad

Empezaron a hablar y él le contó que se había graduado en la universidad de abogado. Él no tenía ni idea de que Juan había fallecido y empezó a preguntarle por su vida y su familia. 

Él notó la mirada triste en sus ojos mientras Emma le contaba todo lo que le había sucedido. Cuando se enteró del asunto con el testamento, él sintió que algo andaba mal.

"¿Quieres decir que Juan nunca estuvo enfermo? Entonces, ¿por qué hacer un testamento?", se preguntó Daniel. "Sabes qué, Emma, por qué no te ayudo a investigar un poco más, probablemente no sea nada, pero deberíamos repasar los detalles de nuevo".

"Te lo agradecería mucho, Daniel, gracias". 

Publicidad

Daniel se puso inmediatamente a investigar el asunto, y también contrató a un detective que le echó una mano. Toda la investigación duró algunas semanas, tras las cuales Daniel volvió a visitar a Emma. 

Resultó que, efectivamente, su marido había estado de viaje de negocios, pero cuando murió, la secretaria había decidido aprovechar el momento. La intrigante mujer había convencido a un abogado que la ayudó a falsificar el testamento que utilizaron para engañar a Emma. 

Madre e hija. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Tu marido nunca te engañó con esa mujer, ni con ninguna otra, por cierto", le dijo Daniel. 

Con su permiso, Daniel llegó a impugnar el testamento falsificado en los tribunales y ayudó a Emma a recuperar la casa y el dinero con la cuenta de Juan. "¿Cómo podríamos pagarte?", le preguntó Emma después de todo. 

"Solo sé buena Emma, para eso están los amigos", le dijo él. 

Gracias a su generosidad, Emma y su hija vivieron cómodamente durante años, y más tarde Mia se hizo cargo de la empresa de su padre. 

¿Qué ganamos con esta historia?

Publicidad

Aprender a cuestionar lo que no nos parece correcto: Emma sabía que había algo sospechoso en Elena, pero se dejó engañar. Las cosas no habrían llegado tan lejos si hubiera intentado cuestionar lo que la otra mujer decía. 

Pasa tiempo con tu familia; la vida es efímera: Juan estaba tan concentrado en ganar dinero para su familia que se olvidó de pasar tiempo con ellos. El dinero puede ser importante, pero es inútil sin alguien con quien compartirlo. 

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire. 

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad