Anciano ciego deja su herencia al mejor amigo de su nieto - Historia del día

Vanessa Guzmán
10 dic 2021
13:30
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un adolescente pierde su herencia y a su mejor amigo después de que trató de hacerle pagar por un crimen que no cometió. Y en algún lugar de la mezcla de todo esto se encuentra un anciano ciego que jugó una gran apuesta.

Publicidad

Juan era un joven de 18 años criado en una familia adinerada. Los Ojeda habían sido propietarios de un montón de hoteles en todo el mundo durante décadas, y eso les benefició enormemente.

El negocio fue iniciado por su abuelo, Kevin. Y después de su jubilación, entregó la empresa, que para entonces se había expandido y crecido, al padre de Juan, Jacobo.

Hombre con su perro paseando por un parque. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Juan era jovial y extravagante; había sido criado con comodidad y estaba tan acostumbrado a ello que cuando le mostró a su mejor amigo Carlos las cosas nuevas que tenía, no lo vio como un alarde.

Al joven le encantaban las emociones fuertes y disfrutaba de todo lo que podía conseguir gracias a su dinero. Solo una mención de su nombre era suficiente para desmayar a cualquier chica, y su apariencia era perfecta.

Carlos, su mejor amigo, era diferente, todo lo contrario. Donde a Juan le encantaba ser visto, le gustaba ser anónimo e incluso se esforzaba por hacer que eso ocurriera.

En lo que respecta a la riqueza, el estatus de su familia estaba solo un paso por encima de la pobreza. Su padre, el gran desertor como lo apodaba Carlos, había dejado a su madre cuando él tenía diez años, luego de que los médicos descubrieran una patología cardíaca en la mujer.

Publicidad

La condición la dejó incapacitada, y el padre de Carlos no tenía interés en trabajar como esclavo para una inválida y su hijo, por lo que salió un día y nunca regresó.

A Carlos no le quedó más opción que ponerse de pie ante la situación. Él y su madre sobrevivieron gracias a las donaciones de miembros de la iglesia y de amigos. Cuando tuvo la edad suficiente para ser contratado consiguió trabajos pequeños para llevar algo de dinero a su hogar.

Conoció a Juan un año después de que su padre se fuera, y no tardó mucho en saber que su amigo no era de origen pobre.

A medida que Carlos crecía, su mente se llenaba de celos de Juan, especialmente cuando comenzaba a lucirse. “Para él todo es fácil”, pensaba para sí mismo. “Nacido en la riqueza, qué vida”.

Publicidad

Carlos sabía que no debería comparar la vida de su amigo con la suya, pero no podía evitarlo, especialmente con un fanfarrón como Juan.

Hombre mayor | Foto: Pexels

Publicidad

Apenas unas semanas atrás, Juan estrelló su costoso auto nuevo, que había sido un regalo de cumpleaños de sus padres. Cuando Carlos sacó el tema, Juan simplemente dijo que tenía otros.

"Esa no es una excusa para haber sido tan imprudente", dijo Carlos.

"No es gran cosa, Carlos, lo digo en serio", respondió Juan. "Y no tienes que preocuparte por mis padres. Si no quisieran que chocara el auto, no me habrían dado uno que fuera tan rápido".

"Pero casi mueres", murmuró Carlos, y Juan lo escuchó.

"Lo importante es que no morí. Ahora corta el tema y vamos a jugar unos videojuegos".

Publicidad

Carlos conoció al abuelo multimillonario de Juan una noche de verano y le gustó de inmediato porque parecía bastante humilde y con los pies en la tierra, a diferencia de Juan.

Un día, Juan le contó sobre su abuelo que había perdido la vista hacía unos años y reveló que probablemente recibiría su herencia.

"Mamá y papá ya tienen su propio dinero, así que mi mamá dice que es probable que yo obtenga las acciones de mi abuelo en la empresa, que valen mucho", se jactó Juan frente a Carlos.

Un par de meses antes, la salud de su abuelo se había deteiorado y quedó confinado a su cama. El hombre mayor quería mucho a su nieto y a menudo le pedía a Juan que lo visitara para que pudieran pasar sus últimos días juntos.

Publicidad

Sin embargo, Juan no quería eso e hizo todo lo que pudo para evitar al hombre; prefería pasar ese tiempo con su nueva novia Sara. Y así lo hizo hasta que sus padres lo obligaron y pusieron un ultimátum.

Niño jugando videojuegos. | Foto: Shutterstock.

Publicidad

"Hasta que empieces a actuar responsablemente con tu abuelo enfermo, tu tarjeta de crédito estará limitada y no te daremos efectivo", le dijo su padre.

El papá de Juan tenía un carácter fuerte, y el joven sabía que una vez que tomaba una decisión, no había vuelta atrás. Pero necesitaba más dinero en efectivo para mantener la atención de su novia.

Pensó que, si visitaba a su abuelo, recibiría algo de dinero y, eventualmente, su herencia. Cuando Juan fue a visitar al hombre, Carlos lo acompañó porque también tenía una gran relación con él.

Cuando eran pequeños, ambos lo visitaban y él le contaba historias de lugares que había visitado, y eran muchos. Es por eso que Carlos accedió a acompañarlo cuando Juan, quien sentía que se volvería loco de aburrimiento si iba solo.

Publicidad

Mientras estaban allí, todo lo que hizo Juan fue quejarse de que no tenía dinero para vivir una buena vida debido a la crueldad de sus padres.

"Abuelo, ¿sabías que papá cortó todos mis fondos porque pospuse venir a verte? Es tan molesto que él sea tan controlador, ¿sabes?", dijo mientras su abuelo escuchaba pacientemente.

En respuesta, Kevin sonrió y preguntó: "¿De verdad? ¿Tengo que pagarte por las visitas a tu abuelo moribundo?". Juan se rio torpemente de eso hasta que su abuelo habló de nuevo.

"He decidido enviar algo de dinero en efectivo a un orfanato", dijo de repente. Detrás de ustedes, sobre la mesa, encontrarán $ 20.000, que estoy dispuesto a darles. El resto de mi herencia será para ti, pero debes esperar a que yo muera para recibirla".

Publicidad

Se suponía que su asistente personal entregaría el dinero al orfanato al día siguiente. Esa noche, Carlos y Juan se despidieron de Kevin. Mientras lo hacían, Juan lanzó una rápida mirada a su abuelo ciego y luego hizo una señal advirtiendo a su amigo que se quedara callado.

Billetes de 100 dólares. | Foto: Unsplash

Publicidad

Carlos vio a su amigo robarle a su propio abuelo, escarbar en la bolsa de dinero y sacar algunos billetes. Se sintió tentado a dar la alarma, pero decidió no hacerlo porque temía por el estado de salud del anciano.

En cambio, silenciosamente le dijo a Juan que devolviera el dinero. Pero el chico mimado se fue rápidamente de la habitación. "Esto era lo que necesitaba", le dijo a Carlos más tarde cuando le tocó el tema.

Al día siguiente, los dos chicos volvieron a visitar a Kevin. Carlos sacó un fajo de billetes de sus ahorros y los puso en la bolsa que aún estaba sobre la mesa. No sabía lo que el abuelo de Juan le haría a su nieto si descubría el robo, y no quería saberlo.

Publicidad

Pasaron dos horas allí y estaban a punto de irse cuando Juan hizo que Carlos se fuera a buscar agua de la cocina para su abuelo.

Carlos sospechó lo que haría, pero no podía estar seguro, así que se escondió detrás de una puerta y miró. Efectivamente, vio a Juan robando más dinero de la bolsa en presencia de su abuelo.

Tomó el doble de lo que había robado el día anterior. De pronto alguien llamó a la puerta. Era la asistente personal de su abuelo.

"Estoy aquí para llevar el dinero al orfanato", dijo la mujer.

Cuando Juan le abrió la puerta, la empleada fue directamente a la bolsa y la recogió. Pero antes de que saliera de la habitación, el hombre mayor le pidió que contara el dinero para asegurarse de que no hubiera ningún error.

Publicidad

Ante eso, Juan comenzó a temblar, y el dinero que había tomado de repente se sintió muy pesado ​​en su bolsillo. También odiaba el hecho de que parecía que su abuelo lo estaba mirando.

“Eso es ridículo, está ciego como un murciélago”, pensó para sí mismo. “Mantén la calma, se suponía que era tuyo de todos modos”.

Retrato de un adulto mayor. | Foto: Pexels

Publicidad

Después del conteo, la asistente descubrió que solo había $ 18,000, no 20,000, e inmediatamente Juan comenzó a señalar a Carlos, quien entró con el vaso de agua.

"¡LADRÓN!", gritó el nieto de Kevin. "¡Eres un ladrón y mentiroso! estoy seguro de que tomó el dinero. ¡¿cómo pudiste robar a mi viejo abuelo ciego?!".

Carlos se sorprendió por el repentino giro de los acontecimientos, pero decidió no defenderse para que el anciano no se preocupara y sufriera una conmoción o un ataque cardíaco.

"Lamento haber robado el dinero, volveré mañana con él, si no le importa", dijo y salió de la casa.

Publicidad

Al día siguiente, el abuelo de Juan le pidió a su nieto que lo visitara y que trajera a Carlos. A su llegada, el anciano comenzó, “Entonces, mi nieto. Te amo demasiado. Es por eso que lo he pensado mucho y finalmente he decidido que todas mis propiedades se destinarán a..."

"¡Gracias, mi querido abuelo!", expresó Juan interrumpiéndolo.

 “... Carlos”, terminó de decir Kevin.

"¿QUÉ?", gritó Juan bastante enojado.

El joven se sorprendió y preguntó: "¿Por qué?". Fue lo único que pudo procesar mientras pensaba en la decisión que había tomado su abuelo.

Publicidad

Joven tapando su cara con las manos. | Foto: Pexels

"Ha estado cuidando a su madre enferma, pero te ayudó a devolver el dinero que robaste de la bolsa la primera vez que viniste", respondió el abuelo de Juan.

Publicidad

Le entregó su testamento a Carlos y en ese mismo momento, y el chico salió de la casa siendo millonario.

Juan se puso de rodillas pidiendo perdón. Rompió a llorar amargamente mientras pensaba en cómo había estropeado las cosas.

Resultó que su abuelo se había sometido a un tratamiento para recuperar la vista y había comenzado a ver un poco. Había ocultado la noticia para conocer cómo actuaba su familia y Juan no pasó la prueba.

"Lo siento", dijo Juan.

"Es demasiado tarde. Solo espero que tu padre considere oportuno cederte sus riquezas después de su muerte", respondió su abuelo.

Publicidad

A partir de entonces, Juan cambió de actitud y comenzó a actuar digno de las riquezas que heredaría de sus padres.

Hombre mayor compartiendo con un joven. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué aprendimos con esta historia?

No cedas a la codicia: Juan cedió a la codicia cuando decidió robar a su abuelo y le costó su futura herencia. La codicia, como el orgullo, le hacen mucho daño al ser humano.

Sé bueno; no sabes quién está mirando: Carlos ayudó a Juan a devolver lo que robó con la bondad de su corazón, sin saber que el astuto abuelo estaba mirando. Por eso es importante hacer el bien, y no solo cuando crees que hay una audiencia.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad