logo
Persona caminando en medio de árboles y nieve. | Foto: Shutterstock
Fuente: Persona caminando en medio de árboles y nieve. | Foto: Shutterstock

Hombre rico echa a mujer sin hogar que dice ser su hija: al día siguiente ella va a su oficina - Historia del día

Vanessa Guzmán
11 dic 2021
14:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre rico arrogante recibe el impacto de su vida cuando una mujer sin hogar a la que rechazó el día anterior se presenta en su oficina.

Publicidad

"¡Fuera de aquí, asqueroso campesino!", gritó William Mendoza con dureza. El hombre de 50 años estaba hablando con el empleado que estaba sirviendo su almuerzo. El mayordomo derramó por error el vino caro que estaba sirviendo y había provocado la ira del millonario.

"Lo siento mucho, señor", murmuró el sirviente mientras se retiraba apresuradamente. Todos sabían lo que era ser el foco de su ira. William era un rico hombre de negocios con muchas propiedades e inversiones.

Persona caminando en medio de árboles y nieve. | Foto: Shutterstock

Publicidad

También era un hombre arrogante y egoísta al que muchos odiaban. Incluso dentro de su propia empresa, a sus empleados no les agradaba debido a sus modales groseros y, a veces, a reacciones extremas.

Una vez, le tiró una taza de té a un empleado y lo hizo sangrar. Algunos trabajadores quisieron decirle sobre lo ocurrido a la policía, pero a William no le importaba, y ellos lo sabían. Tenía buenas conexiones y sabía que podía solucionar cualquier problema con dinero.

Un día, William, que vivía solo, estaba cenando cuando escuchó el timbre de la puerta. Eran las 7:00 de la tarde y ya había despedido a su doméstica, por lo que tuvo que abrir la puerta él mismo.

Publicidad

No le gustó la interrupción, y prometió mostrar su molestia con el que estuviera detrás de la puerta.

"¡Deberías aprender a visitar a la gente en las horas adecuadas!", exclamó al abrir.

De pie en su porche había una joven pobre que no podía tener más de 25-28 años. Estaba vestida con harapos y se veía muy despeinada.

"Hola, mi nombre es Linda", dijo. "Soy tu hija".

Lee también: Millonario finge ser pobre cuando conoce a los padres de la prometida de su hijo - Historia del día

Hubo una breve pausa después de la proclamación seguida de una larga carcajada de William. Él siempre tuvo mucho cuidado de evitar dejar embarazada a una mujer.

Publicidad

Retrato de hombre con gafas. | Foto: Pexels

"Lo siento", dijo cuando se controló. "Pero eso me resulta difícil de creer".

"Lo soy", repitió obstinadamente la chica. "Hace casi 30 años, tuviste un viaje de negocios de seis meses a Texas donde conociste a mi madre, con quien saliste durante cinco meses antes de desaparecer".

Publicidad

También le dijo que su mamá había quedado embarazada de ella pero, había muerto durante el parto, por lo que la llevaron al orfanato donde se crio con amor y cuidado.

"Esto no puede ser", dijo William, con una sonrisa burlona todavía en su rostro.

"No tenía idea de que existías hasta hace un mes cuando conocí a la amiga de la infancia de mi madre y ella me habló de mi padre biológico, por eso vine a buscarte".

Ahora Linda lo había encontrado y estaba de pie frente a él, pero todo lo que hizo William fue seguir riendo. Cuando se detuvo, fue hasta la cocina y agarró un viejo sándwich del refrigerador. Luego lo tiró al suelo, diciendo: "Tómalo. Eso es suficiente para ti" y le cerró la puerta en la cara a la joven.

Publicidad

Al día siguiente, el secretario de William, Paco Juárez, lo llamó para informarle que los representantes de las autoridades fiscales estaban en su oficina.

"¿Qué? No dieron ningún aviso sobre una inspección", dijo.

"Hay algo extraño en ellos, señor. Las personas que solían venir han sido reemplazadas y estos no parecen estar jugando", dijo Paco con inquietud.

"Está bien, solo llévale el sobre que dejé en mi mesa a su líder y observa cómo sucede la magia del dinero", dijo William con confianza, acostumbrado a resolver los asuntos de esa manera.

Hombre abriendo una puerta. | Foto: Pexels

Publicidad

Fue lo último que escuchó de Paco, por lo que asumió que todo estaba bien. Sin embargo, cuando llegó a su oficina, su secretaria reveló que había hecho todo de acuerdo con sus instrucciones, pero el oficial insistió en que quería comunicarse con William personalmente.

"¿Quién es esta persona y qué quiere de mí?", preguntó el millonario arrogante.

Cuando el oficial entró a su oficina, se sorprendió. La misma mujer con la que se había encontrado la noche anterior estaba de pie con el sobre en las manos. Se había aseado y se veía muy bien. Antes de que pudiera decir nada más, la mujer habló.

"Sr. Mendoza, durante el examen, nuestros oficiales encontraron 27 violaciones. Su empresa permanecerá cerrada durante el período de investigación. Hemos notificado a la policía sobre su intento de soborno".

Publicidad

Ante eso, William no tuvo palabras. Estaba aturdido por lo que estaba sucediendo y no sabía qué decir. Luego hizo un gesto para defender su caso.

Hombre apoyando sus manos sobre escritorio mientras posa en una oficina. | Foto: Pexels

Publicidad

"Oh, mi hermosa hija", dijo. "¡Cometí un error! ¡Te amo tanto! ¡Vivamos juntos, estoy tan feliz de que hayas venido! ¡Por favor, perdóname por lo que hice ayer! ¡Estaba de mal humor y sabes que no puedo creerle a todos los dicen ser mis hijos!”.

"Venir a tu casa había sido parte del plan. Quería saber qué pensabas realmente de ser padre", respondió la mujer con frialdad.

Si él había sabido que ella era una funcionaria exitosa, temía que la aceptara debido a los beneficios que podría recibir. "¡Pero me mostraste quién eres! ¡Y ahora pagarás por la vida de mi madre, así como por mi vida arruinada!", añadió Linda.

William no podía creerlo, pero estaba sucediendo. Había conocido a la única persona que no podía comprar. Cuando salió de su oficina, abrió el sobre que la joven le entregó y sacó un billete de $ 100 que aterrizó en el suelo frente a él.

Publicidad

Lee también: Un millonario insulta a un hombre pobre en una gasolinera, pero aprende una lección solo una hora después - Historia del día

"Oh, papi", dijo con una sonrisa. "Olvidé repetir la frase de ayer. Tómalo. Eso es suficiente para ti".

Hombre con cara de preocupación. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué aprendimos con esta historia?

El dinero no puede comprarlo todo: William estaba acostumbrado a sobornar a las personas hasta que conoció a la única persona que no tenía precio, y ella le enseñó que el dinero no podía comprarlo todo.

Sea amable con los extraños: William fue muy grosero con su hija cuando se le presentó como una vagabunda. Por eso la trató muy mal. Cuando la vio en su oficina y supo a qué había venido, se dio cuenta del error que había cometido humillándola.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad