logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Adolescente ayuda a profesora de violín sin memoria a encontrar el camino a casa: recibe recompensa de $200.000 esa noche - Historia del día

Mayra Pérez
22 dic 2021
18:15
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

De camino al parque, Paolo vio a su profesora de violín desorientada y perdida. Él la llevó a su casa, y más tarde ese día, un hombre llegó a su puerta con un cheque enorme.

Publicidad

Paolo caminaba hasta el parque casi todos los días después de la escuela y tocaba el violín durante horas. Por lo general, colocaba su estuche de violín en el suelo por si algún transeúnte quería regalarle unas monedas.

La mayoría probablemente pensaría que lo estaba haciendo por dinero, y no era así. El parque era el único lugar donde Paolo podía practicar, además de su clase de violín.

Un jovencito toca violín en medio de un parque. | Foto: Shutterstock

Un jovencito toca violín en medio de un parque. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El padre de Paolo, el Sr. Larez, odiaba que su hijo perdiera el tiempo con ese instrumento. Era un hombre de negocios estricto y no respetaba a nadie que se dedicara a las artes.

Sin embargo, su esposa lo había convencido de inscribir a Paolo en clases de violín porque quedaría bien en su solicitud para la universidad. Esa fue la única razón por la que él había estado de acuerdo.

Larez quería que Paolo ingresara en la misma universidad donde él había estudiado, su alma mater. Pero sabía que se había vuelto bastante difícil para cualquiera, incluso para los hijos de exalumnos, entrar. Así que agregaron lecciones de violín al currículum del jovencito.

Publicidad

“Esto es solo un hobby, muchacho. ¡Irás a la escuela de negocios!”, le advirtió su padre el día que compraron el instrumento.

Al principio, Paolo aceptó las palabras de su padre, sin embargo, después de unas pocas lecciones, supo que quería convertirse en concertista de violines. Soñaba con formar parte de la Filarmónica algún día.

Su profesora, la Sra. Vásquez, le dijo que tenía un don. Ella lo alentó a practicar tanto como fuera posible, y un día, su sueño se haría realidad.

Lamentablemente, su padre no le permitía practicar en casa, por lo que el adolescente comenzó a hacerlo en el parque. Fueron días maravillosos donde finalmente se convirtió en un gran artista del violín.

Publicidad

La multitud lo vitoreaba y la sensación era embriagadora. Además, las personas empezaron a dejarle algunas monedas cada vez que terminaba una canción.

Adolescente hojea algunas revistas en la sala de su casa. | Foto: Pexels

Adolescente hojea algunas revistas en la sala de su casa. | Foto: Pexels

Publicidad

Fue estimulante para el adolescente ganar dinero con el violín fuera en un entorno profesional. Paolo comenzó a ahorrar y le compró una hermosa pulsera a su madre.

“¿De dónde sacaste el dinero para eso, muchacho?”, le preguntó el Sr. Larez con el ceño fruncido.

“He estado trabajando en la pizzería después de la escuela o más tarde si tengo clases de violín. Lavo platos y, a veces, hago entregas si no están muy lejos”, le explicó Paolo a su padre.

El señor Larez asintió. “Está bien. Es importante aprender desde abajo antes de comenzar tu propio negocio algún día. Sigue así”, dijo, sintiéndose orgulloso de su hijo.

Publicidad

Después de eso, no volvió a cuestionar lo que Paolo hacía después de la escuela, ya que pensaba que estaba trabajando. Pero un día cambió su vida para siempre.

“¿Señora Vásquez? ¿Qué estás haciendo aquí?”, preguntó a su profesora de violín después de verla deambulando por el parque. El lugar estaba a pocas cuadras de la casa donde tomaba lecciones de violín.

No había tenido clases ese día, por lo que fue agradable ver a su profesora. Quizás ella había querido verlo actuando. La mujer se dio la vuelta y lo miró intensamente. “¿Quién eres tú?”, le preguntó, colocando un dedo en su sien y mirándolo en forma extraña.

Publicidad

Paolo estaba desconcertado. Habían pasado meses desde que la Sra. Vásquez había comenzado a darle lecciones privadas de violín. “¿Cómo es que no sabe quién soy?”, se preguntó. Luego se dio cuenta de que ella estaba desorientada.

Una mujer mayor con expresión perdida camina por el parque. | Foto: Pexels

Una mujer mayor con expresión perdida camina por el parque. | Foto: Pexels

Publicidad

“Soy Paolo, su estudiante de violín. ¿Me recuerda?”.

“Ah, sí, Paolo. Por supuesto. Pronto estarás en la filarmónica”, respondió la Sra. Vásquez, asintiendo con la cabeza. Aunque parecía que lo recordaba, él pensó que todavía estaba confundida.

“Déjeme acompañarla a su casa, señora Vásquez. Conozco el camino”, sugirió Paolo, extendiendo el brazo. Ella asintió y lo agarró con fuerza.

Paolo la acompañó varias cuadras hasta que llegaron a su casa. Una mujer de unos 30 años salió apresuradamente. “¡Señora Vásquez! ¿Dónde ha estado?”, preguntó.

Lee también: Padres encuentran a hija desaparecida: estaba inconsciente en casa abandonada cerca de cementerio - Historia del día

Publicidad

“Estoy aquí ahora, Linda. ¡No te preocupes más!”, respondió la profesora y entró como si nada. Linda miró a Paolo con las cejas arqueadas y el adolescente le contó todo.

“Me temo que mi suegra podría estar perdiendo algunas de sus facultades. Pero no te preocupes. Sus habilidades con el violín siguen siendo perfectas”, dijo Linda y le agradeció por traerla de regreso a casa.

Paolo regresó al parque, practicó un par de horas y se fue a casa. Esperaba que la Sra. Vásquez estuviera bien para la lección del día siguiente.

Un violín y una partitura. | Foto: Pexels

Un violín y una partitura. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de la cena, se sentó con sus padres a mirar televisión un rato cuando alguien llamó a la puerta. El Sr. Larez se levantó y fue a abrir. Afuera estaba un hombre con un traje costoso.

“¿Qué desea?”, preguntó el padre de Paolo al extraño confundido.

“Buenas noches, señor. Soy Erik Vásquez. ¿Es aquí donde vive Paolo Larez? Es uno de los estudiantes de violín de mi madre”, preguntó el hombre.

“Sí, soy el padre de Paolo. ¿Qué está pasando? ¿Hizo algo?”, preguntó el Sr. Larez y luego se dio la vuelta para llamar a su hijo.

“Oh, no, señor. No hizo nada malo. Quería agradecerle. Mi madre salió de la casa y aparentemente se perdió en el parque. Mi esposa estaba desesperada por no poder encontrarla, y su hijo la trajo de regreso a casa sana y salva”, explicó Erik y sonrió cuando vio a Paolo llegando a la puerta.

Publicidad

“¿Qué está pasando?”, preguntó el jovencito.

El Sr. Larez repitió lo que dijo Erik, pero parecía enojado en lugar de orgulloso de su hijo por su buena acción. “¿Qué estabas haciendo hoy en el parque, muchacho? ¿No tenías que trabajar?”.

Paolo se había cansado de mentir y decidió decirle la verdad. “No he estado trabajando en la pizzería. Estuve tocando el violín en el parque. Quiero ser violinista. La Sra. Vásquez dice que tengo el talento para eso”, le dijo a su padre.

Hombre joven y elegante. | Foto: Pexels

Hombre joven y elegante. | Foto: Pexels

Publicidad

El rostro del Sr. Larez comenzó a ponerse rojo y estaba a punto de estallar cuando Erik habló. “¡Eso es asombroso, Paolo! Y escucha, como agradecimiento por ayudar a mi madre, te doy este cheque. Tómalo como una beca”, dijo el hombre, sacando un cheque del bolsillo de su traje.

Se lo entregó a Paolo y el chico quedó boquiabierto cuando vio el número. Eran 200 mil dólares. “Esto es demasiado, señor. Solo hice lo correcto”, murmuró Paolo y trató de devolver el cheque.

“No, no. Ayudaste a mi madre y ha estado hablando de ti toda la noche. Sabía que tenía que hacer algo por ti. Entonces, aquí tienes”, dijo Erik y le sonrió al adolescente.

Publicidad

“Además, si alguna vez lo necesitas, tengo algunas conexiones con la Filarmónica. Podría conseguirte una entrevista o quizás una pasantía. No estoy seguro de cómo funciona nada de eso, pero podría ayudarte más adelante”.

“Gracias, Señor”.

“Y no te saltes tus lecciones de violín”, dijo. “Señor, debería estar orgulloso de su hijo. Que tengan buenas noches ”, dijo Erik y regresó a su costoso auto.

El Sr. Larez se quedó sin habla en la puerta. Mientras tanto, su esposa se acercó y abrazó a Paolo con orgullo. Le dijo a su hijo que irían al banco al día siguiente para depositar el cheque y mantenerlo seguro para su educación universitaria.

Publicidad
Sala de conciertos de una orquesta. | Foto: Pexels

Sala de conciertos de una orquesta. | Foto: Pexels

Durante un tiempo, el padre no estuvo contento con la idea de que Paolo se convirtiera en violinista profesional; finalmente lo aceptó. Cuando su hijo fue aceptado en un reconocido conservatorio, se sintió tan feliz como su esposa.

Publicidad

Tras muchos años de trabajo, práctica y dedicación, Paolo entró en la Filarmónica. La Sra. Vásquez no pudo estar allí para ver su primera actuación, aunque Erik y su esposa sí. Se sentaron junto a los padres del virtuoso del violín.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Persigue tus sueños, pase lo que pase. Algunos padres tienen grandes expectativas para sus hijos, sin embargo, cada ser humano debe seguir su propia vocación porque es su vida.

Ayudar a una persona necesitada puede cambiar tu vida. Paolo ayudó a la Sra. Vásquez solo porque era su profesora, y su hijo le dio la mayor recompensa de su vida.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Hombre ve a la madre del novio en boda de su hija y reconoce a una mujer de su pasado - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Banquero ve a su hijo burlándose de un niño cuyo padre trabaja como conserje - Historia del día

21 de marzo de 2022

Niña triste va al carrusel a diario con un mendigo: el operador recuerda que ha ido con su papá - Historia del día

24 de mayo de 2022

Hijo de un millonario echa a su esposa y a su bebé al frío: al día siguiente pierde la herencia - Historia del día

27 de febrero de 2022

Hijo que no visitó a su madre durante años llega y ve su casa destruida - Historia del día

06 de marzo de 2022