logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

A 1 año de la muerte de su hijo, mujer ve la tumba de su nuera en el cementerio - Historia del día

Susana Nunez
23 dic 2021
16:35
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando su nuera, Eva, quedó embarazada, Magdalena desconfió. Pensaba que el bebé no era de su hijo, Elías. Entonces Elías y Eva pelearon y él tuvo un accidente por conducir ebrio. Magdalena no volvió a hablar con su nuera, pero un año después, vio su tumba junto a la de su hijo y descubrió la verdad.

Publicidad

Magdalena Bermúdez caminó por el cementerio hacia la tumba de su hijo. Sabía exactamente dónde estaba, aunque solo había ido un par de veces desde su muerte.

Todavía le resultaba difícil aceptar que Elías no estuviera. Sacudió la cabeza ante esos pensamientos porque ya la habían atormentado durante un año. “¿Pude haber hecho las cosas de otra manera?”, se preguntó muchas veces.

Pero la respuesta era complicada. Elías se había casado con Eva, a pesar de las preocupaciones de Magdalena. La joven no tenía familia y trabajaba como mesera. La madre siempre quiso algo mejor para su hijo, pero él no le hizo caso y se casó con su amor.

Publicidad

Desafortunadamente, después de casi dos años de intentar concebir un bebé, descubrieron que Elías no podía tener hijos. Aparentemente, su esperma tenía poca movilidad. Los médicos sugirieron varios tratamientos, pero la pareja no le contó mucho a Magdalena al respecto. Era un asunto privado.

Eva quedó embarazada solo unos meses después de su primera visita al médico de fertilidad, y la joven pareja estaba increíblemente feliz. Pero Magdalena no podía creerlo. “¡Elías, debe haberte engañado! ¡Ese bebé no es tuyo!", insistió la madre, instando a su hijo a hacerse una prueba de paternidad.

Mujer embarazada. | Foto: Pexels

Mujer embarazada. | Foto: Pexels

"Madre, basta. Los tratamientos son asombrosos. Es mi bebé", respondió Elías confiado.

Publicidad

"¡Espero que estés cien por ciento seguro de eso antes de terminar criando al bebé de otro hombre!", le respondió su madre.

Lee más: Anciano ciego deja su herencia al mejor amigo de su nieto - Historia del día

Durante las semanas siguientes, Magdalena acosó constantemente a Elías sobre este asunto. No se rendiría hasta que su hijo se hiciera las pruebas.

Al principio, Elías estaba seguro de que su esposa no lo había engañado, pero las palabras de su madre envenenaron su mente. Cuando le pidió a Eva una prueba de paternidad, ella se ofendió. "¡No lo puedo creer! ¡Este es nuestro bebé milagro!", le dijo su esposa mientras tocaba su pancita embarazada.

Publicidad

"¡Si fuera mi bebé, no tendrías ningún problema en hacer la prueba!", gritó él cuando le ganaron sus emociones. La pelea se extendió hasta que Elías se rindió. Fue a la casa de un amigo y se emborrachó. Lamentablemente, nunca regresó a casa porque tuvo un accidente de tránsito fatal.

Magdalena estaba inconsolable y miró con rabia a Eva durante todo el funeral. Ese día, la nuera trató de hablar con ella, pero la mujer le dijo que se fuera. Eva trató de acercarse varias veces más pero Magdalena no estaba interesada. Nunca más volvieron a verse.

De vuelta al presente...

Mientras Magdalena caminaba a la tumba de su hijo ese día, pensó en Eva. “Tal vez debí ayudarla con ese bebé, incluso si no era de Elías”, reflexionó, lamentando su falta de nietos ahora. Pero no había nada que pudiera hacer.

Publicidad

Dejó un ramo sobre la tumba de su hijo y miró alrededor. Entonces notó una lápida que no estaba allí la última vez. Magdalena quedó boquiabierta cuando vio el nombre: Eva Bermúdez. Era ella. ¡Era su exnuera!

Mujer mayor llorando. | Foto: Pexels

Mujer mayor llorando. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Qué pasó? ¿Qué...?", suspiró, acercándose a la lápida. Pero solo tenía el nombre. "¿Qué pasó con el bebé?".

Salió corriendo del cementerio, se subió al auto y fue al apartamento de Eva y Elías. Allí se encontró con el dueño, que por casualidad estaba allí ese día. Lamentablemente, el hombre le dio una noticia terrible.

"Eva era una buena inquilina. Murió al dar a luz. Fue horrible. Escuché que nadie estuvo con ella en el hospital, así que pagué por su lápida. Todo el mundo debería tener una para ser recordado", dijo el hombre mientras miraba distraído su bloc de notas. Claramente estaba ocupado y quería terminar con la conversación.

Publicidad

"¿Sabes qué pasó con su bebé?", preguntó Magdalena desesperada.

"Creo que las dos fueron enviadas al Orfanato Renacer", dijo el hombre. "Lo lamento. Tengo que irme. Que tenga un buen día, señora".

"¡Espera!", gritó ella. "¿Qué quieres decir con 'las dos'?".

"Ah, escuché que Eva tuvo gemelas".

Magdalena estaba en shock. No podía creerlo. Dos bebés. “¿Y si estaba equivocada? ¡Podrían ser las hijas de Elías!”, pensó.

La mujer volvió a su auto. Buscó la dirección del orfanato en Google y comenzó a conducir. No estaba muy lejos, pero Magdalena no sabía si las bebés todavía estaban allí.

Publicidad

Si Eva había muerto en el parto, esas niñas ya debían tener alrededor de siete o seis meses. Probablemente ya las habían adoptado.

Orfanato. | Foto: Shutterstock

Orfanato. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Lee también: Hombre rico echa a su hija malcriada, un año después encuentra un bebé en la puerta con una nota - Historia del día

Llegó al lugar, entró al edificio y le dijo a una empleada que estaba buscando a sus nietas desaparecidas. La recepcionista llamó a la directora y acompañó a Magdalena a su oficina.

"Señora Bermúdez, ¿puede contarme más sobre sus nietas?”, le preguntó la directora.

Magdalena se derrumbó y le contó todo lo que había sucedido. Le dijo que pensaba que Eva había sido infiel, que su hijo murió en un accidente y que ella había rechazado a su nuera. Todo. Ella lloró mientras la directora la escuchaba atenta.

Publicidad

"Y el nombre de la madre era Eva Bermúdez, ¿correcto?", preguntó mientras buscaba en sus archivos.

"Sí, esa era mi nuera".

“Bueno, señora Bermúdez. Está de suerte. Las bebés todavía están aquí. Sin embargo, hay algunas familias interesadas en ellas. Pero si su historia es cierta y usted es la abuela biológica de las niñas, tiene prioridad sobre cualquiera”, dijo la directora con el ceño fruncido.

"¿No son buenas noticias?", preguntó Magdalena, secándose las lágrimas y sintiendo esperanza por primera vez ese día.

"Supongo que sí, Sra. Bermúdez, pero dos bebés dan mucho trabajo. ¿Está segura de que las quiere?”, preguntó la directora con seriedad.

Publicidad

Magdalena lo pensó durante unos segundos. Ella podía criar a esas bebés, pero ¿era la elección correcta para ellas?

Bebés gemelas. | Foto: Shutterstock

Bebés gemelas. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Yo necesito saber si eran de Elías. ¿Podemos hacernos una prueba de ADN?", suplicó la mujer.

La directora asintió con la cabeza y se puso de pie. No tuvo ningún problema con esa solicitud y llevó a Magdalena a conocer a las bebés. Eran adorables. Se enamoró de ellas de inmediato, por lo que el orfanato siguió adelante con las pruebas de ADN.

Varios días después, los resultados confirmaron que eran nietas de Magdalena.

La directora le preguntó una vez más si realmente quería acogerlas. “Podrían ser adoptadas pronto por una buena familia”, dijo, instándole a tomar la decisión correcta.

Publicidad

Pero Magdalena no podía dejarlas ir. No sabía si realmente tendrían una familia amorosa y no podía dejar su destino al azar. Además, había mucha culpa en su corazón. Si ella no hubiera puesto a su hijo en contra de su esposa, tal vez estarían vivos y felices. Ahora quería enmendar su error.

Entonces Magdalena se llevó a las bebés a casa y contrató a una niñera para que la ayudara. Ya que era mayor, la Sra. Bermúdez organizó su testamento y decidió quién se quedaría con las niñas si algo le pasaba a ella. Así estarían a salvo.

Afortunadamente, Magdalena vivió varias décadas más, y sus nietas, Evalina y Elisa, se convirtieron en personas hermosas como sus padres.

Publicidad
Abuela y nietas sentadas al aire libre. | Foto: Pexels

Abuela y nietas sentadas al aire libre. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No hagas suposiciones, y menos de forma apresurada. Magdalena no sabía qué tratamiento de fertilidad se había hecho la pareja, por lo que supuso que Eva había sido infiel. Todos pagaron un precio terrible al final.

Publicidad

Repara tus errores. Magdalena hizo todo lo posible para compensar su gran error. Afortunadamente, encontró a sus nietas y pudo criarlas con dedicación.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Lee más: Pobre anciano nunca dejaba entrar a nadie en su casa, pero un vecino entra tras su muerte - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Niño huérfano halla mochila malograda en casa abandonada y se entera de que es de su madre desaparecida - Historia del día

04 de mayo de 2022

20 años después de dar en adopción a su hijo recién nacido, mujer recibe e-mail del padre adoptivo - Historia del día

05 de marzo de 2022

Mamá se encuentra con su hijo en cementerio y le pregunta por qué está allí: "No sé quién eres", responde él - Historia del día

25 de febrero de 2022

Mujer se encuentra regularmente a una anciana con trillizos, luego ve a policía llevándose a los niños - Historia del día

16 de abril de 2022