Matrimonio se divorcia tras 56 años porque el hombre cree que son muy viejos para el romance - Historia del día

Georgimar Coronil
12 ene 2022
19:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Érica y Miguel se casaron a los 20 años y tuvieron el mejor matrimonio. Pero a los 76 años, Miguel se dio cuenta de que ya no quería mantener vivo el romance. Esto rompió el corazón de Érica y le pidió el divorcio. Luego ocurrió algo sorprendente.

Publicidad

"No entiendo por qué ya no me traes flores", se quejó un día Érica con su marido, Miguel. Tras 56 años de matrimonio, él había dejado de ser romántico de repente.

"Érica, no te vas a morir si no te traigo flores todos los días", le contestó Miguel desde el sofá, mientras cambiaba canales con el control remoto.

Pareja de ancianos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

La mujer se mostró contrariada. "Pero eso no es justo. Desde hace un mes, has dejado de tener todos los gestos románticos. ¿Qué está pasando? ¿Tienes una aventura? ¿A NUESTRA EDAD?", exclamó indignada, poniéndose las manos en la cintura.

"Por el amor de Dios, Érica. Han pasado décadas desde que nos casamos y te he regalado algo todos los días desde entonces. ¿Pero dejo de hacerlo por un tiempo y de repente te engaño? ¿Estás loca?", preguntó Miguel.

"¡ES QUE NO LO ENTIENDO! ¿YA NO ME QUIERES?", gritó Érica.

Miguel se levantó del sofá ante esa pregunta y miró a su mujer con seriedad. "¡Quizá estoy cansado de ser el único que hace algún tipo de gesto romántico!", soltó. "¡56 años, Érica! Durante 56 años, he sido el único que ha expresado algún tipo de romance. Te invito a citas. Compro flores. Compré regalos. ¡Hago TODO! Y tú simplemente lo tomas todo y no das nada a cambio".

Publicidad

Érica se quedó con la boca abierta ante las palabras de su marido. Entonces Miguel decidió salir a dar un paseo para refrescarse.

Ella se sentó junto a la mesa de la cocina y pensó en su matrimonio. Miguel no estaba del todo equivocado. Érica nunca lo llevaba a citas ni le compraba mucho. Podía excusar su comportamiento diciendo que habían nacido en otra época, en la que los hombres hacían todo el esfuerzo en el aspecto romántico. Pero sabía que eso era una excusa barata.

Érica creía que mantener su hogar, cocinar y criar a sus hijos era suficiente. Pero los chicos se habían mudado hace muchos años. Ella seguía limpiando y cocinando, pero estaba claro que su marido tenía toda la presión de mantener viva la chispa. Eso era injusto para él, así que Érica decidió cambiar algunas cosas.

Publicidad

Cuando Miguel regresó, lo invitó a salir y le dijo que iba a pagar. Pero su esposo se negó.

Mujer triste. | Foto: Pexels

"No quiero hacer eso ahora", dijo él, yendo a su habitación y apenas hablándole esa noche.

Publicidad

Es justo, reflexionó Érica. Miguel estaba enfadado, pero ella podía ser paciente y esperar a que su molestia se calmara.

Desgraciadamente, nada de lo que ella hacía lo apaciguaba. Miguel no aceptaba sus intentos de gestos románticos y se enfadaba cada vez que insistía. Érica le compró unas flores en un momento dado, y él frunció el ceño al verlas.

"Son más bien para ti, ¿no?", preguntó Miguel, todavía con el ceño fruncido y arqueando una ceja. "No tienes que seguir haciendo estas cosas, Érica. Ya somos demasiado mayores para esto".

Publicidad

"¿Qué quieres decir? Estoy intentando devolver lo que no he hecho en 56 años. ¿Por qué no puedes aceptarlo?", replicó Érica. Ahora estaba completamente confundida por su actitud. ¿No era esto lo que había pedido?

"Porque esto no es lo que quería. Solo quiero que nos relajemos y dejemos de esforzarnos tanto. Somos viejos. Hemos tenido suficiente romance en nuestras vidas. Ahora, es el momento de simplemente... ser", respondió Miguel, devolviéndole las flores y yéndose al porche a fumar.

Ella lo miró sentado afuera y su corazón se rompió. No pudo soportarlo. No entendía por qué de repente él no quería ningún romance. ¿Hay una fecha de caducidad para el amor?, pensó Érica con desgano, volviendo a su habitación.

Publicidad

Intentó que este nuevo acuerdo funcionara, pero era difícil. Miguel no la besaba ni la abrazaba tan a menudo. De repente, ella también era tímida con él. Eso no había ocurrido en medio siglo. Pasaron dos meses desde entonces.

Ramo de flores. | Foto: Pexels

Publicidad

Las cosas entre ellos simplemente no estaban funcionando. Por lo tanto, Érica le pidió el divorcio. No podía vivir con alguien a quien no amaba.

Miguel se sorprendió, pero aceptó mudarse mientras Érica se quedaba en su casa. Su hijo, Henry, lo acogió, aunque este nuevo acuerdo preocupó al resto de sus retoños. Sus dos hijas, Alexandra y Marisa, intentaron hacer cambiar de opinión a Érica, pero su madre estaba decidida.

"Si el romance se acabó, no hay razón para casarse", les dijo a sus hijas con obstinación. Poco después, Érica solicitó el divorcio y unos meses más tarde se concretó.

Publicidad

Miguel seguía en casa de Henry cuando sonó el teléfono fijo. La esposa de Henry contestó y exclamó de repente: "¡¿Qué?!".

El anciano levantó la vista de su novela y se fijó en la mujer de su hijo, que se giró para mirarle con una expresión de lo más preocupada. "Vale, ahora mismo vamos", dijo y colgó. "Miguel, tenemos que ir al hospital. Érica acaba de tener un ataque al corazón".

Los ojos de Miguel se abrieron de par en par por la sorpresa antes de entrar en acción. Se apresuró a coger su chaqueta, tirando su libro y sus gafas de lectura.

Cuando llegaron el médico les explicó que Érica estaba bien, pero que no podía moverse mucho. Miguel se sentó a su lado y no se separó de ella. Le dio de comer y le hizo compañía. Cuando le dieron el alta, él se negó a salir de su casa, alegando que estaba allí para ayudar.

Publicidad

Pareja sonriendo. | Foto: Pexels

Pero Henry, Marisa y Alexandra sabían la verdad. Su padre había vuelto a casa porque amaba a su madre y nunca había dejado de hacerlo a pesar del divorcio. Muy pronto, las flores y los gestos románticos volvieron a llegar.

Publicidad

Y cuando Érica se puso mejor, devolvió los gestos para que Miguel no se sintiera nunca más menospreciado. Reavivaron su romance y se volvieron a casar en el que habría sido su 58º aniversario, si no se hubiesen divorciado.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La reciprocidad es esencial en cualquier relación: Ambos cónyuges deben esforzarse por mantener el romance en la relación.

Descubre el lenguaje del amor de tu cónyuge: A algunas personas les encanta hacer regalos y otras prefieren los actos de bondad. Es fundamental averiguar lo que le gusta a tu pareja antes de tener problemas.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad