Bebé mestiza fue dada en adopción por padres biológicos blancos debido a su color de piel

Mayra
15 ene 2022
04:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Una niña mestiza nacida en un hogar blanco fue dada en adopción porque nació en el apartheid de Sudáfrica. Una pareja blanca en el Reino Unido la adoptó y su madre biológica les dijo a todos que había muerto.

Publicidad

Vivir con una crisis de identidad puede ser perjudicial para el bienestar emocional de las personas. Muchos niños adoptados pasan toda su vida tratando de responder preguntas sobre sí mismos, y su búsqueda personal nunca termina.

Sara-Jayne Makwala King experimentó estos sentimientos; se sentía diferente de todos los que la rodeaban. Era mestiza y no había ningún otro niño como ella donde vivía.

Sara-Jayne con su madre adoptiva. [Izquierda]; Sara-Jayne [derecha] | Foto: Instagram.com/thisissjking

Publicidad

MUCHAS PREGUNTAS

Creció en Crowhurst, un pequeño pueblo en Surrey, Inglaterra. Tanto ella como su hermano fueron adoptados, pero a diferencia de ella, él era blanco. A pesar de tener una familia adoptiva amorosa, no podía dejar de cuestionar su propia identidad.

Sara-Jayne tuvo una infancia agradable, pero ser una niña mestiza en un barrio blanco la hizo sentir como pez fuera del agua. Ser diferente significaba atraer la atención innecesaria de la gente, y los niños a menudo la miraban y jugaban con su cabello.

Sus padres adoptivos hicieron todo lo posible para que se sintiera cómoda. Si bien sabía sobre su adopción, su familia se negó a compartir detalles sobre sus padres biológicos o por qué fue adoptada.

Publicidad

Con el tiempo, Sara-Jayne logró descubrir que era de Sudáfrica. Pero tener tantas preguntas sin nadie que las respondiera la llevó a la ansiedad y la depresión. Pronto, su autoaislamiento se intensificó y se volvió más retraída.

A los 13 años intentó suicidarse. Posteriormente, tuvo comportamientos de autolesión y desarrolló un trastorno alimentario. Cuando ya no pudo soportar lo desconocido, fue a la habitación de sus padres para buscar detalles sobre su pasado.

Publicidad

HISTORIA DE SU ADOPCIÓN

Mientras husmeaba, se topó con una carta dirigida a ella, y quedó asombrada por lo que decía. La había escrito su madre biológica y la había enviado un año después de que ella naciera.

La carta contenía la desgarradora historia de su adopción. Después de leerla, entendió por qué sus padres adoptivos habían actuado así. Según la carta, había nacido en Sudáfrica y su madre biológica era una mujer blanca.

La nota decía que su madre biológica había conocido a un hombre sudafricano en la década de 1970. Después de terminar la universidad, lo acompañó a Sudáfrica, donde comenzaron a vivir juntos y a trabajar en un hotel en Johannesburgo.

Publicidad

Con el tiempo, surgieron tensiones entre los dos y la madre de Sara-Jayne conoció a un hombre negro, que era chef del hotel. Su enredo romántico ocurrió cuando Sudáfrica estaba bajo el apartheid y las relaciones interraciales estaban prohibidas.

Como resultado de su aventura romántica, ella quedó embarazada. Sara-Jayne nació en algún momento de 1980. Parecía blanca al nacer, por lo que su madre biológica pensó que era hija de su esposo.

La llamaron Karoline y comenzaron a vivir como lo haría cualquier familia. Después de algunas semanas, resultó evidente que Sara-Jayne era mestiza. La mujer le contó todo a su esposo y al médico por temor a ser condenada y por la seguridad de su bebé.

Publicidad

ABANDONADA

La pareja y su médico idearon un plan. Les dijeron a sus familiares y amigos que su bebé tenía una enfermedad renal y necesitaba ayuda médica en Londres. Todo fue un acto para sacar a Sara-Jayne a salvo de Sudáfrica.

Publicidad

Su madre la dio en adopción a una pareja británica en Londres. Afortunadamente, la nueva familia de Sara-Jayne era muy cariñosa. Por otra parte, la madre biológica sabía que le harían preguntas sobre el paradero de la bebé en casa.

Así que ideó otro plan para asegurarse de que su aventura prohibida nunca saliera a la luz. Les dijo a todos que su hija había fallecido en Londres debido a su condición médica.

Darse cuenta de que su madre biológica la había abandonado e incluso orquestado una historia sobre su muerte intensificó la depresión de Sara-Jayne. Pensó que era horrible que los padres abandonaran a sus hijos por el color de la piel.

Publicidad

“La única persona en la Tierra que se supone que debe amarte, cuidarte y nutrirte sin importar nada (...) regaló a su hija”, dijo a la BBC.

A pesar de todo, Sara-Jayne siguió manteniéndose fuerte e incluso completó sus estudios de Derecho y Periodismo en la Universidad de Greenwich y la Universidad de Canterbury. También contactó a su madre biológica a través de la agencia de adopción.

Publicidad

DECEPCIONES Y ALEGRÍAS

Si bien su madre biológica respondió, dijo que no quería comunicarse más. Su respuesta y falta de remordimiento o disculpas destrozaron a Sara-Jayne. Poco después, consiguió un trabajo en Dubai y se labró una exitosa carrera en la radio.

Lamentablemente, su trágico pasado y sus comportamientos autodestructivos la hicieron perder su nuevo trabajo. Se dio cuenta de que necesitaba ayuda y descubrió que la rehabilitación en Sudáfrica era asequible.

Cuando aterrizó en Johannesburgo, sintió una extraña sensación de pertenencia. Todo le resultaba familiar y finalmente estaba en casa. Afortunadamente, se encontró con su medio hermano, el otro hijo de su madre biológica y su respuesta fue cálida.

Publicidad

Después de viajar constantemente entre Sudáfrica y el Reino Unido, Sara-Jayne se mudó a Sudáfrica. Allí se encontró consigo misma y cambió formalmente su nombre, abandonó el nombre en su certificado de nacimiento sudafricano, “Karoline King”.

En 2017, publicó una autobiografía con la historia de su adopción y su vida posterior. Mientras promocionaba su libro en la radio, mencionó el nombre de su padre biológico y los usuarios de Twitter se pusieron en acción.

Pronto, tuvo el número de teléfono de él, y para su sorpresa, estaba encantado de saber de ella. Después de una semana, el reencuentro de papá e hija ocurrió en una cafetería en un centro comercial en Johannesburgo.

Publicidad

CONMOVEDORA REUNIÓN

Cuando se reencontró con su padre biológico, no podían dejar de llorar y abrazarse. Ella lo llamó “el mejor día de su vida”. También agregó el apellido de su padre al suyo y se convirtió en “Sara-Jayne Makwala King”.

Publicidad

“De repente me di cuenta de que soy la hija de alguien. Soy la hija de alguien y pertenezco”, dijo con respecto a la conmovedora reunión.

Después de conocer a su padre biológico y a su medio hermano y establecerse en Ciudad del Cabo como locutora de radio, se sintió completa. En medio de la angustia y el caos, finalmente reconoció su identidad como mujer sudafricana negra.

En México, el Sistema Nacional de Apoyo, Consejo Psicológico e Intervención en Crisis por teléfono ofrece atención a través del 0155 5259-8121. En Estados Unidos, puede llamar a la Red Nacional de Prevención del Suicidio al 1-888-628-9454. En España, llame al Teléfono contra el Suicidio a través del 911 385 385. Otras líneas internacionales de ayuda al suicidio pueden encontrarse en befrienders.org.

Publicidad

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.