Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Pasajeros ignoran a niño lloroso hasta que una mujer descubre que abordó el avión equivocado - Historia del día

Vanessa Guzmán
20 ene 2022
16:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un niño se perdió en el aeropuerto y comenzó a llorar al darse cuenta de su error en el avión, pero nadie le prestó atención hasta que una mujer tomó medidas.

Publicidad

Lucas era un niño de ocho años cuando su madre Evelyn le dijo que pasarían unos días de vacaciones en un resort en el exterior junto con unos familiares.

Era una gran oportunidad para él, pues rara vez había visto a otros miembros de la familia. El llamado para el paseo fue realizado por la madre del niño.

Niño sentado en la ventanilla de un avión. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Se invitó a varios hermanos, tíos, tías, primos y abuelos, y nadie dijo que no, no cuando Evelyn reveló que el lugar de vacaciones sería Universal Orlando Resort, en Miami, Florida, Estados Unidos.

Todos esperaban con ansias el viaje e hicieron los preparativos adecuados para ello. Lucas estaba muy emocionado, pero también le angustiaba el día de la partida.

Para ocultar sus nervios comenzó a dar vueltas alrededor de su familia mientras hablaba de las cosas que le gustaría ver y las cosas que quería hacer.

La ruidosa charla que había comenzado esa mañana cansó rápidamente a la familia de Lucas mientras se sentaban en la camioneta que los llevaba al aeropuerto.

Publicidad

Todos deseaban que se callara, incluso Evelyn tuvo que recurrir a amenazas varias veces para mantenerlo en silencio, pero Lucas seguía hablando.

Después de un largo viaje, toda la familia llegó al aeropuerto y se trasladó a la zona de embarque. Allí se encontraron con un mar de personas que también intentaban abordar sus aviones con diferentes destinos.

En el caos, Lucas cometió el error de soltar la mano de su madre y fue tragado por la multitud de personas. Cuando se dio cuenta de que estaba perdido, dudó un poco antes de entrar en pánico, e inmediatamente vio a su familia moviéndose hacia la entrada de un avión.

Publicidad

Lee también: Niña desaparece del avión durante el vuelo y la pobre mamá lucha por conseguir ayuda - Historia del día

Avergonzado de haberse perdido, Lucas guardó silencio y se reunió con ellos sin hacer ruido. La azafata que controlaba a la gente pensó que Lucas estaba con la familia a la que acababa de chequear, así que también lo dejó entrar.

Terminal aéreo. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de encontrar un asiento cómodo, Lucas comenzó a buscar a su familia. No fue suficiente para que se preocupara porque no era su primera vez en un avión. Sabía que podrían haberles asignado asientos en cualquier parte de la nave.

Estaba más que feliz de haber conseguido un asiento junto a la ventana, y también se sentía seguro al saber que si se desabrochaba los cinturones de seguridad y se ponía de pie, su madre definitivamente se le acercaría para castigarlo.

Después de un tiempo, Lucas se desabrochó el cinturón de seguridad y esperó a que su mamá saliera, pero no lo hizo, así que decidió que la buscaría por su cuenta.

Publicidad

Vagó por el avión durante varios minutos, pero nadie le hizo caso hasta que se asustó y empezó a llorar. No podía entender lo que estaba pasando.

Mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas, Lucas caminó entre las filas de asientos, mirando los rostros que esperaba que lo reconocieran. Pero ninguno de ellos lo hizo.

"Fuera de mi vista, niño", gruñó un hombre impaciente, asustando aún más al angustiado Lucas.

Después de varios minutos de vanos intentos, Lucas volvió a su asiento junto a la ventana y empezó a sollozar en silencio. El hombre sentado junto a él lo miró e inmediatamente centró su atención en el teléfono que sostenía.

Publicidad

Lucas siguió llorando hasta que una mujer lo notó. Ella era la persona a quien Lucas había confundido inicialmente como su madre debido a sus muchos hijos. Habría llorado solo todo el vuelo si la mujer no se hubiera acercado.

"¿Por qué lloras, cariño?", le preguntó al niño, pero no obtuvo respuesta de él hasta que le pidió al hombre que estaba sentado a su lado que tomara su asiento, que estaba al frente, mientras ella lo reemplazaba.

Ventanilla de un avión. | Foto: Pexels

Publicidad

En el momento en que se sentó, Lucas habló. "No puedo encontrar a mis padres", dijo, con lágrimas corriendo por su rostro.

"¿Dónde están?", ella le preguntó, pero él negó con la cabeza como si no supiera.

"Pensé que eras mi mamá cuando pasaste con tu familia, así que te seguí hasta el avión. ¿También vas a Florida?", preguntó Lucas.

"¿Qué? ¿Florida?". La mujer se rio. "Nos dirigimos a California".

Fue entonces cuando se dio cuenta. El niño estaba en un avión con destino a California mientras que sus padres debieron abordar el que se dirigía a Florida.

Publicidad

"Oh, chico", expresó con compasión la mujer.

Mientras tanto, el avión con destino a Florida fue detenido en el aeropuerto porque les faltaba un pasajero: Lucas, de 8 años. Su madre, que se culpaba a sí misma, sollozaba desconsoladamente mientras su esposo y otros hombres de la familia intentaban desplegarse y buscarlo en el aeropuerto.

De regreso en el avión que se dirigía a California, la mujer no tenía idea de cómo solucionar el problema, por lo que decidió comunicarse con una azafata.

Después de describirle la situación a la azafata, se le dijo al piloto del avión, pero como habían recorrido cierta distancia, se decidió que tratarían de contactar a la familia del niño en el aeropuerto.

Publicidad

Mientras tanto, después de una búsqueda exhaustiva del avión con destino a Florida, se confirmó que el niño no estaba en ninguna parte de la aeronave, lo que permitió que despegara, aunque sin la familia de Lucas. Ellos permanecieron en el aeropuerto con la esperanza de localizarlo.

Varias horas más tarde, los recibió un funcionario del aeropuerto con información sobre el paradero de su hijo. "Se equivocó de avión", les dijo el hombre aliviado.

Unas horas más tarde, toda la familia se reunió con Lucas; su madre estaba especialmente feliz de que su hijo hubiera regresado sano y salvo.

Lee también: Pobre anciana es rechazada de la clase ejecutiva hasta que foto del piloto se cae de su cartera - Historia del día

Publicidad

Se prometió a sí misma escuchar siempre atentamente las historias de su hijo y tomarlo de la mano con fuerza para evitar que la situación volviera a ocurrir.

Interior de un avión. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué aprendimos con esta historia?

Busca una manera de ayudar: Nadie trató de ayudar a Lucas porque no querían ser responsables de un niño de 8 años. No les importaba por qué estaba llorando, pero afortunadamente una mujer con hijos propios se compadeció de él y decidió ayudarlo.

Si no sabes qué hacer, no entres en pánico: Saber qué hacer es importante, pero es aún más crucial saber cómo actuar para resolver un problema.

La mujer que ayudó a Lucas no tenía idea de cómo ubicar a su familia, pero no entró en pánico, sino que buscó a una azafata que ayudó a reunir al niño con sus seres queridos.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad