logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Esposo se pierde durante fuerte nevada: su esposa de 74 años sale a buscarlo - Historia del día

Georgimar Coronil
21 ene 2022
18:40

La esposa de Juan se preocupó cuando él salió al granero durante la peor ventisca del siglo, por lo que decidió ir a rescatarlo, a pesar del riesgo que corría.

Publicidad

Jenny Sánchez tenía 74 años y no estaba disfrutando de la jubilación tanto como había imaginado. De hecho, la odiaba. Había intentado convencer a su marido Juan de que comprara un apartamento en la playa para poder disfrutar del sol, pero él tenía otras ideas.

Sus abuelos habían sido granjeros y tenía buenos recuerdos de los veranos que había pasado con ellos. Así que Juan adquirió un pequeño rancho con un bonito granero rojo y un puñado de ovejas y se mudaron. Pero Juan nunca había pasado los inviernos en el campo.

Granero en la nieve. | Foto: Shutterstock

Granero en la nieve. | Foto: Shutterstock

Publicidad

La primavera era preciosa y el verano glorioso, pero en cuanto llegó el otoño, Jenny supo que las cosas no iban a ser tan perfectas como las había imaginado su marido.

Por un lado, la cría de animales era realmente un montón de trabajo. Es cierto que solamente tenían cinco ovejas, tres cabras, un puñado de gallinas y un cerdo. Pero había que alimentarlos y cuidarlos. Era un trabajo de 24 horas al día.

Juan había querido tener cabras nodrizas para la leche: "¡Vamos a hacer nuestro propio queso!", había exclamado entusiasmado. Sin embargo, ordeñar implicaba que tenían que levantarse antes de que saliera el sol y había que volver a hacerlo al anochecer.

Publicidad

Lee más: Mujer finge dormir toda la noche para ver si su esposo está mintiendo, y lo que descubre la impacta - Historia del día

Las ovejas habían tenido corderos, pero tres de las pequeñas criaturas tenían que ser alimentadas con biberón. Más trabajo. Oh, los huevos frescos de la granja eran encantadores, pero alguien tenía que ir al granero y sacarlos de debajo de las gallinas malhumoradas.

No, la vida en la granja no era para nada lo que Juan le había dicho a Jenny que sería. Era un trabajo duro y repetitivo, una vida solitaria y aburrida. Así que, para entretenerse, Jenny empezó a ver todos los documentales sobre la naturaleza que podía.

Publicidad

Cuando esto ocurrió Juan se mostró irritado. Le dijo a Jenny que se había vuelto adicta a la televisión y que no le interesaba nada más. Ella estaba cansada de las ovejas, las cabras, los cerdos y las gallinas, que era lo único de lo que hablaba Juan.

Llevaban cincuenta años de casados, pero por primera vez se estaban distanciando. "¡No lo estás intentando, Jenny!", gritó Juan con rabia.

Animales en un establo. | Foto: Unsplash

Animales en un establo. | Foto: Unsplash

Publicidad

"He hecho lo que querías, vivo donde quieres que viva, ¡qué más puedes esperar!", contestó ella.

"¡Quiero que seas feliz como antes!", replicó Juan.

"¡Tú no me haces feliz, Juan Sánchez, así que vete a ordeñar una cabra o algo así!", vociferó Jenny. Juan se puso muy rojo y se marchó dando pisotones. Esa noche durmió en el sofá y no le dijo ni una palabra a su mujer.

El día siguiente amaneció oscuro y Jenny vio el pronóstico del tiempo para su zona. "Juan", le llamó. "¡Dicen que nos va a caer la tormenta del siglo! Una enorme ventisca".

Lee más: Anciana pobre corta su largo pelo para comprarle un regalo de Navidad a su marido, pero todo es en vano - Historia del día

Publicidad

"Puedo escuchar bien", dijo él. "Me he enterado de lo de la ventisca y voy a poner las ventanillas para tormentas". Salió con su anorak y sus botas de agua y Jenny le oyó martillear por la casa.

Para cuando se puso el sol, caía una terrible tormenta de nieve. Jenny estaba ocupada preparando la cena cuando vio a su marido dirigirse a la puerta. "¿Adónde vas?", le preguntó.

"A ordeñar las cabras", contestó Juan con frialdad. "Alguien tiene que hacer el trabajo".

"¡Juan, es peligroso! Deberías quedarte dentro...", dijo Jenny, pero Juan ya estaba en la puerta. La mujer observó preocupada cómo su esposo desaparecía en la nieve arremolinada. Pasaron las horas y se preocupaba cada vez más.

Publicidad
Mujer viendo televisión. | Foto: Unsplash

Mujer viendo televisión. | Foto: Unsplash

Ya era tiempo de que Juan hubiera alimentado a los animales y ordeñado a las cabras. Debería haber regresado calentándose los pies junto al fuego y refunfuñando porque la cena se había retrasado porque ella había estado viendo la televisión.

Publicidad

Jenny se asomó a la puerta trasera. Ni siquiera podía ver el granero, no podía ver nada más que una cortina blanca de nieve aullante. Y Juan estaba en el granero. "¡Nunca logrará volver solo!", se dijo a sí misma. "¡Tengo que ir a buscarlo!".

Jenny se puso el abrigo, pero entonces pensó que tal vez sería mejor hacer un plan o se perdería en la ventisca sin que nadie la rescatara. Se acordó de un documental que había visto hace poco sobre unos científicos que pasaban el invierno en la Antártida.

Tenían cuerdas tendidas entre los distintos edificios del campamento para no perderse. Tal vez Jenny podría adaptar su idea. Encontró un rollo de cuerda y se ató un extremo a la cintura y otro a la puerta trasera. Eso debería funcionar.

Publicidad

Lee más: Pareja discute durante una noche de invierno en el bosque y oye a bebé llorar bajo un árbol - Historia del día

Se envolvió la cara con una bufanda y se puso en marcha. Jenny no podía ver nada, pero tenía una idea de la dirección general del granero. Hacía mucho frío y el viento era muy fuerte, pero se imaginó a Juan atrapado en el granero, con frío y hambre, siguió adelante.

Entonces, de repente, chocó con algo. Era el granero. Tanteó con cuidado hasta encontrar la puerta y la abrió de un empujón. Lo primero que vio fue a Juan con un aspecto muy miserable sentado en un fardo de heno envuelto en una vieja manta para caballos.

Publicidad

"¡Jenny!", gritó, poniéndose en pie de un salto. "¿Cómo has llegado hasta aquí?"

Cuerda en el suelo. | Foto: Unsplash

Cuerda en el suelo. | Foto: Unsplash

"No regresaste y por eso vine a buscarte", dijo ella. "Te llevaré de regreso a casa para cenar".

Publicidad

"Pero nunca encontraremos el camino de vuelta con esta ventisca", aseguró Juan. "¡Ahora tú también estás atrapada aquí!"

"¡No!", manifestó Jenny con orgullo y le mostró a Juan la cuerda atada a su cintura. "¡Todo lo que tenemos que hacer es seguir la cuerda hasta nuestra propia puerta trasera!"

Juan se quedó con la boca abierta. "¡Debería haber pensado en eso!", gritó. "¡Es brillante!"

"Lo vi en uno de esos documentales inútiles que me gustan...", explicó Jenny con un guiño. "¡Venga, vamos a casa!".

Los esposos recorrieron el camino de regreso usando la cuerda como guía. Paso a paso a través de la terrible tormenta lograron llegar sanos y salvos hasta su cocina. Allí bebieron chocolate caliente. Estuvo cerca y Juan sabía que le debía su vida a Jenny.

Publicidad

El hombre no volvió a criticar a su esposa por ver documentales y le prometió que pasarían unas semanas en la playa y que otra persona podría ordeñar las cabras.

Hombre besando a su mujer. | Foto: Unsplash

Hombre besando a su mujer. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Pensar antes de actuar: Juan se fue al establo sin considerar en cómo volvería a través de la ventisca, pero Jenny trazó un plan y lo rescató.

Todo el conocimiento que adquirimos es valioso: Nunca se sabe cuándo algo que se aprende va a ser útil, como cruzar al granero en medio de la ventisca.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Hombre que echó a su hija con su bebé la busca por 5 días: ve su cochecito bajo un puente - Historia del día

11 de mayo de 2022

Abuelos echan a adolescente embarazada al frío: años después le piden ayuda - Historia del día

29 de marzo de 2022

Hombre rico brinda refugio a anciana con bebé en brazos y se emociona al descubrir el colgante que lleva - Historia del día

22 de febrero de 2022

Hombre deja a quien fue su esposa por 47 años y meses después le suplica de rodillas que lo perdone - Historia del día

04 de abril de 2022

En su boda, novia se entera de que su prometido ha tenido 4 esposas y que todas huyeron de él - Historia del día

09 de abril de 2022

Niño huérfano halla mochila malograda en casa abandonada y se entera de que es de su madre desaparecida - Historia del día

04 de mayo de 2022

Hombre pobre ayuda a anciana en el camino: luego ve su nombre en la tele y recibe recompensa de $112.000 - Historia del día

14 de marzo de 2022

Operador ignora a niño de 4 años que llama a pizzería pidiendo ayuda para su madre embarazada - Historia del día

18 de febrero de 2022

Mamá de quintillizos no puede pagar los víveres: una voz detrás dice: "Tu factura ya fue pagada" - Historia del día

08 de marzo de 2022

Papá nota que su hija va todas las noches a estacionamiento abandonado y la sigue - Historia del día

28 de marzo de 2022

Anciano deja todas sus propiedades a joven esposa: nieta solo hereda un viejo granero - Historia del día

05 de abril de 2022

Mujer ve que señor de 89 años compra rosas rojas en su tienda cada día y decide seguirlo - Historia del día

17 de marzo de 2022

Mamá solitaria con tres hijos va a dar de comer a su bebés por la mañana y ve que ya fueron alimentados - Historia del día

18 de mayo de 2022

Hombre está convencido de que su esposa murió 3 años atrás, y se la encuentra por accidente en sus vacaciones - Historia del día

23 de febrero de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited