Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Justo antes de boda, niña roba el vestido de novia de mamá y le ruega a desconocido que lo compre - Historia del día

Vanessa Guzmán
26 ene 2022
16:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Una niña de 9 años roba el vestido de novia de su madre y huye con él. Su intención era venderlo a un extraño y detener la boda. Sin embargo, se arrepiente de su decisión cuando su madre se enferma y la llevan al hospital.

Publicidad

Susan Pereira tenía solo 16 años cuando quedó embarazada. Ella pensó que contarle las buenas noticias a su novio Jaime lo emocionaría tanto como a ella, y criarían a su bebé juntos.

Para su consternación, sucedió todo lo contrario. Jaime la abandonó y se alejó de su vida, alegando que no quería tener un hijo.

Vestido de novia. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Susan, que era huérfana, quedó devastada cuando su novio la dejó. Pero la mujer siguió adelante. Trabajó duro, completó su carrera, encontró un buen trabajo y crio sola a su hija Ruth.

Sin embargo, la niña siempre tuvo curiosidad por saber por qué no tenía papá. Cuando le preguntó a su madre al respecto, Susan no le ocultó nada. "Ruth", explicó, "tu padre no quería estar con nosotros, así que nos dejó. Pero no lo necesitamos. Tú y yo podemos ser felices sin él, ¿verdad?".

Ruth asintió con la cabeza, de acuerdo con lo que dijo su madre. Pero, a medida que crecía, desarrolló una aversión por los hombres. Ella creía que los hombres eran malas personas que volverían a abandonar a su madre. Así que odiaba cuando su madre salía con uno.

Publicidad

Un día, Susan llegó a casa con un hombre llamado Jeremías y le dijo a Ruth que estaba saliendo con él. A la niña no le gustaba ese hombre. De hecho, lo odiaba y no quería que estuviera con su mamá. Por eso, a la hora de cenar, corrió al asiento junto a Susan para que Jeremías no se sentara a su lado.

Cuando él se fue esa noche, Susan fue al dormitorio de Ruth. "Cariño, tengo que decirte algo", le dijo a su hija. "Jeremy y yo nos gustamos y queremos casarnos. Pero no queremos hacerlo sin decírtelo".

"No me gusta, mami", espetó Ruth. "Todos los hombres son malos. Él es un hombre malo, como papá. Nos dejará y estarás triste".

Publicidad

"Oh, Ruth", dijo su madre mientras la abrazaba. "Jeremías no es así en absoluto. Es un hombre maravilloso que te ama. Vino a nuestra casa porque quería conocerte. Mami lo ama, Ruth, como te ama a ti".

"Pero, mamá", objetó Ruth. "No quiero que estés triste".

"Mami estará feliz con él y tú también lo estarás”.

Lee tamnbién: Mamá impide la propuesta de matrimonio de su hijo gritando "no lo hagas" y el papá graba todo

"Está bien, mami", dijo Ruth en voz baja. "Si te gusta, debe ser agradable. Pero no quiero que te cases con él".

Publicidad

Retrato de niña de cabello rubio. | Foto: Pexels

"No nos vamos a casar pronto, Ruth", explicó Susan. "Todavía nos queda un mes. Antes de eso, a Jeremías le gustaría pasar un tiempo contigo. ¿Está bien?".

Publicidad

"Sí, mamá", dijo Ruth con indiferencia. Sin embargo, la niña no estaba lista para dejar que un hombre rompiera el corazón de su madre.

A pesar de pasar bastante tiempo con Jeremías, quien era muy dulce y amable con ella, a Ruth, él nunca le gustó. Ella pensó que él solo estaba fingiendo ser amable para poder casarse con su madre. Así que ideó un plan para "salvar" a su mamá.

Horas antes de que se programara la boda, Ruth le dijo a su mamá que iba a jugar en su jardín.

Había escuchado a su madre decir por teléfono que su vestido de novia llegaría alrededor de las 11 a. m. Ruth fue al jardín alrededor de las 10:30 a. m., y cuando llegó el paquete, lo tomó y se fue corriendo a un salón cercano con él.

Publicidad

"Hola, mi nombre es Ruth. ¿Puedes comprarme este vestido?", le dijo a la recepcionista del salón, colocando el paquete en su mesa.

Ruth había visto a varias chicas preparándose en un salón para su boda en un programa de televisión, por lo que supuso que la gente en un salón compraba vestidos de novia y decidió vender el de su madre a alguien allí antes de que Susan se enterara.

Sin embargo, cuando llegó al salón, la recepcionista quedó perpleja por su extraña petición. "Hola, encantadora damita. ¿Te importa si te pregunto qué estás haciendo con un vestido de novia? Eres demasiado joven para casarte".

"Oh, no", dijo Ruth con una expresión severa en su rostro. "No es para mí. Es el vestido de mamá. Si no me lo compras, no puedo salvarla. No quiero que mamá esté triste".

Publicidad

Mujer sonriendo. | Foto: Pexels

La recepcionista estaba un poco atónita. "¿Qué quieres decir, Ruth? ¿Por qué tu mami estará triste si no vendes su vestido de novia?".

Publicidad

"Porque…" Ruth acababa de empezar a hablar cuando entró la gerente, la Sra. Andrade. Inmediatamente reconoció a Ruth porque Susan era una visitante frecuente de su salón. Se preocupó cuando la vio sola.

"Hola, Ruth. ¿Qué haces aquí? ¿Dónde está Susan?".

"Oh, señora Andrade. ¿Puede comprar este vestido, por favor? No quiero que mamá se case".

La Sra. Andrade intercambió una mirada rápida con su recepcionista, preguntándose por qué la chica dijo eso, pero la empleada señaló que no tenía idea.

La Sra. Andrade aceptó la oferta de Ruth de comprarle el vestido de novia y le preguntó amablemente: "¿Te gustaría unas galletas con leche?".

Publicidad

"No", respondió la niña. "Tengo que llegar a casa pronto, o mami descubrirá que vendí su vestido. Tengo que irme".

“Pero Ruth, ¿por qué vendiste el vestido? Puedes decírmelo y lo mantendremos en secreto de tu madre".

"¿En serio?"

"¡Sí! Susan nunca debería enterarse de lo que pasó con el vestido, y puedo ayudarte".

"¡Oh gracias!", dijo la pequeña y narró toda la historia de por qué no quería que su madre se casara.

Mujer preocupada. | Foto: Pexels

Publicidad

La Sra. Andrade sintió pena por Susan después de escuchar toda la historia, así que después de enviar a Ruth a casa, la llamó y le contó todo. La boda, por supuesto, había sido cancelada para entonces, no solo porque el vestido había desaparecido, sino también Ruth.

Susan estaba asustada por la desaparición y estaba en el proceso de preguntarles a sus vecinos sobre ella cuando llamó la Sra. Andrade. Jeremías también estaba preocupado, y los dos habían decidido ir a la estación de policía si no encontraban a Ruth pronto.

Así que Susan se enfureció cuando descubrió lo que había hecho su hija. Sin embargo, no le dijo que la Sra. Andrade le había contado todo.

Publicidad

"¿Qué diablos te pasó, Ruth? ¿Sabías que todos habían llegado a la iglesia para la boda, pero tuve que cancelarla debido a tu desaparición? ¡Jeremías estaba tan decepcionado! Se fue hace unos minutos para ocuparse de las cancelaciones. ¿A dónde fuiste?".

"Mami", dijo Ruth, asustada. "Yo - yo estaba jugando cuando..."

"¡Sí, dime, Ruth! ¿Adónde desapareciste?".

Ruth sabía que no podía mentir en ese momento, así que le contó todo a Susan.

Lee también: Hombre no permite que la hija de su novia regrese a su casa

Publicidad

Susan estaba furiosa. Se encerró en su habitación. Ordenó a Ruth que no le hablara. Ruth estaba triste porque había lastimado a su madre. "Lo siento, mami", se disculpó cuando llamó a la puerta de Susan, pero ella le dijo que se fuera.

Mujer abrazando a una niña. | Foto: Pexels

Publicidad

Ruth volvió a su habitación, entristecida por lo que había hecho, pero volvió a la habitación de Susan más tarde esa noche. "¿Todavía estás enojada conmigo, mami? Lo siento", se disculpó, pero no hubo respuesta esta vez.

Ruth llamó varias veces a la puerta de Susan, pero ella no respondió. Afortunadamente, Jeremías había llegado a su casa en ese momento porque Susan no le había devuelto las llamadas.

Cuando tocó el timbre, Ruth contestó con los ojos llorosos. Jeremías le preguntó qué pasó y la niña señaló la habitación de su madre. El hombre llamó varias veces la puerta de Susan, pero no tuvo respuesta, por lo que abrió a la fuerza y la encontró inconsciente.

Publicidad

Jeremías levantó a Susan en sus brazos y corrió al hospital con Ruth. Los médicos allí les informaron que se había desmayado como resultado del estrés.

Jeremías se quedó junto a la cama de Susan toda la noche con Ruth, cuidándolos a los dos. En un momento, le dijo a Ruth que se quedara al lado de su madre cuando él salió a buscar agua. La niña asintió, con los ojos llorosos, culpándose a sí misma por la enfermedad de su madre.

"Lo siento, mami", dijo, sollozando. "Soy una chica mala. Te enfermaste por mi culpa. Nunca lo volveré a hacer".

Cuando Jeremías regresó, estaba fuera de la sala escuchando a Ruth disculparse con su madre. "Lo siento, mami. Por favor, despierta ahora. Nunca te volveré a molestar. Me prometiste que harías un vestido para mi concurso de disfraces. Faltan solo dos días. ¡Por favor, despierta, mami!".

Publicidad

Ruth se echó a llorar cuando vio que su madre no respondía. Jeremías le aseguró que Susan estaría bien pronto y llevó a Ruth a su casa para que pudiera descansar.

Él se quedó con Ruth por la noche y cuando visitó a Susan al día siguiente, le contó todo lo que le habían dicho los médicos y le pidió que perdonara a Ruth. "Ella es una niña, cariño, y tendrá dificultades para aceptarme. Tomaremos esto con calma, ¿de acuerdo?" Susan asintió y accedió a perdonar a la niña.

Niña con disfraz de bruja. | Foto: Unsplash

Publicidad

Cuando Ruth la visitó en el hospital ese mismo día, Susan la abrazó y se disculpó. "Perdón por regañarte, cariño. Mami nunca volverá a hacer algo así".

"Yo también lo siento, mami", dijo Ruth. "¿Podemos ir a casa ahora?".

"Ahora no, Ruth", le explicó Jeremías. "Mami todavía está débil y necesita quedarse aquí. Podemos encontrarnos con ella mañana".

"Ok, te veré mañana, mami. ¡Adiós!", precisó la niña y se fue con Jeremías. Sin embargo, cuando visitó a Susan al día siguiente, la esperaba una sorpresa.

"¡Wow! ¡Este vestido se ve hermoso, mami! ¿Recordaste que tengo una competencia de disfraces mañana?".

Publicidad

"Sí, cariño", dijo Susan. "Lamento no acompañarte en la escuela, pero Jeremías estará allí".

"Está bien, mamá", dijo Ruth. "Te amo".

"¡También te amo cariño!", expresó Susan antes de que Ruth saliera de la habitación.

Cuando Ruth se puso su disfraz al día siguiente, todos la felicitaron. De hecho, ganó el primer premio y, justo después de la competencia, visitó a Susan para agradecerle. Pero a Ruth le esperaba otra sorpresa.

"Yo no hice el vestido, cariño", le dijo Susan. "Jeremías lo hizo especialmente para ti. Te escuchó hablar sobre eso y pasó una noche entera cosiendo el disfraz".

Publicidad

"¿En verdad?".

"Sí, cariño", dijo Susan. "Jeremías solía ayudar a su mamá a hacer y vender vestidos cuando era más chico. Deberías agradecerle porque ganaste el premio gracias a él".

En ese momento, Ruth se acercó a Jeremías, que estaba detrás de ella, y le indicó que se sentara. "Gracias, papá", dijo y lo abrazó. "Sé que eres amable y nunca me dejarás. Te preocupas por mamá y por mí, y te amo".

Los ojos de Jeremías se llenaron de lágrimas. "Susan... Ella solo..."

Susan asintió diciendo que había oído a Ruth llamarlo papá.

Publicidad

Desde ese día, Ruth y Jeremías han estado más unidos que nunca.

Susan se sintió aliviada de que su hija finalmente hubiera aprendido a confiar en los hombres. Jeremías y ella tenían la intención de casarse a fin de mes. Y la que estaba más ilusionada con la boda era Ruth.

Familia feliz. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué aprendimos de esta historia?

Cuando se trata de niños, debemos ser pacientes: Jeremías se dio cuenta de que Ruth no lo aceptaría fácilmente, así que decidió tomarse las cosas con calma, lo que al final funcionó.

Salir del pasado es difícil, pero no imposible: Ruth tenía dificultad para confiar en los hombres porque su padre había abandonado a su madre. Después de conocer a Jeremías, se dio cuenta de que no todos los hombres son malos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad