logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer ve foto de una mujer sin hogar que es idéntica a ella y decide contactarla - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La vida de una chica dio un giro inesperado cuando se encontró con la foto de una joven sin hogar en una publicación de Facebook y notó que era idéntica a ella.

Publicidad

"¡Sandra, aquí, rápido!", le dijo Emma a Sandra, quien acababa de entrar a su oficina. “¡Tienes que ver esto!”. Ellas eran mejores amigas y trabajaban para GenZ, una firma de TI en Santiago de Chile.

Sandra trabajaba como programadora sénior y su amiga como ingeniera de pruebas. El día de trabajo de la primera había comenzado como cualquier otro.

Joven sin hogar sentada en el suelo. | Foto: Shutterstock

Joven sin hogar sentada en el suelo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Se había levantado a tiempo, desayunó café y tostadas, y llegó a la oficina alrededor de las 9:30 a.m. Sin embargo, cuando entró en el lugar, todos la miraban de forma extraña.

De hecho, estaba a punto de subir a su cubículo cuando Pedro, otro codificador de su equipo, sonrió y dijo: “Acabo de encontrar a alguien que se ve tan sexy como tú, Sandra. ¡Creo que finalmente tendré una cita!”.

Pedro era un idiota que solía coquetear con todas las chicas en su oficina. Recientemente se había obsesionado con Sandra y la había invitado a salir en varias citas.

Ella, por supuesto, sabía muy bien que todo lo que él quería era intimar con todas. Así que lo ignoró y se fue a su cubículo.

Publicidad

Lee más: Viuda sin hogar le ruega a la policía que no se lleve a 3 niños que crio sola - Historia del día

Abrió sus archivos y comenzó a revisar el código del día anterior cuando Emma corrió hacia su escritorio con su computadora portátil. “¡Tienes que ver esto, Sandra!”.

“¿Podemos hacer eso más tarde, Emma? Primero necesito hacer un informe”, dijo la joven con firmeza.

“¡De ninguna manera, nena! ¿Te acuerdas que todos en el trabajo nos habíamos unido a un grupo de Facebook? Bueno, Pedro vio esta publicación en alguna parte. ¡Mira a esta mujer... es idéntica a ti!”.

Publicidad

“¿Y?”.

Joven trabajando en una computadora sobre un escritorio. | Foto: Pexels

Joven trabajando en una computadora sobre un escritorio. | Foto: Pexels

“Hay un número de teléfono y una dirección en la publicación, y solo se publicó hace un día. Algunos usuarios también compartieron una foto de la mujer pidiendo limosna al costado de la carretera”.

Publicidad

“Está en un hospital y los miembros del personal están buscando a quien pueda ayudarlos a contactar a los familiares de la chica. Tuvo un accidente y no recuerda lo que pasó”.

“Bueno, si Pedro lo envió, ¡tiene que ser algo estúpido! No me interesa, Emma”, dijo Sandra, con la mirada fija en la pantalla de su computadora. “De todos modos, ¿podrías reenviar los archivos que envió Jacobo? Tengo que escribir un informe”.

“Pero, nena, tienes que ver esto, créeme. La dirección y el número de teléfono no están falsificados. Lo verifiqué. Además, investigué más al respecto. Habrá una recompensa monetaria si le ayudan a localizar a sus parientes. ¡Son $10.000, Sandra!”.

Publicidad

“¿En serio?”. Sandra hizo una pausa en su trabajo y vio la publicación. No podía creerlo. ¡La mujer tenía un parecido sorprendente con ella!

“¿Qué tal si hay un vínculo entre ustedes dos, Sandra? Creciste en un orfanato. ¡Ella podría ser un miembro de tu familia! ¡Siempre quisiste saber quiénes eran tus padres biológicos! ¡Esta podría ser una buena oportunidad!”.

“Pero…”.

Dos mujeres mirando la pantalla de una computadora portátil. | Foto: Pexels

Dos mujeres mirando la pantalla de una computadora portátil. | Foto: Pexels

Publicidad

“Mira, no hay nada de malo en comprobarlo”, dijo Emma en voz baja. “En cualquier caso, no has tomado vacaciones en mucho tiempo. ¡Puedes ir a ver si es tu pariente!”.

“Está bien, haré eso”, dijo Sandra, esperando que Emma estuviera en lo correcto. Más tarde ese día, la joven solicitó un permiso de ausencia.

Cuando Sandra llegó al hospital al día siguiente, estaba encantada de descubrir que la publicación no era un engaño. La mujer, Carla, había tenido un accidente unos días antes y sufría pérdida de memoria.

Desafortunadamente, los médicos habían tenido que sedarla para una intervención quirúrgica, y Sandra no pudo ni siquiera hablar con ella. Sin embargo, estaba convencida de que había alguna conexión entre ellas. ¡La mujer era idéntica a ella!

Publicidad

Así que decidió investigar más a fondo y hablar con el personal del hospital para averiguar qué había sucedido y quién la había llevado allí.

Los miembros del personal le informaron que la policía la había llevado y que todo lo que tenía en su bolso era una identificación que les permitía identificar a la mujer como Carla Linares.

Sandra pidió la información de la mujer, pero dijeron que la policía tenía sus pertenencias y no sabían nada al respecto. Dos horas más tarde, la programadora estaba en una estación de policía de la ciudad y se reunió con el oficial Benito Sánchez.

Un oficial de policía utilizando gafas oscuras. | Foto: Pexels

Un oficial de policía utilizando gafas oscuras. | Foto: Pexels

Publicidad

“Mire, señor, entiendo que no puede darme los detalles, pero créame, ¡necesito saber más sobre esta mujer! ¡Podría ser mi única pariente consanguínea!”.

“Lo siento, señorita”, dijo el oficial. “Fuimos a su departamento basándonos en la dirección que figura en su identificación y descubrimos que la echaron de allí hace dos meses. Como la investigación está en curso, no podemos ayudarla”.

“Señor, nos parecemos mucho. Como me crie en un orfanato, no tenía idea de quiénes eran mis parientes consanguíneos. ¡Por favor, ayúdeme!”.

“No, señora”, dijo el oficial Sánchez. “Debemos esperar hasta que la víctima se recupere. Incluso nosotros necesitamos hablar con ella, pero estamos esperando”.

Publicidad

Sandra salió de la comisaría, abatida, pero decidió empezar a buscar a los parientes de Carla por su cuenta. Extendió su licencia por una semana con la esperanza de descubrir algunas pistas.

También comenzó a visitar el hospital todos los días. Preguntaba a los médicos si había habido alguna mejora en la salud de la joven.

Había esperado que Carla recordara algo, pero había pasado una semana y la salud de la joven no había mejorado. Ella no recordaba nada.

Entonces, una semana después, Sandra volvió a su trabajo, pero no se dio por vencida. Todavía estaba en contacto con el hospital y había estado haciendo rondas en la estación de policía para hablar con el oficial Sánchez en busca de pistas.

Publicidad
Una mujer hablando por teléfono recostada sobre un escritorio. | Foto: Pexels

Una mujer hablando por teléfono recostada sobre un escritorio. | Foto: Pexels

Pasó otra semana así. Un día, Sandra salió del trabajo, llamó al hospital para obtener actualizaciones y descubrió que los padres de Carla se la habían llevado a casa con ellos.

Publicidad

Los médicos dijeron que la salud de la chica había mejorado considerablemente y, aunque no recordaba mucho, reconoció a sus padres y le dieron el alta.

¡Sandra estaba emocionada y nerviosa al mismo tiempo! No había podido conocer a Carla porque, después de escuchar su historia, los médicos le habían advertido que cualquier estrés para ella sería perjudicial.

Si la joven veía a Sandra y se enteraba de algo sobre su pasado que desconociera, eso podría haberla dañado.

¡Sandra vio esperanza después de enterarse de que los padres de Carla habían aparecido y de que su salud había mejorado! Pese a que no se suponía que le dieran los datos, pudo convencer a una enfermera del hospital, rogándole que le diera la dirección de los padres de la joven.

Publicidad

Ella los visitó al día siguiente, y cuando llegó, una mujer de mediana edad abrió la puerta. ¡No se parecía en nada a Carla y su rostro tenía una expresión extraña, como si hubiera visto un fantasma!

“Hola, soy Sandra... Sandra Herrera. Quería...”. Sandra acababa de empezar a hablar cuando la mujer la interrumpió abruptamente.

“Mi…Mira, estoy ocupada. Puedes venir más tarde”, respondió vacilante, tratando de cerrar la puerta.

Mujer recostada de una pared mientras sostiene un vaso con agua. | Foto: Pexels

Mujer recostada de una pared mientras sostiene un vaso con agua. | Foto: Pexels

Publicidad

“Pero es urgente”, dijo la joven, haciendo una pausa. “Estoy aquí para ver a Carla. Sé que suena extraño, pero ella podría ser mi único pariente consanguíneo”.

La mujer había perdido la calma en este punto. “¡Ella no está en casa! Soy su madre y estoy ocupada en este momento. ¡Así que, por favor, vete!”, le gritó a Sandra y le cerró la puerta en la cara.

“Pero, por favor, escúcheme al menos una vez. ¿Puede decirme cuándo estará en casa? Necesito hablar con ella”. Sandra siguió llamando y tocando el timbre, pero no hubo respuesta. Abatida, se dio la vuelta para salir de la casa y escuchó un fuerte sonido desde el interior.

Publicidad

“¡Vete a tu habitación! ¿Entiendes?”, escuchó a la mujer gritarle a alguien.

De repente, la puerta principal se abrió de golpe y salió Carla. “¡No puedo creerlo! ¡Eres tú! Los papeles... ¡tenían razón!”.

“¡Carla!”, dijo Sandra. “Solo quería conocerte y…”.

“Eres mi hermana gemela. ¡Sí, eres tú! Tu nombre es Sandra, ¿verdad? ¡Te escuché conversar con mi madre! Tenemos que hablar de muchas cosas. Vayamos a otro lado. Quiero pasar un tiempo fuera de casa”.

Sandra asintió. Las dos tomaron un taxi y se dirigieron a un café cercano. Cuando llegaron, Carla le contó toda su historia a la otra joven.

Publicidad

Resultó que ella había descubierto papeles de adopción en el armario de su madre tres meses antes y les había tomado fotos con su teléfono. Recordó haber discutido con sus padres después de mostrarles las imágenes.

Una joven mirando a través de una ventana con su mano sobre el vidrio. | Foto: Pexels

Una joven mirando a través de una ventana con su mano sobre el vidrio. | Foto: Pexels

Publicidad

Ellos afirmaron que le habían ocultado la verdad porque no estaban seguros de cómo reaccionaría. Sin embargo, ella tenía curiosidad por saber sobre sus padres biológicos. Por eso había estado discutiendo con sus padres adoptivos todos los días.

“Recuerdo que me fui enojada de la casa, decidida a localizar a mi madre biológica. Trabajaba a tiempo parcial, pero me pagaban poco y la vida en esta ciudad es cara. Por eso no pude cubrir el alquiler y me desalojaron. Entonces, un día…”. Carla se agarró la cabeza.

“Ahh... me duele. No estoy segura de lo que pasó después de eso, pero tuve un accidente automovilístico y luego... el hospital... me encontré con mamá y papá...”

Publicidad

“Ellos dijeron que me habían encontrado por una publicación en línea, algo así... no nos habíamos contactado después de que me fui de casa...”.

Lee también: Mujer joven sin hogar se casa con un hombre mayor sin saber que es millonario - Historia del día

“Todavía no te sientes bien, Carla. Vayamos a tu casa. Podemos hacer todo esto más tarde”.

“No, por favor. Necesitamos encontrar a nuestros padres. ¡No podemos rendirnos!”, respondió la joven.

“Mira, hay un número de teléfono en una de las páginas”, dijo Sandra mientras se desplazaba por las fotos. “Podemos marcarlo en cualquier momento. No te ves bien. También estás sudando”.

Publicidad

“No, estoy bien”, contestó Carla mientras bebía un poco de agua. “Pero el número no funciona. Ya lo intenté”.

Cartel con luces de un Café. | Foto: Pexels

Cartel con luces de un Café. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Qué hacemos entonces?”.

“Necesitamos hacer una visita a esta casa de maternidad. La busqué en Google y todavía está allí en un barrio baj de la ciudad”.

“¿Pero te parece bien viajar? El lugar está bastante lejos. Puedo ir sola y te mantendré informada”, propuso Sandra. Carla asintió temblorosa.

“¡Vamos a hacer esto juntas, hermana!”. Sandra no tuvo más remedio que acceder a la solicitud de Carla de acompañarla a la casa de maternidad.

Sin embargo, nadie accedió a ayudarlas, excepto una enfermera anciana que reconoció el caso de inmediato cuando mostraron los papeles. Había estado allí durante el nacimiento de ambas.

Publicidad

Ella dijo que su madre las había traído al mundo cuando tenía solo 16 años. Su padre la había abandonado y ella no tenía los medios económicos para mantenerlas, por eso las dejó en el hospital.

Una pareja adinerada que había perdido a su hijo adoptó a una de las hermanas. Esa fue Carla. Sin embargo, nadie adoptó a Sandra, por eso la colocaron en una casa de maternidad durante unas semanas antes de transferirla a un orfanato.

¡Las jóvenes estaban emocionadas! ¡Les habían confirmado que eran hermanas! Se abrazaron, con los ojos llorosos, aliviadas de haberse encontrado.

Sin embargo, todavía necesitaban encontrar a su madre. Afortunadamente, la casa de maternidad tenía la información de la mujer y eso ayudó a las chicas a localizarla.

Publicidad

Cuando llegaron a la dirección, una mujer frágil abrió la puerta. Cuando vio a Sandra y a Carla, sus ojos se llenaron de lágrimas como si conociera las caras que habían aparecido en su puerta.

Una doctora sentada frente a una computadora. | Foto: Unsplash

Una doctora sentada frente a una computadora. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Mamá!”, dijo Sandra. “¡Somos nosotras! Lamentamos que nos haya tomado tanto tiempo, pero finalmente te encontramos. Te acuerdas de nosotras, ¿verdad? Descubrimos esto en la casa de maternidad donde nacimos”.

“Esa eres tú, sosteniéndonos en tus brazos”, dijo Sandra mostrándole una foto que habían recibido de la casa de maternidad.

Las lágrimas de la mujer no tenían límites en este punto. Abrazó a sus hijas y sollozó desconsoladamente. “¡Mis hijas! ¡No puedo creer que finalmente nos hayamos reunido después de todos estos años! Lamento lo que hice. ¡Lo siento!”.

Sandra y Carla le devolvieron el abrazo, contentas de haberse reunido con su madre. Más tarde, Sandra llevó a su hermana y a su madre biológica, Kathy, a su casa, y desde entonces viven juntas.

Publicidad

Carla todavía estaba enojada con sus padres adoptivos y no se comunicó con ellos durante un mes. Sin embargo, un día visitaron la casa de Sandra y se disculparon por haberles ocultado la verdad.

Afortunadamente, todo está bien ahora, y las hermanas tienen dos madres maravillosas y un padre cariñoso.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Entre cielo y tierra no hay nada oculto. A pesar de los mejores esfuerzos de sus padres adoptivos, se reveló la verdad sobre la adopción de Carla.

Donde hay voluntad hay un camino. Carla y su hermana estaban decididas a encontrar a su familia biológica y lo consiguieron.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Hombre rico echa a mujer sin hogar que dice ser su hija: al día siguiente ella va a su oficina - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer demanda a su marido para recibir compensación: su hija apoya a su padrastro, no a ella - Historia del día

15 de mayo de 2022

Alcalde se viste como indigente, va al hospital local y ve a pobre anciana llorando - Historia del día

07 de abril de 2022

Vendedora echa a pobre anciana de tienda lujosa: policía la lleva de vuelta más tarde - Historia del día

07 de mayo de 2022

Mujer sigue a niña que le pide a extraños que le compren su último par de botas cerca de la iglesia - Historia del día

07 de febrero de 2022