Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Policías responden a una llamada y encuentran a anciana que pasó tres días atrapada en su bañera - Historia del día

Mayra Pérez
28 ene 2022
10:50
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Una joven preocupada al notar que no ha visto a la anciana de una casa cercana, llama a la policía y pide que verifiquen que su vecina esté bien. Los oficiales hacen un descubrimiento impactante.

Publicidad

Wendy Mujica vivía en la misma calle desde que nació su hijo mayor, unos diez años atrás, y conocía prácticamente a todos sus vecinos.

Algunos de ellos tenían hábitos muy regulares, como el Sr. Jordan, que vivía al lado y se iba a las 6:30 todas las mañanas, o Mildred Duran, que llegaba a casa alrededor de las 2 a. m. todos los días.

Una patrulla. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Wendy estaba pendiente de todas estas idas y venidas porque estaba amamantando a su tercer bebé con cólicos. Se dio cuenta de que no había visto a Beatriz Castro en varios días.

La anciana tenía 86 años y era el tipo de mujer que estaría dando órdenes y dirigiendo ejércitos hasta los 100 años si la dejaran. Todas las mañanas, a las 11 en punto, se veía a la señorita Beatriz, como la llamaban todos, caminando por la calle con su bastón en la mano.

Eso sí, la señorita Beatriz NUNCA se apoyaba en su bastón, lo usaba para enfatizar sus puntos de conversación, y una vez lo había usado para empujar a un hombre que había estado acosando a Wendy.

Publicidad

Ambas mujeres, en puntos opuestos de la vida, se habían hecho amigas, pero la señorita Beatriz siempre había mantenido la distancia, a pesar de que Wendy la había invitado a tomar el té varias veces.

Sin embargo, cuando por tercera vez consecutiva Wendy no vio a la señorita Beatriz caminando hacia la tienda por sus panecillos frescos, decidió que ya era suficiente y llamó a la policía.

“Por favor, ¿podrían enviar una patrulla a comprobar que mi vecina esté bien?”, pidió Wendy. “Llamé a la puerta y toqué el timbre y no responde, pero veo por la ventana que su cartera está sobre la mesa”.

Media hora más tarde, dos hombres uniformados llamaron a la puerta de la señora Beatriz. Como nadie respondía, tuvieron que forzar la puerta para entrar.

Publicidad

Recorrieron la sala de estar, el comedor y la cocina sin hallar señales de la dueña de casa. Estaban al pie de la escalera cuando escucharon un quejido que llegaba desde el primer piso.

Una mujer joven mira por la ventana. | Foto: Unsplash

Publicidad

Una búsqueda rápida en las habitaciones de arriba los llevó al baño, donde los oficiales encontraron a la anciana. Estaba acostada en la bañera completamente desnuda, y en el momento en que vio a los oficiales, inmediatamente trató de cubrirse con las manos. 

“Por favor…”, suplicó la señorita Beatriz. “¡Por favor, ayúdame!”.

Uno de los oficiales llamó inmediatamente a una ambulancia, mientras que el otro bajó una bata de baño de aspecto cálido para cubrir a la pobre señora. “Tengo tanto frío”, susurró la señorita Beatriz. “No podía levantarme y nadie me oía cuando gritaba”.

“Está bien, Sra. Castro, estamos aquí ahora, ¡y usted estará bien!”, le dijo el segundo oficial con dulzura.

Publicidad

“Hace tres días que estoy aquí”, contó entre lágrimas la señorita Beatriz. “Y todo es mi culpa, dejé mi celular en la mesa de la cocina y no pude gritar lo suficientemente fuerte…”

Lee también: Millonario soltero que perdió toda esperanza de ser padre adopta a 5 niños en un día - Historia del día

“Usted es una mujer afortunada, Sra. Castro”, dijo el primer oficial. “Su vecina, la Sra. Mujica, llamó a la estación y dijo que estaba preocupada porque no te había visto en días, así que vinimos”.

“Gracias a Dios”, lloró la señorita Beatriz. “¡O habría muerto aquí!”. Entonces llegó la ambulancia y los paramédicos la sacaron de la bañera y la subieron a una camilla.

Publicidad

Una mujer joven hace una llamada telefónica. | Foto: Unsplash

La llevaron al hospital y la trataron por hipotermia y deshidratación. “No puede vivir sola”, le indicó el médico. “¡Tuvo suerte de que esto sucediera durante el verano, o se hubiese congelado!”.

Publicidad

“No tengo familia, estoy sola”, dijo la señorita Beatriz. “¡Y no tengo la intención de vivir con extraños, especialmente en un asilo de ancianos!”.

“¿Qué tal vivir con amigos?”, preguntó una dulce voz. La señorita Beatriz y el médico se sorprendieron al ver a Wendy entrar en la habitación con un gran ramo de girasoles.

“Hola, señorita Beatriz”, la saludó Wendy. “Tiene razón en no querer vivir sus últimos días entre extraños, pero no estoy de acuerdo con que esté sola. Tiene amigos, señorita Beatriz, ¡buenos amigos si nos da la oportunidad!”.

“Oh”, dijo la señorita Beatriz sonrojándose. “Lo siento, soy muy tímida y la gente piensa que soy distante... Sé que te debo la vida. ¡Gracias, Wendy!”.

Publicidad

“Está bien, señorita Beatriz”, sonrió Wendy. “Estaba pensando, mientras estás convaleciente, ¿por qué no te quedas conmigo y los niños? ¿Qué te parece? Son solo tres días…”.

Entonces, cuando la dieron de alta, la señorita Beatriz se fue a la casa de Wendy, y de alguna manera los tres días se convirtieron en tres meses, y los tres meses en tres años.

La anciana se convirtió en la mejor amiga de Wendy y en la abuela honoraria de los niños, a quienes mimaba descaradamente. Después de un tiempo, la señorita Beatriz se dio cuenta de que el ‘hogar’ estaba justo donde estaba, donde era apreciada y amada.

Rostro sonriente de una mujer mayor. | Foto: Unsplash

Publicidad

Tantas personas desaparecen inadvertidas, mueren, se mudan y nadie las extraña, ni saben dónde están, adónde han ido. Si tan solo estuviéramos alerta, conscientes de las personas que nos rodean, habría mucha menos soledad en el mundo.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Comuníquese con las personas que lo rodean, asegúrese de que sepan que no están solos. La preocupación de Wendy salvó a la señorita Beatriz porque estaba dispuesta a involucrarse.

Las personas que ves en la calle son seres humanos que necesitan de tu amabilidad. Wendy sabía que Beatriz estaba sola, así que asumió la responsabilidad de hacer su parte.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Niño pobre casi muere al salvar a compañero de ahogarse: al otro día ve auto lujoso detenerse cerca del hospital - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad