Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niñita solitaria le pide al conductor del autobús que la ayude a encontrar a su abuela enferma - Historia del día

Vanessa Guzmán
27 ene 2022
18:40
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un conductor de autobús vio a una niña al costado de la carretera y decidió ayudarla. Ella tenía miedo, pero le mostró una nota que explicaba que necesitaba encontrar a su abuela. El hombre mayor la llevó al hospital y descubrió la impactante razón por la que la pequeña estaba sola.

Publicidad

Cecilio Pedraza tenía más de 70 años y todavía conducía la misma ruta de autobús desde que era joven. Ya había pasado la edad de jubilación, pero amaba su trabajo y quería hacerlo el mayor tiempo posible.

Era una noche en la que estaba nevando y el clima afectó las carreteras. El chófer se vio obligado a trabajar más horas de lo habitual. Cuando finalmente terminó y se dirigía al estacionamiento del autobús, vio a una niña caminando a un costado de la vía. Tenía como unos 6 años.  

Autobús circulando bajo la nieve. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Pensando en el peligro que corría, Cecilio se hizo a un lado y detuvo el vehículo. Abrió la puerta y llamó a la chiquilla. La pequeña saltó, se sobresaltó y casi lloró. Pero luego, levantó los ojos y Cecilio pudo ver el miedo en su mirada. También sostenía uno de sus brazos con el otro como si estuviera lastimada.

"¿Qué haces aquí sola en una noche así?", preguntó el hombre mayor. La niña no quiso responder y apartó la mirada. "No te preocupes. Solamente quiero ayudar. Por favor, te llevaré con tus padres o a una comisaría”, insistió Cecilio.

Pedraza trataba de acercarse a la niña, pero le preocupaba que pudiera salir corriendo. Hacía mucho frío, y la pequeña no tenía suficiente abrigo para protegerse de las bajas temperaturas.

Publicidad

Finalmente, la chiquilla se armó de valor y le dio una nota. Cecilio lo abrió y leyó un mensaje mal escrito con las letras más desaliñadas que jamás había visto. Decía que la niña era Diana Palmieri y necesitaba encontrar a su abuela en el hospital. Terminaba con la interrogante: "¿Puedes ayudarme?".

“Por supuesto, te ayudaré. Vamos, súbete al autobús”, dijo el hombre mayor e hizo pasar a la niña al interior. Esto arruinaría su noche aún más, pero no podía dejar a la pequeña sola. Su esposa podría preocuparse, pero lo entendería al explicárselo más tarde.

Cecilio condujo hasta el hospital más cercano, con la esperanza de encontrar a la abuela de la niña, cuyo nombre afortunadamente también estaba en la nota.

Publicidad

La enfermera del área de recepción confirmó que la señora Georgina Palmieri había ingresado tras sufrir un infarto. Se encontraba en sala de cirugía cuando ellos llegaron.

“Tengo a su nieta conmigo. Ella estaba sola. Creo que hay algo mal con su brazo. No sé mucho sobre ella. No quiere hablarme, pero tenía una nota y la traje aquí”, explicó Cecilio sobre la situación.

Lee también: Conductor de bus escucha la llamada de anciana con su nieto y expone estafa de $35 mil - Historia del día

La enfermera llevó a la niña adentro a una sala de examen y él decidió quedarse en el hospital y esperar a que todo estuviera bien. Luego la trabajadora de la salud salió y le hizo algunas preguntas. Después de responderlas, Cecilio preguntó: "¿Qué va a pasar con ella?".

Publicidad

Enfermera leyendo indicaciones. | Foto: Pexels

“Bueno, se supone que no debo decir nada, pero hay algunos signos graves de abuso y ella tiene un brazo roto, así que tenemos que comunicarnos con la policía y CPS”, reveló la enfermera y levantó el teléfono para hacer esas llamadas.

Publicidad

Cecilio no podía creerlo. Él y su esposa cuidaban a sus hijos con tanto amor y no podían imaginarse a alguien lastimando a su propio hijo. Diana tenía alrededor de la edad de sus nietos, por lo que el conductor de autobús sintió que todos sus instintos protectores crecían en su corazón.

Entonces decidió quedarse hasta que aparecieran algunas autoridades. Dos policías y un trabajador social aparecieron unas horas más tarde. Cecilio ya había llamado a su esposa y le contó lo ocurrido. Ella entendió y también se preocupó por la niña.

Desafortunadamente, escuchó a los médicos decirle a la policía que la abuela de Diana había muerto durante la cirugía. También oyó a escondidas a la dama de Servicios Infantiles, y parecía que ya tenían un archivo sobre la niña.

Publicidad

“Por favor, señora. No puedo irme sin saber qué va a pasar con la niña”, le dijo Cecilio a la trabajadora social, la Sra. Amanda García.

“Ya que la salvaste de las calles, te lo diré. La niña será colocada en un hogar temporal. Ella no volverá con sus padres. Aparentemente, hubo un gran altercado después de que su padre se emborrachó y, como resultado, la abuela sufrió un infarto”.

“Cuando la ambulancia se fue, Diana se escapó y cayó en algún momento, lastimándose el brazo. Eso es lo que ella me dijo. Me alegro de que me haya hablado porque no le dijo una palabra a nadie más”, respondió García, mientras leía los datos en su carpeta.

Publicidad

“Mi hijo y su esposa están registrados como padres adoptivos. ¿Puedo sugerir que los llame? Cuidarán bien de ella”, comentó Cecilio con entusiasmo. "Lo lamento. Me siento protector con los niños pequeños, y esta pobre niña estaba sola en el frío y eso me tiene con el corazón hecho pedazos”.

Retrato de niña de perfil. | Foto: Pexels

Publicidad

“Eso sería de gran ayuda. ¿Cuál es el nombre de su hijo?", preguntó la trabajadora social.

La Sra. García precisó que insistiría en la colocación. Pero también dijo que necesitaba llamar a su hijo para ver si estaba bien. Sin embargo, el hombre mayor aseguró que no sería ningún problema.

Al día siguiente, Diana vino a vivir con el hijo de Cecilio. Matías y su esposa estaban listos para recibirla. La trabajadora social les dijo que la pequeña ya sabía de su abuela y necesitaban tratar el tema con mucho cuidado. El chófer de autobús confiaba en que su hijo podría lidiar con la situación.

Después de la colocación, descubrieron que los padres de Diana eran adictos y su abuela era la única que la protegía. Por eso, Servicios Infantiles se la había llevado antes. Pero ahora que la mujer mayor se había ido, necesitaba estar lejos de esas personas.

Publicidad

Fue lo mejor, aunque Diana tardó mucho en adaptarse a un entorno estable. Tampoco confiaba fácilmente en los hombres.

Pero después de algunas semanas, ella se abrió, principalmente porque Cecilio y su esposa venían con frecuencia. Ella lo vio como un salvador, y pronto se convirtió en el abuelo de la niña.

Aunque se suponía que Matías y su esposa solo serían una ubicación temporal, rápidamente se enamoraron de Diana y ella también confiaba en ellos.

Nadie tuvo el valor de despedirla, incluso cuando varias parejas expresaron algún interés en la adopción. Por lo tanto, iniciaron el proceso de adopción, que finalizó un año después.

Publicidad

Lee también: Conductor de autobús echó a una mujer rica al frío porque no tenía $3 - Historia del día

Diana también amaba a los hijos de Matías y pronto se convirtió en una parte vital de la familia. Pero su persona favorita en el mundo era Cecilio. Estaba contento de que la nieve hubiera extendido su jornada laboral y de haber estado allí para ayudar a la niña.

Abuelo compartiendo con su nieta. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Si ves a un niño necesitado, ayúdalo: Puede sonar como una obviedad, pero algunas personas no toman la iniciativa para ayudar.

Algunas cosas suceden por una razón: Cecilio no debería haber estado trabajando tan tarde en la noche a su edad. Pero logró salvar a una niña, que pasó a formar parte de su familia. Era casi el destino.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad