logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Taxista se pierde el cumpleaños de su hija por rescatar a una señora y luego encuentra un viejo cofre en su asiento trasero - Historia del día

Mayra Pérez
30 ene 2022
17:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un taxista se arriesga a faltar a un compromiso familiar cuando se detiene para rescatar a una anciana que encontró en el camino. ¿Su recompensa? Un viejo cofre dejado en su asiento trasero.

Publicidad

Enrique Correa era un taxista de pocos recursos que trabajaba muchas horas y conducía largos circuitos todos los días para mantener a su familia.

Estaba casado con Ángela y tenían una hija llamada Laura. La niña era su única hija y adoraba a su padre más que a cualquier otro ser en el mundo. De hecho, Enrique era un buen padre que nunca regresaba a casa sin comprarle un regalo. Pero su trabajo lo mantenía alejado de su hogar y su familia durante muchas horas.

Pequeño baúl de madera en el asiento trasero de un vehículo. | Foto: Shutterstock

Pequeño baúl de madera en el asiento trasero de un vehículo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Era el tema de muchas peleas con su esposa, quien aunque entendía por qué se ausentaba con tanta frecuencia, pero no podía resistir el impulso de reclamar por mayor presencia física.

Para su cumpleaños número 16, Laura había pedido costosos regalos a sus padres. Enrique había duplicado su trabajo para poder comprarle el par de aretes de oro que su amada hija quería.

El día de su cumpleaños, Enrique salió de la casa decidido a regresar a tiempo con los aretes, pero aún no tenía suficiente dinero para comprarlos.

Ese día transportó a tantos pasajeros como pudo encontrar y, a medida que se acercaba el momento de la pequeña reunión que habían podido organizar a Laura, Enrique temía no lograr su meta.

Publicidad

Fue entonces cuando la vio. Llevaba una gabardina marrón y un práctico bolso negro del que no se desprendió incluso después de subirse al taxi.

“¿Adónde va señora?”, preguntó Enrique.

La mujer mencionó un pueblo distante fuera de la ciudad, por lo que Enrique se negó a llevarla.

“Lo siento, pero no puedo ir tan lejos esta vez”, dijo.

Hombre joven conduce un vehículo. | Foto: Pexels

Hombre joven conduce un vehículo. | Foto: Pexels

Publicidad

“Haré que valga la pena”, dijo la mujer, apelando a su deseo de dinero.

Tuvo el efecto deseado, y rápidamente decidió que haría cualquier cosa para conseguir el efectivo suficiente para comprarle a su hija las joyas de oro.

Acordaron un precio y él se puso en marcha rápidamente, conduciendo lo más rápido que pudo mientras mantenía cierta delicadeza para impresionar a su misteriosa pasajera: la mujer no dijo ni una palabra durante todo el viaje.

Ella le pagó la tarifa completa y le dio una buena propina antes de que se fuera. Al regreso, quedó atrapado en una fuerte tormenta de nieve que restringió su movilidad. Decidió seguir adelante y condujo muy lentamente. Eran las 4:54 y la fiesta de su hija había comenzado a las 4:30.

Publicidad

“Es un pequeño retraso”, murmuró mientras fijaba los ojos en el camino resbaladizo. A medida que pasaba el tiempo, se iba acercando a la ciudad, y de pronto se topó con un obstáculo: una anciana tendida en una parte del camino.

Estaba vestida con ropa de dormir, lo que le indicaba que debía ser del pequeño pueblo que había dejado atrás. Una mirada rápida alrededor reveló una pequeña bicicleta rosa y una bolsa vacía.

Taxi llevando pasajera en el asiento trasero. | Foto: Pexels

Taxi llevando pasajera en el asiento trasero. | Foto: Pexels

Publicidad

Parecía que habían robado a la mujer y la habían dejado tirada en medio de la nada para morir, pero aún respiraba. Detuvo su auto para ver cómo estaba, pero luego recordó que su esposa se molestaría con él si se perdía el cumpleaños de su hija.

La idea lo hizo estremecerse y casi se da la vuelta. Pero también sabía que no podía dejar a la mujer indefensa después de descubrirla.

“Me gustaría que alguien cuidara de mi esposa o mi hija si estuvieran en esta situación", se dijo a sí mismo mientras levantaba a la mujer y la colocaba en el asiento trasero de su auto.

Parecía estar en muy buena forma para alguien a quien habían robado, pero Enrique no podía perder más tiempo pensando en eso. Mantuvo las ventanas bien cerradas y usó el calentador de su automóvil para hacer entrar en calor a la mujer.

Publicidad

Todavía estaba a casi 100 km de su hogar, pero era imposible conducir rápido debido a la nieve. Eran las 17:30 El pueblo de ella estaba en dirección opuesta a la ciudad de él, y no podía conducir tan rápido como lo haría en un día normal.

Quería dejar a la dama en un hospital y seguir adelante, pero sentía que sería intimidante para ella despertarse sola. Eventualmente, Enrique decidió llevar a la mujer a su pueblo; antes llamaría a su esposa para explicarle las cosas con anticipación.

Como imaginó, ella estaba muy molesta: “No quiero escucharte esta vez, Enrique”, dijo incluso antes de que él pudiera defenderse.

Publicidad

“Déjame explicarte lo que me pasó, mi amor”, dijo, pero ella no cedió.

Una mujer joven hace una llamada telefónica. | Foto: Unsplash

Una mujer joven hace una llamada telefónica. | Foto: Unsplash

“Tuviste mucho tiempo para hacer lo que tenías que hacer y llegar a casa para la fiesta de tu hija. Que no estés aquí muestra cuán lejos hemos caído en tu escala de prioridades”.

Publicidad

“Tu familia debería estar en la parte superior de esa lista, pero como de costumbre, puedo ver que no te importamos”, le dijo antes de terminar la llamada.

Se sintió muy triste, pero estaba decidido; terminaría de ayudar a la desconocida. Llevó a la mujer a un hospital de su pequeño pueblo, y gracias a la poca población del lugar, las enfermeras rápidamente la reconocieron.

“¡Esa es Mabel!”, le dijeron las enfermeras. “Desapareció ayer, ¿dónde la encontraste?”.

Enrique tuvo que llenar documentos y escribir algunas declaraciones antes de que se le permitiera irse; sin embargo, justo cuando estaba a punto de salir del hospital, fue abordado por una pareja joven.

Publicidad

Afirmaron ser parientes de la mujer y le dijeron a Enrique que tenía la enfermedad de Alzheimer, y no tenían idea de cómo había llegado tan lejos.

“Gracias por devolvérnosla”, le dijo la pareja a Enrique, y él se dispuso a irse inmediatamente después, pero se desanimó por la fuerte nevada.

“¿Por qué no pasas la noche en nuestra casa? Sin duda, nos encantaría recibirte”, ofreció la pareja, y Enrique accedió de mala gana.

Una mujer sentada en un pequeño escritorio, escribe una nota. | Foto: Pexels

Una mujer sentada en un pequeño escritorio, escribe una nota. | Foto: Pexels

Publicidad

Dejaron a Mabel en el hospital para que se recuperara y Enrique siguió a la pareja a su casa. Más tarde en la noche, llamó a su esposa a su teléfono fijo porque su teléfono celular había muerto.

“Por fin llamas, Enrique”, le dijo. “¿Dónde dirás que estás ahora?”.

“No estoy lejos de casa, me atrapó una tormenta de nieve”, dijo, pero ella lo interrumpió.

“¿Por qué estás susurrando?”, preguntó Ángela.

“Me quedo con la familia a la que ayudé, a pasar la noche”, dijo.

“Estás con una mujer, ¿no?”, preguntó ella.

Publicidad

En ese momento, Amelia, la esposa del hombre cuya madre rescató, entró en la habitación y le preguntó si quería cenar. Presa del pánico, Enrique dejó caer el auricular y encendió el altavoz.

“¡¿Has dejado la fiesta de cumpleaños de tu hija por otra mujer?! ¡Pensé que ibas a trabajar más duro para conseguir sus aretes de oro! Soy una tonta por confiar en ti”, dijo su esposa.

Fue un momento incómodo, pero Amelia sonrió en silencio y salió de la habitación para darle privacidad nuevamente. Mientras intentaba hablar con su esposa, ella fue a su habitación y tomó un par de cosas. Después, escribió una carta de agradecimiento y la metió en un pequeño cofre.

Publicidad
Una adolescente sonrie desde su silla. | Foto: Pexels

Una adolescente sonrie desde su silla. | Foto: Pexels

La tormenta de nieve duró toda la noche y por la mañana todo estaba en calma. Si hubiera sido por Enrique, habría estado en la carretera al amanecer, pero Amelia quería darle el desayuno y él no podía rechazar su hospitalidad.

Publicidad

Mientras su esposo, Tom, y Enrique conversaban sobre los panqueques y el té, ella salió con las llaves del vehículo de él. Sigilosamente, dejó el pequeño baúl en el asiento trasero.

Lee también: Mujer mayor finge estar muerta para elegir a su heredero entre sus hijos - Historia del día

Enrique no tenía idea, preocupado como estaba por su esposa. Agradeció a la pareja por su hospitalidad y rápidamente se dirigió a casa. A su llegada, todo estaba en silencio, y no había señales de que hubiera habido una fiesta el día anterior.

Estacionó el auto en el camino de entrada y, cuando salió, notó un pequeño cofre de madera en el asiento trasero. Al abrirlo, vio en su interior unos aretes de oro con incrustaciones de diamantes.

Publicidad

También había una nota que decía: “¡Me los regaló mi bisabuela! Toma esto como una recompensa por alejarte de tu familia. Gracias por salvar a mi madre”. La carta reconfortó el corazón de Enrique.

Cuando entró en su casa, su hija se alegró mucho de verlo y corrió feliz a sus brazos. “Sabía que no te había pasado nada terrible”, dijo, abrazándolo con fuerza.

“Siento no haber podido ir a tu fiesta”, dijo a modo de disculpa. “Pero te traje estos”, dijo Enrique, mostrándoles los aretes.

Una joven pareja se abrazan con cariño. | Foto: Unsplash

Una joven pareja se abrazan con cariño. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Eres el mejor papá del mundo!”, exclamó Laura antes de irse a probar sus nuevas joyas con sus vestidos favoritos.

Después de que ella se fue, Enrique miró a su esposa con tristeza en los ojos. “Lamento haber estado fuera por tanto tiempo, no fue algo planeado”, dijo, esperando una respuesta hiriente. En su lugar, recibió un abrazo, un beso y un “te amo” de su mujer, que acababa de darse cuenta de que él haría cualquier cosa por su familia.

¿Qué podemos aprender con esta historia?

Ayuda con generosidad a tu prójimo. Cuando Enrique vio a la mujer mayor que necesitaba ayuda en la carretera, pudo haber seguido adelante, pero se detuvo para ayudarla sin esperar nada a cambio, una actitud que realmente merece una recompensa.

Publicidad

Siempre haz lo mejor que puedas. Hubiera sido más fácil para Enrique dejar a la anciana en un hospital de su ciudad, pero optó por llevarla a un lugar que creía que ella conocía, y allí conoció a personas que lo ayudaron a no volver a casa con las manos vacías.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Hombre comparte víveres con anciano que pide limosna: lo reconoce de su infancia - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Estudiante rico nota que su profesora visita casa abandonada después de clase y decide seguirla - Historia del día

15 de mayo de 2022

Hombre que está seguro de que su difunta exesposa tuvo solo una bebé conoce a otra niña idéntica a su hija - Historia del día

01 de febrero de 2022

Mujer compra adorno de Navidad en el mercado: lo rompe accidentalmente y ve una nota con una dirección - Historia del día

14 de mayo de 2022

Dueño de cafetería finge no tener hogar para poner a prueba a sus amigos: todos lo ignoraron excepto un hombre pobre - Historia del día

03 de marzo de 2022