logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciano le pide a su hijo que lo lleve a residencia geriátrica en vez de quedarse a vivir con la familia - Historia del día

Georgimar Coronil
28 ene 2022
23:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Darío tuvo que mudarse con su hijo Pedro después de que su casa se quemara. Pensó que lo estaba agobiando y consideró que vivir en una residencia de ancianos sería la solución al problema.

Publicidad

"Te lo digo, Darío. Tu hijo perderá pronto la cabeza y te pedirá que te mudes. Es mejor ser proactivo y encontrar otra cosa por tu cuenta antes de que eso ocurra y la relación se resienta", escuchó Darío a María decir una vez más. Llevaba hablando de eso desde que empezaron a tomar el té en el porche de su hijo.

Hombre tomando té. | Foto: Pexels

Publicidad

La casa de Darío Hernández se había quemado dos meses atrás dos meses mientras estaba en el supermercado, y sufrió un ataque al corazón cuando llegó a casa. Lo llevaron al hospital, y su hijo, Pedro, y su mujer habían insistido en que se mudara con ellos cuando se recuperara. Pero eran una pareja de treintañeros con tres hijos pequeños, y ahora tenían que ocuparse de un hombre mayor en su casa.

A Darío le preocupaba ser una carga durante un tiempo, pero insistían en que les encantaba tenerlo cerca, y los nietos siempre estaban contentos de escuchar sus historias. Pero la vecina de Pedro, María, que tenía más o menos la edad de Darío, le decía lo contrario.

"¿Crees que Pedro y su mujer son demasiado educados para decirme que me mude?", preguntó Darío mientras tomaba té.

Publicidad

Lee también: Anciana da refugio a joven sin hogar y halla bolso lleno de dinero después de que se va - Historia del día

María dio un sorbo a su taza y asintió con vehemencia. "¡Claro que sí! Me pasó a mí, y solo estuve con mi hija tres semanas. Ella me culpó de todo lo que le salió mal. Decía que hacía demasiado ruido por las mañanas y que le subía la factura de la luz. Mi casa solo se estaba fumigando, pero le juro que quería volverme", continuó. "Hace tiempo que no nos hablamos por eso".

Darío asintió, pensando que María podría tener razón. Obviamente, su hijo era mucho más educado porque no tenía ni una sola palabra mala que decir sobre Darío.

Publicidad

También se dio cuenta de que Pedro y su esposa, Sandra, llegaban a casa cada vez más tarde. Se alegraba de cuidar a los niños por ellos, pero quizá, pensó, no estaban contentos de verle en su casa. Decidió que tal vez era hora de mudarse.

Hombre viendo por la ventana. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Esa noche, al llegar a casa, el anciano llamó a su hijo y le sugirió que lo trasladara a una residencia de ancianos, pero Pedro dijo que debían retomar la conversación más tarde. "Papá, ahora no es el momento para eso. Lo hablaremos más tarde".

Pasaron varios meses y Darío estaba preocupado. Pedro y su mujer parecían agotados cada vez que llegaban a casa, aunque siempre sonreían por él. No había vuelto a hablar del tema de la residencia de ancianos, pero ya era hora de intentarlo una vez más. Tenía suficientes ahorros para pagar una residencia asistida decente, así que no sería terrible.

Incluso se había metido en Internet para buscar lugares, y había uno cerca de la casa de su hijo. Imprimió la información y estaba listo para mostrársela a Pedro.

Publicidad

Lee también: Tras muerte de abuela, nietos descubren que su casa fue vendida y no pueden heredarla - Historia del día

"De acuerdo, papá. Vamos a visitarlo mañana", aceptó Pedro esa noche, y Darío se sintió aliviado. María había vuelto a insistir en su prolongada estancia, y a Darío le preocupaba que eso arruinara su vínculo con su hijo y la familia.

Así que a la mañana siguiente, Darío se subió al asiento del copiloto del coche de Pedro y empezaron a conducir hacia la residencia de ancianos que él había sugerido. Por alguna razón, Pedro dio varias vueltas, y Darío frunció el ceño. "¿Estás seguro de que este es el camino correcto? Me da la sensación de que estamos yendo en círculos", le dijo a su hijo.

Publicidad

"No te preocupes, papá. Primero tenemos que pasar por el mercado", respondió Pedro, con las manos moviendo el volante y los ojos concentrados en la carretera.

Hombres en un vehículo. | Foto: Pexels

Publicidad

Darío asintió y se quedó tranquilo. Se enfrascó tanto en sus pensamientos que no se dio cuenta cuando Pedro detuvo el coche. "Oh, tráeme una bolsa de patatas fritas, por favor", dijo Darío distraídamente.

"No estamos en el mercado, papá. Mira hacia arriba", dijo Pedro. Darío levantó la cabeza y miró a su hijo, que señaló hacia la ventanilla del pasajero. El anciano se volvió y se dio cuenta de que estaban en su antigua calle, justo delante de su casa.

La última imagen que recordaba de aquel lugar era de mucha ceniza y dolor. Darío había comprado la casa con su esposa y allí habían criado a Pedro. El hecho de verla destruida tras un enorme cortocircuito en la cocina había sido demasiado para su corazón de anciano.

Publicidad

Lee también: Mujer abandona a hijo recién nacido en puerta del hospital: años después se encuentran accidentalmente - Historia del día

Pero la imagen que veía ahora no se parecía en nada a lo que recordaba. La casa estaba de nuevo en forma. Estaba completamente remodelada. Darío levantó las cejas mirando a su hijo. "No puedo creer que hiciste esto", susurró.

"Por supuesto, lo hice. Bueno, lo hicimos. Sandra trabajó para encontrar los mejores presupuestos que había", añadió Pedro con una enorme sonrisa en la cara.

"Es demasiado dinero, Pedro. Deja que te lo devuelva", dijo Darío mientras lloraba.

Publicidad

Casa. | Foto: Pexels

"Por supuesto que no. ¿Creías que iba a dejar que mi padre viviera en una residencia de ancianos? No sé de dónde has sacado esa idea tan descabellada. Además, tú y mamá me criaron en esa casa. No podemos perderla en absoluto, aunque tenga una propia a pocas manzanas. Me encanta esta casa, y esto es más de lo que te mereces por todo lo que hiciste por mí mientras crecía", dijo Pedro.

Publicidad

Darío continuó llorando y su hijo le dio un fuerte abrazo. Hicieron un recorrido por la nueva casa que Pedro y Sandra también habían amueblado, aunque ahora era más moderna.

Darío no podía creer que su hijo hubiera hecho esto, y ahora entendía por qué siempre llegaban tarde a casa. También se dio cuenta de que no debería haber hecho caso a su entrometida vecina, María. Está claro que ella estaba equivocada.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La vida de cada persona es diferente: María le dijo a Darío que su hijo se cansaría de su presencia en su casa, a juzgar por su propia experiencia, pero estaba totalmente equivocada. Porque lo que le ocurrió a ella no necesariamente le ocurriría a Darío.

Publicidad

Cuida de tus padres en su vejez: A veces, ingresar a tus padres en una residencia es inevitable, pero cuídalos si puedes porque la familia es lo único que importa en este mundo.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad