logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer abandona a hijo recién nacido en puerta del hospital: años después se encuentran accidentalmente - Historia del día

Georgimar Coronil
05 dic 2021
20:45
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

A los 19 años, Mónica no tuvo más remedio que dejar a su hijo frente al hospital. Años más tarde, se convirtió en maestra de escuela, y él fue uno de sus alumnos. Pero nunca se lo dijo directamente, así que fue sorprendente cuando el chico la encontró años después.

Publicidad

"Profe García, ¿estás ocupada?", dijo una voz desde la entrada del salón de clases de Mónica. Ella estaba revisando algunos papeles en su escritorio y preparándose para salir cuando alguien vino a verla. Mónica levantó la cabeza, miró hacia la puerta y vio a un joven que la observaba con una expresión inexplicable.

Profesora y alumnos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sí, ¿puedo ayudarte?", le preguntó.

"No sé si me recuerdas. Soy Pedro Hernández. Fui tu alumno cuando empezaste a trabajar aquí", respondió amablemente y se metió las manos en los bolsillos. De repente, los ojos de Mónica se abrieron de par en par y se vio transportada directamente al pasado...

A los 19 años, Mónica descubrió que estaba embarazada, y fue el peor momento de su vida. Su novio la abandonó al enterarse de la noticia. Además, era una estudiante universitaria. Sus padres la matarían por quedar embarazada a esa edad, pero por suerte, estaban a kilómetros de distancia de ella.

Ocultó el embarazo a todo el mundo llevando una sudadera con capucha, incluso durante los días calurosos. Después de dar a luz, se llevó al bebé a casa por un día y rápidamente se dio cuenta de que no podía ser su madre. Así que volvió al hospital y lo dejó en un coche justo en la entrada de urgencias. Luego se escondió y esperó a que el personal viniera a buscarlo.

Publicidad

Lee también: Mujer pobre abandona a gemelos recién nacidos, pero 15 años después se hace rica y corre a buscarlos - Historia del día

Mónica siguió adelante con su vida después de eso y se graduó en la universidad con un título en Educación. Tuvo varios trabajos y luego empezó a dar clases en una escuela primaria. Pedro era uno de los niños de su clase. Era como cualquier típico chico de 11 años, excepto que algo le resultaba familiar.

Mónica no pudo darse cuenta hasta varios meses después, cuando el niño se levantó accidentalmente la camisa mientras se quitaba un suéter. Fue entonces cuando vio una marca de nacimiento en su vientre. Todo encajó en ese asombroso momento. Pedro era su hijo, tenía la misma marca que el padre de Mónica. Nunca esperó que ocurriera algo así.

Publicidad

En ese momento, se dejó caer sin fuerzas en la silla de su escritorio, sosteniendo la cabeza con una mano y respirando profundamente. Intentó que los demás niños no la vieran angustiada, pero algunos se dieron cuenta y le preguntaron qué le pasaba. Se recompuso rápidamente y comenzó su clase, ignorando sus preocupaciones.

Mónica quería olvidarse de todo y tratar a Pedro como a los demás niños. Pero durante una noche de padres y profesores en la escuela, conoció a la madre de Pedro, Paula. Era una mujer encantadora que quería a su hijo y deseaba lo mejor para él. Mónica mantuvo el profesionalismo durante la reunión y habló de los puntos fuertes y débiles de Pedro.

Grupo de personas. | Foto: Pexels

Publicidad

"Espere un segundo, señora Hernández", suplicó Mónica cuando Paula empezó a levantarse. Escribió algo tan rápido como pudo en un papel y se lo dio a la madre de Pedro. "Por favor, lea esto más tarde".

Aunque Mónica nunca se arrepintió de haber entregado a su hijo en aquel entonces, se alegraba de saber que había terminado en un buen lugar, y quería darle las gracias a Paula.

"Muy bien... Señorita García, ¿está todo bien?", preguntó la mujer.

"Sí... solo, por favor, léalo. No tiene que hacer nada más y no tenemos que volver a hablar de ello", suplicó Mónica antes de acompañar a Paula fuera de su aula. La mujer seguía confundida, pero se guardó la nota en el bolsillo, sonrió y se fue.

Publicidad

Lee también: Conserje del orfanato adopta un niño nuevo, pero su madre biológica aparece inesperadamente - Historia del día

Mónica no supo si Paula leyó la nota o si llegó a contárselo a Pedro. La siguiente vez que la vio, Paula actuó como si no hubiera pasado nada. Pero Mónica estaba a punto de descubrir la verdad...

"¿Profesora García? ¿Me escuchaste?", le preguntó Pedro de nuevo, agitando la mano delante de su cara para llamar su atención. Mónica salió rápidamente de sus pensamientos.

"¡Por supuesto! Pedro, ¡Dios mío! Es tan maravilloso verte!", exclamó, compensando un poco su distracción, y abrazó a su antiguo alumno. "¿Qué estás haciendo ahora? ¿Cómo está tu madre?".

Publicidad

"Bueno, en realidad es por eso que estoy aquí. Mi mamá murió hace unas semanas", comenzó Pedro, balanceándose sobre sus pies nerviosamente.

Profesora. | Foto: Pexels

Publicidad

"Pedro, lo siento mucho. No lo sabía. Mi más sentido pésame para ti y tu familia. ¿Cómo estás?", preguntó Mónica, preocupada.

"Gracias. No ha sido fácil. Perdimos a mi padre hace unos años. Ahora estoy solo, y con 18 años recién cumplidos. Es como si no supiera qué hacer conmigo mismo", divagó Pedro, tocándose la nuca. "Pero en fin, estoy aquí porque estaba revisando las cosas de mi madre, y encontré esto".

Pedro sacó una nota del bolsillo, y Mónica respiró profundo. "Oh, nunca quise que la encontraras, Pedro. Lo siento mucho", se disculpó Mónica.

Pedro frunció los labios y empezó a leer en voz alta sus palabras de entonces. "Señora Hernández, hace años dejé un bebé en el hospital, y ahora es su hijo. Muchas gracias por darle un hogar cariñoso y por cómo lo ha criado. Es un niño maravilloso. Le deseo lo mejor a usted y a su familia", terminó de leer.

Publicidad

Lee también: Mujer descubre que no es la madre biológica de su hijo de 7 años, ni su esposo el padre - Historia del día

Mónica comenzó a llorar al escuchar a su hijo decir esas palabras. "¿Así que es verdad? Mamá nunca dijo nada. Ni siquiera sabía que era adoptado", comentó Pedro y se apoyó en la pizarra.

"Sí, es verdad, Pedro. Soy tu madre biológica. Convertirme en tu profesora fue una completa coincidencia, casi como un accidente o el destino, tal vez. No lo sé. Pero vi que tenías una familia maravillosa y eras feliz, así que no quise interrumpir tu vida. Solo quería darle las gracias a tu madre. Le di esa nota al final de una reunión de padres y profesores", explicó Mónica después de secarse las lágrimas. "Pero nunca hablamos mucho después de eso. Pensé que nunca la había leído".

Publicidad

"Lo entiendo, supongo. Creo que sí lo hizo y decidió guardarlo para cuando yo fuera mayor. Estaba entre sus cosas valiosas. Es solo que después de todo lo que ha pasado últimamente, supongo que quería confirmarlo contigo", dijo Pedro, apartándose de la pizarra. "Tengo que resolver mi vida ahora sin mis dos padres. Pero me preguntaba si podría llamarte alguna vez para hablar".

"¡Por supuesto! Por supuesto, puedes hacerlo. Te daré mi número de teléfono y podremos hablar cuando quieras", Mónica anotó su número de teléfono en un papel. El joven de 18 años lo tomó, le dedicó una pequeña sonrisa y se dio la vuelta para marcharse. Pero se detuvo y se volvió.

Joven. | Foto: Pexels

Publicidad

"Si te sirve de algo, fuiste la mejor profesora que he tenido", añadió Pedro en voz baja. Luego se fue, y Mónica lloró sobre el escritorio de su salón.

Unos días más tarde, él llamó, y entonces empezaron a hablar una vez a la semana. Por suerte, sus padres le dejaron suficiente dinero para la universidad, así que Pedro nunca le pidió nada más que consejos sobre la escuela y la vida. Formaron un vínculo especial, aunque no era el de una madre y su hijo.

A pesar de ello, Mónica se alegraba enormemente de tenerlo en su vida, aunque solo se tratara de algunas llamadas telefónicas y de quedar para tomar un café.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad

A veces, renunciar a tu hijo es la mejor opción: Mónica podría no haber sido capaz de proporcionar una gran vida a su hijo si se hubiera quedado con él.

No te arrepientas de tus decisiones: Cada decisión que tomas tiene consecuencias. Algunas son buenas y otras no tanto, pero todas forman parte de la vida.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad