logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Azafata rompe las reglas para hacer entrar en razón al hijo caprichoso de un millonario en un vuelo - Historia del día

Georgimar Coronil
29 ene 2022
23:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Mónica estaba cansada del chico rico y mimado que siempre volaba con su compañía aérea. Era ruidoso, maleducado y no se preocupaba por los demás pasajeros. Un día se le ocurrió una idea y decidió engañarlo. Sorprendentemente, otra persona la apoyó y Mónica no tuvo que volver a preocuparse por él.

Publicidad

"¡¡¡VAMOS A ENLOQUECER!!!", gritó Gerardo Rosas, el hijo de un millonario del sector inmobiliario y una de las personas más mimadas que Mónica había conocido. Ella era auxiliar de vuelo y al igual que todo el mundo, estaba cansada de sus payasadas.

Gerardo sostenía una botella de champán y hacía que sus amigos bebieran de ella. Se pusieron aún más ruidosos y nadie pudo calmarlos. Lo habría entendido si estuvieran en un avión privado, pero Gerardo siempre utilizaba esta aerolínea porque su padre era muy amigo del dueño.

"Uf, gente rica", susurró Mónica a su compañero de trabajo, Julián, que también puso los ojos en blanco ante el alborotado grupo de amigos. Aunque estaban todos en primera clase, molestaban a los demás pasajeros, y la gente les decía constantemente que se callaran. Pero no podían hacer nada. Gerardo no les hacía caso y, además, les insultaba.

Publicidad

Esto no era lo que Mónica imaginaba cuando decidió convertirse en azafata. Su padre era piloto y desgraciadamente falleció en un accidente de avión, pero eso no la disuadió de su afán por surcar los cielos. Le encantaba y quería ser piloto. Sin embargo, su madre no podía pagar las clases y los estudios de azafata eran mucho más baratos.

Ahora se pagaba sus propias lecciones, pero era un proceso lento. Pronto, ella también sería piloto y, con suerte, no tendría que volver a tratar con jóvenes como Gerardo.

"¡Oye, tú! Sí, te estoy hablando a ti, ‘azafata’". Gerardo llamó su atención, haciendo que la palabra sonara como un insulto. Mónica tuvo que fingir una sonrisa antes de acercarse a él. "¡Tráeme otra botella AHORA!".

Hombre con botella de champaña. | Foto: Pexels

Hombre con botella de champaña. | Foto: Pexels

Publicidad

Lee más: Pasajeros ignoran a niño lloroso hasta que una mujer descubre que abordó el avión equivocado - Historia del día

"Señor Rosas, ¿podría bajar un poco la voz, por favor? Hay otros pasajeros en el avión", dijo ella, tratando de calmar al grupo.

"¡Oye! ¿No sabes quién soy? Podría hacer que te despidieran así!", dijo el joven, chasqueando los dedos para indicar que ella podría perder rápidamente su trabajo. "¡CONSIGUE LA BOTELLA AHORA! Y UNOS MANÍES PARA TODOS TAMBIÉN!".

Su intento de calmar a los alborotadores fue inútil. Sus compañeros parecían agotados, a pesar de que el avión apenas había despegado. Les esperaban unas cuantas horas más de esta situación, y Mónica no podía aguantar más. En lugar de buscar la botella, entró en la cabina y tomó asiento detrás de Víctor, el piloto principal, que además era su novio.

Publicidad

"Oye, ¿estás bien?", preguntó él mientras comprobaba los controles y mantenía todo en su sitio.

Mónica soltó un enorme suspiro: "Gerardo Rosas está aquí, y apenas ha pasado una hora desde que despegamos. No puedo soportarlo más", le dijo, pasándose una mano por la frente.

"Estoy seguro de que puedes hacer algo para que se callen", respondió Víctor.

"¿Puedes hablar con él?".

"Sabes que no puedo salir. Sería una violación del protocolo".

Lee más: Mujer empieza el trabajo de parto en pleno vuelo y el piloto cambia de ruta a un lugar sin aeropuerto - Historia del día

Publicidad

"Hmmm, violación del protocolo. Tal vez, podría mentir y asustarlo", dijo Mónica, colocando un dedo en su barbilla y pensando profundamente. Justo en ese momento, los sonidos de más gritos llegaron desde la zona de primera clase, y se vio obligada a levantarse. "Ugh...".

Pilotos en cabina de avión. | Foto: Pexels

Pilotos en cabina de avión. | Foto: Pexels

Publicidad

"Puedes hacerlo, Mónica. Creo en ti", dijo Víctor, dándose la vuelta y sonriéndole. La amaba profundamente. De hecho, le había propuesto matrimonio la noche anterior, pero Mónica tenía tantos sueños que quería cumplir antes de casarse. Le había pedido un tiempo para reflexionar. En ese momento, ella quería decir que sí y dejar este trabajo para siempre.

Pero Mónica no dejaría que un jovencito malcriado arruinara su carrera. Fue entonces cuando tuvo una idea brillante y se marchó de vuelta a la primera clase.

"Todos, ¿pueden prestarme atención?", comenzó, sonriendo falsamente. "Debido a algunas circunstancias atenuantes, voy a tener que pilotar el avión, pero no puedo hacerlo porque nuestros colegas están muy ocupados con el señor Rosas y sus amigos. Así que el avión está en piloto automático por ahora sin que nadie lo maneje".

Publicidad

No sabía si su idea funcionaría o si Gerardo se asustaría. Iba a tener que mentir descaradamente para convencer a todos de que no había otra opción. Necesitaba que aquel grupo alborotado se detuviera para poder concentrarse en "pilotar" el avión.

Los ojos de todos se abrieron de par en par con sorpresa, e incluso el grupo de Gerardo se calló.

"Perdone, ¿qué ha dicho?", preguntó un pasajero, casi con enfado.

Lee más: Hija del dueño del restaurante se burla de niña cuya mamá lava platos y la alimenta con sobras - Historia del día

"¿Dónde está el piloto? Le he visto entrar", gritó otro pasajero.

Publicidad

"¿Y el copiloto?", se preguntaba otra persona con ojos preocupados.

"Nuestro copiloto tuvo una emergencia, pero el vuelo continuó porque me tenían a mí a bordo, y casi he terminado el entrenamiento para obtener mi licencia de piloto. Ahora que nuestro piloto también tiene problemas, me toca a mí pilotar el avión. Pero no puedo hacerlo si tengo que preocuparme por un grupo ruidoso y perturbador en la cabina," continuó Mónica, tratando de ser imprecisa para no levantar más sospechas de los pasajeros.

Hombre mayor. | Foto: Pexels

Hombre mayor. | Foto: Pexels

Publicidad

Finalmente, un hombre mayor con un caro traje de Armani, el señor Jorge Cáceres, se levantó. "¿Ves, Rosas? Este es el tipo de desastre que tú y tu grupo han provocado. Estamos en una aeronave y tú crees que es en una especie de club. Voy a tener una seria charla con tu padre cuando lleguemos a casa", dijo el Sr. Cáceres al joven. "¡Ahora, siéntate como una persona normal, cállate y deja que esta dama pilote el avión!"

Jorge volvió a sentarse y el grupo de Rosas apartó la mirada avergonzado. Los demás pasajeros asintieron con la cabeza y uno de ellos incluso dio las gracias al hombre mayor. Mónica sonrió complacida mientras el chico mimado miraba su regazo avergonzado.

"Gracias a todos por su comprensión y no se preocupen, he aprobado todas mis lecciones de piloto", dijo Mónica y volvió a la cabina, donde tuvo que permanecer el resto del vuelo para mantener la treta.

Publicidad

Por suerte, Gerardo y sus amigos no hicieron más alboroto durante el resto del vuelo y llegaron a su destino sin ningún otro contratiempo. Tras aterrizar, explicó a sus compañeros por qué había mentido, y todos se lo agradecieron profundamente.

Varios días después, Mónica y Julián trabajaban en otra ruta, y él tenía algunos chismes para ella. "¿Sabes que el Sr. Cáceres amenazó con llamar al padre de Gerardo? Bueno, en realidad lo hizo. También habló con el dueño de la aerolínea y como castigo le han prohibido volar con nosotros", reveló su compañero de trabajo.

"Eso es fantástico", rio Mónica mientras preparaba todo para la comida de los pasajeros a bordo. "Oh, ¿no te lo había dicho? Víctor y yo nos comprometimos oficialmente ese día. Supongo que ver a ese hombre regañando a Gerardo me hizo superfeliz, ¡y decidí aceptar su propuesta!".

Publicidad

"¡Felicidades!".

Azafata en pasillo de avión de pasajeros. | Foto: Pexels

Azafata en pasillo de avión de pasajeros. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad

No hay que ser grosero con la gente del sector servicios: Hay que respetar a los empleados, independientemente de quién sea tu padre o de cuánto dinero tengas.

Una pequeña mentira blanca puede servir a veces: Mónica mintió un poco a los pasajeros y al final esto sirvió para que se hartaran del comportamiento del joven rico.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Antes de bajar del avión, piloto nota que el último pasajero a bordo es idéntico a él - Historia del día

12 de abril de 2022

Pobre señor que limpia aeropuertos ve un bolso roto en avión abandonado: halla dinero y una nota adentro - Historia del día

22 de abril de 2022

Millonario se burla de mujer pobre con 3 niños en vuelo de clase ejecutiva hasta que el piloto lo interrumpe - Historia del día

17 de febrero de 2022

Mujer se despierta con la voz del piloto y se da cuenta de que la escuchó por última vez hace 20 años - Historia del día

06 de abril de 2022