logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer sigue a niña que le pide a extraños que le compren su último par de botas cerca de la iglesia - Historia del día

Mayra Pérez
07 feb 2022
19:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer siente curiosidad por una niña que ruega a extraños que le compren su último par de botas y decide seguirla; lo que descubre cambia su vida para siempre.

Publicidad

Cuando Raúl Jiménez perdió a su esposa Marta a causa de la leucemia, supo que las cosas no iban a ser fáciles para él. A los tres meses del diagnóstico, él ya estaba luchando para pagar las cuentas y cuidar a su hija Sandra.

Las cosas empeoraron cuando su esposa falleció. Ahora era un padre soltero y se esforzaba en trabajar día y noche para mantener feliz a la pequeña niña y satisfacer todas sus necesidades.

Una niña camina hacia una iglesia local. | Foto: Shutterstock

Una niña camina hacia una iglesia local. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Cuando se sentía abrumado por las responsabilidades, iba a una iglesia cercana, y le rogaba a Dios que arreglara las cosas y los mantuviera a él y a su hija a salvo. Y le había enseñado a Sandra a hacer lo mismo.

“Cariño”, había dicho. “El hecho de que suceda algo malo en la vida no significa que Dios no esté cuidando de nosotros. Es porque nos está poniendo a prueba y haciéndonos más fuertes para el resto de nuestras vidas”.

Sandra, que solo tenía 6 años, no entendía realmente lo que significaba todo eso. Sin embargo, ella asentía y le regalaba una cálida sonrisa a su padre.

Desafortunadamente, un día, cuando Raúl estaba trabajando en un sitio de construcción, se lesionó gravemente la pierna. Los médicos dijeron que tendría que someterse a una cirugía y permanecer en cama durante un mes para recuperarse rápidamente.

Publicidad

Raúl ya tenía un presupuesto ajustado y se esforzaba por llegar a fin de mes, por lo que pagar la cirugía parecía imposible. “Doctor, ¿no hay otra manera? No creo que la cirugía sea factible para mí en este momento”, preguntó con impotencia.

“Bueno, señor Jiménez”, respondió el médico. “Puedo darle el alta después de una semana de reposo absoluto en cama, pero requiere cirugía. Por ahora, solo puede caminar con muletas”.

“Eso será suficiente, doctor”, respondió Raúl antes de firmar el formulario de alta a la mañana siguiente.

Cuando la pequeña Sandra vio que su papá tenía problemas para caminar al llegar a casa, se preocupó. “Papi”, preguntó con curiosidad. “¿Por qué caminas así? La Sra. Henríquez dijo que los médicos te mantendrían en el hospital para recibir tratamiento. ¿Ya te lo hicieron?”.

Publicidad
Un pie inmovilizado y un par de muletas. | Foto: Pexels

Un pie inmovilizado y un par de muletas. | Foto: Pexels

Raúl le sonrió a Sandra. “No hay necesidad de eso, Sandra. La cirugía es costosa y papá no puede pagarla. Pero no te preocupes, papá es fuerte, así que se recuperará pronto”.

Publicidad

Sandra no estaba convencida. “¿Estás seguro, papi?”, preguntó escéptica.

“Sí, cariño”, respondió Raúl. “Por cierto, gracias por ser una buena chica con la Sra. Henríquez mientras estuve en el hospital. Ella dijo que eres una muy buena chica”.

Sandra sonrió en respuesta al cumplido de su padre y dijo: “Ella me hizo panqueques, papá. Cocina como mamá. También te preparó el desayuno”. Luego se fue a su habitación a jugar.

Raúl sintió un profundo dolor en su corazón cuando Sandra mencionó de su madre. Su amada Marta se había ido, y parecía que sus recuerdos ya se estaban disipando de su mente.

Publicidad

Mientras tanto, de vuelta en su habitación, Sandra estaba pensando en cómo podría ayudar a su papá. Él le había dicho que no tenían dinero, pero ella estaba decidida a ayudarlo.

Así fue como consideró vender sus juguetes, ropa y zapatos a otros estudiantes de su escuela. El fin de semana, le dijo a su padre que iría a jugar a la casa de su amiga, pero se fue corriendo a una iglesia cercana.

Llevó con ella su par de botas especiales; había sido el último regalo de su madre. Habría preferido no venderlas nunca porque solo lo había usado una vez, pero deseaba ayudar a su papá y recaudar dinero para su cirugía.

Una pequeña niña sonrie. | Foto: Pexels

Una pequeña niña sonrie. | Foto: Pexels

Publicidad

Como era domingo y mucha gente visitaba la iglesia los fines de semana, Sandra pensaba que encontraría fácilmente un comprador. Para su consternación, nadie le prestó atención.

Las personas entraban apresuradamente a la iglesia, en parte para la misa de la mañana y en parte para protegerse del frío. Los que acababan de llegar la ignoraban, alegando que no querían comprar nada.

A pesar de eso, Sandra seguía pidiendo ayuda a los transeúntes. “Por favor, ayúdame. Necesito dinero”, suplicaba en vano.

Tras casi una hora, Sandra comenzó a perder la esperanza de que alguien comprara sus zapatos. Se sentía muy cansada, por lo que decidió irse a casa. Entonces se le acercó una mujer.

Publicidad

“¡Hola, pequeña! Noté que estás vendiendo estas botas. ¿Cuánto cuestan?”.

“¡Hola! Las vendo por $30”.

“¡Esos zapatos son hermosos! Los compraré”.

“¿De verdad? ¡Gracias!”. Sandra sonrió mientras la mujer le pagaba y luego se apresuró en regresar a su casa.

Un par de botas infantiles de color verde. | Foto: Pixabay

Un par de botas infantiles de color verde. | Foto: Pixabay

Publicidad

Sin embargo, la mujer tenía curiosidad por saber por qué la niña vendía zapatos fuera de la iglesia. Estaba bien vestida y no lucía como indigente.

Jennifer no asistía con frecuencia a la iglesia, pero la visitaba desde que había perdido a su hija y esposo en un accidente automovilístico. Decidió saltarse la misa y seguir a la niña para averiguar por qué estaba pidiendo dinero.

Unos minutos más tarde, Jennifer se encontraba en una casa antigua en una de las cuadras más solitarias del vecindario. Después de ver la puerta cerrarse detrás de la niña, se acercó y tocó el timbre. Pero no hubo respuesta.

Pensando que probablemente la niña no contestaba por estar sola en casa, decidió irse. En ese momento, la puerta se abrió y Raúl salió. “¿Hola, puedo ayudarte?”.

Publicidad

“Dios mío”, exclamó Sandra para sí misma al ver a Raúl en muletas. Parecía muy cansado y enfermo.

“Hola, soy Jennifer. Acabo de conocer a su hija en la iglesia y…”.

“¿En la iglesia?”, preguntó Raúl, confundido.

“Sí, le acabo de comprar un par de botas”, respondió Jennifer, mostrándole los zapatos. “Realmente no quería comprarlas, pero la vi pidiendo dinero a extraños, así que quise ayudarla”.

“¡Me pregunto por qué las habrá vendido! ¡Son sus favoritas! Por favor, pasa”, respondió Raúl, mostrándole el camino al interior.

Publicidad
Meson de la cocina con platos sin lavar. | Foto: Unsplash

Meson de la cocina con platos sin lavar. | Foto: Unsplash

Al entrar, Jennifer pudo ver que la casa no estaba particularmente limpia. Había platos sucios en la mesa y ropa esparcida por la sala de estar. “Por favor, ignora el desorden”, dijo Raúl, avergonzado. “Ser un padre soltero no es nada fácil”.

Publicidad

“No te preocupes, está bien”.

En ese momento, Sandra llegó a la sala de estar. Se detuvo en seco cuando vio a Jennifer. “¡Oh, es usted!”.

“Hola”. Jennifer le sonrió.

Lee también: Hombre ve a anciana con chicos que lloran en una gasolinera y recuerda una noticia sobre niños perdidos - Historia del día

“¡Jennifer me acaba de decir que la conociste en la iglesia! ¡¿Vendiste tus botas favoritas?! ¿Qué sucede? Dijiste que irías a la casa de tu amiga”, preguntó el padre.

“Bueno, papi…”, Sandra bajó la cabeza. “No quería mentir, pero quería obtener mucho dinero para tu cirugía. Así que comencé a vender mis libros, juguetes y zapatos. También decidí vender las botas que mamá me había comprado”.

Publicidad

“¿Qué?”, preguntó Raúl sorprendido. Pero en lugar de regañar a Sandra, le explicó pacientemente que no debería haber hecho eso.

Jennifer, conmovida por la difícil situación del padre y la hija, decidió ayudarlos y esa noche creó una página de GoFundMe para recaudar fondos para la cirugía de Raúl.

Un padre y su hija comparten un alegre momento. | Foto: Pexels

Un padre y su hija comparten un alegre momento. | Foto: Pexels

Publicidad

Días después, visitó su casa con un cheque de $50,000 y Raúl no podía dejar de agradecerle. Finalmente, tuvo su cirugía y recuperó su salud. Jennifer lo visitó con frecuencia después de la cirugía y, eventualmente, se enamoraron.

Cuando decidieron casarse, hablaron con Sandra al respecto, y ella estuvo más que feliz de aceptar a Jennifer como madre. Unos años después, la familia dio la bienvenida a una nueva hija que solo trajo más felicidad a todos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El destino trabaja de maneras misteriosas. Jennifer y Raúl se conocieron gracias a la necesidad de una niña de ayudar a su padre y la vida de todos terminó mejorando significativamente.

Publicidad

Un pequeño acto de bondad puede traer cosas inesperadas. Jennifer fue amable con Sandra y le compró las botas para ayudarla, y ese acto cambió su vida y la de Sandra para siempre.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Azafata rompe las reglas para hacer entrar en razón al hijo caprichoso de un millonario en un vuelo - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Chica queda confundida cuando anciana llega a su casa y dice que es dueña del lugar - Historia del día

31 de marzo de 2022

Anciana solitaria ve la puerta del sótano abierta: solo su difunto esposo tenía la llave - Historia del día

05 de abril de 2022

Niña le agarra la mano a un indigente sucio y lo lleva a su casa - Historia del día

12 de abril de 2022

Millonario no sabe que su nieta es indigente hasta que la ve en medio de la calle - Historia del día

07 de mayo de 2022