Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Pobre mamá de trillizos nunca deja que nadie entre a su casa: plomero llega allí por llamada de emergencia - Historia del día

Vanessa Guzmán
11 feb 2022
23:40
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Una madre pobre no deja entrar a nadie a su casa durante años, pero un día cuando llega un plomero de urgencia, queda consternado por lo que descubre en su interior.

Publicidad

"Ella es un bicho raro, y no tenemos nada que ver con ella o sus hijos", dijo Joselyn, la más antigua del vecindario a los recién mudados. Había convocado una reunión con una familia que se acababa de mudar a su zona residencial. Era algo que siempre hacía.

Se sentía orgullosa de ser la habitante con mayor tiempo en su comunidad. También sentía la responsabilidad de advertir a los nuevos vecinos sobre Joan, la mujer que nunca dejaba entrar a nadie a su casa.

Fachada de una casa. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Pero, ¿por qué, señora Joselyn? ¿Podemos intentar hablar con ella?", preguntó Clara, quien tenía tan solo unos días viviendo en la zona. Era inquilina de Joselyn y su casa estaba frente a la de Joan. Solo tenía que cruzar la calle.

"¡Ha estado aquí durante casi diez años y nunca ha interactuado con ninguno de nosotros, Clara! Estoy segura de que le pasa algo. Te advierto que te mantengas alejada de ella", dijo Joselyn.

"Pero señora Joselyn", dijo Clara pensativa. "Es una madre pobre con tres hijos. Creo que deberíamos preguntarle si necesita ayuda. Estoy segura de que no es fácil para ella".

"¿Qué? ¡No, en absoluto!", espetó la mujer mayor. "¡Ni siquiera te acerques a ella! Podría ser una bruja, y hay rumores de que asesinó a su propio esposo. Vi a un hombre en su casa unos meses después de que ella se mudó, pero simplemente desapareció y nunca regresó".

Publicidad

"Oh, cielos", expresó Clara un poco ansiosa.

Y así pasaron casi dos horas. Los recién llegados ahora estaban más interesados ​​en Joan que en aprender sobre el vecindario.

Joselyn les dio varias razones por las que pensaba que Joan era una bruja, una reclusa o, peor aún, una lunática que dañaría al que se le acercara. Así que todos, persuadidos por las palabras de la mujer mayor, decidieron evitar a la ermitaña, pero seguían siendo escépticos.

Lee también: Hombre joven invita a vecina de 89 años a mudarse con él para poder cuidarla en sus últimos días

Clara seguía sintiendo en su corazón que debía ayudar a la mujer que estaba sola, cuidando a sus trillizos. “Quizás hay más en su historia de lo que la gente sabe. Y nunca sabré más al respecto hasta que me acerque a ella”, pensó.

Publicidad

Dos días después, Clara se dirigía a dejar a su hijo Jeremías en la escuela cuando se dio cuenta de que algo andaba mal en la casa de Joan.

Mujer joven con rostro pensativo. | Foto: Pexels

Publicidad

Mientras miraba de cerca, notó que la gruesa tubería de agua que corría detrás de su casa y alrededor de la puerta trasera estaba rota. Eso provocó que una gran corriente de agua formara charcos alrededor de todo el patio trasero.

Clara razonó que, si el flujo de agua no se detenía, toda la casa se inundaría, así que llamó a Pedro, el plomero que vivía al lado.

"Hola, Pedro. Habla Clara. Sé que es temprano, pero hay una emergencia. Creo que hay un problema con las tuberías de Joan. Su patio trasero está casi inundado y el agua todavía corre por las tuberías".

"¿Joan? ¿Esa mujer que vive sola con sus tres hijos?", preguntó el hombre.

Publicidad

"Ummm…" Clara vaciló. "Sí. Mira, sé que da miedo ir allí y todo eso, pero ella tiene niños en casa. ¿Puedes por favor…?".

"Oye, relájate. No te preocupes, iré a ver cómo está la casa".

"Gracias, Pedro".

Pedro llegó inmediatamente. Llamó varias veces a la puerta, pero no hubo respuesta. La única forma de llegar al patio era desde el interior de la casa y el agua ya le tocaba los pies. Sabía que debía insistir para que alguien lo dejara entrar.

Así que llamó a la puerta una y otra vez. Pedro estaba a punto de llamar a la policía cuando escuchó pasos que se acercaban a la entrada de la vivienda.

Publicidad

Tubería en mal estado. | Foto: Pexels

Lo recibió una mujer que parecía tener menos de 30 años. Su rostro estaba ojeroso, sus mejillas estaban hundidas y parecía que acababa de despertarse.

Publicidad

"Creo que hay un problema con las tuberías en su patio trasero, señora. Estoy aquí por una llamada de emergencia", explicó Pedro. "Acabo de recibir una llamada de una de sus vecinas".

"¿Una vecina?". El mero pensamiento de que alguien se había preocupado por Joan la sacó de su sueño. "Pero, ¿quién?".

En ese momento, uno de los trillizos de Joan, Samuel, salió corriendo. "¡Oh, señor Pedro! ¿Qué hace aquí?".

"Hola, Samuel. Estoy aquí solo para revisar algo en tu casa", le explicó el plomero al niño antes de volverse hacia Joan. "¿Podría por favor mostrarme el camino al patio trasero?".

Publicidad

Joan, que estaba exhausta por trabajar en el turno de noche el día anterior, no tenía idea de quién podría haber llamado a Pedro. Sin embargo, ella le permitió entrar.

Tan pronto como el plomero entró, se dio cuenta del estado deplorable de la casa. Probablemente, habían pasado años desde que la casa había sido limpiada y renovada.

Peor aún, cuando examinó las tuberías, descubrió una enorme grieta. Debido a que el flujo de agua había sido fuerte y constante en el interior, la tubería se había soltado de la estructura que la sujetaba. Toda la superficie exterior de la pared exterior se había derrumbado.

"¡Oh, Dios mío! El patio trasero... es..." Joan no podía creer lo que estaba viendo.

Publicidad

Pedro rápidamente sacó sus herramientas y el problema quedó solucionado en una hora. Joan le agradeció su ayuda y dijo que no tenía idea de que la tubería exterior estaba rota.

Persona reparando tubería. | Foto: Pexels

Publicidad

"Me estaba quedando dormida porque estaba cansada. Trabajo en un restaurante cercano", explicó, ofreciéndole a Pedro una taza de té y algunas galletas”.

“Supongo que los niños no escucharon nada porque estaban ocupados viendo la televisión dentro de su habitación. Por cierto", dijo, haciendo una pausa. "Parece que a Samuel lo conoces desde hace mucho tiempo".

Pedro sonrió y contestó: "Sí, de hecho, también conocí a Kevin y Tomás. Me encontré con ellos hace unos días en mi camino a casa desde el trabajo mientras rescataban a un gato de un árbol. Tus chicos son adorables".

"Oh", murmuró Joan. "Pero ¿quién te llamó? Estoy sorprendida porque nadie ha visitado mi casa. Todos piensan...".

Publicidad

"Fue Clara. Vive en el lado opuesto de la calle. ¿Te importa si te pregunto por qué nunca nos has conocido? Sé que no es asunto mío, pero estos vecinos tienen algunas historias bastante locas sobre ti”.

"Honestamente", dijo Joan, con los ojos llorosos mientras contaba su historia. "No puedo decir que los culpo. Tenía miedo de dejar entrar a alguien. Es porque es difícil para mí confiar en las personas. Solo tenía 18 años cuando quedé embarazada. Soy una huérfana que se crio en un orfanato".

"Después de dejar el orfanato, conocí a Hernán. Estábamos enamorados y todo iba bien. Pero cuando se enteró de que iba a tener trillizos, cambió de opinión. Me golpeaba para obligarme a abortar. Así que lo dejé y vine a vivir aquí”.

Publicidad

“Pero cuando descubrió que estaba aquí, regresó. Me convenció de que había cambiado. Yo necesitaba apoyo emocional y confié en él. Pero fui una tonta. Me robó todos mis ahorros y se escapó. Otra vez quedé sola. Por eso es difícil para mí confiar en otros y no dejo entrar a nadie”, precisó Joan.

"En ese caso, no deberías esconderte y permitir que tus vecinos se aprovechen de ti inventando historias falsas. Si no quieres interactuar con nadie, está bien, pero tienes que decirles que no estás loca, ni eres una bruja”, comentó Pedro.

Té y galletas. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de que el plomero se fue, Joan pensó en su consejo. Tal vez tenía razón. Ella podría darles una oportunidad a sus vecinos. Así que, al día siguiente, Joan visitó a Clara y le agradeció su ayuda.

Joselyn no quería que Clara dejara entrar a la madre de trillizos, pero ante la insistencia de la buena samaritana, la mujer mayor no tuvo otra opción de aceptar.

Joan compartió su historia con ellas y dijo que le aterrorizaba aceptar la ayuda de alguien. Clara sintió simpatía por su vecina y, desde ese día, la visitó con frecuencia para ayudarla con la limpieza y el cuidado de sus hijos.

Pedro se convirtió en un visitante frecuente, pues a los niños les encantaba compartir con él. Después de un tiempo de grata convivencia, Pedro y Joan se enamoraron.

Publicidad

Lee también: Mi vecina no llamó al 911 por su bebé, sino que limpió su casa - Historia del día

Los vecinos poco a poco dejaron de creer las ridículas historias sobre Joan, y cuando se casó con Pedro, todos asistieron a su boda.

Recién casados. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

A veces, nuestros instintos son correctos: Clara siempre había sospechado que había más en Joan que las historias que había escuchado sobre ella, y tenía razón.

Un pequeño acto de bondad o ayuda puede cambiar la vida de alguien para siempre: Clara contactó a Pedro para que ayudara a Joan. La acción desinteresada cambió para bien la vida de la madre de trillizos para siempre.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad