logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer gravemente enferma se entera de que su cirujana es la ex de su esposo, a quien él abandonó 10 años atrás - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Sarah había tenido todo lo mejor de la vida hasta que su salud comenzó a deteriorarse. Cuando necesitó una cirugía de emergencia, se enteró de que la persona que la operaría era la exesposa de su marido, a quien él había abandonado diez años antes.

Publicidad

Sarah y Carlos se amaban mucho. Vivían felices y criaban juntos a su querida hija. Sin embargo, un día, la madre comenzó a sentirse enferma y su esposo tuvo que llevarla al hospital.

Mientras estaban allí, los médicos le diagnosticaron una rara enfermedad estomacal. “Lo siento señora, pero todavía no hay cura para esta enfermedad”.

Pasillo de un hospital. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Le daremos un medicamento de mantenimiento, pero no hay garantía de que funcione”, dijo el médico.

El galeno también le manifestó que su condición podría empeorar y que, de ser así, necesitaría una cirugía complicada. Desafortunadamente para ella, la medicina de mantenimiento no pudo hacer mucho.

Un día, estaba reunida con sus jefes cuando de repente sintió un dolor fuerte en el abdomen. Su jefe, Gerardo, llamó a una ambulancia y le informó a su esposo que iba camino al hospital.

Lee más: Sobreviví a un aborto y 27 años después conocí a mi madre biológica - Historia del día

Publicidad

Carlos inmediatamente recogió a su hija de ocho años de la escuela y corrió al centro de salud. Gerardo se sintió responsable de lo que había sucedido, por lo que también lo siguió hasta el hospital.

Todos llegaron en cuestión de minutos. Carlos le dio a Sarah un beso en la frente, asegurándole que todo estaría bien. Allí, una enfermera llamó a gritos a una tal doctora Hernández.

“Necesitas una cirugía lo antes posible o de lo contrario podría ocurrir una infección”, le dijo a Sarah mientras yacía en una cama de hospital.

Una doctora con una mascarilla cubriendo su rostro. | Foto: Pexels

Publicidad

Mientras tanto, ella y su esposo se miraron horrorizados, no por la cirugía que se iba a realizar, sino por el nombre de la doctora que mencionaron.

“¿Tienen algún otro cirujano? Es posible que la doctora Hernández no esté dispuesta a hacer la operación”, dijo Carlos. Sabía que la cirujana a la que se referían era su exesposa, Marian Hernández.

Ella y Carlos habían estado juntos durante ocho años cuando él decidió terminar. Se había desenamorado. Entonces, un día hace diez años, se fue de su casa y le dejó una nota a Marian diciendo que quería el divorcio.

Esto le afectó mucho a la mujer y cayó en una profunda depresión de la que fue difícil recuperarse. De hecho, contempló quitarse la vida más de una vez.

Publicidad

Desesperada por intentar arreglar su familia rota, fue hasta la vivienda de Sarah y Carlos para tratar de hablar con ellos. Ella los amenazó con una demanda, pero ellos hicieron lo mismo con ella.

Al final, se otorgó una orden de alejamiento contra la mujer y ella dejó de molestarlos para siempre. De una forma u otra, Marian había superado el momento más difícil de su vida gracias a la ayuda de su profesión.

Se sumergió en el trabajo, centrándose en su pasión por salvar la vida de las personas. Aunque parecía difícil, el día que llevaron a Sarah era solo otro día en el trabajo para Marian.

Una mujer afligida con la mano en su mentón. | Foto: Pexels

Publicidad

“Ella necesita la cirugía ahora, o podría morir. ¡Estoy lista para hacerlo, confía en mí!”, dijo Marian antes de ponerse su equipo de cirugía. Ella y Carlos se miraron a los ojos antes de que las puertas del quirófano se cerraran de golpe.

La operación duró siete horas. En esas siete horas, el hombre caminó de un lado a otro en el pasillo del hospital, pensando lo peor. Después de todo lo que habían pasado con Marian, pensó que ella era capaz de cometer negligencia médica solo para vengarse de él.

Después de que terminó la operación, la doctora salió de la sala de operaciones y se acercó a Carlos, quien estaba tratando de calmar a su hija.

Publicidad

“¿Tu hija?”, preguntó ella. Cuando Carlos asintió, ella sonrió.

Lee también: Mi mujer acarició a un recién nacido, pero no sabía que era nuestro hijo - Historia del día

“Yo también quería tener una hija... Pensé que tendría una, en realidad. Hubo una persona con la que pensé que pasaría el resto de mi vida que me abandonó con solo una nota”, comenzó a decir.

En ese momento, Carlos se preparó para lo que Marian tenía que decir. Antes de que ella continuara, él le ordenó a su hija que comprara dulces en la máquina expendedora.

“Tuve la oportunidad de vengarme de ti y de tu familia hoy, pero no lo hice. Me di cuenta de que estoy muy por encima de ti y encontré algo que valía la pena hacer. No estaba dispuesta a arruinar eso por venganza”, dijo Marian, mirando a Carlos a los ojos.

Publicidad

Máquina expendedora de snacks. | Foto: Pexels

Él pareció aliviado. “Tu esposa debería estar consciente en unos 30 minutos. La operación fue un éxito. Felicitaciones. Mientras tanto, celebraré sola otra operación exitosa. Como lo he hecho estos últimos diez años gracias a ti”, dijo antes de caminar y alejarse.

Publicidad

Cuando estaba a punto de salir del hospital, Gerardo la alcanzó de repente. “Hola doctora Hernández, ¿cómo está? Solo quería preguntarle cómo estuvo la operación”, dijo.

Marian respondió cortésmente, diciéndole que la operación había sido un éxito y que Sarah estaría despierta en un par de minutos. Mientras ella hablaba, Gerardo no pudo evitar mirar sus ojos color avellana. Estaba hipnotizado.

Después de un rato, comenzaron a hablar de otras cosas además de la operación, y ambos se dieron cuenta de que se sentían atraídos el uno por el otro.

“Disculpe por tomar algo de su tiempo, doctora Hernández. No la retendré más, solo tengo una última pregunta”, dijo Gerardo.

Publicidad

“¿Qué será?”, preguntó ella.

“¿Le gustaría ir a cenar conmigo?”. Marian sonrió ante la pregunta.

Un par de años más tarde, ella dio a luz a unas gemelas con Gerardo. “Esto es más de lo que podría haber soñado”, se dijo a sí misma mientras cargaba a las dos niñas por primera vez.

Una mujer y un hombre conversando amenamente. | Foto: Pexels

Publicidad

En un día agridulce en su vida unos años atrás, tuvo que encontrarse cara a cara con el hombre que había roto su corazón en pedazos, pero eso la llevó a conocer al hombre que le mostraría lo que significaba el amor verdadero.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No tenemos que lastimar a las personas que nos lastiman. Al igual que Marian, es posible tomar el camino correcto y no buscar venganza sin importar cuánto nos hayan lastimado.

La vida siempre mejora. Si bien Marian tardó un tiempo en encontrar su verdadero amor, pudo comenzar de nuevo y tener su propia familia, incluso cuando le parecía imposible hacerlo.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Doctora echa a un paciente desagradable de su clínica y él se aparece en su casa esa noche - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.