logo
Un hombre mayor. | Foto: Shutterstock
Un hombre mayor. | Foto: Shutterstock

Anciano va a visitar a su hija por su cumpleaños número 80 y ella no lo deja entrar a casa - Historia del día

Richard sorprende a su hija con una visita para celebrar con ella su octogésimo cumpleaños, pero ella abre la puerta llorando y despide a Richard. Richard adivina que algo va mal, pero no se da cuenta de los problemas que tiene su hija hasta que echa un vistazo por la ventana.

Publicidad

Richard sonreía ampliamente mientras la autopista lo llevaba a la ciudad donde vivía su hija, Deidre. El otoño había llegado pronto a Minnesota aquel año, y los árboles ofrecían un espectacular despliegue de color mientras él se dirigía al barrio donde vivía Deidre.

Mientras conducía, golpeaba nerviosamente el volante con los dedos. Llevaba semanas planeando esta visita sorpresa y no veía la hora de ver la cara de Deidre cuando apareciera en su puerta.

No había visto a su hija desde el funeral de su esposa, hacía cuatro años. Hablaban por teléfono todas las semanas, pero no era lo mismo. Nada era realmente lo mismo desde la muerte de su mujer. Deidre solía venir en auto todos los días de Acción de Gracias, pero esas visitas cesaron después del funeral. Con el paso de los años, Richard extrañaba cada vez más a su hija.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Por fin llegó a su casa. El año anterior, Deidre había montado un negocio en casa. Rara vez revelaba detalles de su vida, respondiendo a todas sus preguntas con un "todo va bien", así que Richard tenía curiosidad por saber lo bien que le iba a ella.

Richard llamó a la puerta. Cuando Deidre abrió la puerta principal, él extendió los brazos y gritó: "¡Sorpresa!".

"¿Papá? ¿Qué haces aquí?", las lágrimas corrían libremente por el rostro de Deidre mientras miraba horrorizada a Richard.

"He venido a celebrar mi cumpleaños contigo... los 80, y quería pasarlo con mi hija", dijo Richard, estirando el brazo para tomar la mano de Deidre. "¿Qué pasa, cariño? ¿Por qué lloras?".

"No es nada; todo está bien", dijo Deidre, secándose rápidamente los ojos y sonriendo un poco. "Es que... No te esperaba y no es un buen momento".

"Sé que probablemente estés ocupada, pero puedo esperar", agregó Richard, inclinándose hacia un lado para captar la mirada de Deidre, que miraba por encima del hombro. "Acamparé tranquilamente en tu sofá y veré la tele...".

"No, no puedes entrar", dijo Deidre, cerrando la puerta hasta que sólo se le veía media cara. "Lo siento, papá, pero... necesito concentrarme en mi trabajo. Cenaremos más tarde, ¿ok?"."Pero yo...".

Publicidad

Deidre cerró la puerta, dejando a Richard de pie en el umbral sintiéndose herido y confundido. Sobre todo, estaba preocupado por la forma en que Deidre estaba actuando. Su hija estaba llorando cuando abrió la puerta y no le había dicho por qué.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Algo extraño estaba ocurriendo. Richard se apartó de la puerta, pero no se atrevió a salir. En lugar de eso, pasó por encima de los arbustos cortos y florecidos que bordeaban el camino y se acercó sigilosamente para echar un vistazo a través de las ventanas delanteras.

Richard miró a través del cristal e inmediatamente se agachó. Dos hombres de aspecto rudo estaban en el salón con Deidre. Estaban a ambos lados de ella como si la mantuvieran encerrada.

Publicidad

"¿Quién era?", preguntó uno de los hombres con voz áspera.

"Nadie", respondió Deidre con voz temblorosa. "Los chicos del barrio a veces gastan bromas a la gente tocando el timbre de sus casas y largándose".

"Volvamos a los negocios entonces", dijo el segundo hombre. "Ya llevas seis meses de retraso en el pago de tu préstamo, Deidre. El señor Marco empieza a impacientarse".

"¡Sólo necesito un poco más de tiempo, por favor!", suplicó Deidre. "Seguro que el negocio vuelve a repuntar en invierno".

Richard se giró lentamente y volvió a mirar por las ventanas. Se le rompió el corazón al ver a su hija encorvada y suplicando ante uno de los hombres.

"Deidre, cariño, tiempo es lo único que no tienes".

El terror congeló a Richard en su sitio al ver cómo el hombre sacaba una pistola.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Ves esta pistola?", preguntó el hombre. "La gente que debe dinero al señor Marco no tiene una gran esperanza de vida. Suelen terminar alimentando a los peces del lago... Seguro que sabes a qué me refiero. Si sigues saltándote los pagos...".

El hombre apuntó a Deidre con la pistola, y ella se hundió en el suelo, sollozando. Al poco rato, él dio un paso atrás con cara de disgusto y se guardó la pistola en la cinturilla del pantalón.

"Bien, te daremos una última oportunidad. Danny, echa un vistazo a este vertedero y mira si hay algo de valor que podamos llevarle al señor Marco. Es una mujer de negocios, así que debe haber un ordenador por aquí o algún tipo de equipo".

"¡Pero necesito esas cosas!", dijo Deidre, empezando a tomarlas, pero pareció cambiar de idea. "No podré ganar el dinero que necesito para devolver mi préstamo si se llevan mi equipo".

"No seas desagradecida, Deidre", dijo el hombre, palmeando la culata de su pistola. "Aún puedo cambiar de opinión".

Los hombres salieron de la habitación, dejando a Deidre acurrucada en un montón de sollozos en el suelo. Richard se esforzó por asimilar lo que acababa de ver. Deidre nunca había mencionado que hubiera pedido prestado dinero a gente tan ruda como aquella.

Publicidad

Nada tenía sentido, pero una cosa estaba clara para Richard: Deidre necesitaba su ayuda. Volvió sigilosamente a su auto y estacionó un poco más adelante, donde podía vigilar la casa de Deidre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Quince minutos más tarde, el segundo hombre apareció en la puerta principal con una impresora de ordenador. La cargó en el maletero de un todoterreno estacionado en la acera y volvió a entrar. Los hombres cargaron varios electrodomésticos más de la casa de Deidre. Cuando por fin se marcharon, Richard los siguió.

Los hombres lo condujeron a un edificio de ladrillo de dos plantas en el centro de la ciudad. Un cartel en la pared junto a la entrada decía que era una especie de club. Richard observó que llevaban las pertenencias de Deidre al interior con el ceño fruncido.

Publicidad

Estaba claro que se trataba de una tapadera para algún tipo de empresa criminal, pero Richard no dudó en entrar tras los hombres. La puerta estaba abierta, aunque el club estaba cerrado, y no había nadie cerca que pudiera detenerlo.

Los hombres se habían unido a una gran mesa en la que estaban sentados otros hombres de aspecto rudo. Uno de ellos se levantó y se acercó a él.

"El club está cerrado", gruñó. "Vuelva más tarde".

"Vengo a hablar de la deuda de Deidre", anunció Richard.

"¿Oh?", el hombre sentado a la cabecera de la mesa se levantó y miró fijamente a Richard. "Habla rápido entonces, veterano, porque Deidre ya está en la cuerda floja y no tengo paciencia para más pérdidas de tiempo".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

A diferencia de los demás, este hombre llevaba un traje bien confeccionado y, a excepción de una fea cicatriz sobre el ojo izquierdo, parecía un caballero. Richard supuso que debía ser el jefe de la banda, el "señor Marco" que había oído mencionar antes a los matones.

"Bueno, quiero saldar su deuda". Richard enderezó los hombros para parecer más seguro de lo que se sentía. "¿Cuánto te debe?".

El Sr. Marco sonrió. "Un buen samaritano, ¿eh? Pero no tienes idea de lo que estás ofreciendo... Deidre me pidió un préstamo de 80.000 dólares. Se suponía que debía devolvérmelo con sus beneficios mensuales, sólo que nunca los obtuvo".

Richard frunció el ceño al recordar varias conversaciones telefónicas con Deidre en las que la había presionado para que le diera detalles sobre su negocio y lo que hacía. Le había entusiasmado que se hubiera propuesto hacer algo por sí misma y se alegraba cada vez que le respondía que el negocio iba bien.

Deidre había mentido todo el tiempo. Al darse cuenta de ello, a Richard se le revolvió el estómago.

"Tengo unos 20.000 dólares en mis ahorros", dijo Richard. "Puedes quedártelo todo...".

Marco interrumpió a Richard con un suspiro. "Eso es sólo una cuarta parte de lo que nos debe. Sin embargo, hay algo más que puedes hacer para compensar la diferencia".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

A Richard no le gustaba cómo sonaba aquello, pero tenía que hacer lo que fuera para salvar a su hija del lío en el que se había metido.

"¿Qué quieres que haga?", preguntó Richard.

"Es un trabajo pequeño". El señor Marco sonrió a Richard y le hizo un gesto para que se acercara a la mesa. "Mi socio y yo hemos montado hace poco un pequeño negocio de importación de autos a Canadá, pero algunos trámites se han retrasado, así que estamos teniendo dificultades para pasar la mercancía por la frontera. Ahí es donde entras tú".

"Un abuelo amable y de aspecto inocente como tú no debería tener problemas para cruzar la frontera en uno de nuestros autos", continuó el hombre. "Incluso te organizaré el transporte de vuelta a Estados Unidos. Sencillo, ¿eh?".

Publicidad

Richard se mordió el labio inferior mientras pensaba en la proposición del gángster. Exportar el auto sin los papeles en regla era sin duda ilegal, pero parecía un riesgo razonablemente bajo comparado con lo que se jugaba Deidre si se negaba.

"De acuerdo", dijo Richard. "Lo haré".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

El gángster se acercó a Richard con una amplia sonrisa, le pasó un brazo por el hombro y lo acompañó hasta un estacionamiento situado en la parte trasera del club. Allí había una fila de autos estacionados. Enseguida, siguió la aplicación GPS de su teléfono hasta el paso fronterizo de la siguiente ciudad.

El auto no era en absoluto lo que Richard había esperado. Había supuesto que el gángster exportaría muscle cars a Canadá, o algo parecido, no un viejo Valiant destartalado. Sin embargo, el auto funcionaba a la perfección a medida que avanzaba por la autopista.

Publicidad

Richard paró en una gasolinera cerca de la ciudad fronteriza para ir al baño y estacionó junto a una patrulla. Se bajó y se llevó el susto de su vida cuando un perro le ladró al oído.

Se dio la vuelta. En la parte trasera de la patrulla había un pastor alemán que le ladraba y daba zarpazos a la ventanilla. Le pareció extraño.

Seguro que los perros de servicio estaban adiestrados para no ladrar a la gente a menos que... Richard miró al Valiant por encima del hombro.

Un escalofrío recorrió la espalda de Richard al darse cuenta de que el viejo coche podría ser más de lo que parecía. Volvió a subirse rápidamente y empezó a dar marcha atrás. El perro policía se volvió loco.

Dos policías salieron a toda prisa de la tienda de la gasolinera. Miraron al perro y se volvieron para mirar a Richard.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Alto ahí!", gritó uno de los policías mientras corría hacia Richard.

Richard lo ignoró. Los neumáticos chirriaron al salir de la gasolinera y echó a correr. Su GPS le dio indicaciones, pero Richard se lo metió en el bolsillo para silenciarlo. Su único pensamiento era alejarse de la policía lo antes posible.

Las sirenas sonaron detrás de él y Richard maldijo al ver las luces intermitentes del coche patrulla por el retrovisor. Presa del pánico y desesperado, Richard condujo como un loco por la autopista. Llevó el viejo coche al límite mientras se abría paso entre el tráfico, dejando a su paso un reguero de conductores indignados y colisiones evitadas por los pelos.

Pero las luces intermitentes permanecían en su espejo retrovisor. Estaba llegando al límite de su ingenio cuando vio las señales de tráfico de un parque nacional. Esa podría ser su oportunidad de escapar.

Richard pronto vio un estrecho camino de tierra sin señalizar que se adentraba en el bosque. Giró bruscamente y dejó atrás la carretera mientras se adentraba en el bosque.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Los senderos embarrados eran horribles para el Valiant, pero Richard siguió adelante. Los dorados árboles de tamarack se alzaban en lo alto, pero el suelo oscuro y turbio hacía que la zona pareciera ominosa. Richard se desvió por un estrecho sendero cuesta abajo.

Quería ponerse a cubierto para poder detenerse y decidir su siguiente paso. Las ramas rozaban los laterales del coche mientras Richard derrapaba y se adentraba en el parque. Giró en una ligera subida y se arrepintió al instante.

El coche se encontraba ahora en una posición precaria, en equilibrio sobre una estrecha elevación por encima de un ancho río. Richard intentó dar marcha atrás por donde había venido, pero los neumáticos giraban sin conseguir tracción. De hecho, el coche se deslizaba cada vez más cerca del agua.

"¡No!", dijo Richard, tirando desesperadamente del freno de mano, pero no parecía funcionar.

El morro del coche golpeó el río con un fuerte chapoteo, enviando una ola de agua oscura que inundó el capó.

Sólo había una solución. Richard abrió de un empujón la puerta del coche, desesperado por escapar del vehículo que se hundía.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

La presión del agua empezó a empujar la puerta del coche contra las piernas de Richard. Se arrastró frenéticamente hacia atrás y lanzó su peso contra la puerta. El Valiant se inclinó hacia un lado y el agua inundó el interior.

Richard chapoteó presa del pánico mientras el río llenaba el interior. Pronto le llegó al cuello. Sólo había una forma de escapar. Cuando el agua le subió por la cara, echó la cabeza hacia atrás, respiró por última vez y se sumergió.

Se apoyó en el salpicadero y dio una patada a la puerta. La puerta se abrió y permaneció abierta mientras se atascaba contra algo oculto en el fondo fangoso del río. Richard salió por la abertura y se impulsó hacia la superficie.

Richard aspiró una bocanada de aire y nadó hacia la orilla del río. Mientras salía del agua, miró por encima del hombro para ver si de algún modo podía rescatar el coche.

Mientras miraba, la parte trasera del coche se balanceó de repente casi verticalmente en el aire, y una serie de burbujas hirvieron a lo largo de la superficie del agua.

Parecía que sólo habían pasado unos instantes antes de que desapareciera bajo el agua.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Richard se quedó mirando el agua. Temblaba y cada bocanada de aire le quemaba la garganta. Dios mío, casi se había ahogado. Se frotó los brazos mientras miraba el lugar donde se había hundido el auto.

Una sensación más fría que el frío otoñal se apoderó de él. Todas sus esperanzas de salvar a su hija se habían ahogado junto a aquel estúpido auto. No había forma de recuperarlo del río. Deidre y él estaban acabados.

Finalmente, Richard se dio cuenta de que había una última cosa que podía intentar para conseguir los 80.000 dólares que necesitaba.

Se levantó lentamente y subió a la orilla. Antes de poner en práctica su plan, necesitaba volver a la civilización y quitarse la ropa mojada y mugrienta.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Richard hizo autostop hasta su casa en Hibbing. Odiaba dejar a Deidre, pero necesitaba los papeles de su casa para llevar a cabo su plan. Sacó varios documentos del cajón cerrado de su escritorio y fue directamente al banco.

"Necesito hipotecar mi casa", le dijo al asistente que lo ayudó. "Y necesito el dinero rápido en mi cuenta bancaria".

Richard esperó impaciente mientras el empleado del banco tramitaba el papeleo. Había pasado un día y se dio cuenta de que los mafiosos debían de estar preocupados por el destino de su coche. Le aterraba la posibilidad de que, mientras tanto, descargaran sus frustraciones contra Deidre.

Dio un respingo cuando su teléfono empezó a sonar. El identificador de llamadas mostraba que Deidre lo estaba llamando.

"Deidre, ¿está todo bien?", preguntó.

"No, papá, no lo está. Unos matones de una banda local acaban de estar aquí preguntando por ti... ¿qué demonios está pasando?".

"Hazles saber que llegaré pronto. Arreglé el pago de tu deuda por ti, pero se ha complicado un poco más de lo que preveía".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Qué? ¿Pero cómo te enteraste de eso? Nunca te dije que tuve que pedir un préstamo a esos gángsters".

"Lo sé, pero deberías haberlo hecho", suspiró Richard.

"No entiendo por qué no acudiste a mí primero, Deidre, pero no es el momento de discutir esto. Diles a esos hombres que me reuniré con ellos dentro de unas tres horas con el dinero para cubrir tu deuda".

Richard terminó la llamada y firmó los papeles que el empleado del banco le tendió. Salió del banco con una confusa sensación de alivio. Por un lado, acababa de hipotecar la casa donde había vivido la mayor parte de sus felices recuerdos con su familia. No quería renunciar a ella, pero era la única solución permanente que se le ocurría para el problema de Deidre.

Unas horas más tarde, entró en el estacionamiento del club en un auto alquilado y se dirigió a la entrada.

"¡Papá, espera!".

Richard miró hacia atrás mientras Deidre corría hacia él. Lo rodeó con los brazos y lo abrazó con fuerza. Richard cerró los ojos mientras la apretaba. Su preciosa hija... había echado de menos abrazarla. Parecía una tontería sin importancia, pero deseaba poder embotellar aquel momento y conservarlo para siempre.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¿Qué haces aquí, cariño?", preguntó Richard.

"No dejaré que te enfrentes sola a esos matones", dijo ella. "Todavía no entiendo cómo te has enterado de este lío, ni cómo has conseguido el dinero para pagarles, pero lo menos que puedo hacer es estar a tu lado mientras me salvas".

Richard sonrió y le puso la palma de la mano en la mejilla. "Preferiría que no lo hicieras, cariño. No es seguro".

"¡Tampoco es seguro para ti, papá! No voy a dejar que entres ahí solo".

Richard estudió la mirada decidida de Deidre y supo que no podría convencerla de que se fuera.

Publicidad

"Está bien... pero quiero que te quedes detrás de mí y si algo sale mal...".

"No voy a dejarte", dijo Deidre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Richard entró en el club con Deidre. Los matones los rodearon de inmediato.

"¡Oh, miren! Es nuestro chófer desaparecido". El Sr. Marco se levantó y les hizo señas. "Tráiganlo aquí para que pueda explicarse. Traigan también a la chica".

El miedo recorrió la nuca de Richard cuando los matones lo condujeron a él y a Deidre hacia la mesa. Colocó su bolsa de lona, que contenía el dinero en efectivo que había retirado tras la hipoteca, y la puso sobre la mesa.

Publicidad

"Aquí tienes los 80.000 dólares que te debía Deidre más otros 15.000 para cubrir el costo de tu auto. Por desgracia, yo... me metí en un lío y el auto terminó en un río".

La boca del señor Marco se torció airadamente y golpeó la mesa con el puño.

"¡Viejo estúpido! ¿Vienes aquí y me dices que hundiste el cargamento de 100.000 dólares escondido en ese auto y crees que todo irá bien? Unos míseros 15.000 ni siquiera empiezan a cubrir lo que ahora me debes".

El gángster tomó la bolsa de lona y se la lanzó a uno de sus matones. Luego se inclinó hacia delante para mirar a Richard.

"Ahora, dime cómo demonios piensas pagar tu deuda y compensar el desastre que has creado".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"No lo sé... ¡no puedo! Hipotecé mi casa para conseguir ese dinero. No hay nada más que pueda darte. Si hubiera sabido que había algo en el auto...".

"Me habrías delatado", interrumpió el señor Marco. Suspiró y se pasó los dedos por el pelo. "Sabes, Deidre, realmente creía en ti, pero a veces en los negocios hay que saber cuándo cortar por lo sano. Por desgracia, tú y tu papá se han convertido en un obstáculo".

El gángster sacó una pistola de la chaqueta de su traje y apuntó directamente a la frente de Deidre.

"¡No!", Richard tiró de Deidre detrás de él. "Todo esto es culpa mía. No castigues a Deidre por mi error".

"Tienes razón".

El gángster se encogió de hombros y, al momento siguiente, Richard estaba mirando por el cañón de la pistola. Escuchó gritar a Deidre, pero parecía lejano, aunque estaba a su lado. El dedo del Sr. Marco parecía flexionarse contra el gatillo a cámara lenta.

Entonces escuchó las sirenas de la policía.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Policía! Tiren sus armas y arrodíllense en el suelo con las manos en alto", anunció una voz por un megáfono.

Inmediatamente, sonidos de disparos de ametralladoras retumbó en el interior. El Sr. Marco se dio la vuelta y corrió hacia la parte trasera del club. Varios de sus matones lo siguieron.

"¡Al suelo!", dijo Deidre poniendo las manos en el hombro de Richard y empujándolo.

Padre e hija se arrastraron bajo la mesa. En el club reinaba el caos, y cuando Richard miró los ojos llenos de miedo de su hija, supo que tenía que ponerla a salvo, fuera como fuera.

Era imposible hablar por encima del ruido de las armas, así que Richard se valió de señales manuales para comunicar su plan a Deidre. Ella asintió y ambos se arrastraron por el suelo.

Richard y Deidre apartaron una de las mesas y se atrincheraron en un rincón. Se escondieron allí hasta que la policía los escoltó hasta un lugar seguro.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Richard vio desde la parte trasera de una ambulancia que la policía detenía a los matones y al Sr. Marco. Sus intentos de escapar habían sido infructuosos.

"Su pulso sigue siendo muy alto, señor", le dijo un médico. "¿Está seguro de que no tiene ningún problema de salud relacionado con el corazón?".

Richard negó con la cabeza. No podía decirle al médico que tenía el corazón acelerado porque esperaba que en cualquier momento se le acercara un agente de policía para detenerlo. Puede que no hubiera conseguido pasar el auto y lo que contenía a través de la frontera, pero la policía podría acusarlo de estar asociado con esos criminales.

Miró a Deidre, que estaba siendo atendida por el shock. Parecía haberse hecho un ovillo sobre sí misma. Odiaba ver sufrir a su hija, pero lo animaba el hecho de que estuviera viva y libre de su deuda.

"Disculpe, señor. Necesito hablar con usted y con la joven".

Richard levantó la vista. Tragó saliva al ver al detective de policía de pie junto a la ambulancia. Había llegado el momento de dar la cara.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El detective miró a Richard con severidad. "Señor, ¿qué hacían usted y su hija hoy en este club?".

Richard le contó a la policía lo del préstamo de Deidre y cómo habían acudido al club ese día para devolverlo. Esperaba poder salirse con la suya sin mencionar el auto que había hundido en el río.

“No debería pedir préstamos a gente de tan mala reputación, señorita”, dijo el detective, mirando a Deidre. "Ambos tienen mucha suerte de que llegáramos aquí cuando lo hicimos. Si no hubiéramos encontrado un auto lleno de contrabando en el río, no habríamos estado aquí para rescatarlos".

"¿Un auto en el río?", preguntó Richard nervioso.

El detective asintió. "Estaba registrado a nombre del primo del señor Marco, que era exactamente la pista que necesitábamos para acabar con esta banda. No sabemos cómo llegó allí, pero eso no es una preocupación importante ahora mismo".

Richard suspiró. Parecía que no tenía nada que temer.

Cuando terminaron de prestar declaración, el detective dejó marchar a Deidre y Richard. Caminaban hacia la parte delantera, donde seguía estacionado el auto de Richard. Deidre puso una mano en el brazo de Richard para que se detuviera.

Publicidad

"Te debo una disculpa enorme, papá". Deidre frunció el ceño y se mordió el labio. "Yo te arrastré a todo este lío".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"No... ése es el problema, Deidre. Tú no me metiste en esto, y deberías haberlo hecho... ¡Soy tu padre! Deberías haberme dicho que estabas en problemas, en vez de eso, tuve que averiguarlo por mí mismo".

"Lo siento". Las lágrimas llenaron los ojos de Deidre. "Yo... ¡no sabía cómo decírtelo! ¿Cómo le dice alguien a su padre que es un gran fracasado?".

"¡No eres una fracasada!", dijo Richard, poniendo las manos sobre los hombros de Deidre. "Puede que tu idea de negocio no funcionara tan bien como esperabas, pero lo intentaste, Deidre. Eso es lo que importa. Ojalá te hubieras sentido lo bastante cómoda como para contarme lo que realmente pasaba en tu vida".

Publicidad

"Papá...".

Deidre no terminó su pensamiento, pero no lo necesitaba. Él vio la duda y la incertidumbre en sus ojos. Richard suspiró.

"Cuando tu madre vivía, tú y ella solían pasar horas hablando por teléfono", dijo Richard, sonriendo con cariño. "Se iba a sentar al porche con su café y su teléfono y yo no la veía en el resto de la tarde... Ojalá tú y yo habláramos así".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Ojalá sintieras que puedes ser tan sincera conmigo como lo fuiste con tu madre", continuó. "Cada vez que hablamos en los últimos cuatro años, me decías que todo estaba bien, pero no era así". Richard rodeó a Deidre con el brazo.

"No creo que hayas estado 'bien' desde hace bastante tiempo".

Publicidad

Deidre rompió a llorar. Richard la abrazó con fuerza y la dejó llorar en su hombro mientras ella balbuceaba sobre lo difícil que había sido poner en marcha su negocio, el desamor que había sufrido cuando su última relación terminó mal y todo lo demás que la había estado carcomiendo.

Richard besó la parte superior de la cabeza de Deidre. Le mataba saber que su única hija guardaba tantas cosas en su interior, pero se alegraba de que por fin se abriera a él.

"No pasa nada, cariño", susurró tranquilizador. "Ahora todo va a estar bien".

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer pone dictáfono en automóvil de esposo tras encontrar allí ropa interior femenina - Historia del día

17 de mayo de 2024

Hombre rico ve una vieja cruz en el cuello de su criada y palidece por un repentino recuerdo - Historia del día

13 de mayo de 2024

Hombre rico ve vieja cruz en el cuello de su criada y palidece de repente por recuerdo repentino - Historia del día

26 de enero de 2024

Mujer pierde a esposo en accidente aéreo, años después se encuentra con él y su madre por casualidad en un supermercado - Historia del día

24 de abril de 2024

3 historias estremecedoras sobre seres queridos fallecidos que, de algún modo, resultan estar vivos

18 de abril de 2024

Madre aterrorizada ve a hija adolescente subir a vieja furgoneta oxidada y la sigue - Historia del día

14 de marzo de 2024

5 historias de grandes herencias con un giro inesperado de los acontecimientos

06 de mayo de 2024

En funeral de esposo, esposa conoce a mujer con su bebé en brazos - Historia del día

12 de febrero de 2024

Mujer recibe un mensaje del teléfono de su hijo fallecido - Historia del día

08 de mayo de 2024

Mujer pierde a esposo en accidente aéreo, años después se encuentra con él y su madre por casualidad en supermercado - Historia del día

31 de enero de 2024

Mujer pierde a su marido en un accidente de avión, años después se encuentra con él y su madre por casualidad en una tienda - Historia del día

22 de febrero de 2024

3 historias impredecibles en las que la gente descubre la sorprendente verdad sobre sus vecinos

22 de abril de 2024

Familia confundida por frecuentes peleas de anciana vecina hasta que esposo entra accidentalmente en su casa - Historia del día

08 de mayo de 2024

Mi hijastro me apartó de su vida - Ahora exige que sacrifique mi vida por él

02 de abril de 2024