Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciano va a visitar a su hija por su cumpleaños número 80 y ella no lo deja entrar a casa - Historia del día

Vanessa Guzmán
22 feb 2022
23:40
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Oliver visitó a su hija, Ashley, que vivía a un par de estados de distancia del suyo, pero ella lo rechazó en la puerta. Estaba desconsolado, pero alguien especial lo estaba esperando en casa.

Publicidad

En su 80º cumpleaños, Oliver tomó el primer vuelo del día. Tenía muchas ganas de ver a su hija Ashley y a sus nietos. No los había visto desde la muerte de su esposa hacía más de cinco años.

El anciano mayor estaba emocionado, mientras iba caminando hacia la puerta de su hija. Todavía era demasiado temprano, pero no pudo esperar más y tocó el timbre. Con suerte, dado que era sábado, no les importaría despertarse para pasar tiempo con él.

Hombre mayor caminando solo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Pero Oliver tuvo que llamar varias veces antes de que alguien finalmente, encendieran la luz del interior.

“Ok, ok… ¿Quién está ahí afuera?”, dijo Ashley mientras abría la puerta.

"¡Soy yo cariño!", contestó Oliver, mientras trataba de extender sus brazos para darle un abrazo a su hija. Pero como estaba cargando un montón de cosas, no pudo. Aunque era su cumpleaños, había comprado regalos para todos y estaba ansioso por crear recuerdos con ellos.

Oliver no estaba solo en su ciudad. Su otra hija, Betty, vivía a unas cuadras de distancia y era la mujer más dulce del mundo. Su esposo, Tomás, también fue increíblemente amable, pero ambos tenían eventos de trabajo este fin de semana y no tenían tiempo para pasar con él en su cumpleaños.

Publicidad

El abuelo estaba feliz de hacer otros planes y sorprender a Ashley en su casa. Y ciertamente parecía sorprendida, pero no por las razones que Oliver esperaba.

"¿Papá? ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Y a esta hora? Vas a despertar a mis hijos”, dijo con una mirada hosca.

“Cariño, quería sorprenderlos este fin de semana y pensé en venir a visitarlos”, explicó Oliver.

"Deberías haber llamado", murmuró Ashley, cruzando los brazos y aún sin invitar a su padre a la casa.

"Bueno sí. Lamento no haberlo hecho, pero aún podemos divertirnos un poco”, continuó el hombre mayor, antes de que su sonrisa se desvaneciera debido a la actitud de su hija.

Publicidad

Lee también: Hijos olvidan a su padre y él pasa la noche al aire libre en silla de ruedas - Historia del día

"Lo siento. Todos estamos ocupados este fin de semana. Mi esposo tiene cosas del trabajo, y todos los niños tienen eventos, recitales, cosas de la escuela y más”.

Padres con su bebé. | Foto: Pexels

Publicidad

"Es sábado", argumentó Oliver.

“Lo sé, pero todas sus actividades extracurriculares ocupan todo mi tiempo. No tenemos tiempo. Escucha, ¿por qué no vuelves y llamas la próxima vez? Arreglaremos algo”, dijo Ashley y cerró la puerta, dejando a Oliver en estado de shock afuera de la casa.

No sabía qué hacer, pero colocó todo lo que compró en el porche delantero y comenzó a alejarse. Durante su paseo, pensó en su relación con Ashley a lo largo de los años. No era un secreto que, por alguna razón, ella no era tan cercana a él ni a su difunta esposa, Clara.

Betty era mucho más una niña de papá y mamá. Pero eso podría deberse a una razón en particular: fue adoptada.

Publicidad

Oliver y Clara se casaron cuando ambos tenían 25 años y trataron de tener hijos durante mucho tiempo. Pero a los 40, cuando ya estaban decidiéndose a adoptar, la mujer quedó sorpresivamente embarazada.

Casi dos años después del nacimiento de Ashley, sus vecinos murieron en un horrible incendio en su casa y su hija, Betty, sobrevivió. Por lo tanto, decidieron adoptarla. Nunca le dijeron la verdad a ella ni a Ashley, pero Oliver siempre pensó que lo sabían instintivamente.

Aunque tenían casi la misma edad, las niñas nunca se llevaron bien. Pelearon horriblemente sin importar lo que hicieran Oliver y Clara. La terapia no funcionó, el tiempo de unión fue inútil. Finalmente, su madre les rogó que se detuvieran.

Publicidad

Sus padres nunca entendieron por qué Ashley era así. Cuando cumplió 18 años, se fue a la universidad y apenas llamaba unas cuantas veces cada dos meses.

Mientras tanto, Betty se quedó en casa y fue a una universidad cercana. Pero incluso cuando se mudó, siempre venía a cenar y nunca estaba lejos.

Chica sonriendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando le dijo a Oliver que estaban ocupados este año, él pensó que ver a Ashley sería perfecto. Pero claramente, ella no estaba de acuerdo, y el hecho de que le cerró la puerta en la cara fue desgarrador.

Sin embargo, Oliver tuvo que seguir adelante. Era un anciano y no necesitaba a nadie para celebrar su cumpleaños. Era hora de volver a casa. Cambió su vuelo del lunes a esa misma tarde y llegó a casa horas después. Cuando se bajó del taxi frente a su hogar, vio que la puerta se abrió de golpe y Betty estaba allí.

"¡PAPÁ! ¡Por fin estás aquí! ¿Dónde estabas? ¡Hemos estado esperando tanto tiempo!”, exclamó con una gran sonrisa. Entonces Oliver vio que su esposo Tomás salía con un gran pastel de cumpleaños lleno de velas encendidas.

Publicidad

Ambos comenzaron a cantar "Feliz cumpleaños" y Oliver no pudo evitar sonreír. Después del desamor que acababa de darle su otra hija, esto fue un bálsamo considerable para su alma.

Sopló las velas cuando terminaron y todos se abrazaron. “Gracias Betty. Nunca me has dejado en segundo plano. No puedo creer que seas mi hija adoptiva”, dijo Oliver, alejándose de su hija. Luego, al darse cuenta de lo que había dicho, sus ojos se abrieron con pánico.

Miró a Betty y ella le sonrió a su papá. “No te preocupes, papá. Mamá me lo contó antes de morir hace años. Pero nunca me importó. Tú me criaste. Eres mi padre. ¿Qué es eso de dejarte en segundo plano?”, preguntó mientras caminaban de regreso a la casa.

Publicidad

Oliver les contó a Betty y Tomás todo lo que pasó con Ashley, y ambos se sorprendieron por su reacción. “No sé qué hice para que ella me tratara de esa manera. Sé que no fuimos malos, pero tal vez, ¿tenemos favoritos?”, se preguntó a sí mismo.

“No lo hiciste, papá. ¡Lo juro! Ella era así todo el tiempo. Le diste atención, amor, dinero, educación, terapia y todo lo que ella quería. La trataste igual que a mí. Ashley es un misterio que tal vez nunca entenderemos”, consoló Betty.

Lee también: Niño desprecia a su abuela por darle regalos baratos hechos a mano - Historia del día

Él asintió y Tomás sugirió jugar un juego de charadas para aligerar el ambiente. Al final del día, Oliver se divirtió mucho a pesar de su encuentro anterior con Ashley y estaba increíblemente agradecido de tener a Betty en su vida. Amaba a sus dos hijas, pero por el bien de su salud mental, nunca volvió a ver a Ashley.

Publicidad

Pastel de cumpleaños con las velas encendidas. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El amor incondicional tiene sus límites: Aunque los padres deben amar a sus hijos incondicionalmente, hay un límite. Ashley rompió el corazón de Oliver, y por eso nunca más la volvió a ver.

Publicidad

Puedes convertirte en padre de muchas maneras diferentes: Oliver y Clara tuvieron una hija biológica y una hija adoptiva. Las amaban a ambas por igual.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad