logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Dos adolescentes se burlan de anciana en el autobús hasta que la voz de un indigente los interrumpe - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Dos adolescentes borrachos comienzan a acosar a una anciana en un autobús hasta que un indigente interviene y los detiene: eso transforma su vida.

Publicidad

Marta Viloria subió los escalones del autobús con gran dificultad y agradeció cuando sintió una mano fuerte debajo de su codo, ayudándola a subir. Giró la cabeza para sonreír en señal de agradecimiento y se encogió.

La mano que sostenía su codo pertenecía a un hombre alto y delgado como un espantapájaros, claramente sin hogar y no demasiado limpio. La anciana apartó el brazo del hombre y dijo con rigidez: “Gracias”.

Autobús transitando a través de una avenida. | Foto: Shutterstock

Autobús transitando a través de una avenida. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El hombre sonrió con tristeza. Estaba acostumbrado al asco en la cara de la gente, al rechazo. Pero Tomás Carrera seguía siendo él mismo, independientemente de lo que pasara. Observó cómo Marta se sentaba, su volumen llenaba dos asientos.

Había algo en ella que le recordaba a su madre. A su mamá también le habría disgustado verlo en este estado. Tomás caminó hacia la parte trasera del autobús donde podía sentarse solo.

Inclinó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos. No podía dejar de pensar en su pequeña Daisy y en cómo se había aferrado a él. Hacía dos años, a su esposa Valeria le habían diagnosticado cáncer en etapa 4 y su muerte había dejado sus vidas en ruinas.

Publicidad

Lee más: Adolescente arrogante humilla a un mesonero discapacitado - Historia del día

Durante 18 meses, Tomás invirtió sus ahorros en tratamientos para su amada, incluso pidió dinero prestado poniendo su casa como garantía, pero todo fue en vano. Valeria murió y Tomás tuvo que vender su vivienda para pagar las deudas.

Su jefe perdió la paciencia con sus constantes ausencias debido a la enfermedad de su esposa y lo despidió. De la noche a la mañana, Tomás había perdido su casa, su trabajo, y con Valeria muerta, lo único que le quedaba era su hija Daisy.

Después de que se vendió la casa, el hombre se vio obligado a mudarse con su pequeña a un apartamento de una habitación en un edificio del centro de la ciudad, en ruinas, con graffiti en las paredes y hedor a desperdicio en los pasillos.

Publicidad
Una anciana mirando hacia un lado en un lugar rodeada de vegetación. | Foto: Pixabay

Una anciana mirando hacia un lado en un lugar rodeada de vegetación. | Foto: Pixabay

Cuando Servicios Infantiles llamó, sucedió lo inevitable: le quitaron a su hija y Tomás solo podía verla con cita previa en un hogar grupal. Pronto, el padre estaba en las calles y su único lujo era un boleto de autobús para poder ver a Daisy.

Publicidad

Tomás estaba sumido en sus pensamientos cuando el sonido de una fuerte voz lo hizo abrir los ojos y sentarse. “¡Mire aquí, conductor!”, dijo un adolescente. Cuando Tomás lo vio supo de inmediato que estaba ebrio. “¡Esta señora tiene que pagar DOS boletos!”.

El adolescente estaba de pie frente a Marta, tambaleándose y sonriendo. Su amigo, igualmente joven y borracho, se acercó pavoneándose.

“Así es”, se burló. “¡Tiene que pagar EXTRA por el asiento adicional!”. La anciana se encogió y se aferró a su bolso, y los otros pasajeros a su alrededor miraron cuidadosamente hacia otro lado.

Podía notar que ninguno de ellos movería un dedo para defenderla de estos adolescentes borrachos, ni siquiera si decidieran robarla. El primer adolescente se inclinó y la empujó en el pecho.

Publicidad

“¡Muévase, señora!”, dijo el adolescente. “Nosotros queremos esos asientos”.

Marta levantó la mirada. “Joven, hay un montón de asientos libres”.

Un hombre con rostro serio sosteniendo un cartón. | Foto: Unsplash

Un hombre con rostro serio sosteniendo un cartón. | Foto: Unsplash

Publicidad

El segundo adolescente se adelantó. “Seguro. Pero queremos ESOS asientos, ¡y nos los dejarás!”. Marta podía oler el alcohol en su aliento.

Estaba a punto de sacarla por la fuerza cuando una voz poderosa intervino. “Quita tus manos de esa señora, o tendrás que vértelas conmigo”. Al escuchar eso, el adolescente dio un respingo y se dio la vuelta.

Marta se quedó atónita al ver al indigente que la había ayudado a subir al autobús caminando hacia los chicos. El hombre parecía mucho más grande y tenía la cabeza en alto.

“Pueden irse en silencio o puedo ayudarlos a bajar, pero igual se bajarán del autobús”, dijo con calma.

Publicidad

Lee también: Hijo malcriado exige dinero a cambio de hacer las tareas del hogar - Historia del día

Los adolescentes lo miraron y Marta vio una sombra de miedo en sus rostros. Una cosa era meterse con una anciana indefensa, y otra muy distinta enredarse con el hombre alto e intimidante que tenían delante.

La ropa de Tomás podría estar andrajosa y desgastada, pero se movía como un hombre que sabía cómo cuidarse. En ese momento, el autobús se detuvo y los dos adolescentes bajaron los escalones corriendo, mirando temerosos por encima del hombro a Tomás.

El hombre se acercó a Marta y le preguntó amablemente: “Señora, ¿esos muchachos la lastimaron? ¿Necesita ayuda?”.

Publicidad
Una niña mirando a través de una ventana. | Foto: Unsplash

Una niña mirando a través de una ventana. | Foto: Unsplash

La anciana miró a Tomás con lágrimas en los ojos. “Estoy bien”, dijo ella. “Gracias a ti. Por favor, ¿me acompañas? ¿Me ayudas a llegar a casa?”.

Publicidad

Tomás asintió. “Por supuesto, señora. Lo que necesite”.

Cuando llegaron a la parada de Marta, Tomás la ayudó a bajar y la acompañó a su edificio de apartamentos. La anciana le insistió al hombre que subiera para que comiera un trozo de tarta de manzana y bebiera una taza de café.

Mientras comían el pastel y el café, Marta se enteró de la historia de Tomás y frunció el ceño. “Me pregunto…”, dijo y sacó su teléfono celular.

Empezó a hablar con alguien, preguntándole si todavía había un trabajo disponible y luego se giró hacia Tomás con una sonrisa triunfante.

Publicidad

“Mi hijo tiene una granja en el norte del estado y su mano derecha acaba de renunciar. ¡Está buscando un hombre trabajador y creo que usted podría serlo!”.

¡Tom estaba atónito! “Pero... ¡No sé nada sobre agricultura!”.

“Le dije eso a mi hijo, pero también le dije que eras fuerte y decidido y que podías aprender cualquier cosa”, dijo Marta. “Y tienes un gran incentivo para hacerlo. ¿Me equivoco?”.

Dos jóvenes vestidos de negro. | Foto: Unsplash

Dos jóvenes vestidos de negro. | Foto: Unsplash

Publicidad

Tomás negó con la cabeza con lágrimas en los ojos. “El trabajo viene con una casita bonita y un buen salario, seguro y todo”, agregó Marta. “¡Tengo la sensación de que en unos meses recuperarás a tu Daisy!”.

Y todo resultó tal como lo había predicho la anciana. Tomás y el hijo de Marta trabajaban bien juntos. Seis meses después de que comenzó a laborar, Servicios Infantiles le devolvió a Daisy y ella y su padre comenzaron una nueva vida.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Al ayudar a otros, nos ayudamos a nosotros mismos. Tomás ayudó a Marta y, a cambio, recuperó su vida y la de su hija.

Publicidad

No juzgues a las personas por su apariencia. A Marta no le impresionó la apariencia harapienta de Tomás, pero terminó siendo su salvador.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Hijo grosero humilla al jardinero por ser pobre - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Niño ayuda a pobre anciana con sus compras: su mamá recibe casa de $265.000 como recompensa días después - Historia del día

16 de mayo de 2022

15 años después de su divorcio, hombre ve a su exsuegra hurgando en la basura - Historia del día

04 de abril de 2022

Hombre rico lleva a mujer pobre con bebé a su casa: ella reconoce a la madre de él de su pasado - Historia del día

26 de marzo de 2022

Mujer escucha a su hijo burlarse de su pobre abuelo que vive en un viejo tráiler - Historia del día

11 de mayo de 2022