logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciano millonario se disfraza de mendigo para controlar al personal de su hotel cinco estrellas - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando a un hombre mayor mal vestido se le negó el servicio en un hotel de cinco estrellas, Alba decidió invitarlo a su casa. Ella le presentó a su esposo y él se quedó con ellos por tres días. Pero luego reveló su verdadera identidad.

Publicidad

“Este es un hotel de cinco estrellas. Tenemos el derecho de negar el servicio. Por favor, váyase, o tendré que llamar a seguridad ahora mismo”, escuchó Alba que le decía Wanda a alguien.

Se volvió y vio a un hombre vestido pobremente en el escritorio de la recepción. Alba decidió involucrarse antes de que llegara la seguridad.

Un anciano pobremente vestido sentado junto a una columna. | Foto: Shutterstock

Un anciano pobremente vestido sentado junto a una columna. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Wanda había sido recepcionista en el hotel durante mucho tiempo, al igual que Alba. Pero no eran amigas porque la primera era una persona mala.

“Por favor, señorita. Solo tiene que llamar al gerente y él lo entenderá”, rogó el hombre mayor. En lugar de escucharlo, la mujer tomó el teléfono para llamar a los guardias, dándole al hombre una mirada desdeñosa.

Alba decidió intervenir antes de que llegara la seguridad. “Señor, acompáñeme por favor”, le dijo al hombre, que alzó las cejas y la siguió.

Lee más: Dueño se disfraza de indigente y visita sus restaurantes para determinar su heredero - Historia del día

Publicidad

“Señor, siento decirle que este hotel es muy exclusivo y no le permitirán nunca entrar... Luce cansado y seguramente necesitará un lugar en el que quedarse”.

“¿Por qué? Si la gente tiene suficiente dinero, entonces se les debería permitir entrar”, respondió el hombre.

“No. El gerente ha capacitado a todos para que nieguen el servicio a menos que las personas usen ropa costosa. No sé por qué”, explicó Alba. “Pero se ve cansado y se nota que necesita un lugar para quedarse”

Hombre conduciendo un vehículo. | Foto: Pexels

Hombre conduciendo un vehículo. | Foto: Pexels

Publicidad

“Mi marido y yo tenemos una pequeña habitación que alquilamos a veces. Está vacía ahora, puede quedarse el tiempo que desee”, le ofreció ella.

“Ya veo. Vaya, jovencita, esa es una oferta muy amable. Me llamo Nicolás, por cierto. Un placer”.

“Igualmente. Me llamo Alba, y aquí está mi esposo”, dijo, señalando un auto que se detenía frente a ellos. “¡Hola, Fede! Este es Nicolás, ¡será nuestro invitado esta noche!”.

La mujer ayudó al hombre mayor a subir al auto de Fede y se fueron a su casa. Ella le contó a su esposo todo lo que pasó y por qué Nicolás terminó con ellos. Estaba asintiendo al final del cuento.

Publicidad

“Una vez, queríamos alquilar una habitación y usar el descuento para empleados de Alba en el Día de San Valentín, y nos rechazaron. Pensé que era una locura ya que mi esposa trabaja allí, pero dijeron que era una política”, reveló Fede mientras conducía.

“¿Por qué no renunciaste?”, le preguntó Nicolás a la mujer desde el asiento trasero.

“Lo hubiera hecho. Pero Fede tuvo un accidente poco después y perdió su trabajo”, respondió ella.

El esposo de Alba asintió. “Sí, también perdí mi pierna. Fue entonces cuando decidimos convertir la habitación extra de la casa en un cuarto para alquilar”.

Publicidad
Hombre mayor vestido con un traje elegante. | Foto: Pexels

Hombre mayor vestido con un traje elegante. | Foto: Pexels

“Ahora, finalmente mejoró nuestra situación y pudimos adquirir esta camioneta apta para discapacitados a un excelente precio. Pero nadie me contrata por tener una sola pierna, por lo que aún necesitamos los ingresos y beneficios de Alba”.

Publicidad

“Ya veo”, susurró Nicolás y permaneció en silencio por el resto de la noche. Alquiló su habitación durante los siguientes tres días y compartió momentos agradables con Alba y Fede. Aprendió que ambos eran muy trabajadores y apreció que hubiera alguien bueno trabajando en el hotel.

Pero ya era hora de decir la verdad.

Le pidió a Fede que lo llevara con Alba al hotel tres días después. Pero ambos se sorprendieron al verlo vestido impecablemente con un traje de Armani y zapatos de vestir.

“Wow, ¿por qué no usó esa ropa antes, señor? No le habrían negado el servicio”, dijo Alba mientras todos subían al auto de Fede.

Publicidad

“En realidad los estaba probando. Soy Nicolás Arteaga. Soy dueño de ese hotel y de varios otros en todo el país”, reveló el hombre mayor.

“¿Qué?”, preguntó Alba en estado de shock, dándose la vuelta en su asiento para mirar al hombre.

“Me sorprendió que nadie me reconociera”, comentó Nicolás.

Una mujer sonriente atendiendo la recepción de un hotel. | Foto: Pexels

Una mujer sonriente atendiendo la recepción de un hotel. | Foto: Pexels

Publicidad

“Creo que nadie lo ha visto nunca. El personal de limpieza solo ha conocido a Isabel Arteaga. Ella es amable pero firme”, continuó Alba.

“Sí, mi nieta es excelente para manejar algunas cosas. Pero, sinceramente, el gerente de su hotel ha estado solicitando un ascenso porque cree que las cosas funcionan sin problemas en ese lugar”.

“Pero lamento discrepar, y hoy no será un buen día para ellos”, declaró Nicolás y se quedó en silencio. Fede y Alba se miraron de soslayo y tampoco dijeron nada.

Lee también: Millonario se casa con una pobre mujer cuando ve su pierna - Historia del día

Publicidad

“Señorita, me encantaría ver al gerente”, le dijo Nicolás a Wanda, quien le sonrió enormemente después de notar su linda y costosa ropa. No lo relacionó con el hombre mal vestido que había visto hacía tres días.

“¡En seguida, señor!”. Ella estuvo de acuerdo y cogió el teléfono. El gerente vino de inmediato y, a diferencia del resto del personal, sabía exactamente quién era el hombre en el mostrador de recepción.

“¡Sr. Arteaga! ¡Hola señor! ¿No supe que venía? Soy…”.

Un hombre vestido con un traje elegante. | Foto: Pexels

Un hombre vestido con un traje elegante. | Foto: Pexels

Publicidad

“Eres Gregorio Martínez, el gerente”, interrumpió Nicolás. “Pero honestamente, Gregorio. Estuve aquí hace tres días y esta señora me trató muy mal”.

“¿Qué? Wanda, ¿qué hiciste?”. El gerente se giró hacia la recepcionista con ira.

“¡No! Él no estaba. Yo…”.

“También me han dicho mucho sobre el tipo de recepción que tiene la gente aquí”, continuó Nicolás, sin querer escuchar las excusas de Wanda. “Y todo va a cambiar a partir de ahora. Señorita Wanda, está despedida, y usted también, Gregorio”.

Después de ese día, Nicolás decidió hacer cambios drásticos entre el personal y la gerencia del hotel. Algunos fueron ascendidos y otros fueron despedidos por mantener las mismas políticas que Gregorio.

Publicidad

Pero un cambio significativo que hizo fue contratar a Fede como recepcionista del hotel, aunque no tenía capacitación previa.

El hombre mayor quería a alguien tan encantador como Fede para que recibiera a sus clientes, sin importar cómo estuvieran vestidos. Y su decisión valió la pena.

Una mujer organizando las sábanas de una cama. | Foto: Pexels

Una mujer organizando las sábanas de una cama. | Foto: Pexels

Publicidad

El esposo de Alba se convirtió en gerente en solo un año, y ella se convirtió en la jefa del personal de mantenimiento. Nicolás les enseñó que debían tratar a todos por igual en su hotel. Esa es la naturaleza de su carrera en la hospitalidad.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Todos merecen ser tratados por igual. Nicolás tenía dinero para pagar su estadía en el hotel, pero fue discriminado por su ropa. Así no es como funciona la hospitalidad.

Algunas personas necesitan aprender de humildad. Nicolás despidió al gerente porque inculcó esa manera horrible de tratar a la gente en el hotel. Necesitaba aprender a ser humilde y que no podía hacer eso en el negocio de Nicolás.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Millonario se viste como chofer para averiguar si su esposa lo ama - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a

AmoMama

para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

15 años después de su divorcio, hombre ve a su exsuegra hurgando en la basura - Historia del día

04 de abril de 2022

Gerente de restaurante echa a señora que pide refugio: al día siguiente la ve sentada con el dueño - Historia del día

17 de febrero de 2022

Millonario ve a mujer sin hogar mendigando afuera de su tienda: la echa hasta que le ve la cara - Historia del día

17 de marzo de 2022

Niño llora y llama a su mamá encerrado en casa hasta que un indigente entra a escondidas - Historia del día

24 de abril de 2022