logo
Shutterstock
Shutterstock

Mujer cree que esposo murió en accidente de tránsito hasta que 14 años después él le entrega un paquete - Historia del día

Mayra Pérez
04 mar 2022
18:20

Una mujer cree que su prometido falleció en un accidente automovilístico. Más de una década después, él llama a su puerta para entregarle un paquete.

Publicidad

Sara Garrido estaba viviendo la semana del día más feliz de su vida. Estaba a punto de casarse con el amor de su vida a pesar de la oposición de su dominante madre.

Sin embargo, Sara se había mantenido firme y, con el apoyo de su padre, se había enfrentado a su madre y por primera vez en su vida había logrado imponer sus deseos.

Un hombre cargado de paquetes llega a una puerta. | Foto: Shutterstock

Un hombre cargado de paquetes llega a una puerta. | Foto: Shutterstock

Cuando sonó el teléfono, ella respondió con un feliz “¡Hola!”, pero la voz al otro lado de la línea apagó su luz para siempre. El sheriff del pueblo le dio la terrible noticia de que su novio había muerto. “¡No!”, gritó Sara. “¡Mentiroso!”. Su padre la rodeo con sus brazos.

Esa tarde, fue a la oficina del forense con su padre. Quería ver a Jesús, tenía que hacerlo. “Él no está muerto, papi”, seguía diciendo. “Lo sentiría si lo estuviera. SÉ que está vivo. ¡Ese hombre no es mi Jesús!”.

Publicidad

El sheriff no quería dejarla ver el cuerpo porque estaba gravemente quemado, pero finalmente le permitió. El hombre en la camilla estaba irreconocible, pero alrededor de su cuello, Sara vio algo que pudo reconocer.

Fue entonces cuando se le doblaron las rodillas y se habría caído al suelo si su padre no la hubiera sostenido. Era el colgante que Sara le había regalado a Jesús en su primer aniversario.

Durante las siguientes semanas, Sara permaneció en su cama sin apenas comer. Entonces se dio cuenta de que estaba embarazada. ¡Estaba embarazada del bebé de Jesús! Este bebé era precioso, era el último regalo de Jesús, un poco de él para hacerle la vida soportable.

Tan pronto como su madre se enteró, se molestó mucho. Primero, trató de presionar a Sara para que “resolviera el problema”, a lo que su hija respondió: “Mi bebé no es un problema que deba resolverse”.

Una pareja disfruta un romántico momento al atardecer. | Foto: Unsplash

Una pareja disfruta un romántico momento al atardecer. | Foto: Unsplash

Publicidad

Luego trató de presionarla para que se casara con el hijo de uno de sus mejores amigos, un joven que siempre había estado enamorado de Sara. Era el tipo correcto de joven, a diferencia de Jesús, le dijo su madre.

“¡Nunca!”, dijo Sara con fiereza. “Jesús es mi esposo, ¡nunca me casaré con nadie más!”.

Se mantuvo firme y le dijo a su madre que si no dejaba de presionar, se mudaría e iría a tener a su bebé a algún lugar lejano. “¡No puedes hacer eso!”, exclamó la señora Garrido.

“Claro que puedo”, dijo Sara con frialdad. “No necesito tu dinero, mamá, ¡puedo trabajar para ganarme la vida!”.

“¿Por qué eres tan testaruda?”, protestó la señora Garrido. “Si no hubieras insistido en casarte con ese perdedor sin dinero…”.

“Jesús NO era un perdedor”, dijo Sara enojada. “¡Es el padre de mi hijo y nunca volverás a hablar de él así!”.

Ver a su hija embarazada tan alterada hizo retroceder a la señora Garrido. Cambió su actitud y trató de ser más comprensiva.

Cuando dio a luz a su adorable bebé, su madre y su padre estaban a su lado. Sara tenía lágrimas en los ojos mientras miraba el diminuto y precioso tesoro que tenía en los brazos.

Publicidad
Los bomberos intentan aplacar el fuego de un vehículo. | Foto: Unsplash

Los bomberos intentan aplacar el fuego de un vehículo. | Foto: Unsplash

“¡Hola, bebé!”, susurró. “¡Te pareces a tu papá!”. Llamó a la niña Hannah.

Durante los siguientes trece años, Sara se dedicó a criar a Hannah, que resultó ser la niña más linda y alegre del mundo, y sus abuelos, especialmente la abuela, la mimaron descaradamente.

La Sra. Garrido estaba orgullosa de su nieta, pero nunca mencionaba a Jesús. De hecho, cuando Sara le hablaba a Hannah sobre su papá, la abuela se levantaba y salía rápidamente luciendo muy incómoda.

Eso causaba mucha tristeza a Sara. Después de todos estos años, su madre aún no podía aceptar su amor por Jesús. Pero ella estaba decidida a que Hannah supiera todo sobre su padre. Él estaba vivo en su corazón y quería que él también fuera real para su hija.

Publicidad

Sara nunca logró superar a Jesús. A pesar de que su familia y amigos la alentaron a tener citas y conoció a algunos hombres agradables, nunca pudo abrirse emocionalmente a nadie más.

Un par de manos reciben un pendiente. | Foto: Unsplash

Un par de manos reciben un pendiente. | Foto: Unsplash

El tiempo no parecía estar curando su herida, y no podía sacudirse la convicción de que Jesús no estaba muerto. “Está vivo en mi corazón”, le dijo a su hija. “Es por eso que nunca podría casarme con nadie más”.

Entonces, un día, sonó el timbre de la puerta principal y Sara decidió que realmente se estaba volviendo loca, porque había un hombre en la puerta con un paquete en las manos, ¡y era Jesús!

Publicidad

Se quedó allí con la boca abierta y el hombre preguntó: “¿Sara?”.

Ella se agarró a la puerta para no caerse. “¿Jesús?”, susurró. “Es imposible... No entiendo... Jesús... Te fuiste, vi tu cuerpo…”.

El hombre dio un paso adelante, soltó el paquete y tomó sus manos. “Soy yo, Sara, y no, no estoy muerto”.

“¿Pero cómo?”, preguntó Sara. “Vi el colgante…”.

“Tres tipos me golpearon con mucha fuerza y se llevaron mi colgante”, explicó Jesús. “Entonces me dieron el mensaje: me alejaba de ti o moría”.

Una madre y su pequeña bebé. | Foto: Unsplash

Una madre y su pequeña bebé. | Foto: Unsplash

“Casi me muero. Pasé los siguientes seis meses en un hospital y terminé necesitando un trasplante de riñón, y tu madre pagó todas las cuentas. Me dijeron que si no me alejaba, no habría trasplante”.

Publicidad

“¿Mi madre?”, preguntó Sara. “¿Mi madre hizo esto?”.

Jesús apretó sus manos. “Sí. Al final logré recuperarme y decidí cambiar mi vida. Fui a la universidad y comencé mi empresa. Pero no podía olvidarte. Probablemente, te habrás casado y tengas una nueva vida…”.

“¡No!”, gritó Sara. “¡Nunca lo hice, nunca pude olvidarte! ¡Y Jesús, tenemos una hija!”. Ahora fue el turno de Jesús de empezar a llorar, y ella lo rodeó con sus brazos.

Esa noche, Jesús conoció a Hannah y Sara confrontó a su madre. Confrontada con la terrible verdad, la Sra. Garrido se derrumbó y admitió todo. Suplicó por el perdón de todos, y tuvo que lidiar con el rechazo de su esposo, quien estaba horrorizado por sus acciones.

Catorce años después de aquel terrible día en que le anunciaron la muerte de su prometido, Sara y Jesús finalmente se casaron.

Una pareja se toma de las manos al celebrar su boda. | Foto: Unsplash

Una pareja se toma de las manos al celebrar su boda. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El corazón siempre sabe la verdad. Sara simplemente no podía creer que Jesús estuviera muerto, y sus instintos eran correctos.

El mal que hacemos siempre sale a la luz. El plan malvado de la Sra. Garrido fue revelado y ella tuvo que enmendar sus malas acciones.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Hombre adopta bebé con síndrome de Down abandonado por exesposa, años después descubre que tiene un legado de $4 millones - Historia del día

20 de agosto de 2023

Mujer plantada por tercera vez en el altar se entera de que su padre visitó a cada novio un día antes de la boda - Historia del día

21 de octubre de 2023

Hombre aleja a su hija a la que nunca conoció, más tarde llora al conocer su última voluntad - Historia del día

25 de julio de 2023

Estaba a punto de llevar a mi esposa de parto al hospital cuando recibí la llamada de que mi mamá se estaba muriendo - Historia del día

05 de septiembre de 2023

Tras años de búsqueda, una mujer encuentra a su padre en la residencia donde trabaja - Historia del día

27 de octubre de 2023

Vi a un pobre enseñando a mi hija a montar en bicicleta, un mes después dejé a mi marido rico por él - Historia del día

14 de septiembre de 2023

Mendigo muy querido en su barrio se entera de que tiene un hijo y se presenta en su cumpleaños al día siguiente - Historia del día

11 de septiembre de 2023

Mujer rica recoge a un autoestopista de aspecto sucio en la carretera y se entera de que es el prometido de su hija - Historia del día

26 de octubre de 2023

Papá prohíbe a su hijo ser bailarín, luego recibe una llamada repentina del hospital - Historia del día

14 de agosto de 2023

Vivo sola a los 68 años porque mis hijos han olvidado que existo - Historia del día

25 de julio de 2023

Chico de familia rica se entera de que la pobre y solitaria vecina es su mamá biológica - Historia del día

21 de octubre de 2023

Luché solo para criar a mi hijo adolescente, pero no sabía que pronto encontraría otro bebé en mi sofá - Historia del día

11 de septiembre de 2023

"Nunca supe de ti, hijo", le dice hombre a un niño que ve por primera vez en un albergue - Historia del día

28 de septiembre de 2023

Chica huérfana ve flores nuevas en tumba de mamá cada semana, ahí conoce a papa del que nunca supo - Historia del día

30 de septiembre de 2023