logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Días antes de boda, la hija de millonario se viste de indigente para poner a prueba a su prometido rico - Historia del día

Mayra Pérez
15 mar 2022
16:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

En los días previos a su boda, Paula estaba emocionada por casarse con un hombre que parecía perfecto. Durante los preparativos, le hizo una última prueba a su prometido para ver si sus valores estaban realmente alineados.

Publicidad

Paula, de 25 años, había culminado sus estudios universitarios recientemente. Era una mujer trabajadora que se preparaba para dirigir la empresa de sus padres.

Si bien sabía que tenía que involucrarse gradualmente en el negocio, estaba impaciente por aplicar sus ideas a la empresa. Así que tan pronto como volvió a casa, se sumergió a diario en el trabajo.

También fundó un proyecto de caridad para ayudar a las personas necesitadas en su ciudad natal. Este proyecto la satisfizo y la mantuvo en contacto con las personas de la comunidad que más ayuda necesitaban.

Los padres de Paula estaban muy orgullosos de ella. Veían la pasión de su hija por el negocio y el proyecto solidario. Pero estaban preocupados por su vida personal.

Publicidad

“Creemos que es hora de que disminuyas tu carga de trabajo y comiences a socializar”, dijo la madre de Paula.

“Relájate, mamá; Eventualmente haré tiempo. Quiero asegurarme de que todos estos proyectos, especialmente los de caridad, sean sostenibles”, respondió Paula.

“Pero nos gustaría tener nietos”, agregó su padre, “y cuanto antes, mejor”.

Una joven mujer frente a una computadora portátil. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Es divertido que ambos estén hablando de nietos cuando nunca estuvieron satisfechos con los muchachos que solía traer a casa antes de irme a estudiar”, dijo Paula.

“Sí, pero esos chicos no eran lo suficientemente buenos para ti; ahora eres mayor y tienes un mejor juicio, así que confiamos en ti”, respondió su madre.

Paula les aseguró que consideraría buscar pareja. “Pero no pienses que sucederá mañana; Primero tengo que arreglar el negocio”, dijo.

Una semana después, Paula se dirigía a toda prisa a una reunión al otro lado de la ciudad cuando se encontró con un señor que le daba comida a un vagabundo. Ella notó lo bien que estaba vestido y la amabilidad que mostraba. Se acercó a él y se presentó.

Publicidad

“Nunca te había visto por la ciudad antes”, le dijo.

“Mi nombre es Carlos; Me acabo de mudar aquí para establecer una oficina para mi negocio”, dijo.

Mientras se presentaban, otro mendigo se acercó a ellos para pedir algo de comida. Carlos inmediatamente sacó algunos billetes de su cartera y se los entregó.

Paula se sorprendió; nunca antes había visto tanta generosidad. “¿Qué tal si almorzamos juntos cuando regrese de una reunión hoy?”, propuso ella.

Carlos aceptó la invitación y Paula estaba ansiosa por conocerlo mejor. Estaba fascinada por su generosidad, y quería saber más de él. La cita para almorzar fue emocionante. Ella no recordaba la última vez que se había divertido tanto con alguien.

Publicidad

Supo que Carlos se había hecho cargo de varios orfanatos y refugios de animales con parte de las ganancias de su negocio. También le contó que ayudaba a las personas sin hogar. “Nunca pensé que conocería a alguien con un corazón tan generoso”, dijo Paula.

“Simplemente, creo que mi éxito significa que también tengo la responsabilidad de cuidar a los menos afortunados”, dijo.

Varias personas alrededor de una mesa en una reunión de trabajo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Paula se estaba enamorando de Carlos. Intercambiaron números y comenzaron a hablar a diario. Algunas semanas después, él le pidió oficialmente que fuera su novia y ella aceptó llena de emoción. Además, sabía que sus padres estarían encantados de que finalmente saliera con alguien.

A partir de ahí, comenzaron a pasar juntos casi todos los días juntos. Carlos planeaba citas extravagantes para ella y la colmaba de regalos. Y aunque para Paula eso era grandioso, lo que más apreciaba eran sus conversaciones sobre cómo ayudar a las personas.

Seis meses después de su relación, Paula le presentó a Carlos a su familia. “Él es asombroso. Espero que se case contigo pronto”, dijo la mamá de Paula.

Publicidad

“No pensé que lo lograrías, Paula. Es un gran tipo”, dijo su padre.

Sus padres le preguntaron a Carlos si planeaba casarse con Paula. Él les dijo que le propondría matrimonio muy pronto. Fiel a su palabra, lo hizo en una cena formal un mes después. Ella aceptó, y de inmediato comenzaron a planear su boda.

Lee también: Niñita solitaria le pide al conductor del autobús que la ayude a encontrar a su abuela enferma - Historia del día

Cuando los preparativos estaban en pleno apogeo, Paula se reunió con algunas de sus amigas en la ciudad. Una de ellas le dijo que había visto a su prometido, Carlos, discutiendo con un indigente que le pedía dinero.

Publicidad

Paula se rio y dijo que Carlos nunca haría algo así. “Es un hombre caritativo y generoso”, dijo.

Una pareja comparte una comida entre risas. | Foto: Shutterstock

La mujer condujo hasta su casa reflexionando sobre lo que su amiga le había dicho. No había forma de que Carlos lastimara a alguien necesitado. Lo había visto ser generoso con la gente todo el tiempo. Pero a medida que avanzaba la noche, sus palabras cobraron mayor peso.

Publicidad

Para tranquilizarse, se puso en contacto con todas las organizaciones con las que Carlos había dicho que trabajaba. Para su absoluta sorpresa, ninguna de ellas había oído hablar de él. Esto la asustó. Estaba segura de que él era un buen hombre. Pero, ¿y si no lo era?

Al día siguiente, decidió vestirse de indigente y fue a mendigar cerca de donde trabajaba su prometido. Tan pronto como Carlos pasó junto a ella, le pidió comida y dinero. Pero en lugar de darse la vuelta y prestarle atención, él la había ignorado.

Entonces Paula decidió ir tras él e insistir. Fue entonces cuando Carlos se dio la vuelta, enojado, y la empujó hacia abajo. “¡Quítate de mi camino, mendiga!”, le gritó con desprecio.

Publicidad

Inmediatamente, otro vagabundo acudió en ayuda de Paula. Él ayudó a levantarse y le gritó a Carlos por haber sido violento con ella. “Señora, ¿está bien?”, le preguntó. Dijo que su nombre era Jorge y se ofreció a ayudarla siempre que lo necesitara.

Paula no podía creer lo que acababa de pasar. Se levantó y corrió, y tan pronto como llegó a casa, le dijo a su madre que cancelaría la boda y le contó lo que acababa de ocurrir. La mujer decidió realizar una verificación de antecedentes de Carlos.

Resultó que Carlos no tenía la riqueza que decía. Peor aún, había planeado una actuación con las personas sin hogar para tener acceso a Paula y eventualmente tomar su dinero. Estaba desconsolada.

Publicidad

Pero en lugar de tratar de castigar a Carlos, decidió seguir adelante con su vida. Si bien sentía una profunda tristeza, sabía que eventualmente todo quedaría atrás. En parte, se sentía agradecida de haber descubierto todo a tiempo.

Una mujer se inclina para ayudar a un mendigo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Cuando volvió al trabajo, recordó al mendigo que la había ayudado. Volvió a buscarlo y lo ayudó a conseguir un trabajo. A Jorge le comenzó a ir muy bien y estaba muy agradecido con Paula.

Un año después, Jorge fue a la oficina de Paula para agradecerle. Estaba irreconocible. Parecía sano y feliz y estaba muy agradecido con ella por todo lo que había hecho por él.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La verdad siempre sale a la luz. Carlos había logrado engañar a Paula y a su familia durante mucho tiempo, pero la verdad sobre quién era realmente y sus pretensiones salió a la luz.

Publicidad

La vida mejorará incluso en medio de la angustia. Paula quedó devastada después de enterarse de lo de Carlos, pero su vida mejoró con el tiempo y siguió ayudando a quien lo necesitara.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: En un vuelo, una mujer reconoce la voz del piloto, a quien llevaba 19 años sin escuchar - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad