Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer conoce al prometido de su hija y reconoce a sobrino que desapareció hace 17 años - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Cuando su hija tuvo un accidente con su prometido, Mayra los acogió y los ayudó a que se recuperaran. Algo en su futuro yerno llamó su atención, pero lo descartó como una coincidencia, hasta que vio algo que la dejó impactada.

Publicidad

Mayra Castillo corrió al hospital tan pronto como recibió una llamada de su hija, Mercedes. Ella y su prometido, Gustavo, acababan de tener un accidente automovilístico cuando iban de Veracruz a Ciudad de México para visitarla.

Él resultó gravemente herido en el choque. Mayra necesitaba apoyar a su hija porque su futuro yerno debía ser sometido a una operación.

Joven sentado en un sofá con las manos sobre su cabeza. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Afortunadamente la cirugía fue exitosa e iba a recuperarse por completo a pesar de su lesión en la cabeza. Pero Mayra insistió en que se quedaran con ella para poder ayudarlos. Mercedes estuvo de acuerdo porque necesitaban dos personas para ayudar a Gustavo.

Muy pronto, el hombre comenzó a recuperar su movilidad, pero aún necesitaba ayuda para cambiar el vendaje de su cabeza.

Un día, Mercedes estaba cocinando, por lo que Mayra se acercó para ayudar. Fue entonces cuando notó una marca de nacimiento en la parte posterior del cuello de su futuro yerno que le pareció familiar.

Lee más: Novio se entera de que su novia es la hija del asesino de su padre - Historia del día

Publicidad

“¿Qué es esto?”, le preguntó la mujer a Gustavo.

“¿Qué cosa? ¿Hay una cicatriz?”, preguntó él mientras se tocaba el cuello.

“No, tienes una marca de nacimiento. ¿Siempre la has tenido?”, preguntó Mayra.“Ah, sí. Siempre la he tenido. Mi mamá dice que está ahí desde que nací y tiene una parecida”, explicó.

“Qué curioso”, dijo la mujer.

“¿Por qué?", preguntó Gustavo.

Joven tocando su cuello. | Foto: Pexels

Publicidad

“No sé si Mercedes te ha contado mucho sobre nuestra familia, pero mi hermana, Ana, desapareció hace 17 años con mi querido sobrino, Manuel. Ambos tenían marcas de nacimiento similares en el cuello. Era algo muy distintivo en ellos”, reveló Mayra.

“Vaya. Qué coincidencia”, comentó Gustavo.

“¿Hay alguna posibilidad de que estés emparentado con nosotras?", preguntó la mujer entre risas.

Ella no hablaba en serio. Solo estaba tratando de aligerar el estado de ánimo y hacer que Gustavo sonriera.

“Espero que no. Me casaré con su hija. Eso sería horrible”, comentó el hombre, sonriendo al fin. Mayra asintió, terminó de arreglar la vestimenta del joven y lo dejó descansar un poco.

Publicidad

Fue a la cocina para ayudar a Mercedes a terminar la cena y su hija preguntó sobre su conversación.

“¿Nos escuchaste? Bueno, es una marca de nacimiento muy característica. Pensé que sería divertido bromear al respecto. ¿Sabes mucho sobre los padres de Gustavo?” le preguntó Mayra.

“No sé mucho. Hemos hablado a través de Zoom varias veces durante estos dos años que he salido con Gustavo. Su madre, Raiza, es encantadora, y su padrastro, Esteban, es el único padre que ha conocido. Eso es todo”, dijo la joven, revolviendo la salsa boloñesa en la olla.

Una mujer sosteniendo a un niño pequeño en brazos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Ah bueno. Al menos tienen nombres diferentes, así que puedo relajarme sobre la posibilidad de que estés saliendo con tu primo”, bromeó Mayra.

“Bueno, mamá. Sabes que Gustavo y yo estamos esperando hasta el matrimonio, así que, si descubrimos algo loco, no sería el fin del mundo”.

“Romperíamos amistosamente, supongo. Pero me alegro de que no haya posibilidad de eso”, continuó Mercedes, explicando la naturaleza de su relación íntima con Gustavo.

Toda su familia era religiosa, pero Mayra no sabía si su hija seguía esa parte de su fe. Se alegró de que así lo hiciera porque tenía un presentimiento sobre de Gustavo.

Publicidad

Él y su madre no tenían los mismos nombres que su hermana y su sobrino, pero la marca de nacimiento era reveladora.

Mayra recordó la época en que Ana se escapó con su hijo, dejando atrás a su esposo, Eduardo. Nadie supo de la madre y el niño nuevamente. Su familia no sabía qué hacer, y el hombre quedó devastado por haber perdido a su esposa y a su hijo.

En ese entonces, Mayra se estaba divorciando de su esposo y criaba a Mercedes de forma independiente. Ella y Eduardo se apoyaron tanto como pudieron.

Unas semanas más tarde, Gustavo se había recuperado por completo. Él y su prometida planeaban regresar pronto a su hogar en Veracruz. Entonces Mayra decidió preparar su lasaña casera y pastel de nuez como cena de despedida.

Publicidad

Fue al supermercado y cuando regresó a casa, Gustavo y Mercedes estaban usando una computadora portátil en el mostrador de la cocina.

Una mujer con rostro pensativo. | Foto: Pexels

Publicidad

“Mamá, ven aquí. Conoce a la mamá y al padrastro de Gustavo. Se conocerán en persona antes de la boda, pero vamos a presentarlos ahora”, dijo la joven. Ella le hizo un gesto a Mayra para que se uniera al chat de video.

“Hola. ¡Soy Mayra! Es un placer conocerlos”, saludó torpemente al par de extraños y miró a las personas en la pantalla.

“¡Hola, Mayra! Soy Esteban. ¡Tenemos que conocernos en persona pronto!”, dijo alegremente el hombre, agitando la mano.

Pero la mujer a su lado no dijo nada. Su boca estaba ligeramente entreabierta, y a los pocos segundos Mayra también mostró el shock en su rostro.

Publicidad

“¿Mamá? ¿Qué pasa?”, preguntó Mercedes, preocupada.

“¿Señora? ¿Está bien?”, preguntó Gustavo para luego mirar la pantalla.

“¿Mamá? ¿Por qué no saludas a la mamá de Mercedes?”.

“Ay, hijo… no… ¿qué has hecho?”, dijo la mujer en la pantalla respirando hondo. Por su parte, Mayra cerró los ojos porque sus temores se hicieron realidad. Tenía razón sobre la marca de nacimiento en el cuello de Gustavo. Ella lo sabía.

“Ana, ¿cómo pudiste?”, Mayra finalmente habló.

Una mujer mayor sentada frente a una computadora portátil. | Foto: Pexels

Publicidad

“Mayra, puedo explicarlo”, respondió la otra mujer.

Gustavo miró a Mayra y luego a la computadora portátil. “¿Ana? El nombre de mi madre es Raiza".

“Entonces nunca le dijiste la verdad a tu hijo, y mira lo que pasó, Ana. Ahora están en medio de una gran pesadilla. ¡Al menos deberías haberle dicho la verdad!”, reprendió Mayra a su hermana perdida a través del chat de video.

“¿Puede alguien decirnos qué está pasando?”, exigió Mercedes, exasperada con los adultos mayores.

“Raiza, ¿esta es la hermana de la que hablaste?”, dijo Esteban a su esposa desde su casa en Cancún.

Publicidad

“Sí. Lo siento mucho, Mayra. Pero puedo explicarlo, aunque es una historia larga y dolorosa. Pero tuve que hacerlo. Tuve que hacerlo. No quería lastimar a nadie, pero no podía continuar así”, comenzó Ana, deteniéndose para recuperar el aliento.

“Todo esto es confuso”, murmuró Gustavo.

“Mercedes, Gustavo, ella es mi hermana, Ana. La que desapareció con mi sobrino hace 17 años".

"¿Recuerdan hace unas semanas cuando hablé de su marca de nacimiento? Bueno, mi intuición se hizo realidad. Esto significa que ustedes dos son primos”, reveló Mayra, rompiendo el corazón de su hija con solo unas pocas palabras.

Publicidad

Mujer mayor sentada frente a una computadora portátil. | Foto: Shutterstock

“No, eso es imposible”, dijo la joven sin creerle a su madre por un segundo y mirando la pantalla. “Señora, dígale que en realidad se llama Raiza, no Ana. Dígale a mi madre la verdad”.

Publicidad

“Mercedes, lo siento mucho. Nunca esperé que esto sucediera. No te reconocí porque eras aún más pequeña que Gustavo cuando me fui de Ciudad de México”.

“Pero Mayra está diciendo la verdad. Cambié mi nombre cuando escapé, y Gustavo solía llamarse Manuel. Tenía que hacerlo”, explicó Ana.

“Mamá... por Dios”, murmuró el joven, poniendo su codo en la mesa de la cocina y apoyando su cabeza en su mano.

“No… por favor, no”, murmuró Mercedes y comenzó a llorar.

Lee también: Abuelo empresario finge desheredar a su nieto para poner a prueba a su prometida - Historia del día

Publicidad

Mayra miraba directamente a la pantalla. “Ana, creo que necesitas explicar lo que pasó años atrás. No entiendo de qué estabas ‘escapando’ que no le dijiste nada a tu familia”.

“Mamá murió pensando que algo terrible había sucedido. Fue desgarrador. No tienes idea de lo que pasamos sin ti”.

“Lo siento, Mayra. Te juro que había una razón. ¿Recuerdas a Eduardo?”, dijo Ana.

“Por supuesto, claro que lo recuerda. Él es…". Mercedes trató de responder, pero Mayra la interrumpió.

“Déjala continuar”.

Una joven angustiada con las manos sobre su rostro. | Foto: Pexels

Publicidad

“Eduardo estaba haciendo cosas turbias en su negocio. Unos hombres peligrosos vinieron a la casa y nos amenazaron a todos. Cuando se fueron, me culpó a mí de todo”.

“Él nunca fue una persona paciente. Tenía mal genio, pero ese día fue horrible. Incluso golpeó a Gustavo. Fue entonces cuando supe lo que tenía que hacer”, continuó Ana.

“¡Ay Dios mío!”, exclamó Mercedes, mirando a su madre en estado de shock. Mayra le devolvió la mirada a su hija, pero se mostró estoica.

“Continúa”.

“Bueno, estaba en un autobús que iba de Ciudad de México a Veracruz cuando conocí a Esteban. Él lo supo desde el principio y me dijo que, si iba a Cancún con él, su familia me ayudaría a esconderme”.

Publicidad

“Llegué a la península, cambié nuestros nombres y seguimos con nuestras vidas”, finalizó Ana.

“¿Por qué no llamaste en casi dos décadas para explicar todo eso, Ana?”, exigió Mayra, cruzando los brazos mientras se enojaba cada vez más.

“¡No podía! Tenía mucho miedo. Y luego, bueno, habían pasado muchas cosas, pensé que sería mejor así”

“Nunca imaginé que Gustavo conocería a su prima, y ​​mucho menos que comenzaría a tener una relación con ella. ¡Esto es un desastre!”, gritó Ana cuando sus emociones se apoderaron de ella, y Esteban la abrazó.

Un hombre amenazando con un puño a una mujer. | Foto: Pexels

Publicidad

“Tienes razón. Es un gran desastre”, dijo Mayra.

“Mamá”, expresó Mercedes con los ojos muy abiertos. “El tío Eduardo hizo esto”.

“Lo sé”, espetó Mayra, tan enojada que no quería hablar más. Eduardo les había mentido desde el principio. Les había dicho que Ana había abandonado su “matrimonio perfecto”.

Todos le creyeron, incluso ella. Y él seguía siendo una parte bastante importante de sus vidas por una razón particular.

“¡Hola a todos! ¡Estoy en casa!”, exclamó una voz de hombre desde la puerta, y todos se dieron la vuelta para mirar fijamente a Eduardo, que acababa de llegar.

Publicidad

“¿POR QUÉ ESTÁ EN TU CASA? ¡GUSTAVO, SAL DE AQUÍ AHORA MISMO!”, gritó Ana gritó a través de la pantalla.

Gustavo levantó las cejas pero no se movió y vio a su tía Mayra moverse hacia el hombre que acababa de llegar. La mujer mayor abofeteó a Eduardo de lleno en la cara y comenzó a gritarle.

“¡ME MENTISTE! ¡LASTIMASTE A MI HERMANA Y POR ESO SE FUE!”.

“¿Qué te…?”, preguntó Eduardo con una mano en la mejilla donde la mujer acababa de golpearlo. Luego se centró en la pantalla. “¿Ana?”.

Hombre mayor usando gafas de sol. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡SAL DE MI CASA INMEDIATAMENTE ANTES DE QUE LLAME A LA POLICÍA!”, gritó Mayra, señalando la puerta.

Eduardo se había ido de la casa por varias semanas debido a un largo viaje de trabajo. No era raro, pero Mayra ahora sospechaba que estaba involucrado en algo nefasto después de lo que dijo su hermana.

Es por eso que no había “conocido” a Gustavo.

Años después de que Ana desapareciera, Eduardo consiguió la anulación de su matrimonio. Él y Mayra se habían hecho cercanos después de apoyarse durante mucho tiempo.

A Mercedes le gustaba tener cerca a su tío. Entonces él y Mayra comenzaron a salir. Era tan natural como respirar. Pero si ella hubiera tenido alguna idea de lo que había hecho Eduardo, nunca se habría acercado a él.

Publicidad

Afortunadamente, el hombre obedeció las órdenes de Mayra, agarró su bolsa de viaje y salió por la puerta principal. La mujer luego anunció algo. “Ok, nos vamos a Cancún en unos días. Mercedes, ¿puedes conseguir los pasajes, por favor? Tengo que ver a mi hermana en persona.

“Está bien, mamá”, dijo la joven, siguiendo las órdenes de su madre porque estaba demasiado aturdida como para pensar en cualquier otra cosa.

En menos de una hora había perdido a su prometido y a su padrastro, aunque todavía lo llamaba tío. Lo mejor que podía hacer ahora era seguir las órdenes de su madre y empacar para ir a Cancún.

Una familia caminando a orillas de la playa en el atardecer. | Foto: Pexels

Publicidad

Esa noche, ella y Gustavo hablaron largo y tendido y, aunque estaban profundamente enamorados, no pudieron seguir adelante. Eran primos.

Era ilegal y moralmente incorrecto en su sociedad. Ambos estaban contentos por sus profundas raíces religiosas que les hacían evitar cualquier tipo de encuentro íntimo.

Pronto, Mercedes y su madre estaban en Cancún. Allí, Ana y Mayra se abrazaron fuertemente durante varios minutos. Ana pidió que se refirieran a ella como Raiza, su nombre elegido desde hace casi dos décadas.

Todos estuvieron de acuerdo. Aunque la angustia estuvo involucrada en su historia, celebraron haber encontrado finalmente a sus familiares. Eduardo intentó volver a la vida de Mayra en algún momento, pero ella lo ahuyentó rápidamente.

Publicidad

El divorcio transcurrió sin problemas y ella siguió con su vida. Visitaba Cancún cada diciembre para ver a su hermana, a quien perdonó porque la vida era demasiado corta.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Confía en tus instintos. Mayra sabía que la marca de nacimiento de Gustavo tenía que significar algo, pero ignoró su instinto hasta que descubrió que tenía razón.

Algunas personas desaparecen por razones válidas. A pesar de su enojo, Mayra perdonó a su hermana por haber desaparecido. Lo había hecho por miedo a su esposo y a sus fechorías. Fue la mejor elección para ella.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Chica deja a su novio a causa de su trabajo - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Si eres víctima de maltrato y necesitas ayuda, o conoces a alguien que sufre violencia de género y requiere asistencia, llama a la línea de atención especializada que corresponda a tu país. Consulta aquí el número que debes marcar.

Publicidad

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.