logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niña se pierde en otra ciudad: policía encuentra su guante cerca de casa abandonada y entra - Historia del día

Mayra Pérez
16 mar 2022
10:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una niña de 12 años llamada Elizabeth se unió a su clase para una excursión, pero en un descuido se extravió. Un par de horas después se despertó en un hospital.

Publicidad

Elizabeth se unió a un grupo de unos 45 estudiantes, casi todos de su misma edad, que irían de excursión para visitar algunos museos para su clase de historia.

El viaje tuvo una duración de unos 40 minutos. Cuando la maestra hizo un recuento al regreso de la excursión, se dio cuenta de que les faltaba una estudiante: Elizabeth. De inmediato denunció su desaparición tanto a la policía como a sus padres.

Fachada de una antigua casa. | Foto: Shutterstock

Fachada de una antigua casa. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Mientras sus compañeros de clase subían al autobús, Elizabeth había entrado en una tienda para comprar algunos recuerdos y llevarlos a casa. Desafortunadamente, cuando salió, el autobús no estaba por ningún lado. La niña comenzó a deambular por las calles de la ciudad, intentando encontrarlo, pero no tuvo éxito.

Sus padres siempre le habían advertido sobre no hablar con extraños, por lo que hizo todo lo posible por no llamar la atención ni hacer preguntas, para evitar atraer a personas no deseadas.

Desafortunadamente, la batería de su teléfono celular estaba agotada y no había teléfonos públicos disponibles cerca. Anhelando un refugio cuando comenzó a hacer frío, caminó por una calle de casas, con la esperanza de encontrarse con alguien de su edad para pedirle ayuda.

Publicidad

No vio a ningún niño en la calle, pero sí a un anciano con una larga barba sosteniendo una taza de té. Desesperada por ayuda, decidió acercarse a él. “Disculpe, señor, ¿tiene un teléfono celular que pueda prestarme?”, le preguntó.

El hombre la miró como si intentara leer su mente. “¿Estás perdida, jovencita?” preguntó. Ella asintió con la cabeza.

Inmediatamente, le dio su taza de té. “Toma, caliéntate las manos con esto. No tengo dinero, me he estado quedando dentro de la casa abandonada de allá”, dijo, señalando una puerta abierta.

Un autobús escolar. | Foto: Pexels

Un autobús escolar. | Foto: Pexels

Publicidad

“Puedes mantenerte caliente allí mientras te consigo un poco de té y sándwiches”.

“Gracias, señor”, dijo Elizabeth, quitándose un guante para sentir el calor del té caliente. Sin darse cuenta, dejó caer el guante en el camino mientras ingresaba a la casa.

Se sorprendió al ver un cuarto oscuro tan limpio y ordenado, solo con un par de cosas adentro. Dejó la taza de té caliente en el pequeño taburete junto a la puerta y se sentó en el suelo.

“Toma. Esta es una manta limpia. Úsala por ahora. Vuelvo enseguida”, le dijo el anciano.

Elizabeth tenía mucha hambre; y su última comida había sido esa mañana antes de partir para su viaje de estudios. Repentinamente, se sintió muy débil, y luego perdió el conocimiento.

Publicidad

Horas más tarde, los padres de Elizabeth, quienes se habían apresurado a ir a la ciudad tras enterarse de su desaparición, estaban en la ciudad esperando instrucciones de la policía. Conducían por las calles cuando uno de los policías llamó por radio:

“Hay un pequeño guante rosa cerca de una casa abandonada. Esperando confirmación para registrar el lugar”.

Después de un par de minutos, más policías y los padres de Elizabeth llegaron a la casa abandonada. Cuando entraron, vieron a la niña tirada en el suelo. “¡Dios mío, Elizabeth!”, gritó su madre con horror.

Un anciano indigente con una bebida caliente en su mano. | Foto: Pexels

Un anciano indigente con una bebida caliente en su mano. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Mi hija está respirando? Necesitamos llevarla al hospital ahora mismo”, dijo el padre, quien estaba en pánico al ver a su niña inconsciente en una casa abandonada.

En ese momento, el anciano entró en la casa. “¿Qué pasa aquí? Intenté ayudarla, así que le ofrecí quedarse dentro de la casa para mantenerse caliente. Lo siento”, dijo con tristeza.

“¡¿Cómo te atreves?! ¡¿Qué le hiciste a mi hija?!”, dijo el padre de Elizabeth, casi arremetiendo contra el hombre. Sin embargo, la policía intervino y tomó cartas en el asunto al arrestarlo.

Lee también: Niña ve a su padre en Festival de Canto 5 años después de su desaparición - Historia del día

Publicidad

“Deberías haberte ocupado de tus propios asuntos”, le dijo la policía al anciano cuando subieron al coche patrulla. “Si la niña no sobrevive, tendrás que pasar un tiempo en prisión”, agregó, negando con la cabeza.

“Solamente intentaba ayudarla. Me dijo que estaba perdida y parecía tener mucho frío. Le di mi taza de té y le dije que esperara dentro de la casa mientras buscaba algo de comida para darle”, lloró. No quería pasar el resto de sus días en prisión.

Mientras tanto, la niña recuperó la conciencia en el hospital después de un par de horas. “¿Mamá, papá?”, dijo con voz débil cuando se despertó.

Vehículo de la policía. | Foto: Pexels

Vehículo de la policía. | Foto: Pexels

Publicidad

“Elizabeth, ¡oh, gracias a Dios que estás bien! ¿Estás bien? ¿Ese anciano te lastimó o te tocó?”, preguntó su madre, tomándola de la mano.

“¿Qué? ¡No! Ese hombre fue el único que me ayudó ese día. Tenía tanto frío que me ofreció un lugar para esperar. Incluso me dio una manta limpia para que me calentara y se fue a buscarme un poco de té y un sándwich. ¿Dónde está? Necesito darle las gracias”, explicó la niña.

Sus padres se miraron con culpa en los ojos. “Lo arrestaron”, admitió su padre.

“¡Papá! ¡No! No merece estar en la cárcel. ¡Llama a la policía en este instante y diles que lo suelten!”, exigió.

Publicidad

Y así lo hizo. El padre de Elizabeth se dio cuenta de que habían cometido un error al juzgar al anciano por su apariencia. Había pensado que era un vagabundo que se había aprovechado de su hija, solo para descubrir que había sido el único que la había ayudado. De no haberlo hecho, la niña podría haberse desmayado en la calle y las cosas habrían sido mucho peores.

Después de que Elizabeth fuera dada de alta del hospital, ella y sus padres decidieron regresar a la casa abandonada donde vivía el anciano. Llevaron algo de comida con la esperanza de que aceptara sus disculpas.

“Hola, señor”, dijo Elizabeth cuando entraron. El hombre se asustó al ver al padre de Elizabeth.

Publicidad
Un funcionario esposa a un individuo. | Foto: Pexels

Un funcionario esposa a un individuo. | Foto: Pexels

“Lamento mucho lo ocurrido, señor. No lo escuché y lo juzgué por su apariencia. Espero que pueda perdonarme. Gracias por ayudar a nuestra hija. Estaremos eternamente agradecidos”, dijo el padre.

Publicidad

El hombre sonrió. “No tienen que preocuparse. Estoy bien y estoy de vuelta en casa. Gracias por tomarse el tiempo de visitarme, se los agradezco”, dijo.

La mamá de Elizabeth le entregó la bolsa de comida. “¿Te gustaría comer con nosotros?”, le preguntó. El hombre estaba encantado, ya que nadie le había ofrecido una comida caliente en mucho tiempo. Él asintió y procedió a colocar un tapete en el piso para que los cuatro pudieran sentarse a comer.

Su nombre era Miguel. Solía ​​ser guardia de seguridad en un centro comercial hasta que los propietarios decidieron despedir al 50% del personal. No pudo encontrar un nuevo trabajo y terminó en la calle.

Publicidad

Al escuchar la historia, el papá de Elizabeth decidió ofrecerle ayuda, en agradecimiento por lo que había hecho por su hija. “Miguel, soy dueño de una joyería. ¿Te interesaría ser nuestro portero?”, preguntó.

“¿En serio? ¿Estás dispuesto a darme un trabajo?”, preguntó Miguel, con una gran sonrisa en su rostro.

“Por supuesto, ¿por qué no? Eres un buen hombre, te mereces otra oportunidad. Podemos ayudarte a conseguir una habitación limpia para que también tengas un lugar donde quedarte. Puedes comenzar tan pronto como quieras”.

Una persona descansa en una camilla de hospital mientras alguien toma su mano. | Foto: Pexels

Una persona descansa en una camilla de hospital mientras alguien toma su mano. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No juzgues a las personas por su apariencia. El padre de Elizabeth juzgó rápidamente a Miguel, pensando que había hecho algo malo cuando todo lo que hizo fue ayudar a la niña.

Nunca es demasiado tarde para hacer las cosas bien. Después de darse cuenta de su error, los padres de Elizabeth se disculparon con Miguel. No solo lo invitaron a cenar, sino que le ofrecieron un trabajo y un espacio donde vivir para que pudiera tener un nuevo comienzo.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Te puede interesar: Pobre anciano cae en nieve y transeúntes lo ignoran: pierde la memoria poco después - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Pobre anciano vive en auto abandonado y colecciona muñecas rotas: un día se le acerca una niña - Historia del día

13 de abril de 2022

Mujer rica se despierta por la mañana y se encuentra tirada en la calle junto a un indigente sucio - Historia del día

22 de mayo de 2022

Niño nota luces apagadas en la casa de anciana durante días: se acerca y oye "ayuda" - Historia del día

05 de marzo de 2022

Hombre va a casa de sus difuntos padres tras 30 años y encuentra a indigente con su misma marca de nacimiento - Historia del día

07 de abril de 2022