logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciana solitaria recibe regalos de desconocido cada día: el último fue una casa nueva - Historia del día

Georgimar Coronil
17 mar 2022
16:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una solitaria mujer llamada Emma comenzó a recibir regalos de parte de un desconocido todos los días.

Publicidad

Cuando el marido de Emma Rodríguez murió hace siete años, ella quedó destrozada. Ahora tenía que cuidar de sí misma, ya que no tenía a nadie que se preocupara por ella.

Un día, mientras Emma estaba sentada en su habitación viendo la televisión, alguien tocó el timbre. No esperaba ninguna visita, así que decidió ir a ver de quién se trataba.

Casa. | Foto: Shutterstock

Casa. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Cuando abrió la puerta de casa, vio a un repartidor de unos 40 años con varias cajas. Llevaba una máscara, por lo que ella no podía ver su rostro con claridad.

"Hola. No espero ningún paquete de nadie. ¿Puedo saber de quién es?", le preguntó Emma.

"Lo siento, señora, pero estos paquetes se enviaron de forma anónima. Son para usted", dijo él, colocando las cajas junto a la puerta.

Lee también: Tras hijos vender su casa y abandonarla, mujer deja herencia al hijo de vecino - Historia del día

"Qué extraño... gracias", respondió Emma antes de cerrar la puerta.

Publicidad

Cuando el repartidor se marchó, Emma abrió las cajas rápidamente porque tenía curiosidad por saber qué había dentro. En la primera caja, había pequeños electrodomésticos como una nueva tostadora de horno, una sandwichera y una cafetera.

"¿Quién me regalaría todo esto?", se preguntó. Procedió a abrir la segunda caja, y en su interior había ropa bonita, así como comida.

Repartidor. | Foto: Pexels

Repartidor. | Foto: Pexels

Publicidad

Cada día, Emma empezó a recibir más paquetes. Siempre era el mismo repartidor el que los entregaba, así que decidió conocerlo.

"¿Cómo te llamas?", le preguntó.

"Me llamo Tomás Hernández", sonrió el repartidor. "Sra. Rodríguez, el remitente nos pidió que le diéramos esto. Esperaré a que termine de contestar", añadió, entregándole un sobre.

Curiosa, Emma lo abrió y lo leyó rápidamente. Decía: "Señora Rodríguez, por favor, hágame saber lo que usted necesita y se lo concederé".

"¡Oh, me muero por saber quién me ha estado dando todo esto! Ahora esa persona quiere incluso que haga peticiones!", exclamó.

Publicidad

"Estoy seguro de que el remitente la quiere mucho, aunque no sepa quién es", sonrió el repartidor.

Cajas. | Foto: Pexels

Cajas. | Foto: Pexels

Publicidad

Emma accedió y escribió lo que necesitaba. No quería que la persona gastara mucho por ella, así que solo anotó lo necesario.

Desde aquel breve y dulce encuentro, Emma empezó a preparar bocadillos rápidos para Tomás, el repartidor. Durante todo un mes, él fue a su casa, entregándole paquetes con ropa, comida, libros y otros artículos novedosos.

En un momento dado, Emma empezó a acostumbrarse a la compañía de Tomás. Pasaban tiempo juntos comiendo la merienda y él la ayudaba a hacer algunas tareas domésticas que ella no podía hacer por sí misma.

Lee también: Anciano se encuentra con joven sin hogar en tumba de su esposa, y años después ella hereda todos sus bienes - Historia del día

Publicidad

Sin embargo, un día, Tomás no vino. De repente, preocupada, Emma decidió ir a la oficina de correos local para encontrarlo.

"Hola, ¿puede llamar a Tomás Hernández? Tengo unas donas que quería darle", le preguntó a la joven de la mesa de recepción. La joven parecía confundida.

"Lo siento, señora. No hay nadie llamado Tomás Hernández que trabaje aquí", respondió.

Mujer. | Foto: Pexels

Mujer. | Foto: Pexels

Publicidad

"Oh... pero él ha estado entregando mis paquetes todos los días. Eso es extraño", dijo Emma, repentinamente decepcionada. No sabía dónde encontrar a Tomás, y eso la molestaba.

Caminó de vuelta a casa con muchos pensamientos en su cabeza. ¿Quién podría ser este amable samaritano? ¿Había ido a la oficina de correos equivocada? ¿Estaba Tomás fingiendo ser un repartidor?

Al llegar a su porche, se sorprendió al ver una pequeña caja frente a la puerta. Allí, vio una llave y una nota que decía:

Me enteré de la verdad hace apenas un mes, cuando decidí contratar a un investigador privado para averiguar mi origen. Sé que te culpas y te arrepientes de lo que hiciste. Sin embargo, quiero que sepas que no te culpo y que sé que solo tenías en mente lo mejor para mí.

Publicidad

Tú y tu marido no podían alimentarme, así que me diste en adopción. Acabé en una familia rica que me trató como si fuera suyo, pero siempre sentí que me faltaba algo. Me di cuenta de que eras tú, mamá.

Me faltas en mi vida, y me encantaría pasar más tiempo contigo. Si estás dispuesta, hace poco compré una casa nueva. Hice duplicar una llave para ti en caso de que quisieras mudarte conmigo. Por favor, permíteme cuidar de ti. Con cariño, tu repartidor, Tomás”.

Carta. | Foto: Pixabay

Carta. | Foto: Pixabay

Publicidad

Emma estaba temblando cuando terminó de leer el mensaje. Siempre había anhelado ver a su hijo antes de morir, y no podía creer que fuera él quien la encontrara. ¡Y ese hijo resultó ser Tomás! No pudo evitar llorar, toda la culpa de su pasado la alcanzó una vez más.

Era cierto lo que Tomás había descubierto sobre su pasado. Emma y José estaban al borde de la quiebra cuando descubrieron que ella estaba embarazada. Sabían que no podrían criar a Tomás en un buen ambiente, así que lo dieron en adopción.

Dejaron a su hijo en un orfanato cuando solo tenía meses. Con sus pertenencias, Emma dejó una carta que explicaba por qué no podían criarlo. La carta era anónima, pero tras convencer a los directores del orfanato de que revelaran el contenido de sus papeles de adopción, Tomás encontró el nombre de Emma.

Publicidad

Emma quería ver a Tomás inmediatamente. Se dispuso a salir de su casa para encontrarse con él, pero alguien llamó a la puerta. Cuando la abrió, vio a Tomás.

Lee también: "No soy tu mamá", le confiesa una mujer a su hijo cuando llega a casa para Acción de Gracias - Historia del día

"Hola, mamá", dijo Tomás en voz baja.

Emma empezó a llorar. "No me lo puedo creer. Mi hijo", empezó a sollozar. Lo abrazó y se negó a soltarlo. "Lo siento mucho, cariño. Lo siento de verdad. Ojalá puedas perdonarme", siguió llorando Emma.

"No hace falta que te disculpes, mamá. Estoy aquí porque quiero pasar más tiempo contigo. No es demasiado tarde para empezar de nuevo. Todavía podemos ser una familia", dijo Tomás.

Publicidad

Esa noche, Tomás y Emma pasaron tiempo juntos empaquetando las pertenencias de ella en cajas. Un camión les esperaba fuera, donde cargaron sus cosas para poder trasladarlas a la casa de Tomás.

Allí, Emma se sorprendió al ver a la esposa e hijos de Tomás. Estaban tan emocionados como Tomás por recibirla en su casa y, desde entonces, Emma nunca más tuvo que estar sola.

Hombre. | Foto: Pexels

Hombre. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El pasado no tiene por qué definir el futuro: Emma pensó que nunca volvería a pasar tiempo con su hijo hasta que este decidió buscar las verdades de su vida que le llevaron a encontrar a su madre biológica. Terminaron mudándose juntos y empezando de nuevo.

Perdonar es bueno: En lugar de guardar rencor a sus padres biológicos, Tomás decidió perdonarlos. Incluso decidió presentarse a su madre para entablar una relación con ella.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Todos los días, niña va a un apartamento abandonado en busca de su madre - Historia del día

29 de abril de 2022

Madre anciana saca a su hijo del testamento y deja todo a un repartidor del supermercado - Historia del día

12 de mayo de 2022

Niño pobre da $2 a un hombre para comprar lo que necesita su bebé: él le deja nota de agradecimiento con su dirección - Historia del día

03 de mayo de 2022

Niño ayuda a pobre anciana con sus compras: su mamá recibe casa de $265.000 como recompensa días después - Historia del día

16 de mayo de 2022