Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Madre vanidosa de la novia se entera de que mamá del novio usará el mismo vestido en la boda y le pide que lo cambie - Historia del día

Mayra Pérez
20 mar 2022
17:30
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Laura y Henry planificaban su boda y la madre de la novia, Míriam, quería ser la estrella del evento. Pero cuando descubrió que su consuegra había comprado su mismo vestido, le prohibió usarlo. Pero la otra mujer hizo algo impactante, que arruinó sus planes.

Publicidad

“Mamá, se supone que la persona más importante en una boda es la novia”, le dijo Laura a su madre. 

Estaban comprando el vestido de novia, y su madre, Míriam, decidió que era el momento ideal para comprar su vestido. Ella quería algo que destacara sobre cualquier otra persona.

Celebración de una boda al aire libre. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Sí, cariño. Pero como madre de la novia, tengo que lucir lo mejor posible. ¿Qué pensará la gente?”, le respondió a su hija mientras recorrían las tiendas. 

Laura no sabía qué hacer porque todavía no habían podido ir a la boutique de bodas y odiaba que su madre intentara robarle el protagonismo.

“Creí que hoy se trataba de encontrar mi vestido. Encontrarás algo más tarde, mamá, después que compre el mío. De esa manera, sabremos cuánto dinero nos queda y podemos decidir mejor”, argumentó Laura, en un esfuerzo por hacer que su madre entrara en razón.

"Oh no. Mi vestido tiene que ir primero, así sabremos exactamente qué presupuesto tenemos para el vestido de novia, y será más fácil elegir el tuyo”, respondió la mujer.

Publicidad

Se detuvo abruptamente. “¡Aquí! ¡Esta es la tienda!”. Míriam había elegido específicamente una boutique costosa donde los vestidos se vendían por cientos de dólares. 

“Mamá, no podemos comprar nada aquí. No tendremos suficiente para mi vestido”, le dijo Laura en voz baja, tratando de apartarla de los percheros.

Pero Míriam no parecía escucharla. Siguió revisando hasta que encontró un vestido azul oscuro que le encantó. “¡Este es mi vestido!”, exclamó feliz y fue al vestidor, sin mirar la etiqueta del precio ni escuchar las preocupaciones de Laura.

La joven se sentía muy angustiada. Su padre, Carlos, le había dado dinero para ambos vestidos, pero el que acababa de escoger su madre consumiría casi todo. Quizá tuviera que comprar su vestido con una tarjeta de crédito, aunque no era la mejor solución.

Publicidad

Un traje colgado en un probador. | Foto: Pexels

Finalmente, Míriam salió del vestidor y giró, mostrándole a Laura su conjunto. “¿No es asombroso? Voy a lucir maravillosa el día de tu boda. ¡Va a ser perfecto!”.

Publicidad

“Claro, vas a tener toda la atención”, murmuró Laura en voz baja. Luego levantó la voz para decirle a la vendedora que se llevarían el vestido. Como había imaginado, el vestido de su madre se consumió una gran parte de su presupuesto.

Pero ahora que Míriam tenía su elección, se concentró en el vestido de novia para su hija. Hizo que Laura probara algunos diseños que no le gustaban solo porque para ella eran las mejores opciones. 

Al final, Laura encontró un gran vestido en oferta. No era su favorito; ese estaba fuera de presupuesto después de haber comprado el atuendo de su madre, pero aun así era bonito.

Se separaron en el estacionamiento y esa noche, Laura recibió una llamada de su padre. “¿Qué es ese vestido azul, Laura? Vi la etiqueta. Es de esa tienda tan costosa. ¡Debe haber costado una fortuna!”, se quejó.

Publicidad

Laura le contó todo. “Era mejor ceder, papá. No puedo hacer nada con la actitud de mamá. No quería pelear”.

Carlos estaba enojado, pero lo dejó pasar porque Laura tenía razón. Con el dramatismo de su esposa, simplemente no valía la pena pelearse por un vestido.

Pero algo inesperado sucedió esa noche. Laura tuvo una conversación en el chat grupal de su fiesta de bodas, donde estaban incluidas su madre y la madre de Henry, Fiona, para planificar su evento.

Una joven sonríe mientras usa su teléfono celular. | Foto: Pexels

Publicidad

La novia compartió fotos de algunos detalles de la boda y todos respondieron con elogios y cumplidos. También mostró los diseños de los vestidos de las damas de honor para aquellas que no habían podido asistir a la prueba por compromisos laborales.

De inmediato, Míriam decidió enviar una foto de su vestido. También recibió elogios, pero Fiona tenía algo que decir.

“¡Qué coincidencia! ¡Compré el mismo vestido! Vamos a combinar”, escribió en el chat y envió una foto de su vestido. Era exactamente igual, del mismo color.

Por supuesto, a Míriam esto no le agradó. “¡No! No podemos estar iguales. ¡Se verá ridículo! Envié mi foto primero, ¡así que lo usaré yo!”, respondió muy alterada.

Publicidad

Algunas insistieron en que estaba bien que llevaran el mismo vestido, pero la mamá de Laura no quiso saber nada al respecto. Continuó escribiendo, explicando por qué debía ser la única que luciera ese vestido el día de la boda.

Lee también: Mamá de la novia ve marca de nacimiento del novio y reconoce al hijo que perdió 23 años atrás - Historia del día

“¡Ser la madre de la novia es un papel mucho más importante que ser la madre del novio! ¡Tienes que ponerte otra cosa!”, escribió. “No digo que no puedas ponértelo nunca. Simplemente, no en la boda”, continuó.

Finalmente, Fiona pareció cansarse de la conversación. “Está bien. Me pondré otra cosa”, escribió, y Míriam respiró aliviada.

Publicidad

Una mujer mayor escribiendo en su celular. | Foto: Pexels

El día de la boda se acercaba rápidamente, pero quedaba la cena de ensayo. Todos ya estaban allí, excepto los padres de Henry, quienes llamaron y explicaron que estaban en un atasco.

Publicidad

“Ellos llegarán pronto”, dijo Henry al resto de los invitados, que consistía en la familia inmediata y la fiesta de bodas.

“Eso es algo muy irresponsable”, se quejó Míriam en voz baja, pero todos escucharon, y Laura se sintió avergonzada una vez más.

“Es suficiente, Míriam”, le reprochó Carlos con delicadeza, pero su esposa se limitó a encogerse de hombros. Henry trató de calmar a Laura, pero ella solo quería que todo terminara e irse a casa.

De repente, llegaron los padres de Henry y los ojos de Laura se abrieron desmesuradamente. Fiona lucía el vestido azul que se suponía que no debía usar en la boda. Todas las damas de honor se miraron entre sí y luego a Míriam, cuyo rostro se había puesto rojo como una remolacha.

Publicidad

“Hola, cariño”, saludó Fiona a Henry y luego a su nuera. “Hola, Laura, querida. ¡Mira! Como no podía llevar el vestido a la boda, ¡pensé en lucirlo esta noche! ¿No es hermoso?”.

Laura sonrió y le dijo que se veía bellísima. Internamente, se reía a carcajadas porque Míriam ciertamente no se lo tomaría bien. Pero su madre no podía hacer una escena en un lugar así.

Las cosas tomaron un giro aún más loco esa noche porque una de las damas de honor, Darla, decidió hablar. “Míriam, ¿tu vestido es más caro que el vestido de Laura? Esa tienda es bastante costosa. Me siento mal por ella”, comentó ingenuamente. Pero Laura sabía que era un comentario puntiagudo.

Publicidad

Una linda joven sonrie. | Foto: Pexels

"Bueno sí. Supongo”, murmuró Míriam. Estaba demasiado enojada por el truco de Fiona, y ahora, la gente la estaba criticando por el vestido.

Publicidad

Cuando terminó el ensayo, se acercó a su hija para despedirse. “Yo… lamento mucho lo del vestido. No debí haber actuado de esa manera cuando fuimos a comprarlos. Solo quería lucir bien”.

“Lo sé, mamá”, dijo Laura, asintiendo.

“Deberías haberme dicho que estaba siendo egoísta”, argumentó la madre.

“Lo intenté, y no me escuchaste”.

“Lo siento”, continuó Míriam.

"Está bien. Ya está hecho. ¿Lo usarás mañana?”, preguntó su hija.

“De ningún modo. Voy a hacer algo mejor”, respondió la mujer.

Publicidad

A la mañana siguiente, antes de los preparativos de la boda, Míriam devolvió el vestido a la tienda y le dio el dinero a Laura. “Utilízalo en tu luna de miel o algo así. Ese siempre fue tu dinero, y me disculpo de nuevo”, dijo a su hija, que estaba en la silla de maquillaje.

“Gracias, mamá”, respondió Laura, poniéndose de pie y abrazando a su madre con fuerza.

Una mujer ayuda a la novia a abrochar su vestido. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La novia es siempre el centro de atención en la boda. Nadie debería eclipsarla el día de su boda, ni siquiera su madre.

La codicia y el orgullo no conducen a nada. Míriam terminó avergonzada por sus acciones justo antes de la boda de su hija, todo por su egocentrismo. Pero aprendió la lección.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Niño pobre oye a perro ladrar en casa de vecina por dos días y decide revisar el interior - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad