logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Tras la muerte de abuelo, nieta que nunca lo visitaba hereda un sobre con varias notas - Historia del día

Vanessa Guzmán
22 mar 2022
17:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Esteban y su nieta Olivia fueron muy unidos desde que ella era una niña. La mujer amaba a su abuelo, pero debido a sus responsabilidades de adulta pasaba menos tiempo con él. Después de su muerte, su vida cambió tras leer unas cartas que Esteban había escrito para ella.

Publicidad

Esteban y su nieta eran mejores amigos cuando ella era una niña. A menudo se metían en problemas con los padres de Olivia por sus travesuras.

El amoroso abuelo dejó en claro a todos que Olivia era su favorita de todos sus 15 nietos. Sabía que irritaba a la madre de Olivia, Casandra, cada vez que lo mencionaba, pero lo decía de todos modos.

Sobre cerrado con un cordón. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Tiene los mismos ojos traviesos que tenía yo de niño”, le decía con orgullo a toda la familia.

“Esa es una razón terrible, papá. Solo la estás haciendo más traviesa”, protestó Casandra.

“Bien, eso te mantendrá activa”, señaló el abuelo sonriendo.

Cuando Olivia comenzó la escuela secundaria, pasaba cada vez menos tiempo con Esteban. De vez en cuando se veían y se divertían tanto como antes. Pero ella comenzó a prestarle menos atención.

A él no le importaba que Olivia pasara menos tiempo a su lado. “Entiendo que tienes amistades que crear y mantener”, dijo.

Publicidad

“Pero prometo pasar más tiempo contigo”, aseguró Olivia.

Ella no cumplió su promesa. En cambio, con el paso de los años, apenas contestaba las llamadas de su abuelo. Solo lo veía durante las vacaciones de Navidad, a pesar de que vivían muy cerca el uno del otro. Con el paso de los años, él decidió mudarse a un asilo de ancianos.

Casandra se sentía triste porque su hija estaba ignorando a Estaban. Entendió que el trabajo la mantenía ocupada, pero notó que Olivia apenas se esforzaba por verlo incluso cuando tenía tiempo libre.

Lee también: Joven se burla de su abuela por anillo viejo y barato que le regaló: lo tira y se abre - Historia del día

Publicidad

“Él te extraña y pregunta por ti cada vez que llama”, dijo Casandra.

“Lo sé, mamá, pero tengo una vida propia”, respondió Olivia.

Mujer en un aeropuerto. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Y él entiende eso, pero a veces puedes ser irracionalmente fría con él", precisó la hija de Esteban.

Olivia se sintió culpable por ignorar por completo a su abuelo. “Bien, iré a visitarlo la próxima semana cuando regrese de un viaje de trabajo”, dijo.

Lamentablemente, Esteban murió tres días después de cumplir 87 años. Olivia todavía estaba en su viaje de trabajo. Su jefe le ofreció dejarla acortar su viaje para que pudiera asistir al funeral, pero ella optó por seguir trabajando.

“Él sabía que lo amaba; Iré a visitar su tumba cuando regrese”, razonó.

Cuando Olivia regresó a casa, siguió con su trabajo. No se molestó en visitar la tumba de Estaban como había prometido. Esto enfureció a su madre. "¿Eras su favorita y ni siquiera pudiste presentarle tus últimos respetos?", gritó Casandra.

Publicidad

"Estoy ocupada. ¿Por qué te niegas a entender esto?”, sentenció.

“También lo están los demás miembros de la familia, pero todos sus nietos viajaron para estar en el funeral, menos tú. Él era muy importante para nosotros. Eliges poner el trabajo por encima de todo, incluso por encima de tu abuelo”, dijo.

Olivia estaba furiosa con su madre. Esperaba que ella entendiera su apretada agenda. Mientras caminaba por la calle echando humo y tratando de calmarse, su teléfono comenzó a sonar. Cuando contestó, el hombre del teléfono se presentó como Juan Figuera, el abogado de su abuelo.

“Esteban quería que te diera una carta crucial sobre tu herencia”, explicó.

Publicidad

Mujer haciendo reclamos a una joven. | Foto: Shutterstock

“Genial, envíame un correo electrónico con los detalles de la herencia y lo haré cuando tenga tiempo”, dijo Olivia.

Publicidad

“No puede ser así. Dejó instrucciones de que vinieras a mi oficina”, dijo el jurista.

Olivia no apreció las intenciones de su abuelo. Consideró pedirle al abogado que le diera la herencia a quien la quisiera, pero de todos modos fue a la oficina al día siguiente. Su impaciencia impregnó cada una de sus palabras tan pronto como llegó al lugar.

Cuando Figuera se reunió con ella, le entregó un sobre y leyó el testamento de Estaban. Su abuelo había decidido dar todas sus propiedades al hogar de ancianos en el que pasó los últimos cuatro años de su vida. "¿Estás bromeando?", gritó Olivia.

“Olivia, por favor, trata de entender. Simplemente, estoy siguiendo las instrucciones de tu abuelo”, dijo Juan.

Publicidad

"¡No me importa!", gritó. "¿Me hiciste perder mi valioso tiempo para decirme que no me dejo nada?".

Olivia salió furiosa antes de que Juan pudiera explicar que Estaban había dejado información en el sobre. Tiró el sobre en la guantera de su auto y se fue. Luego llamó a su mamá y le reclamó por hacerla sentir culpable por no pasar tiempo con su abuelo.

Tres semanas después, Olivia encontró el sobre que Juan le dio mientras buscaba brillo de labios en la guantera. Cuando los abrió, cayeron dos cartas y una foto, y tomó una para leerla.

Era su abuelo diciéndole cuánto la amaba. Explicó que entendía que ella estaba ocupada y nunca tuvo nada en su contra. Vio que la foto que se cayó del sobre era una postal de Esteban abrazándola cuando era bebé.

Publicidad

Viejas fotografías. | Foto: Shutterstock

Estaba enfadada de nuevo. No podía entender por qué su abuelo la hizo conducir hasta la oficina de su abogado para obtener una carta que cualquier miembro de la familia podría haberle dado. Leyó la segunda carta antes de devolver el sobre a la guantera.

Publicidad

La carta decía: “Mi querida Olivia, lamento no haberte dejado nada de mi riqueza. Estaba tan agradecido por la atención que recibí en el hogar de ancianos que era imposible no dejarles nada. Pero antes de que te enojes demasiado, por favor, dale la vuelta a la foto”.

Cuando le dio la vuelta a la foto, vio los detalles de una cuenta bancaria abierta a su nombre. Resulta que Stephen invirtió dinero en la cuenta cuando Olivia era bebé. El dinero se multiplicó impresionantemente a lo largo de los años. Era mucho más de lo que Estaban había esperado.

Olivia comenzó a llorar; no podía creer que su abuelo la amaba tanto que nunca se enojó con ella por ignorarlo durante años hasta que murió. Quería hacer retroceder el tiempo y disculparse por haber sido egoísta.

Publicidad

Decidió llamar a su madre y disculparse por haberla tratado mal. Quería arreglar su relación mientras tuviera la oportunidad. “No quiero que nos pase a nosotros lo que pasó con el abuelo”, lloró.

Lee también: La herencia de la abuela le enseña a dos mujeres una lección sobre la justicia – Historia del día

Después de la llamada telefónica, se sintió avergonzada por sus acciones hacia su abuelo a lo largo de los años. Decidió que la única forma de expiar su egoísmo era donar el dinero a una organización benéfica que se ocupaba de adultos mayores sin familia.

Mujer llorando dentro de su auto. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nuestras acciones egoístas pueden conducir a resultados desgarradores: Olivia pudo haber pasado tiempo con su abuelo antes de que él muriera. Pero su egoísmo la llevó a avergonzarse de sus acciones.

Cuidar a los que nos cuidan es gratificante: Esteban podría haber optado por dar su riqueza a su familia, pero decidió donar sus propiedades al hogar de ancianos que lo cuidó y ayudó durante sus últimos años de vida.

Por favor comparte esta historia con tus amigos; podría inspirar a las personas a compartir sus propias historias o ayudar a alguien más.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad