Historias Inspiradoras

21 de noviembre de 2021

El gato de mi abuela decidió cuál de sus nietas recibiría su herencia - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

El abogado de una mujer fallecida explicó a sus nietas que quien adoptara a su gato recibiría las pertenencias de su abuela.

Amaba a mi abuela a pesar de que podía ser una mujer difícil. Tras la muerte de mi madre, ella era todo lo que tenía. Supongo que la entendía, y que comprendía su carácter amargo y su enojo.

Había perdido a sus tres hijos y a su esposo, y lo único que le quedaba éramos mi prima Vera y yo. Supongo que podría haber sido más atenta, pero estaba en la universidad a más de 900 kilómetros de distancia y rara vez regresaba a Monterrey.

Gato gris mirando al frente. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Vera vivía cerca, pero nunca se llevó bien con mi abuela. Su padre había sido el favorito de la anciana, pero aparentemente mi prima no estuvo a la altura de sus expectativas. La verdad es que la abuela tenía una lengua afilada y no perdonaba a Vera.

Incluso cuando éramos niñas y nuestros padres todavía vivían, mi prima odiaba ir a la casa de la anciana. Odiaba esa vivienda de piedra oscura llena de muebles lúgubres y pesadas cortinas que nunca parecían dejar entrar la luz.

A mí no me molestaba tanto. Además, mi mamá me había explicado que la abuela se sentía muy sola y que las personas infelices a veces se ponían de mal humor porque sienten dolor. Nunca olvidé eso y nunca olvidé su ternura hacia su viejo gato.

Publicidad

Parecía ser la única criatura que amaba. Sus manos viejas y nudosas, deformadas por la artritis, siempre eran delicadas con el pelaje del felino, y él parecía ser igualmente devoto de ella.

Una anciana cabizbaja de espaldas. | Foto: Unsplash

Publicidad

Luego, el papá de Vera murió de cáncer, y dos años después, mi mamá falleció de un ataque al corazón. Se sentía como si toda nuestra familia estuviera maldita, y en el centro de la maldición estaba la abuela, como una bruja con su gato.

Supongo que cuando ella murió no me sentí abrumada por el dolor. Me entristeció, sí, ella era el último lazo que tenía con mi amada madre. Pero era difícil sentir una conexión con una mujer que siempre me había mantenido alejada.

De todos modos, la mayor sorpresa fue cuando su abogado nos convocó a Vera ya mí y nos dijo que teníamos que tomar algunas decisiones. Explicó que la abuela había hecho un testamento en el que dejaba toda su propiedad a quien cuidara a su gato.

Publicidad

“No me mires”, dijo Vera con brusquedad. “¡No me quedaré con ese animal sarnoso! ¡No necesito su miserable herencia, muchas gracias! Ni siquiera sé cómo ese gato sigue vivo. ¡Debe tener 30 años!”.

Un ataúd saliendo de la parte trasera de un vehículo. | Foto: Unsplash

Publicidad

El abogado tosió. "Bueno, hace un año su abuela adoptó un gato, y ese es el animal que una de ustedes deberá cuidar"."Bueno", dijo Vera riendo, "puedes quedártelo todo, Débora. ¡Ese animal probablemente vivirá otros 15 años!".

Pero Vera no sabía que ese gato era en realidad un billete de lotería que ella acababa de perder.

Miré al abogado y recordé las suaves manos de mi abuela acariciando el pelaje del gato. "Lo haré", dije en voz baja, “mi madre lo habría hecho, y yo también”.

Publicidad

El abogado me entregó silenciosamente el acuerdo y lo firmé mientras Vera se reía. “¡Esa anciana te clavó las garras! Vas a gastar una fortuna para cuidar a ese gato, ¿y para qué? ¿Unas cuantas monedas?”.

Dos mujeres y un hombre reunidos en una oficina. | Foto: Unsplash

Publicidad

El abogado le sonrió. “Hay un poco más en la herencia de la Sra. Pérez que unas cuantas monedas. Aparte de la casa de piedra rojiza, las joyas y los muebles, la señorita Débora recibirá alrededor de $3.5 millones después de impuestos”.

Vera jadeó. “¿QUÉ? Pensé que la casa de piedra estaba alquilada... Y el dinero... No tenía ni idea...”.

“Bueno, señorita”, dijo el abogado con calma. “La Sra. Pérez no era una mujer que presumiera lo que tenía y tampoco hablaba de sus finanzas con nadie, pero era una mujer rica.

“¡Adinerada!”, jadeó Vera. “De haber sabido...”.

Publicidad

“Sí, bueno”, dijo el abogado con una sonrisa que podría haber sido confundida con una mueca. “Como dije, los activos líquidos valen alrededor de $3.5 millones, pero creo que la casa, el arte y las joyas serán más del doble. La señorita Débora será una mujer rica”.

Unas hojas de papel con las palabras "última voluntad" y "testamento" escritas. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Pero si lo hubiera sabido, me habría llevado al maldito gato!”, Vera chilló.

“Y su abuela lo sabía”, dijo el abogado con calma. “Por eso me ordenó que ocultara la información hasta que se tomara una decisión. Quería que quien aceptara su cargo lo hiciera por amor, no por codicia”.

“¡Entonces ella obtendrá todo y yo no obtendré nada!”, gritó la mujer. “¡No es justo!”.

“Es muy justo”, dijo el abogado. “La decisión de la señorita Débora de asumir lo que ella creía que era una carga se basó en su amor por su madre y su respeto por su abuela. Por eso es justo que sea recompensada por su buen corazón”.

Publicidad

Y así fue como de repente me convertí en la dueña de una casa de piedra rojiza, con más dinero del que podía imaginar, y un gato encantador y dulce llamado Pastelito que resultó ser la mejor parte del trato.

Una casa de piedra rojiza. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La codicia es un mal consejero y desviará al avaro.

La bondad y el buen corazón siempre son recompensados.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar. 

Publicidad