logo
Facebook.com/GazetaKorrekte
Fuente: Facebook.com/GazetaKorrekte

Padres se despiden de hija con un beso y apagan el soporte vital: oyen su voz 30 minutos después

Mayra Pérez
26 mar 2022
16:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una pareja había hecho todo lo posible para salvar a su bebé después de que les dijeron tres veces que no sobreviviría. Cuando sintieron que su hija exhalaba su último aliento, sucedió un milagro.

Publicidad

La paternidad es una etapa gratificante para muchas personas, donde se ponen de manifiesto sentimientos e instintos protectores. Sin embargo, ¿qué sucede cuando un padre tiene que mirar impotente cómo sufre su hijo?

El trauma suele ser insuperable, como descubrieron Lee y Francesca Moore-Williams. Esta pareja tuvo que ver con horror cómo su pequeña hija estuvo a punto de morir.

Lee y Francesca Moore-Williams besan a su hija Bella. | Foto: Facebook.com/GazetaKorrekte

Publicidad

HORRIBLES VACACIONES

Francesca y Lee se casaron en 2012 y dieron la bienvenida a su primer hijo, a quien llamaron Bobby. Dos años más tarde, recibieron a su segunda hija, a la que llamaron Bella.

Nació sana, pero a los 14 meses sus padres notaron que estaba perdiendo mechones de cabello; luego observaron que no podía sentarse derecha en su silla sin desplomarse.

Se preocuparon e inmediatamente la llevaron a un hospital, pero los médicos no pudieron averiguar qué le pasaba. Inicialmente, sospecharon de asma porque Bella también sufría una infección en las vías respiratorias en ese momento, por lo que le recetaron un inhalador.

Publicidad

La pequeña Bella. | Foto: Youtube/Good Morning Britain

Esperaban que las cosas mejoraran, pero tres meses después, mientras la familia estaba de vacaciones en Gran Canaria, la salud de Bella se deterioró. Sus niveles de energía cayeron y se aferraba desesperadamente a su madre.

Publicidad

Tan pronto como regresaron a casa, la pareja llevó a Bella a ver a los médicos de familia, quienes la derivaron al Hospital Colchester, Essex. Al mediodía le habían realizado una prueba que reveló que sus piernas ya no tenían movimiento.

UN RARO DIAGNÓSTICO

Bella se debilitaba ante los ojos de los médicos, quienes se apresuraban en descubrir lo que le ocurría. Eventualmente, ella comenzó a perder el conocimiento repetidamente debido a la falta de energía.

Publicidad

La conectaron a un ventilador y la trasladaron al Addenbrooke's Hospital en Cambridge, donde ingresó en cuidados intensivos. Una resonancia magnética reveló anomalías graves en ambos hemisferios de su cerebro.

Los expertos les dijeron a sus padres que lo más probable es que Bella tuviera una enfermedad mitocondrial terminal. Según los informes, en tres oportunidades les dijeron que su hija no sobreviviría, por lo que oraban a su lado todos los días.

CON ESPERANZAS

Bella sufría una deficiencia de biotinidasa, un trastorno genético que afecta solo a uno de cada 60 mil nacimientos, por lo que su diagnóstico es muy infrecuente. Afortunadamente, el hospital había tratado un caso similar seis años antes, por lo que pudieron reconocerlo y saber cómo proceder.

Publicidad

Lee también: Padre e hijo no pueden parar de llorar mientras sostienen al nuevo bebé "milagro" de su familia

De inmediato le comenzaron a aplicar inyecciones de biotina durante algunos días, mientras observaban si era capaz de empezar a respirar por su cuenta. Los días pasaban con dolorosa lentitud, y los médicos no se sentían particularmente optimistas.

La pequeña Bella jugando. | Foto: Youtube/Good Morning Britain

Publicidad

AFERRADA A LA VIDA

A pesar de todo lo que intentaban, la salud de Bella se siguió deteriorándose rápidamente y el 25 de julio de 2015 les pidieron que se despidieran, y la familia lo hizo entre lágrimas. Francesca lo describió como un momento muy traumático, pero afortunadamente, toda la familia estaba a su lado.

“Ahora siento mucha culpa por traer a familiares para despedirme, pero no lo sabía en ese momento. Nunca, nunca olvidaré ese momento en el que tuve que despedirme de mi hija”, dijo Francesca, según recoge Daily Mail.

Aceptaron la sugerencia del hospital de obtener huellas de sus manos y pies como recuerdo. Tomaron una última fotografía de la pequeña junto con su hijo Bobby y le dieron un beso antes de que se apagara el ventilador.

Publicidad

Después de eso, Francesca comenzó a sentir que la vida abandonaba a su hija, y cuando la máquina comenzó a sonar, la mano de la pequeña se aferró con fuerza a la de su madre. Algunos minutos después, comenzó a respirar por sí misma.

Esto sorprendió a los médicos, y pusieron todo lo que tenían para salvar a Bella, quien estaba demostrado una voluntad inquebrantable de sobrevivir. Sus niveles de oxígeno volvieron al 100 por ciento, y más tarde se les dijo a los padres que su hija viviría.

Publicidad

Después de despertar, Bella fue trasladada a la sala de niños, donde pasó tres semanas antes de regresar a casa con su feliz familia.

A la niña le tomó otras seis semanas dejar las drogas fuertes que le habían recetado. Bella se recuperó por completo, y actualmente nadie imaginaría que llegó a estar al borde de la muerte.

Te puede interesar: Esteticista dice que rara enfermedad hace que su piel y sus pulmones sean duros como una roca

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.