logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Chica queda confundida cuando anciana llega a su casa y dice que es dueña del lugar - Historia del día

Mayra Pérez
31 mar 2022
10:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Sandra y su hija Alison se habían mudado recientemente y estaban disfrutando de su nuevo hogar hasta que una extraña llamó a su puerta, afirmando que la casa era suya. Muy pronto se establecería una relación especial entre ellas.

Publicidad

Alison era una niña feliz de 11 años que vivía con su madre y disfrutaba nadar, tocar el piano y tener noches de cine con ella. Sandra era una profesional soltera a quien le encantaba pasar tiempo con su hija y también amaba su trabajo.

Pero un día, recibió una llamada del trabajo fuera de su horario convencional: “Sandra, te necesitamos en la oficina en los próximos 15 minutos”, dijo el gerente.

Fachada de una casa de dos pisos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“No puedo dejar sola a mi hija aquí”, dijo Sandra. “Es demasiado tarde”.

“Lo siento, Sandra, pero no tienes otra opción”, respondió.

“Hija, mami necesita ir al trabajo. Por favor, mantén la puerta cerrada y mira algunos dibujos animados”, dijo Sandra. Condujo rápidamente al trabajo, con la esperanza de resolver la emergencia y llegar a casa lo antes posible.

Una vez sola en casa, Alison terminó su tarea y comenzó a ver dibujos animados. De repente, escuchó un fuerte golpe en la puerta. No sabía qué era ese sonido. Se acercó a la puerta y se dio cuenta de que los golpes venían de afuera de la cocina.

Publicidad

No tenía idea quién era y al estar sola se sentía intimidada. Lentamente, se dirigió a la ventana y se dio cuenta de que una anciana estaba llamando a la puerta. “¡Por favor déjame entrar!”, rogó.

“¡Señora, me está asustando!”, respondió Alison.

“Necesito decirle a tu madre que esta casa me pertenece”, dijo Camila.

Una mujer joven en actitud reflexiva. | Foto: Pixabay

Publicidad

“Ella no está en casa, por favor vuelva en otro momento”, pidió Alison.

“Está bien, me disculpo por asustarte, volveré en otro momento”, dijo, y se fue.

Alison se sentó en su cama, temerosa de que alguien hubiera intentado entrar a la casa. Cuando Sandra regresó, esperaba que su hija estuviera dormida. “Hija, ¿por qué sigues despierta tan tarde?”, le preguntó. “¿No estás cansada?”.

“Mami, alguien vino a la casa esta noche. ¡Una señora mayor estaba tocando muy fuerte y quería entrar a la casa!”, dijo Alison.

Sandra estaba sorprendida, No imaginó que su hija tendría que lidiar con este momento aterrador. “Lo siento mucho, cariño. Tal vez tenía errada la dirección”, dijo. “No tengas miedo, cariño, ya estoy aquí”.

Publicidad

Alison pareció olvidar el incidente. Pero una semana después, la anciana volvió a llamar a la puerta. Cuando la niña la escuchó, trató de mantener la calma. “Hola, ¿me recuerdas? Estuve aquí hace unos días. ¿Tu mamá está en casa?”, preguntó.

“No, no está”, respondió Alison.

“¿Puedo entrar y esperarla? Por favor, tengo algo importante que decirle”, preguntó.

A pesar de las advertencias de su madre, dejó entrar a la anciana. Abrió la puerta y la dejó sentarse en la cocina mientras preparaba el té. Cuando Sandra llegó, se horrorizó al ver a Alison tomando el té con una desconocida.

Publicidad

Una madre y su hija se preparan para dormir. | Foto: Pexels

“¡Oh, Dios mío! ¿Quién eres?”, preguntó Sandra.

“Hola, soy Camila, te prometo que no tengo malas intenciones. Le pedí que me dejara entrar para esperarte”, dijo.

Publicidad

“¡No me importa! ¡Vete a casa antes de que llame a la policía!”, gritó Sandra.

Sandra echó a la anciana y se volvió hacia su hija. “Escúchame. Nunca dejes que extraños entren a nuestra casa, no importa lo bien que suenen. ¿Me entiendes?”, dijo.

Lee también: Anciana queda sola porque su único nieto desapareció un día antes de Navidad - Historia del día

Alison se disculpó. Pero pasó los siguientes días recordando a la anciana. “Mami, no puedo dejar de pensar en esa señora. Justo antes de que llegaras a casa, me estuvo contando que la habían estafado y había perdido su casa por eso. Nuestra casa solía ser suya”, dijo.

Publicidad

Sandra se sorprendió al escuchar esto. No sabía que su hija se había quedado tan preocupada. “¿Dónde vive ahora la anciana?”, preguntó Sandra.

“Ella mencionó un hogar de ancianos en el centro”, dijo Alison.

Una mujer mayor toma una bebida. | Foto: Pexels

Publicidad

Madre e hija tomaron el coche y fueron de inmediato al hogar de ancianos. Cuando llegaron, vieron a Camila en la sala de televisión. “Hola Camila, Alison me acaba de contar que le dijiste que te habían estafado. ¿Qué pasó?”, preguntó Sandra.

Camila comenzó a llorar cuando contó la historia de cómo unas personas pusieron en venta su casa a escondidas y se quedaron con todo su dinero. Estaba avergonzada de haber permitido que estos extraños arruinaran su vida. Nunca pensó que le pasaría algo así.

Sandra le creyó a la anciana porque su historia coincidía con la forma en que había comprado la casa, y la invitó a venir a vivir con ellos. “Alison y yo tenemos mucho espacio y no queremos que vivas una vida tan dolorosa por las acciones de otras personas”, le explicó.

Publicidad

Camila agradeció la oferta de vivir con Sandra y su hija. Era más feliz de lo que había sido en décadas. “Esperamos que no nos pidas que nos vayamos, no tendríamos adónde ir”, le dijo a Sandra con cariño.

“Nunca les pediría eso; son la primera familia con la que he querido estar en toda mi vida; ambas me han hecho muy feliz”, dijo.

Las tres continuaron viviendo una buena vida juntas. Vivieron muchos años con Camila y Sandra crio a Alison para que fuera una joven considerada y compasiva.

Una mujer joven y una anciana comparten un rato en un parque. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La familia se puede encontrar en lugares inesperados. Después de explicar cómo había perdido su casa, Sandra y Alison se convirtieron en familia de Camila.

Ten cuidado con los extraños. Aunque Alison no salió lastimada, no estuvo bien que hubiera dejado entrar a una desconocida en su casa.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Cajero pobre recibe herencia de un cliente anciano y ciego del supermercado - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad