logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Todos se burlan de pobre señora que vende flores hasta que una chica se detiene - Historia del día

Mayra Pérez
31 mar 2022
16:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Geraldine era una mujer reservada que vendía flores en la calle. Con frecuencia soportaba insultos de personas a las que no les gustaban sus flores o su edad. Pero un día, un acto de bondad de una desconocida le cambió la vida para siempre.

Publicidad

Geraldine era una mujer de 60 años que amaba la jardinería. Comenzó a vender sus flores en la calle todos los días para tratar de ganar más dinero.

Cuando detenía a las personas en el camino para ofrecerles sus flores, algunos se burlaban por la sencillez de sus arreglos. Peor aún, Geraldine a menudo era ridiculizada por quienes pensaban que era demasiado mayor para iniciar un negocio.

“¿Por qué una vieja como tú pretende que la gente le compre flores?”, escuchó decir un par de veces. Y aunque comentarios como esos la hacían sentir derrotada, Geraldine nunca dejó de intentarlo.

Karina era una joven mujer que veía a diario a Geraldine y la consideraba una dama encantadora. Trabajaba en un café cercano, y disfrutaba compartir la hora del almuerzo con ella.

Publicidad

“Creo que sus flores son únicas y tienen un hermoso toque hogareño”, solía decir Karina.

“Te aprecio, cariño, siempre eres tan amable conmigo”, sonrió Geraldine.

Pero a los compañeros de Karina les parecía ridículo que pasara tanto tiempo con Geraldine. “¿Estás tan desesperada por tener amigos que vas con la mujer que vende flores aburridas?”, le preguntaban en tono de burla.

La joven ignoraba sus comentarios y seguía pasando tiempo con Geraldine cada vez que podía. Una noche, Karina estaba a cargo de cerrar el café, y el gerente decidió cerrar temprano porque se avecinaba una gran tormenta.

Publicidad

Karina había terminado de limpiar y empezaba a recoger las sillas, cuando vio a Geraldine sentada afuera en la lluvia. No podía entender por qué permanecía afuera, a merced del agua y el viento.

Salió corriendo con un paraguas para tratar de protegerse de la lluvia. “¡Señora Méndez! ¿Qué está haciendo bajo la lluvia?”, le dijo en voz alta. “¿No puede ir a casa o pedirle a alguien que la recoja?”.

Una mujer con un paraguas camina bajo la lluvia. | Foto: Shutterstock

Una mujer con un paraguas camina bajo la lluvia. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Querida, por favor, vuelve adentro, ¡no quiero que te mojes con la lluvia!”, respondió preocupada.

“Por favor, entre al café por un rato y caliéntese”, suplicó Karina.

“Karina, no puedo irme, no lo entiendes. Necesito ganar dinero hoy”, gritó Geraldine.

Karina continuó insistiendo hasta que ella accedió de mala gana. La llevó a la cocina y le dio una manta, y rápidamente preparó sopa de pollo para que volviera a sentirse caliente.

“Señora Méndez, por favor, dígame por qué está tan desesperada que necesita seguir vendiendo bajo la lluvia”, preguntó Karina.

Publicidad

Antes de que pudiera responder, Geraldine se echó a llorar y tardó un rato en calmarse. Cuando estuvo más tranquila, Karina le preguntó: “¿No tiene a nadie que la cuide?”.

“Si mi hijo estuviera sano, me estaría cuidando”, lloró Geraldine. “Tiene que operarse dentro de una semana, y no he podido reunir el dinero suficiente. He estado sentada aquí todos los días con la esperanza de que la gente me comprara más flores para poder ganar ese monto... Si no se hace la cirugía, no sobrevivirá”.

Karina no podía creer que esta pobre mujer estuviera pasando por esta pesadilla. Ella quería ayudar, pero no tenía idea de qué hacer.

Publicidad

Mientras estaban sentadas hablando, el gerente regresó para confirmar que el café estuviese cerrado. “Karina, ¿qué está pasando aquí?”, preguntó. “¿Por qué las luces siguen encendidas y por qué está esta mujer en mi cocina?”.

Empleada limpia una de las mesas de la cafetería. | Foto: Shutterstock

Empleada limpia una de las mesas de la cafetería. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Karina trató de explicar lo que estaba pasando, pero el gerente no quiso escucharla. “¡Sácala de aquí ahora mismo, y te multaré por esta transgresión!”, dijo alterado.

“Entiendo, señor; ya salimos”, dijo.

Karina pasó toda la noche pensando en Geraldine y sus problemas. Necesitaba ayudar a su amiga, pero no tenía idea de cómo hacerlo. Dio vueltas toda la noche, y de pronto supo que tenía la respuesta que necesitaba. Apenas se hizo de día, se preparó para ir a su trabajo.

Lee también: Niña mendiga le da su comida a una anciana ciega y recibe una casa al día siguiente - Historia del día

Publicidad

Mientras caminaba hacia el café, vio a Geraldine y le entregó un sobre lleno de dinero. “Karina, ¿qué está pasando? ¿Por qué me ofreces esto?”, preguntó.

“Señora Méndez, necesito que tome este dinero que le ofrezco. Úselo para pagar la cirugía de su hijo”, dijo Karina.

“No cariño, no puedo. De ninguna manera”, susurró Geraldine.

“Este es el dinero que estaba ahorrando para llevar a mi madre de vacaciones. Pero ella estaba enferma y desafortunadamente, falleció antes de que pudiera darle ese obsequio”, dijo Karina.

“¿Y por qué no gastaste el dinero en ti misma?”, preguntó Geraldine.

Publicidad
Un mesonero camina con un par de bandejas en sus manos. | Foto: Shutterstock

Un mesonero camina con un par de bandejas en sus manos. | Foto: Shutterstock

“No me atreví a tocarlo. Pero cuando me contó su historia ayer, supe lo que tenía que hacer. Utilícelo para la cirugía de su hijo”, dijo Karina.

Publicidad

Geraldine se apresuró a pagar el hospital y su hijo fue operado esa noche. Se recuperó después de unas pocas semanas en el hospital.

“¡Querido hijo, los doctores dijeron que estarías bien!”, le dijo Geraldine.

“Todo es gracias a ti mamá, me salvaste la vida”, dijo.

“No fui yo. Esta amable jovencita, Karina, me dio el dinero para pagar tu cirugía”, admitió la madre.

“Me encantaría conocerla y agradecerle en persona”, dijo el joven convaleciente.

Tan pronto como Miguel salió del hospital, fue al café en el que trabajaba Karina para agradecerle. “Solo quiero decir que te agradezco por hacer esto por mi madre y salvarme la vida”, dijo.

Publicidad

“¡No fue nada! Tu madre es una mujer maravillosa y trabajó incansablemente para asegurarse de que recuperaras la salud. Me alegro de haber podido ayudarte”, dijo.

La pareja habló durante horas mientras tomaban café y pastel de zanahoria. Desarrollaron un vínculo tan estrecho que muy pronto comenzaron a salir. Surgieron sentimientos muy profundos entre ambos y se casaron tres años después. Las flores de Geraldine decoraron la boda.

Una pareja se toma un café sentados en una mesa. | Foto: Shutterstock

Una pareja se toma un café sentados en una mesa. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los actos llenos de bondad solo traen cosas buenas a tu vida. La amabilidad de Karina hacia Geraldine la llevó a conocer al amor de su vida.

Las buenas amistades son regalos del universo. Karina y Geraldine establecieron una hermosa amistad, a pesar de su diferencia de edad. Posteriormente, ambas recibieron beneficios por su relación: Geraldine obtuvo dinero para la cirugía y Karina conoció al amor de su vida.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Colegas se burlan de joven empleado de geriátrico por encariñarse con una anciana - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Años después de la muerte de sus padres, niña descubre que mamá adoptiva es su madre biológica - Historia del día

13 de abril de 2022

Mujer pasa todos los días junto a mendiga con una bebé: reconoce el rostro de su hija fallecida - Historia del día

26 de febrero de 2022

Niño ofrece sopa a señora que vende flores y recibe $350.000 de ella para el tratamiento de su mamá días después - Historia del día

22 de abril de 2022

Cada día, hombre ve a niña ciega vendiendo flores: empieza a buscarla tras notar que desapareció - Historia del día

24 de mayo de 2022