logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Alcalde se viste como indigente, va al hospital local y ve a pobre anciana llorando - Historia del día

Georgimar Coronil
07 abr 2022
07:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un alcalde se vistió de indigente para pasar desapercibido frente al personal médico de un hospital y descubrió cosas terribles.

Publicidad

"¡Sr. Camacho, tiene que ayudarme! Por favor, mi madre... está en un estado terrible", suplicó una mujer mientras irrumpía en el despacho del alcalde Andrés Camacho, a pesar de ser detenida por sus guardias de seguridad y su secretario David Guzmán.

"¡Cómo se atreve! ¡Salga de aquí ahora mismo! ¡Le he dicho que el señor Camacho solo se reúne con los ciudadanos los jueves!", dijo David. "Por favor, perdóneme jefe. Fue un descuido por mi parte. Debería haber tenido más cuidado. Esta mujer... ¡Me desharé de ella ahora mismo!".

Mujer llorando. | Foto: Pexels

Publicidad

"Por favor, señor, yo... yo..." La mujer solo había empezado a hablar cuando David le agarró la mano.

"¿Cuántas veces tengo que decirle que no se le permite entrar aquí? La gente como usted no entiende las palabras sencillas...", expresó mientras intentaba empujarla fuera del despacho del señor Camacho. Pero el amable alcalde le detuvo.

"¡Ya basta, David! ¡Así no se trata a la gente! Si esta mujer tiene alguna preocupación, ¡déjame escucharla!".

"Pero señor...".

"¡Es una orden, David! Espero no tener que repetirlo".

Publicidad

Lee también: Madre pobre vive en un tráiler con su hijo y nunca deja entrar a nadie hasta que debe ser hospitalizada - Historia del día

David miró a la mujer. "Claro, señor. Como usted diga".

"Por favor, señora", dijo Camacho mientras se giraba para mirarla. "Tome asiento. La estoy escuchando pacientemente".

La dama se sentó, todavía temblando y llorando. El alcalde le ofreció un vaso de agua y le pidió que se calmara. "Por favor, tome un poco de agua y dígame qué le pasa. No hay que tener miedo ni preocuparse, ¿de acuerdo?".

Hombre. | Foto: Pexels

Publicidad

"Me llamo Sandra Hernández, señor", comenzó la mujer mientras se calmaba un poco. "A mi madre, Amanda Hernández, le diagnosticaron recientemente un cáncer. No somos muy adinerados, así que no puedo permitirme pagar todo su tratamiento, como informé a la administración del hospital. Pero me exigieron cuotas adicionales y me amenazaron con echar a mi madre si no cumplía. Me dieron un plazo hasta mañana".

"¿Y qué hospital le pidió eso? ¿Me da el nombre?".

"Es el Hospital Universitario señor. Les dijimos que necesitábamos algo de tiempo para pagar las facturas, pero no nos escucharon, y ya sabe que intentan aprovecharse de nosotros...".

Publicidad

"¡Eso es increíble!", Camacho se quedó sorprendido. "Tratamos a los pacientes con cáncer a un costo razonable para que las familias no se vean agobiadas... ¡Eso es lo que decidimos hace cinco años cuando abrimos el hospital!".

"Sí, señor. Eso es lo que les he estado diciendo, pero no nos escuchan porque somos pobres, y lo peor es que..." Antes de que Sandra pudiera terminar su frase, David la cortó.

"¿Qué? Eso son puras tonterías, señor. Estoy seguro de que no hay nada de eso. De hecho, están preparando su visita al hospital para un evento, ¡así que estoy seguro de que están tomando precauciones adicionales!".

"Bueno, David, no podemos decir eso hasta que hayamos verificado la situación", afirmó Andrés. "Señora", se dirigió a Sandra. "Por favor, váyase a casa y deje los datos de contacto de su madre con el señor Guzmán. Investigaremos el asunto inmediatamente y nos aseguraremos de que sea tratada de la misma manera que los demás pacientes."

Publicidad

"Muchas gracias, señor. Es muy amable de su parte. Muchas gracias", dijo Sandra, y a continuación anotó los datos de su madre en un papel y se lo entregó a David antes de marcharse.

Hombre caminando. | Foto: Pexels

Publicidad

El alcalde se quedó solo un rato después de que Sandra se fuera, reflexionando sobre cuál podía ser la solución al problema que acababa de surgir. “¿Son los pacientes realmente maltratados por el personal del hospital? ¡Pero si han sido tan amables conmigo! ¿Debo pedirle a David que los vigile? Ah... Pero no estoy seguro de que sea lo suficientemente sincero”. Entonces tuvo una idea...

Aquella tarde volvió a casa, se vistió con su ropa más vieja, se puso un sombrero de paja raído y una barba falsa, y se llenó la cara de polvo para que nadie le reconociera. Cuando se miró al espejo y se sintió lo suficientemente satisfecho como para pasar por un vagabundo, decidió ir al hospital.

Publicidad

Media hora después, estaba en el centro de salud, esperando en la recepción. Sin embargo, las reacciones que había recibido hasta ese momento eran desgarradoras.

El guardia ya había intentado desalojarlo hasta que presentó el resguardo con la información de contacto de la madre de Sandra, mintiendo que era su pariente y que había venido a verla. Y cuando por fin llegó a la recepción, una enfermera se burló de él.

Lee también: Niño visita a diario a mendigo sin hogar con un perro: un día ve al perro triste y solo - Historia del día

"¡¿Qué está pasando en esta ciudad?! ¿Creen que cualquier mendigo puede entrar y ser atendido aquí? ¡Ni se le ocurra pasearse por aquí, viejo apestoso! Estamos trabajando duro para preparar un evento en el que el alcalde del pueblo será el principal invitado".

Publicidad

"He venido a ver a una amiga, señora", explicó suavemente. "¿Puedo hacerle una visita?".

"¡La hora de visita es en 30 minutos! ¡No se atreva a moverse hasta entonces!", expresó.

El Sr. Camacho se quedó sentado, preguntándose desde cuándo se trataba a la gente con tanto desprecio en el hospital. Todo parecía tan perfecto cada vez que venía de visita. Todo el personal del hospital tenía las sonrisas más dulces en sus rostros, y todos parecían profesionales y atentos.

Enfermera. | Foto: Pexels

Publicidad

De repente, los pensamientos del alcalde se vieron interrumpidos bruscamente por un llanto. Había estado tan preocupado por sus ideas que no se había dado cuenta de una mujer mayor que estaba a su lado. Llevaba una bata con el logotipo del hospital impreso, lo que indicaba que era una paciente.

"¿Se encuentra bien, señora?", preguntó en voz baja.

"¡Oh, Dios! ¿Qué le puedo decir?", dijo ella, llorando. "¡Me acaban de echar!... Ahora no tengo a dónde ir, y no estoy bien. Le pidieron a mi hija que pagara una cuota extra. ¿Pero cómo iba a hacerlo? Su marido murió el año pasado y tiene tres hijos que cuidar. Incluso dijo que intentaría aclarar todo, pero me desalojaron. Ahora tendré que llamarla y pedirle que venga a recogerme".

Publicidad

Los ojos de Camacho se abrieron de par en par ante los comentarios de la anciana sobre el hospital. "¿Cómo se llama señora? ¿Y por qué no se quejó a la dirección?".

"Me llamo Amanda - Amanda Hernández... No tiene sentido, querido. Todos están a bordo del mismo barco. A todos los miembros del personal solo les interesa ganar un dólar más. No les importa que los pobres muramos..." comentó.

En ese momento, el alcalde supo exactamente lo que tenía que hacer. Llamó a David en ese momento. "¡Pide al director médico del hospital que se reúna conmigo ahora mismo en el hospital, David! Tengo algunos anuncios importantes que hacer!".

Publicidad

"Señor, pero...".

"¡Haz lo que te digo, David! No tenemos tiempo!".

"De acuerdo, señor".

Hombre con barba. | Foto: Pexels

Publicidad

Unos 20 minutos después, cuando Camacho vio al jefe médico, Henry Mendez, caminando hacia la recepción, decidió acercarse a él. "Buenas tardes, señor. ¿Podría decirme por qué su hospital cobra a los pacientes tarifas adicionales?".

El Sr. Mendez lo miró con desprecio. "¿Quién demonios es usted? ¿Sabe que el alcalde va a estar aquí hoy? Y un momento... ¿Por qué no vamos a pedir más dinero? ¡Tenemos que gastar más dinero porque los mendigos como usted ensucian todo el lugar y aumentan nuestros gastos! Ahora lárguese".

El Sr. Camacho sabía que era el momento de revelar su verdadera identidad en ese momento. Se quitó el sombrero y la barba falsa. Cuando el Sr. Mendez reconoció su rostro, se quedó sin palabras. "¿Sr. Camacho? ¡Oh, Dios mío! Lo siento mucho, señor. No sabía que era usted".

Publicidad

"¿Así que cualquiera que no sea rico o poderoso no necesita ser bien atendido en este hospital? ¿Es eso lo que está diciendo?".

Lee también: Anciano ve a mujer sin hogar y reconoce a enfermera que años atrás se quedó junto a él durante 27 meses - Historia del día

"No, señor. Estoy seguro de que ha habido algún malentendido. No somos...".

"En efecto, Sr. Mendez. ¡Ha habido un malentendido en el sentido de que los pacientes aquí son tratados sin prejuicios! ¡Porque es todo lo contrario! ¡Estoy encantado de informarle que está despedido! Y a partir de ahora llevaremos a cabo controles aleatorios de todos los miembros del personal del hospital para garantizar que nadie se quede sin tratamiento".

Publicidad

Con esto, el Sr. Camacho estableció un nuevo consejo para vigilar al personal del hospital y asegurarse de que funcione correctamente. Incluso despidió a la enfermera y al vigilante que le habían maltratado y a otras personas que habían sido acusadas de no desempeñar sus funciones correctamente.

Mientras tanto, la Sra. Hernández recibió tratamiento gratuito, gracias a la ayuda de su hija para denunciar la extorsión a los pacientes del hospital, y los ciudadanos volvieron a sentirse orgullosos del alcalde Camacho por su sentido de la justicia.

Hospital. | Foto: Pixabay

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No se puede mantener la verdad oculta durante mucho tiempo: La administración del hospital creyó que se saldría con la suya al extorsionar a sus pacientes, pero afortunadamente, la verdad salió a la luz.

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad: El Sr. Camacho, como alcalde, reconoció las preocupaciones de Sandra y abordó inmediatamente el asunto.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad