logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Madre pobre vive en un tráiler con su hijo y nunca deja entrar a nadie hasta que debe ser hospitalizada - Historia del día

Georgimar Coronil
24 feb 2022
10:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer humilde no dejaba entrar a nadie en su tráiler hasta que un día se desmayó y fue llevada de urgencia al hospital. Luego su vida cambió para siempre.

Publicidad

"¡Oye, chico! Aléjate de él", gritó Bárbara mientras corría hacia su hijo Henry, que estaba jugando con un niño llamado Felipe. "¿Cómo te atreves a venir a jugar con mi hijo? Él no se junta con lunáticos y reclusos".

"¡Mamá!", gritó Henry. "¡Felipe no es nada de eso! Somos amigos, y fui yo quien le invitó a jugar conmigo y con otros niños."

Niño. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Cállate! No tienes ni idea de lo peligrosas que pueden ser ciertas personas. ¿No sabes que su madre es una loca que no deja que nadie se acerque a ella ni a su tráiler? ¿Cuántas veces te he dicho que no lo veas?".

"¡Mamá, por favor! Felipe es un buen chico. Acabamos de..." Henry empezaba a hablar cuando Felipe le interrumpió.

"Está bien, Henry. Mi madre es muy dulce. No deja que nadie entre en nuestra caravana porque tiene miedo".

"¿Miedo?" Bárbara se rio sarcásticamente de él. "¡Somos nosotros los que deberíamos tener miedo de ella! ¡Estoy segura de que está tramando algo sospechoso! De todos modos, tenlo en cuenta, chico: ¡no vuelvas a jugar con mi hijo! ¿Lo has entendido?".

Publicidad

Lee también: Niño estaba llorando solo en la tumba de su madre cuando una mujer mayor lo encontró - Historia del día

Los ojos de Felipe se humedecieron hasta el punto de no poder hablar. Salió corriendo del parque hacia el lugar donde solía estar estacionado su viejo tráiler blanco, bajo un árbol.

Cuando su madre, Tina, vio que lloraba sin cesar, se preocupó. "Cariño, ¿qué te pasa? ¿Por qué lloras? ¿Te has hecho daño?".

"Ha sido otra vez uno de nuestros vecinos, mamá", dijo Felipe, sollozando. "Siempre te insultan, mamá. Los odio. Odio a cada uno de ellos".

Publicidad

"Oh, cariño", dijo Tina, abrazándolo. "Nunca debes odiar a nadie. Cuando la gente se enfada, termina diciendo cosas que no quiere decir. Eso no significa que les caigas mal, o..."

Mujer sentada en el piso. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡No, mamá!", replicó Felipe. "No quieren entenderte a ti, ni a mí, ni a nadie. ¿Acaso sabes lo que ha pasado hoy? La señora Bárbara me ha dicho que no juegue con Henry porque, según ella, soy hijo de una loca y reclusa. ¿Podemos, por favor, dejar este pueblo, mamá? No quiero quedarme aquí".

Tina no sabía qué decir en ese momento. No podía decirle a Felipe que sus ahorros se estaban agotando y que su jefe la había despedido justo esa tarde. "Cariño", comenzó tras una pausa. "¿Tal vez podamos esperar al próximo mes antes de decidir algo?".

"¿Pero por qué, mamá? ¿Por qué tenemos que seguir aguantando sus insultos?". El chico perdió la calma. "¡Haz lo que quieras! Voy a pasar un rato a solas", refunfuñó mientras se alejaba.

Publicidad

Cuando Felipe se fue, Tina rompió a llorar. Se maldijo a sí misma por ser una madre terrible y una fracasada en la vida. Se levantó y se dirigió a su cama, donde se aferró a una foto de Felipe y siguió llorando. Pronto cayó en un profundo sueño, incapaz de pensar en nada.

Casi una hora después, Felipe regresó a la caravana. "Mamá, traje pan ¿Puedes hacer tostadas francesas mañana por la mañana?", dijo al entrar.

El chico encontró a Tina durmiendo, hasta que observó algo extraño en la forma en que estaba acostada. "¿Mamá? ¿Has cenado?", le preguntó y la sacudió un poco, y pronto Tina estaba en el suelo. "¡Mamá! ¿Qué ha pasado? ¡Abre los ojos!" El chico sollozó, dándose cuenta de que su madre estaba inconsciente.

Publicidad

Buscó el teléfono de Tina y marcó el 911. Unos minutos más tarde llegó la ambulancia y se llevaron a su madre. Felipe estaba sentado fuera del tráiler, llorando.

De repente, una voz le interrumpió. "¿Qué haces aquí solo, muchacho? ¿Dónde está tu madre?".

Joven. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando Felipe levantó la vista, vio a una mujer mayor frente a él. "No te preocupes, siempre los veo a ti y a tu madre aquí antes de irme a trabajar, así que los conozco a los dos", comentó ella con una sonrisa. "¿Está todo bien?".

Felipe se sintió un poco aliviado. "A mamá la llevaron al hospital porque se desmayó. Estoy preocupado por ella".

"Oh, cariño", dijo la mujer. "No te preocupes; se pondrá bien. ¿Te han dicho a qué hospital la han llevado?".

"Sí, me dieron una dirección y un número. Como soy menor de edad, no me permitieron ir con ella".

Lee también: A viudo le prohíben abordar vuelo con su bebé recién nacida: Berta, de 82 años, lo ayuda - Historia del día

Publicidad

"¿Qué tal si te quedas en mi casa esta noche? Podemos ir a verla mañana por la mañana".

"Pero", Felipe dudó. "¿Por qué me ayudas? No le gustamos a ninguno de nuestros vecinos. ¿No crees también que somos...?".

La mujer se echó a reír. "No dejes que esas cosas te afecten, Felipe. Todo el mundo es malo de una manera u otra".

"Vaya, ¿cómo sabes mi nombre? Nunca hemos...".

Anciana. | Foto: Pexels

Publicidad

"Bueno, noto que juegas mucho por aquí cuando llego tarde del trabajo. Tu madre te ruega que vuelvas a dormir, pero no lo haces".

Felipe sonrió. "Lo siento, olvidé presentarme correctamente. Soy Felipe Herrera".

"Encantada de conocerte. Puedes llamarme señora Tamara. Entonces, ¿te gustaría acompañarme a cenar esta noche?".

"Claro", respondió el chico y luego acompañó a la señora a su casa. Cenaron juntos y el chico durmió en allí esa noche. Cuando fueron a ver a Tina al día siguiente, descubrieron que se había desmayado por el agotamiento y el estrés. Los médicos dijeron que estaría en el hospital durante un tiempo, así que Tamara intervino para cuidar de Felipe.

Publicidad

"No puedo agradecerte lo suficiente", dijo Tina a Tamara. "Estoy muy aliviada de que Felipe esté bien. Cariño, ¿podrías esperar fuera mientras hablo con Tamara?", preguntó, volviéndose hacia Felipe. "Necesito hablar de algo importante".

"Claro, mamá".

Cuando Felipe se fue, Tina rompió a llorar. "Gracias por ayudarnos. Realmente no podemos devolverte el favor".

"Te he visto frecuentemente sola. ¿Por qué no te relacionas con los vecinos? Sé que pueden ser molestos a veces, pero no son tan horribles".

Casa rodante. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"No los culpo por ser malos conmigo Tamara. Me avergonzaba de mis condiciones de vida, así que nunca hablo con nadie. Soy huérfana y, cuando murió mi marido, confié en poder cuidar de mi hijo, pero nada funcionó. Tuvimos que dejar nuestra gran casa y viajar en la caravana”.

“Soy una escritora en apuros que trabajaba como camarera en un restaurante para mantener a mi hijo, pero ayer me despidieron porque siempre llegaba tarde al trabajo. No soy más que un fracaso. Por favor, acoge a Felipe. No puedo cuidar de él. Por favor... ¡No quiero vivir más!" Rompió a llorar.

"¡No deberías decir eso! ¡Jamás! ¡De momento, céntrate en ponerte bien pronto! Nunca se sabe adónde te llevará la vida".

Publicidad

Bueno, la señora Tamara no se equivocaba cuando decía que la vida podía dar un giro en cualquier momento.

Lee también: Mujer pobre abandona a gemelos recién nacidos, pero 15 años después se hace rica y corre a buscarlos - Historia del día

Un año después...

Tina estaba sentada en una mesa, firmando ejemplares de su primer libro, "La mujer: La vida a través de las probabilidades", que ya era el más vendido del New York Times. Iba vestida de punta en blanco con un traje, y había una gran multitud esperando a que firmara los ejemplares.

Hace exactamente un año, en esta misma fecha, había vuelto a casa desde el hospital. Tamara se dio cuenta de las deplorables condiciones en las que se encontraba su casa rodante, así que creó una página de GoFundMe y recaudó fondos para ayudarla a ella y a Felipe.

Publicidad

Gracias a ello, Tina, que antes había querido abandonarlo todo, tachándose de fracasada, había sacado fuerzas para empezar de nuevo. Alquiló una pequeña casa y empezó a trabajar como escritora independiente durante la semana y como camarera los fines de semana. Se quedaba despierta toda la noche escribiendo su libro, y 9 meses después, por fin era un éxito. Pudo enviar a Felipe a una escuela mejor, y la señora Tamara, que era una desconocida para ellos, se convirtió en la abuela de Felipe y en una madre para ella.

Máquina de escribir. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Tenemos que ser pacientes y buscar el lado positivo de las cosas: Nosotros, como Tina, empezamos a perder la esperanza cuando nos enfrentamos a tiempos difíciles. Pero no debemos perder de vista que podemos superar cualquier obstáculo si tenemos confianza. Tina empezó de nuevo con la ayuda de la señora Tamara, y ahora es una escritora de éxito.

No juzgues un libro por su portada: Tina se avergonzaba de sus condiciones de vida, así que no dejaba entrar a nadie, pero la gente la malinterpretaba y le ponía todo tipo de apelativos despectivos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad