logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño visita a diario a mendigo sin hogar con un perro: un día ve al perro triste y solo - Historia del día

Vanessa Guzmán
24 feb 2022
23:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un niño llamado Andrés a menudo se acercaba a un vagabundo llamado Gregorio que siempre se sentaba con su perro Rocky para pedir limosna en las calles. El chiquillo disfrutaba interactuando con el indigente y su mascota. Pero un día encontró al perro solo.

Publicidad

Andrés era un niño independiente de 10 años que siempre caminaba a casa desde la escuela, ya que estaba a solo dos cuadras. Antes de llegar a su hogar, pasaba por una parada de autobús donde un Gregorio se ubicaba con su perro.

"¡Hola Sr. Gregorio, hola Rocky!", los saludaba Andrés. El vagabundo le devolvía el saludo con una sonrisa, mientras que el perro meneaba la cola cada vez que el niño se acercaba.

Perro de la calle con un cartel solicitando ayuda. | Foto: Shutterstock

Perro de la calle con un cartel solicitando ayuda. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"¿Cómo estás hoy, Andresito?", preguntaba Gregorio. Luego hablaban de cosas al azar durante un par de minutos hasta que el niño seguía su camino. El pequeño se aseguraba de darles un refrigerio al hombre y su peludo amigo.

"¡El menú de hoy es un sándwich de mantequilla de maní para Rocky y uno de jamón con queso para usted, Sr. Gregorio!".

Se sentó junto a ellos y sacó la merienda de su mochila. La había obtenido de la cafetería de su escuela y la guardó para dárselas de camino a su casa.

"Gracias. Dios te bendiga", dijo George mientras tomaba la comida.

Publicidad

"Sr. Gregorio, pero ¿puedo hacerle una pregunta? Me di cuenta de que nunca pude preguntarle esto", dijo Andrés mientras observaba al hombre comerse su emparedado.

"¿Qué será?", preguntó.

"¿Dónde duermen usted y Rocky? No te quedas aquí las veinticuatro horas del día, ¿verdad?", consultó con inquietud Andrés.

"No, dulce niño. La policía nos echaría de aquí si nos encontraran durmiendo por la noche. Pasamos la noche en una casa abandonada. Los dueños no han regresado en años", explicó Gregorio.

Lee también: Policía protege a indigente al que se suponía que detuviera y recibe de él una pequeña caja - Historia del día

Publicidad

"Entiendo", respondió Andrés. Después de una breve pausa, dijo: "Me alegra que tengas un lugar para dormir todas las noches, pero espero que algún día no tenga que ser en una casa abandonada".

Gregorio y Andrés comenzaron a hacerse amigos gracias a sus conversaciones diarias. Esto continuó por un tiempo hasta que un día, el niño se sorprendió de que solo Rocky estuviera en la parada de autobús.

Hombre sin hogar con su perro. | Foto: Pexels

Hombre sin hogar con su perro. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Rocky! ¿Qué pasó? ¿Dónde está el Sr. Gregorio?", expresó Andrés, corriendo hacia el perro. El peludito parecía triste y preocupado mientras se sentaba frente al tazón donde la gente arrojaba dinero.

Cuando el perro vio a Andrés, inmediatamente se levantó. Tomó algo de dinero del cuenco que tenía en la boca y corrió calle abajo como si esperara que Andrés lo siguiera.

Lo hizo, y Rocky lo llevó a una casa abandonada. Cuando entró, de repente escuchó una fuerte tos. "¡Señor Gregorio!", dijo entrando en pánico. El vagabundo yacía en el suelo con mucho dolor. Se sintió aliviado cuando vio a Andrés.

"Creo que me estoy muriendo", indicó tras reunir las fuerzas para hablar. "Le dije a Rocky que fuera a la parada con la esperanza de que pasaras", dijo débilmente.

Publicidad

Inmediatamente, Andrés usó su teléfono para llamar a una ambulancia. Sus padres le advirtieron que solo utilizara el teléfono para emergencias y él creía que esta era una de ellas. Solo un par de minutos después llegaron los paramédicos y se llevaron a Gregorio.

Andrés no podía ir con él porque sus padres estarían muy preocupados. En cambio, le prometió a Gregorio que cuidaría de Rocky hasta que regresara. "Lo prometo, Sr. Gregorio, Rocky estará bien", señaló Andrés mientras metían al hombre en la ambulancia.

Esa tarde, Andrés tuvo que contarles a sus padres lo sucedido. "Mamá, papá, todos los días, al regresar de la escuela, pasaba junto a un hombre llamado Sr. Gregorio y su perro Rocky en la parada del autobús.

Publicidad

“Son pobres, pero muy amables. El Sr. Gregorio está enfermo y está en el hospital. Llamé a la ambulancia para que lo llevaran allí. No podía caminar y apenas podía hablar”, explicó.

Perro sin hogar. | Foto: Pexels

Perro sin hogar. | Foto: Pexels

Publicidad

Los padres de Andrés estaban preocupados y orgullosos. "Oh, cariño. Tienes un corazón tan amable", dijo su madre. "Le salvaste la vida a ese hombre", dijo, dándole un abrazo.

Desafortunadamente, ese no fue el final de las dificultades de Gregorio. Después de un par de minutos, un número desconocido llamó al teléfono de Andrés y resultó ser el hospital. Inmediatamente, le pasó el teléfono a su madre.

"Hola, soy la enfermera Adriana. Lo llamo porque este fue el número que llamó a la ambulancia hace un rato y el Sr. Gregorio dijo que no tiene otro contacto cercano", comenzó.

“Solo nos gustaría informarle que la factura médica ya es de $500 y se espera que alcance los $2000 hasta que se recupere de una neumonía grave", explicó la enfermera.

Publicidad

"¡Oh! Gracias por avisarme, pero para ser sincera, no tengo idea de dónde vamos a sacar ese dinero", admitió la madre de Andrés, Milagros.

"Lo siento, señora, pero hasta que obtengamos un pago inicial, no podemos realizarle procedimientos", dijo la enfermera antes de colgar el teléfono.

Milagros explicó lo que había sucedido y Andrés preguntó si podían pagar los tratamientos del Sr. Gregorio. "Lo siento, cariño, pero no tenemos dinero en este momento", dijo su padre, Jaime.

Jaime no estaba mintiendo, y Andrés lo sabía. No eran una familia rica y solo tenían lo suficiente para vivir todos los días, por lo que decidió pensar en otra cosa.

Publicidad

Andrés tomó un pedazo de cartón de su garaje y escribió con un marcador grueso: "Mi dueño está enfermo y yo soy el único que puede ayudarlo. Por favor, ayúdenos".

Niño posando. | Foto: Pexels

Niño posando. | Foto: Pexels

Publicidad

Mientras Gregorio estaba en el hospital, Andrés llevaba a Rocky a la parada todos los días antes de la escuela. Colocó el cartón frente al perro, así como el recipiente donde la gente podía colocar el dinero. También le dejó a Rocky algo de comida y agua hasta que pudiera buscarlo después de la escuela.

Antes de que Andrés se diera cuenta, la gente empezó a fijarse en Rocky. Sus fotos se esparcieron por internet, y toda la ciudad se enteró de su historia.

Algunas personas donaron directamente al tazón de Rocky. Pero otros con donativos más generosos esperaban a que Andrés y sus padres se acercaran a la parada para entregar el dinero.

Publicidad

En solo un par de días, la estadía completa de Gregorio en el hospital fue pagada en su totalidad. Cuando se recuperó y fue dado de alta, preguntó: "¿Quién pagó mi cuenta médica?".

"Rocky y yo pusimos un pedazo de cartón diciendo que necesitabas algo de dinero. ¡Gente de toda la ciudad donó! ¿Puedes creerlo?", reveló Andrés emocionado.

"Oh, Andrés. Me has salvado la vida no una, sino dos veces. Gracias por toda tu ayuda. Y gracias, Rocky", respondió Gregorio mientras intentaba contener las lágrimas.

En ese momento, los padres de Andrés se presentaron a Gregorio. "Hola, soy Milagros, la madre de Andrés. Muchas gracias por ser tan amable con nuestro hijo”.

Publicidad
Sala de operaciones de un hospital. | Foto: Pexels

Sala de operaciones de un hospital. | Foto: Pexels

“Mientras él y Rocky recaudaban fondos para las facturas del hospital, muchas personas se sintieron conmovidas y las donaciones no se detuvieron. Aquí está todo el dinero extra que reunimos", dijo, entregándole un sobre.

Publicidad

Gregorio estaba en estado de shock. Abrió el sobre y vio $850. "Muchas gracias. Esto es suficiente para alquilar una habitación pequeña para mí y para Rocky, y comprar ropa limpia para poder solicitar trabajo", dijo el vagabundo.

Después de un par de semanas, Gregorio volvió al cobertizo, esta vez sin su ropa sucia. Tenía una camisa y jeans impecables. Esperó a que Andrés viniera y, cuando lo hizo, lo saludó emocionado.

"¡Señor Gregorio! ¡Rocky!", corrió hacia ellos.

"¡Hola, Andrés! Tenemos una pequeña sorpresa para ti", dijo el hombre, entregándole una caja abierta. Andrés se emocionó y tomó la caja de Gregorio.

Publicidad

"¡Es un CACHORRO!", gritó con gran alegría. "¡Gracias, Sr. Gregorio! ¡Gracias Rocky!"., dijo, dándoles abrazos a ambos.

El Sr. Gregorio sabía que Andrés siempre había querido un cachorro, así que decidió comprarle uno, cuando pudo ahorrar algo de dinero.

Lee también: Hombre sin techo gasta sus últimos $20 para ayudar a una mujer cuyo auto quedó varado en el bosque - Historia del día

Había alquilado una habitación asequible, encontró trabajo en un restaurante de comida rápida y estaba ganando dinero para que él y Rocky ya no tuvieran que mendigar en las calles.

Publicidad
Dólares. | Foto: Pexels

Dólares. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los animales también son familia: Los animales y especialmente los perros, son seres inteligentes que son capaces de amar a los humanos. Al igual que Rocky, hay muchos perros en todo el mundo que son cariñosos, leales y protectores con dueños.

Publicidad

Ser amable no cuesta nada: Andrés podría haber sido un niño, pero tenía tanta bondad en su corazón que cambió la vida de Gregorio para siempre.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Podría inspirarlos y alegrarles el día.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Niña se refugia en una cueva en un árbol y oye una voz que dice: "Esta es mi cueva" - Historia del día

12 de marzo de 2022

Niño nota luces apagadas en la casa de anciana durante días: se acerca y oye "ayuda" - Historia del día

05 de marzo de 2022

Alcalde se viste como indigente, va al hospital local y ve a pobre anciana llorando - Historia del día

07 de abril de 2022

Madre anciana le pide a hijo que la visite: él lo hace 2 años después y encuentra una tumba en vez de su casa - Historia del día

21 de mayo de 2022