Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer recibe disparo para salvar a hijo de desconocido: el padre va al funeral y ve a 9 niños llorando - Historia del día

Vanessa Guzmán
08 abr 2022
21:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un hombre llega al funeral de una mujer para presentar sus respetos después de que ella recibiera una bala por su hijo. El padre se da cuenta de que nueve niños afligidos rodean su tumba y se entera de la desgarradora historia de sus vecinos. Poco después, toma una decisión que cambió su vida.

Publicidad

Elizabeth Barrios siempre había sido una mujer independiente, o eso le había enseñado la vida a ser. Sus padres habían muerto en un incendio que devoró su casa años atrás. Y su supuesto esposo se había marchado de su vida, alegando que no tenía ninguna responsabilidad con ella o sus hijos.

Sin embargo, en lugar de llorar por su marido, se preocupó por el futuro de sus hijos, su educación y por inculcarles buenos sentimientos, para que crezcan y sean nobles seres humanos.

Niños tomados de la mano frente a una tumba. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Pero la vida tiene una manera de poner a prueba a todos, y los hijos de Elizabeth tuvieron que enfrentar el lado duro de sus destinos demasiado pronto.

Elizabeth tenía tres empleos y trabajaba mucho para mantener a sus hijos. Era enfermera en un hospital los días de semana y mesera en una pizzería los fines de semana. Además, trabajaba como cajera en una pequeña tienda de comestibles por las mañanas.

Afortunadamente, tenía una vecina amable, la Sra. Olga, que la ayudaba a cuidar a sus hijos cuando ella no estaba.

"No sé cómo le devolveré el favor, señora Olga", solía decirle Elizabeth. "Eres como una madre para mí".

Publicidad

La mujer de 89 años soltaba una risita y respondía: "No es nada. Como mi esposo y yo nunca tuvimos hijos, me gusta cuidar de tus niños. Después de todo, son tan adorables".

Antes de irse al trabajo todos los días, Elizabeth agradecía a la anciana por su ayuda y, los fines de semana, a menudo le horneaba galletas o pasteles como muestra de gratitud. Pero un día, todo se detuvo.

Elizabeth estaba atendiendo a algunos clientes en la tienda de comestibles una mañana, cuando un grupo de tres hombres armados irrumpieron.

Algunos compradores entraron en pánico y huyeron a un lugar seguro, pero los hombres armados abrieron fuego y agarraron a un niño pequeño para evitar que el resto escapara.

Publicidad

Lee también: Mujer crio a un niño como suyo después de que una vecina le dijera que iba de compras y nunca más regresara

"Deténganse donde están, o le volaré la cabeza a este niño", dijo uno de ellos, apuntando con su arma a la cabeza del pequeño. "Vacíen sus bolsillos y entreguen el efectivo que tengan; no se atrevan a actuar inteligentemente y llamen a la policía, o todos morirán, ¿entendido?”.

Hombre con capucha en la cara. | Foto: Pexels

Publicidad

“Y usted", agregó, girándose para mirar a Elizabeth. "¡Saca todo el dinero de allí y tráelo aquí!".

Elizabeth aterrorizada obedeció sus demandas y le entregó el dinero después de vaciar la caja registradora. Mientras tanto, sus otros dos cómplices comenzaron a acercarse a todos los compradores para quitarle sus pertenencias. Pero Andrés, el padre del niño, había dejado su billetera en su auto.

"Por favor, por favor, no le hagan nada a mi hijo, ¿de acuerdo? Voy a sacar mi billetera del auto ahora mismo. Se me olvidó tomarla", suplicó.

El pistolero le indicó a uno de sus cómplices que acompañara a Andrés a su automóvil para que no usara su teléfono y llamara a la policía.

Publicidad

Sin embargo, cuando Andrés fue a buscar su billetera, marcó en secreto el 911 mientras el hombre no estaba y logró llevar su teléfono a la tienda. Mientras tanto, continuó dando indicaciones por teléfono al conversar con el pistolero, dando a la policía una pista de lo que estaba ocurriendo.

En los siguientes 5 minutos, varios coches de policía se acercaban a la escena del crimen, lo que alertó a los ladrones.

Patrulla de policía. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Quién fue el que llamó a la policía? Les había advertido a todos. ¡Ahora este niño pagará las consecuencias!", dijo, apuntando su arma hacia el chiquillo. Estaba a punto de dispararle al niño cuando Elizabeth empujó al niño y se convirtió en víctima de su disparo.

"¡Demonios!", refunfuñó el pistolero, y él y sus cómplices lograron huir antes de que entrara la policía. Elizabeth, por otro lado, yacía gravemente herida.

"¡Señora, por favor trate de mantenerse despierta! ¡Llamaré a una ambulancia!", dijo Andrés mientras marcaba rápidamente el número de emergencias. La llevaron al hospital, pero desafortunadamente, murió antes de llegar al centro de salud.

Publicidad

La policía contactó a la Sra. Olga, tras encontrar su número entre las pertenencias de Elizabeth. La llamaron para informarle sobre el accidente. La mujer mayor casi se desmaya en medio de la llamada, por lo que su esposo intervino y fue quien tuvo que manejar todo y organizar el funeral.

Andrés, por otro lado, no pudo evitar sentirse culpable por lo sucedido. Él fue quien llamó a la policía y se hizo responsable de la muerte de Elizabeth.

Un oficial de policía lo consoló diciendo: "No fue su culpa, señor. Fue solo un accidente. Usted y su hijo deberían irse a casa ahora".

Obtuvo su dirección de la policía y preguntó cuándo se llevaría a cabo el entierro para poder presentarle sus respetos.

Publicidad

Personas que asistieron a un entierro. | Foto: Pexels

Andrés no podía perdonarse a sí mismo, por lo que, en el entierro de Elizabeth, que estaba programado para el día siguiente, llegó para despedirse de ella. Sin embargo, lo que vio allí lo dejó en estado de shock.

Publicidad

Andrés notó a nueve niños pequeños reunidos alrededor de la tumba de Elizabeth. Cuatro de ellos se tomaron de las manos, llorando en pequeños susurros. Los otros cinco estaban sentados en su tumba, mirando la lápida con ojos tristes y abatidos. Sus lágrimas corrían por sus mejillas todo el tiempo.

"¿Quiénes son estos niños? ¿Y por qué no hay personas mayores a su alrededor?", se preguntó y decidió acercarse a los chiquillos.

"¡Hola pequeño! ¿Cuál es tu nombre y dónde están tus padres? ¿Por qué estás solo?”, le preguntó al niño quién creía que era el mayor del grupo. Pero él no le respondió, como si no lo hubiera oído, y siguió mirando en silencio la tumba de Elizabeth.

Publicidad

Andrés trató de preguntarle de nuevo, y una de las niñas intervino esta vez. "Mami… mami no vendrá. ¡Estamos solos!".

Desconcertado por las palabras de la niña, Andrés decidió que era mejor preguntarle a un adulto sobre ellos. Fue entonces cuando se fijó en el esposo de la señora Olga.

El hombre mayor estaba aceptando las condolencias de todos y se despedía de ellos. Decidió acercarse a él y preguntarle por los niños, solo para enterarse de su desgarradora historia.

"Disculpe, señor. ¿Quiénes son esos 9 niños que lloran alrededor de la tumba?".

"Son los hijos de Elizabeth, jovencito", reveló el hombre. "Era madre soltera, y solo Dios sabe qué pasará con esas pobres almas ahora que ella ya no está viva".

Publicidad

Un horrible frío recorrió a Andrés cuando se enteró de eso. "¿¡Ella tenía 9 hijos!?".

Hombre y mujer vestidos de negro y con rostros de tristeza. | Foto: Pexels

"Bueno, joven, es una historia triste", dijo una voz detrás de Andrés. Cuando se dio la vuelta, vio a la Sra. Olga parada allí.

Publicidad

"Pobre mujer... la suerte nunca estuvo de su lado. Después de años de intentarlo, ella y su esposo finalmente tuvieron trillizos y luego otro niño... Elizabeth quería más bebés, pero su cuerpo no podía soportarlo”, contó.

“Así que le pidió a su marido que adoptaran y él accedió con gusto. Adoptaron cinco hijos más. Inicialmente, solo tenían la intención de adoptar a uno de los cinco, pero eran hermanos y Elizabeth no quería separarlos".

"¿Qué le pasó a su padre?”, preguntó Andrés.

"¡Oh, era un idiota! No quería hacer nada y holgazaneaba en la casa después de que Elizabeth comenzó a trabajar para mantener a sus hijos. Dijo que sus ingresos eran suficientes, por lo que no necesitaba trabajar, y un día, simplemente los dejó por otra mujer”.

Publicidad

“¡Ella amaba tanto a sus hijos que dijo que los cuidaría sola! Me pregunto qué harán ahora..."

Andrés no pudo controlar sus lágrimas en ese momento. Después de regresar a casa del funeral ese día, no podía quitarse de la cabeza los rostros tristes y llorosos de esos niños. Entonces, tomó una decisión y planeó discutirla con su esposa en el desayuno del día siguiente.

Lee también: Pareja adoptó a 4 hermanos para que no se les rompiera el corazón si crecían separados

“Cariño, entiendo que te sientas responsable de lo que pasó”, respondió su esposa cuando Andrés le sugirió que adoptaran a los nueve niños. "Pero lo que me estás diciendo... ¡eso es una locura! ¿Cómo podemos adoptar 9 niños? Sabes que es una gran responsabilidad".

Publicidad

"Pero, ¿por qué no podemos, Lily? Estamos bien y esos niños tendrían que vivir en un orfanato o esperar que alguien los quiera por el resto de sus vidas. ¿Por qué no cuidamos de ellos?”.

“Mira, no te estoy presionando, al menos podemos criarlos hasta que decidamos si queremos adoptarlos o no. ¿Qué piensas?”.

Pareja tomando café. | Foto: Pexels

Publicidad

"Está bien, está bien, pero no es un sí de mi parte para la adopción. Ya veremos".

"Claro cariño. Gracias".

Andrés y Lily contactaron a Cassandra, una trabajadora social que había sido amiga cercana de ellos desde que se convirtieron en padres adoptivos, y con su ayuda, pudieron acoger a los nueve niños.

Por supuesto, tenían que hacer malabarismos entre el trabajo y el cuidado de los chicos. Fue un desafío para Andrés y Lily, pero cada día que pasaba amaban más a los niños y finalmente decidieron adoptarlos.

Cuando se terminó el papeleo y los niños eran legalmente suyos, Andrés y Lily estaban encantados. Los niños obtuvieron padres cariñosos y juntos formaron una maravillosa familia de 10 niños.

Publicidad

Ahora, cada vez que Andrés visita la tumba de Elizabeth, busca perdón por no poder salvarla ese fatídico día. Y al mismo tiempo, le promete que sus hijos estarán a salvo con él y Lily y que los criarán con el mismo amor que sienten por su hijo.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La familia se construye con amor y cuidado, y no necesariamente con un vínculo de sangre: Lily y Andrés adoptaron a los hijos de Elizabeth y se convirtieron en padres amorosos para ellos.

Una decisión bien pensada puede cambiar la vida de alguien para siempre: Andrés y Lily eligieron adoptar a los hijos de Elizabeth y brindarles un hogar lleno de amor.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.