logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre abre la puerta y una niña con una nota en la mano le dice: "¡Hola papá! Esto te lo envía mamá" - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre vio a una niña pequeña parada en su porche cuando abrió la puerta por la noche. Ella le dio una nota y él quedó impactado.

Publicidad

“¿Quién será a esta hora?”, murmuró Vicente. Estaba cenando con su esposa, Gisela, y su hija, Miranda, cuando sonó el timbre.

“Ustedes continúen. Veré quién es”, dijo el hombre mientras se ponía de pie. Se dirigió a la puerta y la abrió. Afuera estaba una niña que no parecía tener más de 10 años.

Una niña parada frente a la puerta de una casa. | Foto: Shutterstock

Una niña parada frente a la puerta de una casa. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“Hola papá. Esto te lo envía mamá”, dijo la niña parada en su puerta mientras le extendía una nota.Vicente se rio.

“Mira, niña. Supongo que estás perdida. No soy tu papá”, le dijo.

Pero la pequeña negó con la cabeza. “Sé quién eres. Eres Vicente Sánchez, ¿verdad?”, insistió la chica.

Vicente quedó desconcertado. “¿Cómo sabes mi nombre?”.

Lee más: Hombre se encuentra con una niña solitaria y descubre que es la hija que nunca conoció - Historia del día

“¿Puedo entrar?”, preguntó la niña. “Tengo frío”. Vicente no pudo rechazarla.

Publicidad

“Mamá me dijo que te diera esta carta”, dijo la pequeña después de entrar a la casa. “Por favor, léela”.

Gisela dejó su cena y fue a la sala de estar para comprobar qué le había llevado tanto tiempo a su esposo. Cuando vio a la niña hablando con él, se sintió confundida. “Cariño, ¿quién es ella?”.

“Dame un minuto, cariño”, dijo el hombre mientras abría la nota para leerla.

Un hombre leyendo una nota escrita a mano. | Foto: Pexels

Un hombre leyendo una nota escrita a mano. | Foto: Pexels

Publicidad

“Estimado Vicente,

Nunca hubiera recurrido a ti si no fuera por mi enfermedad. Ya no puedo cuidar a nuestra hija, y ya es hora de que conozca a su padre. Por favor, no la rechaces esta vez. Te lo ruego.

Con amor,

Laura”.

“Vicente, ¿qué pasa?”, le preguntó su esposa cuando lo vio arrugar el papel en sus manos y mirar a la niña con tristeza.

“Bueno, Gisela, parece que ella se quedará con nosotros esta noche. ¿Cómo te llamas, cariño?”, le preguntó el hombre a la niña, notando que se parecía mucho a él.

Publicidad

“Mi nombre es Isabel”, dijo, sonriendo. “Gracias por dejarme quedarme aquí, papá”.

“¿Papá?”, dijo Gisela abriendo los ojos de par en par.

“¿De qué está hablando esta niña? ¿Por qué te llamó papá?”, dijo la mujer lo suficientemente fuerte como para hacer temblar a Isabel.

Una niña sentada frente a una mesa. | Foto: Pexels

Una niña sentada frente a una mesa. | Foto: Pexels

Publicidad

De repente, Miranda llegó a la sala de estar. “¿Mami? ¿Por qué estás gritando? ¿Quién es ella?”.

“No pasa nada, cariño. Solo tenemos una visita”, respondió Vicente. “Por favor, ve a cenar, ¿de acuerdo? Mami y yo te acompañaremos en un rato”.

“Está bien, papi”, dijo la pequeña. Luego regresó al comedor.

“Te lo contaré todo, Gisela”, murmuró Vicente mientras Miranda se alejaba. “Pero primero, permíteme acompañar a Isabel a la habitación de invitados. Tú y Miranda pueden continuar cenando”.

El hombre se apresuró a llevar a la niña a la habitación de invitados y le pidió que se sintiera como en casa. “Puedes dormir aquí. Te traeré algo de comida y, por favor, no salgas de la habitación hasta que yo lo diga. Necesito arreglar las cosas con Gisela. ¿Está claro?”.

Publicidad

La niña asintió. “Está bien”.

Vicente le llevó algo de cenar a Isabel como prometió y le pidió a Gisela que llevara a Miranda a acostarse primero. Cuando ambas niñas dormían, el hombre reveló por qué permitió que la pequeña se quedara en la casa.

“¿Te acuerdas de Laura?”, preguntó. “¿Mi exnovia?”.

Una niña sentada frente a una mesa comiendo. | Foto: Pexels

Una niña sentada frente a una mesa comiendo. | Foto: Pexels

Publicidad

“No me digas, Vicente...”.

“Gisela. Isabel es la hija de Laura y yo soy su padre. ¿Recuerdas cuando te dije que Laura y yo habíamos terminado? Nunca te dije ella estaba embarazada en ese momento”.

“Yo no estaba listo para ser padre en aquel entonces, y ella estaba demasiado ansiosa por continuar con el embarazo. Así que básicamente terminé mi relación con ella”.

“Supongo que realmente no puedo evitar mi pasado. Había una tarjeta comercial en el sobre. Ella está en el Hospital Universitario”.

“Mira, Vicente”, gruñó Gisela. “No me importa lo que ocurrió en el pasado, pero no dejaré que esa niña se quede aquí. ¡Ella es tu problema y no pagaré por tus errores!”.

Publicidad

“Por favor, Gisela, no puedo abandonarla... Laura está enferma. ¿Podemos dejar que se quede con nosotros al menos una semana?”.

“¿UNA SEMANA? ¡NO! No puedo...”. Antes de que Gisela pudiera terminar, Vicente la interrumpió.

“Te juro que hablaré con Laura al respecto este fin de semana. Y haré algunos planes para Isabel”.

Gisela lo miró con reproche. “¡Está bien! ¡Pero solo una semana!”.

Una mujer y un hombre discutiendo. | Foto: Pexels

Una mujer y un hombre discutiendo. | Foto: Pexels

Publicidad

“Gracias, cariño”.

Ese día, aunque Gisela accedió a regañadientes a dejar que Isabel se quedara en su casa, en el fondo detestaba la idea. Cuando Vicente regresaba del trabajo, pasaba tiempo con Miranda y su otra hija.

Veían películas y salían a cenar. Todos esos momentos le recordaban a Gisela cuánto odiaba a la niña y el pasado de su esposo.

Entonces, un día, cuando su esposo estaba trabajando, la mujer llevó a Isabel en secreto al hospital y la dejó allí. Cuando Vicente regresó a casa y no encontró a la niña, se puso furioso. “¿Qué le hiciste, Gisela? ¿Dónde está mi hija?”.

Publicidad

Lee también: Niña llora sola en su casa cuando su mamá no regresa del supermercado - Historia del día

"Está en su habitación, Vicente. No sé de qué estás hablando."

“No estoy hablando de Miranda. ¿A dónde diablos llevaste a Isabel? ¿Dónde está?”.

“¿A qué te refieres con dónde está? Esa basura está justo donde debería estar... ¡al lado de la cama de su moribunda madre destructora de hogares!”.

“¿QUÉ? ¿Cómo pudiste dejarla allí sola? ¡Es una niña, por el amor de Dios, Gisela! Ya habíamos decidido que se quedaría con nosotros por una semana. ¿Cómo pudiste?”.

Publicidad

“No me importa”, murmuró enojada entre dientes.

“Voy a buscarla, y no la vas llevar a ninguna otra parte de nuevo. ¡Me aseguraré de ello!”, dijo el hombre.

Dos muñecos de peluche colocados sobre una cama. | Foto: Pexels

Dos muñecos de peluche colocados sobre una cama. | Foto: Pexels

Publicidad

Vicente condujo hasta el hospital, donde encontró a Isabel con Laura. “¡Ay, Laura!”, gritó. “Lo siento mucho. No fue mi intención”.

“¿Vicente?”, comenzó a llorar la mujer. “Prométeme que cuidarás a Isabel cuando ya no esté. Por favor. ¿Por qué tu esposa la dejó aquí?”.

“Estaba planeando venir a verte este fin de semana, Laura. Lamento mucho lo que hizo Gisela. Pero, ¿qué te pasó? ¿Cómo terminaste aquí?”.

“No me queda mucho tiempo, Vicente. Sé que me estoy muriendo, pero no puedo pagar el tratamiento. Necesito una cirugía cardíaca y mis probabilidades de sobrevivir son escasas. Así que por favor, llévate a Isabel contigo. Es una petición”.

Publicidad

“Laura”, dijo Vicente, tomando las manos de la mujer entre las suyas. “No voy a volver a cometer el mismo error. No voy a abandonar a Isabel, así que no tienes que preocuparte. Y también pagaré tu tratamiento. Te prometo que no te pasará nada malo”.

El hombre llevó a Isabel a casa y le dijo a Gisela que cuidaría a la niña de la misma forma en que cuidaba a Miranda. También le dijo que pagaría el tratamiento de Laura porque se sentía horrible por haberla dejado sola cuando lo necesitaba.

Pero Gisela estaba furiosa. “Si haces eso, cuidarás a Miranda solo. ¡Me largaré de esta casa!”.

Una persona sosteniendo la mano de una enferma recostada en una cama de hospital. | Foto: Pexels

Una persona sosteniendo la mano de una enferma recostada en una cama de hospital. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Qué? ¿Estás loca? Piensa en Miranda, al menos. Mira, pagaré el tratamiento de Laura, y pronto estará bien, y podrá cuidar a Isabel una vez que se recupere”.

“Te juro que no te molestaré con eso de nuevo. Ningún hombre quiere ver a su familia destrozada de esta manera, Gisela. Por favor, ten paciencia conmigo”.

“¡Sí, mami, por favor no te vayas!”, dijo Miranda llorando. “Isabel y yo somos hermanas. Papá nos quiere a las dos”.

Pero Gisela no se conmovió. “¡Agradece a tu papá por hacer de nuestra casa un completo desastre, Miranda! ¡Lo odio, y ahora él será el responsable de que me vaya!”. Empacó sus pertenencias y se fue, prometiendo no volver jamás.

Publicidad

Una semana después, la mujer envió los papeles de divorcio y no exigió la custodia de Miranda, pero sí pidió una parte igual de los bienes conyugales.

Vicente no dudó en firmar los papeles porque sabía que, si Gisela realmente se preocupara por su familia, no los habría abandonado a él ni a su hija. Estuvo de acuerdo con todas sus demandas y se alegró de que ella no exigiera la custodia de Miranda.

Mientras tanto, la operación de Laura salió bien y se estaba recuperando. Durante este período, Vicente tuvo que cuidar solo a Miranda e Isabel, pero estaba contento de tener a sus hijas con él.

Una mujer con una maleta en su mano parada frente a un automóvil. | Foto: Pexels

Una mujer con una maleta en su mano parada frente a un automóvil. | Foto: Pexels

Publicidad

Afortunadamente, seis meses después, Laura se recuperó por completo. En ese momento, los sentimientos de ella y Vicente se habían reavivado, y se acercaron tanto como en la universidad.

“Vamos a casa, Laura”, dijo él cuando fue a buscarla al hospital.

“¿A casa? Pero, ¿dónde está Isabel?”.

“¡En el lugar donde todos te hemos estado esperando! Nuestra casa... donde están nuestras hijas”.

El hombre llevó a Laura a casa y le contó todo lo que había sucedido mientras estuvo en el hospital.

A Miranda le tomó un tiempo adaptarse. Pero gracias a Laura, quien la trataba como si fuera su propia hija, la pequeña logró aceptar las cosas con facilidad.

Publicidad

Y cuando Vicente y Laura estuvieron seguros de que las niñas estaban listas para aceptarlos como padres, se casaron. Los dos estaban contentos con su nueva familia y estaban satisfechos con el hecho de que Gisela nunca interfiriera en sus vidas.

Un hombre y una mujer abrazados. | Foto: Pexels

Un hombre y una mujer abrazados. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El amor es la base de una familia. Laura aceptó a Miranda y la crio como una madre amorosa.

El hogar es donde está el amor. Laura, Vicente y sus hijas encontraron un hogar amoroso en la casa que Gisela había abandonado porque pensó que era un “desastre”.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Nadie quería adoptar a la pobre niña por sus ojos inusuales - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Publicaciones similares

Mujer pobre paga los víveres de padre de dos hijos y recibe mansión de $2,1 millones a cambio días después - Historia del día

16 de marzo de 2022

Tras haber abandonado a su hija 24 años atrás, la madre se presenta en su boda - Historia del día

22 de marzo de 2022

Mujer demanda a su marido para recibir compensación: su hija apoya a su padrastro, no a ella - Historia del día

15 de mayo de 2022

Hombre ve a niña idéntica a su hija mendigando en la calle y la sigue - Historia del día

06 de abril de 2022