Sobre AM
Entretenimiento

23 de septiembre de 2021

Nadie quería adoptar a la pobre niña por sus ojos inusuales - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Ser diferente no es fácil. Mis padres me abandonaron por mis ojos extraños y nadie quería adoptarme. Pero poco después, Dios envió a alguien que me dio algo más que amor.

“Nos hará las cosas difíciles. Entonces, no queremos criarla”. Eso fue lo que dijeron mis padres cuando me entregaron en un orfanato.

No nací ciega, pero mis ojos son de un inusual color plateado. Por lo general, los recién nacidos abandonados son adoptados rápidamente, pero nadie quería adoptarme a mí. No puedo explicar con palabras lo terrible que me sentí al ser despreciada.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Pasó el tiempo, y seguí esperando que algún día alguien me aceptara y yo pudiera ser parte de una familia. Pero, lamentablemente, ese día no llegó.

Una vez, una pareja quería adoptar un niño de mi edad y cuando me los presentaron, dijeron que estaban buscando “niños normales”.

“Lo siento, pero sus ojos… dan miedo”, escuché decir al hombre. “Queremos adoptar a un niño normal, no a alguien como ella”.

Solo tenía 8 años cuando sucedió eso. Pero recuerdo que no pude dejar de llorar después de que el hombre hizo esos comentarios. Sentí que nunca sería aceptada debido a mis ojos inusuales. Pero todo cambió un día en que llegó un joven voluntario llamado Daniel.

Cargando...

Publicidad

Él escuchó mi historia y sintió tanta pena por mí que me visitaba todos los días. Después de un mes, incluso decidió adoptarme, pero fue rechazado por su pasado.

Daniel tuvo una infancia difícil. Perdió a sus padres cuando tenía 12 años y se crio en la calle. Era un buen tipo que se había juntado con la gente equivocada.

“Como adicto en recuperación con antecedentes penales, no puedes ser padre adoptivo de esta niña”, le dijo la mujer del orfanato.

Cargando...

Publicidad

“Pero he cambiado”, argumentó Daniel. “Además, ¡he estado limpio durante cinco años!”

“Lo siento, señor, pero esa es la ley. No lo puedo permitir”, explicó.

“¿Puede considerar mi solicitud una vez más? Tengo muchas ganas de adoptar a esa chica”, insistió Daniel. Pero su solicitud fue rechazada.

“Ojalá pudiera convertirme en tu familia. Haré todo lo posible para encontrar los mejores padres para ti”, me dijo ese día. Le agradecí sus esfuerzos, pero quería decirle que no tenía sentido. En el fondo sentía que nadie me adoptaría.

Pasaron tres meses. Daniel hizo todo lo posible para difundir mi historia en todo el mundo: redes sociales, periódicos, anuncios, todo. Aunque recibió muchos "me gusta", nadie solicitó la adopción.

Cargando...

Publicidad

Pronto llegó mi cumpleaños número 9. Lo celebré en el orfanato con Daniel. Estaba contenta de que incluso si nadie me adoptaba, al menos tenía a Daniel, quien me amaba y se preocupaba por mí. Pero al día siguiente llegaron buenas noticias.

“¿Podemos conocer a esta chica increíble mañana? Estamos interesados ​​en adoptarla”, decía un mensaje que recibió en su correo.

Daniel no pudo contener su emoción cuando lo leyó. “¡Finalmente tendrás una familia, Elisa! Estoy tan feliz por ti”, me dijo.

Sí, estaba feliz, pero no quería tener esperanzas. Y fue bueno que no lo hiciera. Porque la hora de la cita llegó pronto y no apareció nadie. Sin embargo, al día siguiente, mientras jugaba con Daniel en el orfanato, sonó el timbre. En la puerta estaba una pareja. 

Cargando...

Publicidad

“Hola, estamos aquí para conocer a Daniel. Ayer nos pidió que viniéramos, pero algo nos atrapó”, le dijeron al hombre del orfanato que los recibió.

Cargando...

Publicidad

“Oh, sí, está aquí. Pueden verlo”, indicó.

“Lo sentimos. Ayer tuvimos un pequeño accidente de camino al orfanato y no pudimos llegar a tiempo”, explicaron.

"¿Eres Javier Castro? ¿El que me contactó por correo electrónico?”, preguntó Daniel.

“¡Sí!”, dijo el hombre. “Esta es Carolina, mi esposa. ¿Podemos conocer a Elisa ahora? Estamos muy emocionados de verla”.

“¡Si seguro!”, respondió Daniel con una sonrisa.

La Sra. Castro no pudo contenerse cuando me vio. Ella tomó mi mano entre las suyas y me acunó en sus brazos. “Es difícil de explicar, pero sabía que serías parte de nuestra familia en el momento en que vi tu foto”, dijo.

Cargando...

Publicidad

Le devolví la sonrisa y la abracé. Pronto, los Castro terminaron todo el papeleo y me llevaron a mi nueva casa. También invitaron a Daniel y le presentaron a su hija mayor, Marina.

Desde la adopción, Daniel ha visitado la casa de los Castro todos los días, pero no solo por mí. Él comenzó a salir con Marina. ¡Hacen una buena pareja!

Cargando...

Publicidad

No puedo expresar lo agradecida que estoy de haber conocido a los Castro y a Daniel. Es gracias a él y a sus esfuerzos que ahora tengo más amor del que podría desear. Creo que es fácil ser la chica de ojos plateados porque personas con corazones de oro me aman.

Oh, por cierto, quiero compartirles algunas buenas noticias mientras escribo esto. Cumplí 18 este año. Después de lo que pasé cuando era niña, decidí establecer una fundación dedicada a ayudar a los niños abandonados a una edad temprana.

Daniel y Marina se casaron hace unos años y ambos están ocupados trabajando, pero me han prometido que me ayudarán a establecer la fundación. Espero que a través de mi iniciativa, más niños indefensos puedan encontrar el amor y el cuidado que merecen.

Cargando...

Publicidad

¿Qué aprendimos de esta historia?

Las relaciones se construyen con amor y cuidado y no necesariamente con sangre. La forma en que los Castro aceptaron a Elisa y la cuidaron lo demuestra.

Cuando Dios quita algo, siempre da algo a cambio. Ese algo es más valioso a veces. Dios le quitó a los padres de Elisa a una edad temprana, pero luego le dio una familia cariñosa.

Haz el bien y difunde el bien. La forma en que Daniel hizo todo lo posible por ayudar a Elisa y ella a su vez de ayudar a los niños necesitados son excelentes ejemplos de esto.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Cargando...

Publicidad

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Cargando...
Cargando...

Publicidad