logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

A pobre mamá le impiden abordar avión para llegar a casa con su hijo: "¡Necesito ver a mi bebé!", grita - Historia del día

Georgimar Coronil
22 abr 2022
07:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una madre angustiada pierde la calma cuando le impiden embarcar en el vuelo. "¡No lo entienden! Necesito ver a mi bebé", grita, pero todo es inútil. Al final, una anciana la ayuda.

Publicidad

Cuando Carla y Darío Contreras le dieron la bienvenida a su hijo, Eduardo, la mujer decidió dedicarse a la maternidad y el hombre se convirtió en el principal sostén de la familia.

Sin embargo, unos meses después de que Carla se convirtiera en madre a tiempo completo, Darío se dio cuenta de lo cansada que estaba. Apenas tenía tiempo para sí misma y no podía dormir bien porque Eduardo la despertaba en mitad de la noche.

Así que el día del cumpleaños de Carla, Darío la sorprendió con un boleto de avión para viajar a Japón con sus amigas, asegurándole de que él se quedaría para cuidar de Eduardo. Carla era reacia a ir, pero él insistió y ella aceptó.

Publicidad

Una semana después, cuando Darío y Eduardo la dejaron en el aeropuerto, Carla ya los echaba de menos. Incluso mientras se instalaba en el avión, sus pensamientos se centraban en si Darío sería capaz de cuidar de Eduardo por sí solo.

Desde el momento en que llegó a Japón, llamó a Darío cada hora para saber cómo iban las cosas en casa. Sus amigas se burlaban de ella y le decían que era una paranoica.

Lee también: Hombre se burla de esposa por engordar después de dar a luz: él halla su diario tras ser hospitalizada - Historia del día

Pero solo Carla sabía lo difícil que era dominar el inquietante miedo que sentía en su corazón de que algo terrible estuviera a punto de ocurrir.

Publicidad

A los tres días de sus vacaciones, Carla y sus amigas estaban en una fiesta junto a la playa. Sus amigas Amanda, Sofía y Verónica se dedicaban a mirar a los hombres sin camiseta, halagando sus atractivos cuerpos, pero Carla... lucía ausente.

"Oye, Carla", dijo Sofía, interrumpiendo sus pensamientos. "¿Dónde estás, nena? Solo mira a ese tipo. Es muy sexy...".

Playa. | Foto: Unsplash

Playa. | Foto: Unsplash

Publicidad

"No estoy de humor ahora mismo, Sofía. Quiero volver al hotel. Lo siento", respondió.

"¿Se trata de nuevo de tu bebé y de tu marido? Mira, Carla, entiendo que eres una madre primeriza y todo eso, pero deja de ser tan aburrida aquí, ¿ok? ¿Sabes qué? ¡Es porque estás demasiado absorta en ese estúpido teléfono! Déjalo aquí". Sofía intentó quitarle el teléfono a Carla.

"¡PARA, Sofía!", expresó Carla, apartando la mano de Sofía y llamando la atención de Verónica y Amanda. "¡Te he dicho que no me interesa! ¡Al diablo contigo y con tu fiesta!".

Carla regresó furiosa a la habitación del hotel, agitada, y se paseaba frenéticamente por la habitación mientras intentaba que Darío contestara al teléfono. De vuelta a la playa, ya había tratado contactar con él tres veces, y ahora había un total de 10 intentos sin noticias de Darío.

Publicidad

Carla se asustó mucho y como último recurso llamó a la vecina de al lado, la señora Luisa, para saber cómo estaban Darío y Eduardo, pero la llamada no fue atendida. Sofía lloraba como una niña sin saber qué hacer.

De repente, su teléfono sonó, y era la señora Luisa. Pero, además de la voz de la señora Luisa, Carla también escuchó cierto revuelo de fondo.

Mujer viendo el celular. | Foto: Unsplash

Mujer viendo el celular. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¡Sra. Luisa!", gritó Carla. "Darío... no me devuelve las llamadas. ¿Podría comprobar cómo están él y Eduardo por mí? ¿Por favor? Estoy en Japón ahora mismo, y...".

"¡Carla! Oh, estoy tan contenta de que estés a salvo, cariño. Hubo - Hubo un incendio en tu casa, y los bomberos... todavía están tratando de apagarlo...".

"¿Incendio?" El corazón de Carla se aceleró. "¿Hola? ¿Sra. Luisa?". La llamada telefónica se desconectó bruscamente.

Lee también: Mujer ve foto de una mujer sin hogar que es idéntica a ella y decide contactarla - Historia del día

Carla lo intentó de nuevo, pero fue en vano. En ese momento entró el pánico y se apresuró en regresar a la playa.

Publicidad

"Carla, ¿qué pasa? ¿Por qué lloras?", preguntó Sofía.

"¡Oh, Dios mío! Darío y Eduardo... hubo...".

Mujer con las manos en el rostro. | Foto: Unsplash

Mujer con las manos en el rostro. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Cálmate..." Amanda la rodeó con sus brazos y la consoló. "¿Ha pasado algo en casa?".

Todavía llorando, Carla les contó lo sucedido, insistiendo en volver a casa en ese momento. Sus amigas la acompañaron al aeropuerto, pero, lamentablemente, cuando Carla buscó un vuelo de regreso a casa, descubrió que no había ninguno disponible.

"Supongo que tendremos que esperar, Carla", dijo Amanda. "Esperemos que todo salga bien".

"¡Claro que no! Me voy a casa ahora mismo".

Carla empezó a suplicar desesperadamente a casi todas las aerolíneas que le vendieran un pasaje para poder regresar a su casa.

Publicidad

Finalmente, una anciana se acercó a ella y se ofreció a ayudarla.

Aeropuerto. | Foto: Unsplash

Aeropuerto. | Foto: Unsplash

"Hola, ¿es usted la que quiere comprar un boleto de avión?", le preguntó amablemente.

Publicidad

"¡Oh, sí!" Carla asintió desesperadamente. "Estoy dispuesta a darle el precio que quiera e incluso mis pendientes de diamantes, ¡por favor! Necesito volver a casa con mi marido y mi bebé. Por favor!", dijo.

La mujer le entregó el pasaje con una sonrisa amable. "No es necesario. Puede quedarse con esto. Soy Brenda Salazar, por cierto".

Lee también: Días antes de boda, la hija de millonario se viste de indigente para poner a prueba a su prometido rico - Historia del día

"¡Dios mío! Muchas gracias. Soy Carla - Carla Contreras. Créame, ¡le estaré siempre agradecida!"

Publicidad

"Será mejor que se vaya", dijo la mujer. "Su vuelo despega pronto".

"¡Por supuesto, gracias!".

Pasajeros. | Foto: Shutterstock

Pasajeros. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Carla estaba encantada, pero su alegría duró poco cuando le impidieron entrar en el vuelo. "Lo siento, señora", le dijo la azafata tras comprobar su pasaporte. "El nombre de su pasaporte no coincide con el de su pasaje. No puede embarcar en este vuelo".

"¡Escuche, usted no entiende! Necesito ver a mi bebé. ¡Por favor, déjenme ir! Es urgente. No puedo permitirme perder el tiempo aquí".

"Lo siento, señora, pero ese es el protocolo. Por favor, apártese", contestó.

Carla estaba a punto de romper a llorar cuando otro miembro del personal se acercó a ella. "Puede irse, señora", le dijo. "Hemos recibido noticias sobre su situación, así que todo está bien".

Publicidad

Carla estaba tan asustada que ni siquiera esperó a que le permitieran subir al vuelo. Solo deseaba llegar a casa, con Darío y Eduardo.

Varias horas después, llegó y vio una estructura medio quemada en el lugar de lo que solía ser su hogar, sin rastro de Eduardo y Darío.

Mujer llorando. | Foto: Pixabay

Mujer llorando. | Foto: Pixabay

Publicidad

Carla se dirigió a la casa de la señora Luisa, temblando mientras se preguntaba dónde estarían su marido y su hijo.

La Sra. Luisa le informó de que Darío y Eduardo habían sido llevados al hospital inmediatamente después del accidente y fueron ingresados allí. Carla se apresuró a ir al hospital y se enteró por los médicos de que su estado no era malo, pero que debían ser vigilados durante un tiempo. Resultó que había un cortocircuito en su casa, lo que provocó un incendio.

Carla no podía dejar de llorar cuando vio a Eduardo y Darío envueltos en vendas y con moretones en la cara. Pero se sintió aliviada de que estuvieran vivos y a salvo.

Publicidad

Cuando les dieron el alta, unas dos semanas más tarde, se quedaron en casa de la señora Luisa mientras reparaban su casa. Fue durante ese tiempo cuando Carla le contó a Darío cómo una anciana la había ayudado.

Darío les sugirió que le dieran las gracias, así que empezaron a buscarla en Facebook. Pero cuando Carla la encontró, casi se derrumbó en el suelo. La mujer era la madre del dueño de la aerolínea. Había publicado varias fotos con su hijo. No era de extrañar que el personal le diera un pase.

Darío y Carla le enviaron un mensaje a través de Facebook para darle las gracias y, unos días más tarde, recibieron una respuesta. La Sra. Salazar llegó a la cena con un hermoso ramo de flores, tras haber aceptado su invitación a cenar, y se familiarizó no solo con la familia de Carla, sino también con la Sra. Luisa. Desde entonces, las familias están muy unidas.

Publicidad
Mujeres conversando. | Foto: Pexels

Mujeres conversando. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La familia es tu mayor tesoro: Cuando se enteró de que Darío y Eduardo estaban en apuros, Carla estaba dispuesta a prescindir de todo, incluso de sus pendientes de diamantes, con tal de conseguir un pasaje de vuelta a casa.

Publicidad

Estar siempre al lado de tus seres queridos: Carla siempre dio prioridad a su familia, y estuvo ahí para ellos cuando más la necesitaron.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Niño huérfano halla mochila malograda en casa abandonada y se entera de que es de su madre desaparecida - Historia del día

04 de mayo de 2022

Esposa ve a su marido millonario visitando a mujer con trillizas y se entera de que ellas heredarán su mansión - Historia del día

25 de abril de 2022

Días antes de boda, la hija de millonario se viste de indigente para poner a prueba a su prometido rico - Historia del día

15 de marzo de 2022

Madre anciana le pide a hijo que la visite: él lo hace 2 años después y encuentra una tumba en vez de su casa - Historia del día

21 de mayo de 2022