Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre cumple el deseo de su difunta abuela de reconstruir su casa y halla una bodega enterrada al lado - Historia del día

Vanessa Guzmán
29 abr 2022
04:30
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Hernán valoraba mucho a su familia, por lo que decidió cumplir el deseo de su difunta abuela de reconstruir su casa a pesar de no tener dinero de sobra. Lo que descubrió dentro de la casa lo sorprendió y cambió su vida para siempre.

Publicidad

Hernán y Walter fueron llamados a la oficina del abogado tras la muerte de su abuela. Walter estaba emocionado de recibir la llamada. Sabía que tratarían el tema de la herencia.

Cuando su abuelo murió cinco años antes, los nietos se quedaron sin nada, y toda su riqueza fue a parar a su amada esposa. Entonces, ahora que su abuela había fallecido, Walter esperaba que todo fuera para ellos.

Aunque solo tenían un año de diferencia, Hernán y Walter eran muy diferentes. En lugar de depender de las riquezas de su familia, Hernán optó por emprender su propio camino y trabajar duro por lo que tenía.

Mientras tanto, Walter siempre estaba atento al dinero. Cuando sus padres murieron, supo que permanecer cerca de sus abuelos algún día le daría la herencia que creía que se merecía. Trabajó en el negocio que su padre le dejó a él ya Hernán, poniendo el trabajo por encima de todo.

Publicidad

Antes de la muerte de su abuela, ella les pidió una cosa: "Mis queridos nietos, su difunto abuelo me construyó esta casa cuando recién empezábamos. He vivido en ella toda mi vida y ustedes también tienen buenos recuerdos aquí. Les pido que por favor lo reconstruyan en memoria de su abuelo”.

"Le prometí que la casa que me construyó pasaría de generación en generación, y quiero cumplir esa promesa antes de irme. Por favor, hagan eso por mí", expresó en su lecho de muerte.

Hernán y Walter asintieron, pero solo uno estaba siendo genuino. Ese día, en la oficina del abogado, estaba claro quién estaba interesado en la herencia de su abuela.

Publicidad

“Su abuela les deja a los dos su casa”, les dijo el abogado. Walter se quedó en silencio por un rato, esperando que dijera más. Cuando no lo hizo, decidió hablar.

"¿Qué más?", preguntó Walter.

"Nada más. Eso es todo lo que está en su testamento", respondió el abogado.

Lee también: Joven endeudada pensaba que abuela le había dejado joyas: luego encontró copia del testamento

"¡¿Qué?! ¡Eso no puede ser! ¿Y todo su dinero? ¿Sus joyas? ¡Sé que tenía muchas!", gritó.

Mujer mayor. | Foto: Pexels

Publicidad

"Ya registramos la casa en busca de objetos de valor y no se encontró ninguno. Ella ya había cerrado su cuenta bancaria antes de morir. Esto es todo lo que le quedaba", explicó el jurista.

Todavía furioso, Walter salió de la oficina con Hernán siguiéndolo. "Tenemos que cumplir el deseo de la abuela", le dijo Hernán a su hermano.

"¿Para qué? Ella no sabrá que no desperdiciamos dinero reconstruyendo esa vieja casa. No quiero tener nada que ver con esa casa. Haz con ella lo que quieras", precisó Walter antes de irse.

Hernán quería cumplir el deseo de su abuela, pero sabía que no tenía dinero. Tenía muchas deudas y solo ganaba lo suficiente para las necesidades de su familia.

Publicidad

Decidió usar sus ahorros y pedir prestados fondos adicionales a un adinerado amigo para hacer los arreglos a la casa de su abuela. Los trabajos los estaba haciendo él mismo. Mientras arreglaba el sistema de alcantarillado en el jardín, notó una escotilla de madera escondida en el suelo.

"¿Qué es esto?", se dijo a sí mismo mientras tiraba de la perilla. Abrió la escotilla, y se encontró directamente con unas cortas escaleras que conducían a una habitación subterránea. Bajó con una linterna y se sorprendió por lo que descubrió.

Hombre lamentándose. | Foto: Pexels

Publicidad

Había un cofre de madera en la habitación con una carta encima. El abuelo de Hernán había escrito la carta antes de fallecer y decía:

"A mi nieto Hernán,

Lo más probable es que estés leyendo esta carta ahora mismo. Has sido muy obediente con tu abuela y conmigo también. Le dije que te hiciera saber su último deseo antes de morir, y si lees esto significa que lo has cumplido.

Por esto, estoy agradecido. Si está leyendo esto con Walter, me alegra que haya cambiado de opinión y que ustedes dos estén trabajando juntos.

No te preocupes. Tu abuela y yo estamos a bien ahora y te estamos cuidando desde arriba. Esperamos que usen esta casa y todo lo que hay en ella para disfrutar de la vida con sus familias. Ahora, toma esta carta y enséñasela a mi abogado. Allí encontrarás lo que te mereces. Con amor, tu abuelo".

Publicidad

Hernán no podía creer lo que veía. Leyó la carta varias veces antes de decidirse a abrir el cofre. En el baúl había álbumes familiares y una caja de joyas que poseían sus abuelos.

Sobre en una mesa. | Foto: Pexels

Publicidad

Ese mismo día decidió reunirse con el abogado de sus abuelos y le entregó la carta. "Él siempre supo que serías tú quien entregaría esta carta algún día, Hernán", admitió el abogado.

Él no pudo evitar sonreír. "Amo mucho a mis abuelos. Cumpliría sus deseos siempre", respondió.

“Te transfiero la propiedad de una cuenta bancaria a nombre de tu abuelo. Tiene alrededor de $300.000. Dijo que, si no decidías reconstruir la casa de tu abuela, debería transferir todo esto a la caridad”, explicó el abogado.

Lee también: Anciano deja todas sus propiedades a joven esposa: nieta solo hereda un viejo granero - Historia del día

Publicidad

Después de saber esto, Hernán decidió donar algo del dinero de todos modos. Donó $100.000 a organizaciones benéficas que trabajan con ancianos y se quedó con el resto. Con el dinero pagó sus deudas, reconstruyó completamente la casa de su abuela y abrió un negocio para él y su esposa.

Al final, vendieron la casa en la que vivían y se mudaron a la casa de su abuela. Su negocio tuvo mucho éxito y les proporcionaba suficiente dinero para vivir cómodamente y sin deudas.

Hombre haciendo planos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nuestros abuelos no nos deben nada: Si bien algunas personas dejan una herencia para sus hijos y nietos, no están obligadas a hacerlo.

Walter esperaba una gran suma de dinero de sus abuelos y se desilusionó cuando no la recibió. Mientras tanto, Hernán no esperaba nada en absoluto y fue bendecido con más de lo que jamás podría imaginar.

La familia debe estar por encima de las posesiones materiales y la riqueza: Hernán y Walter no podrían ser más diferentes. Hernán trabajó para satisfacer las necesidades de su familia mientras pasaba tiempo de calidad con ellos.

Publicidad

Por otro lado, Walter priorizó ganar riqueza sobre su familia. Al final, continuó con esta mentalidad y su hermano pudo vivir cómodamente mientras disfrutaba de los frutos de su arduo trabajo con sus seres queridos.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Podría inspirarlos y alegrarles el día.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad