logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciano pobre en una subasta gasta sus últimos $60 en vieja caja oxidada que lo convierte en millonario - Historia del día

Vanessa Guzmán
08 may 2022
22:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La vida de un anciano pobre cambió por completo después de que usara sus últimos $60 para comprar una caja vieja y oxidada en una subasta.

Publicidad

Cuando el millonario Jonathan Yánez abrió la puerta una tarde, nunca esperó que su mundo se derrumbaría a su alrededor. Había dos policías que le dieron una trágica noticia.

Incluso antes de que hablaran, la idea de la muerte de su hijo Oscar había cruzado por la mente del Sr. Yáñez. El muchacho, le contaron, se había detenido en la autopista para ayudar a una dama en apuros y mientras llevaba a cabo su buena acción fue arrollado por un camión.

Caja vieja y oxidada. | Foto: Shutterstock

Publicidad

La repercusión de la muerte del noble joven fue insoportable para el hombre mayor. El Sr. Yánez estaba devastado y lloró con el corazón roto por la muerte de su único hijo. Uno de los policías le entregó al afligido padre las pertenencias que encontraron dentro del vehículo de Oscar.

"Oscar fue un hombre bueno. Perdió la vida mientras auxiliaba a una mujer embarazada que se accidentó a un lado de la vía”, reveló el oficial, al tiempo que agregó: “No puedo quitarle su dolor y espero que pueda superar su pérdida”.

Cuando el Sr. Yánez caminó hacia la sala de su casa y miró un retrato de su hijo, sintió como si Dios lo estuviera castigando. Era una hermosa imagen de Oscar sonriendo. Pero de pronto lo golpeó el dolor de que nunca volvería a ver esa sonrisa. Nunca más podría abrazar a su hijo o estar con él otra vez.

Publicidad

Padre e hijo habían construido una excelente relación. Viajaron juntos por el mundo, disfrutaban de pasatiempos juntos y muchas otras cosas. Para honrar a Oscar, el Sr. Yánez tomó el retrato del joven y lo colocó en el punto más alto del muro, por encima de las otras pinturas de artistas famosos.

Cada vez que miraba el retrato de Oscar, sentía un dolor ardiente en el corazón, recordándole cómo su dulce hijo había muerto antes que él. ¿Cómo pudo Dios ser tan cruel como para quitarle a su hijo? Él era el que debería haber muerto, no Oscar.

Desafortunadamente, el Sr. Yánez no pudo soportar la agonía de perder a su hijo por mucho tiempo y seis meses después, se unió a Oscar en el cielo.

Publicidad

Después de su muerte, su secretario, el Sr. Ramos, se acercó a numerosos periódicos. El último deseo del Sr. Yánez era que su colección de arte se vendiera en una venta de garaje en forma de subasta, con un giro que solo él y el Sr. Ramos conocían.

Lee también: Abuela le ordena a nieto no abrir vieja caja oxidada hasta que ella muera: él la abre al día siguiente - Historia del día

El Sr. Yánez quería traspasar su valiosa colección de pinturas que compartió con su amado hijo a alguien que la respetaría y apreciaría por el resto de sus vidas.

Hombre viendo fotos viejas. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Tres días después, familias ricas y grandes empresarios llegaron a la venta de garaje. El Sr. Ramos esperaba ansiosamente al postor más meritorio que pujaría por el valor real de la colección del Sr. Yánez.

Aclarándose la garganta, comenzó la puja. "Buenos días, caballeros y damas", dijo. "En primer lugar, me gustaría agradecerles a todos por tomarse el tiempo de sus agitados horarios para participar en la subasta de hoy.

"Como todos sabemos, el Sr. Yánez se autoproclamó con orgullo más como un galerista que como un hombre de negocios. Él y su hijo Oscar habían creado esta colección después de varios años de giras por diferentes países.

Publicidad

Así que, damas y caballeros, me da un inmenso placer presentarles el artículo más valioso para la puja de hoy. Con eso, el Sr. Ramos sacó una antigua caja de hojalata al escenario. Estaba polvorienta y tenía cerraduras oxidadas en el frente y detalles negros alrededor.

De repente, hubo un silencio total, seguido de una voz. "¡Estamos aquí para invertir dinero, no para tirarlo a la basura! ¡Deseche esa chatarra y exhiba las obras de arte!".

El Sr. Ramos sonrió irónicamente y comentó: "Señoras y señores, esta es una de las posesiones más preciadas del Sr. Yánez. Es cierto que no está hecha por un artista conocido, pero les garantizo que su contenido es mucho mayor que el de muchas pinturas".

Publicidad

Un hombre en la primera fila se rio. "¡Por supuesto! ¡Y yo soy el presidente de los Estados Unidos de América!", bromeó en voz alta.

Todos en la sala se echaron a reír, pero el Sr. Ramos se quedó allí con una sonrisa agradable. "No estoy seguro de si tiene algo que ver con el motivo por el que nos reunimos aquí, señor, pero estoy seguro de que esta caja es el artículo más valioso de esta subasta. Así que comencemos con la puja. $100 por la caja vieja. ¿Alguien? $100…"

Hombre apreciando obras de arte. | Foto: Pexels

Publicidad

"Mire, señor", dijo un hombre mientras se levantaba de su silla. "Nadie va a comprarlo. ¡Así que deja de hablar y trae las pinturas! Dejé una reunión crucial con posibles inversores para estar aquí, ¡y no puedo permitirme perderme otra, que comienza en una hora! ¡Así que sigamos con las piezas principales!".

"Bueno, entonces, señor", respondió el Sr. Ramos, mirando al hombre ansioso, "Me disculpo, pero me temo que no seré de mucha ayuda hasta que la caja encuentre un nuevo dueño. Así que, por favor, cálmese y absténgase de interrumpirme de nuevo".

Irritado, el hombre salió furioso de la venta de garaje. El Sr. Ramos, sin embargo, no estaba preocupado. "¿Dónde estaba? Sí, $100 por la caja vieja", continuó. "¿Tenemos una oferta aquí?".

Publicidad

Toda la habitación estaba ensordecedoramente silenciosa ya que nadie quería apostar ni un centavo. Pero pronto, una voz interrumpió al Sr. Ramos. "60 dólares", decía. "Eso es todo lo que tengo, pero estoy dispuesto a comprar la caja".

Todos se dieron la vuelta para ver a un anciano vestido con harapos parado en la puerta, con la mano extendida en el aire, agarrando unos cuantos billetes de dólar arrugados.

"Lo siento, estoy ofreciendo un precio mucho menor que la oferta inicial", explicó, "pero es todo lo que puedo ofrecer. Mi nieta y yo tenemos los últimos $60 con los que podría vivir, pero estoy dispuesto a dejarlos por saber qué hay dentro de la caja".

Publicidad

El Sr. Ramos se bajó las gafas y miró al hombre con una sonrisa de satisfacción. "¡Por supuesto! Eso sería suficiente, señor. Entonces, ¿tenemos una oferta por más de $60?".

Todo el mundo estaba en silencio. Nadie quería la caja y varios cuestionaron por qué era necesario solicitar ofertas adicionales cuando alguien ya estaba preparado para comprar el “inútil” objeto. Pero el Sr. Ramos procedió con la subasta de acuerdo con las reglas.

Mujer sosteniendo paleta de subasta. | Foto: Pixabay

Publicidad

"¿Qué tal $70, damas y caballeros? ¿Alguien?".

Hubo otro momento de quietud.

"Está bien, entonces", suspiró. "¡Sesenta dólares a la una, sesenta dólares a las dos y sesenta dólares a las tres! ¡VENDIDA!".

El Sr. Ramos sacó un par de hojas de papel de su bolsillo y preguntó por el nombre del pobre hombre. "¿Podría por favor tener nombre, señor?".

"Tomás García”, respondió el comprador.

"Gracias", dijo el Sr. Ramos. "Entonces, damas y caballeros, el Sr. Tomás García ahora es dueño de la caja oxidada. Y con eso, me gustaría decir..."

Publicidad

"¡Por el amor de Dios, adelante con la colección!", gritó una mujer, interrumpiendo al hombre.

El Sr. Ramos sonrió y dejó el martillo en el podio. "Eso concluye la subasta, damas y caballeros. Gracias por tomarse el tiempo de venir aquí hoy".

Después de un silencio atónito de incomprensión, toda la audiencia se alborotó, acusando al Sr. Ramos de difundir información falsa.

Retrato de un anciano. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Sus anuncios no eran más que mentiras! ¡No debería haberse acercado a los medios si no tuviera pinturas para vender!", dijo un hombre que era dueño de una agencia de medios de renombre. "¡Me aseguraré de que tu imagen esté manchada en todas partes! ¡Solo siéntate y espera!".

El Sr. Ramos se aclaró la garganta y dijo: "Nunca indiqué que las pinturas no estén a la venta. Ahora son propiedad del Sr. García porque, según el testamento del Sr. Yánez, todas sus propiedades y activos pasarán a la persona que comprara la caja vieja, y créanme, no es cualquier caja”.

"Esta caja perteneció al padre del Sr. Yánez que era vendedor de pan. Viajó por todo su pueblo vendiendo pan para mantener a su hijo cuando era niño. Ahora tiene dentro los papeles de propiedad toda la colección del Sr. Yáñez, pues él decía que todo lo suyo ha salido, en última instancia, de aquella caja".

Publicidad

Todos en la audiencia quedaron desconcertados y el Sr. Ramos invitó a García al escenario. "La colección cuesta $3,5 millones en total", reveló. "Y todas las demás propiedades del señor Yánez también serán suyas. Usted y su nieta ya no tendrán que sufrir por no tener dinero".

García no podía creer lo que estaba escuchando. Empezó a llorar y no podía parar. "Yo no sé qué decir", comentó temblando.

"Entré aquí porque hacía demasiado frío afuera. Pero pronto me di cuenta de que no me permitirían entrar si no demostraba que era digno de estar entre esta gente rica. Por eso ofrecí lo que tenía por la caja. ¿Puedo pedirle un pequeño favor?”.

Publicidad

El Sr. Ramos apoyó una mano tranquilizadora en su hombro. "Claro, señor".

"Necesito dinero desesperadamente. ¿Podría usar algo de lo que tengo?".

El Sr. Ramos se rio de la inocencia de García. "Por supuesto, señor. Pero, ¿puedo preguntar cuál es el propósito para el dinero?".

Obras de arte. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Mi nieta necesita cirugía, señor. Ha sido internada en el hospital. Se descubrió que tenía un tumor cerebral. Lo llevaré al hospital. No lo estoy inventando. Por favor, no me malinterprete como un hombre codicioso”.

“Simplemente quiero algo de dinero para ayudar a mi nieta. Sus padres murieron en un accidente automovilístico cuando ella era una recién nacida, así que la crie yo solo".

El Sr. Ramos sonrió. "Le creo, Sr. García. Y todo este dinero es, después de todo, suyo. Así que puede usarlo cuando y como quiera".

García volvió a llorar. "Gracias por ayudar a un hombre pobre como yo, señor. ¡Gracias!".

Publicidad

"Bueno, Sr. García, después de conocerlo, puedo estar seguro de que el Sr. Yánez se sentirá aliviado de que sus posesiones hayan ido a parar a las manos adecuadas", dijo Ramos con una sonrisa. "¡Buena suerte!".

García estaba más que agradecido con Dios. Usó parte del dinero que recibió de la herencia del Sr. Yánez para pagar el tratamiento de su nieta, pero no se atrevió a vender las pinturas después de enterarse de cómo el Sr. Yánez y su hijo habían construido la colección juntos.

El afortunado hombre razonó que era una representación del amor de un padre y un hijo. Por tal motivo, en lugar de vender las pinturas para su propio uso, fundó una galería a la que llamó Yánez-Oscar.

Publicidad

Lee también: Hombre humilde compra vieja casa en ruinas y halla habitación escondida detrás de pared falsa - Historia del día

Todos los años, personas de todo el mundo visitaban la galería, no solo para admirar las pinturas y conocer parte de las aventuras que padre e hijo emprendieron por el mundo, mientras armaban la valiosa colección.

Galería de arte. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Cosas como la familia y el amor son mucho más importantes que las posesiones materiales: La posesión más valiosa del Sr. Yánez era su hijo Oscar, y colocó su retrato en la parte más alta de su galería. Muy por encima de las pinturas de millones de dólares de los artistas más renombrados del mundo.

Cuando perdemos algo, recibimos otra cosa a cambio; a veces, lo que obtenemos es más importante: García renunció a sus últimos dólares por la vieja caja oxidada, ¡pero a cambio se convirtió en millonario! Después de eso, vivió cómodamente con su nieta y promovió la historia de Yánez y su hijo.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad